May 17, 2021
De parte de Terraindomite
239 puntos de vista


El presente art铆culo es un amplio resumen de la entrevista que Antonio Muro y Jes煤s Garc铆a Blanca hicieron al bi贸logo disidente Stefan Lanka publicada en dos partes por la Revista Discovery Salud en sus n煤meros de abril y mayo de 2021.

Algo importante para entender lo que ocurre con la Virolog铆a y la Medicina es la imposici贸n en el 谩mbito cient铆fico del pensamiento materialista. La crisis del coronavirus es la c煤spide de 2.500 a帽os de restricciones al pensamiento por parte del materialismo, algo de lo que Plat贸n ya se percat贸 de manera muy precisa y critic贸 abiertamente al decir que los m茅dicos griegos no comprend铆an las enfermedades a las que se enfrentaban porque exclu铆an el alma de sus an谩lisis. Seg煤n 茅l procuraban reparar el 贸rgano afectado sin ver que el origen de la enfermedad proven铆a del alma. Plat贸n describe dos medicinas: una para las personas que no son libres -los esclavos- en la que los m茅dicos intentan reprimir los s铆ntomas con medicinas y otra para las personas libres que se tratan curando el alma.

Realmente que no existen virus pat贸genos causantes o generadores de enfermedades pero el camino a esa respuesta tan clara fue arduo. Todo empez贸 con el VIH en la 茅poca en la que el SIDA estaba en boca de todos y yo me plant茅 y dije: 鈥淣o, aqu铆 no hay ning煤n virus鈥. Sin embargo, no pod铆a decir qu茅 era lo que enfermaba a la gente. Claro, pod铆a hablar de los envenenamientos masivos por drogas y cosas as铆 pero muchos s铆ntomas no ten铆an explicaci贸n. Fue una 茅poca complicada pero poco a poco me fui dando cuenta de que -como hab铆a pasado con el VIH- al aislar una estructura viral se malinterpretaba la muerte del tejido celular en el tubo de ensayo como prueba de la presencia en ella de un virus pat贸geno para posteriormente construir la cadena de material gen茅tico viral. Esta manera de proceder la vi en otros virus.

A fin de cuentas todo surge de la teor铆a de la patolog铆a celular seg煤n la cual nacemos de una c茅lula, s贸lo existen interacciones materiales y es un 芦veneno禄 -palabra por cierto que significa 芦virus禄 en lat铆n- el que nos enferma. Ese es el escenario desde que Virchow acu帽ara esta teor铆a en 1858 aunque 茅l no fue m谩s que 芦un hijo de su tiempo禄. Hay que retrotraerse 2.500 a帽os, hasta los tiempos de Plat贸n como antes dije. Sus colegas Dem贸crito y Epicuro son los que establecieron la actual Teor铆a de la Vida, la teor铆a del Atomismo y la de la Evoluci贸n.

Con cierta raz贸n dijeron: 鈥淨ueremos una teor铆a sin esp铆ritu, ni dioses, ni conciencia porque las religiones siempre esgrimen el miedo ante los dioses. Por tanto, concebimos una teor铆a de la vida puramente materialista que no surja de la creencia鈥. Lo que nunca pudieron imaginar es que esa misma teor铆a acab贸 convirti茅ndose en una religi贸n, en la religi贸n m谩s cruel de todos los tiempos. Si pienso que estoy en este mundo s贸lo por casualidad y cuando muera no va a quedar nada de m铆 y todo se rige por la casualidad el resultado es obvio: la codicia. Tener 茅xito, disfrutar lo que se pueda, no tener consideraci贸n alguna. Si mi vida no tiene sentido y nada de m铆 va a quedar, entonces temer茅 la muerte. El resultado es el que estamos presenciando hoy. Porque la crisis del coronavirus es el punto de acumulaci贸n de 2.500 a帽os del materialismo que surgi贸, entre otros motivos, porque los antiguos griegos no entendieron los textos ayurv茅dicos al estar escritos en s谩nscrito. Al borrar en su sistema el alma acabaron desarrollando la 鈥渢eor铆a de los cuatro humores鈥 o 鈥渢eor铆a humoral鈥 que es sobre la que se ha construido todo lo dem谩s. En definitiva, si uno ve lo que hacen los vir贸logos concluye que no, que no existen los virus. Conociendo la historia entendemos que se trata de hecho de un modelo err贸neo y que el correcto fue censurado.

驴Que si existen los virus? No. Simplemente porque no pueden existir. Uno ve lo que publican los vir贸logos y se da cuenta de que ellos mismos se refutan. Act煤an de manera acient铆fica porque no llevan a cabo nunca pruebas de control de sus experimentos que es lo m铆nimo indispensable para poder afirmar que algo es cient铆fico o no.

Los virus no son microbios, no son pat贸genos y carecen de estructura biol贸gica pero, 驴pueden incidir en nosotros trabajando en simbiosis con nuestras bacterias y c茅lulas como postula la bi贸loga estadounidense Lynn Margulis? 驴Puede en tal caso decirse que los virus son m谩s bien fragmentos de ADN o ARN que transmiten informaci贸n? Lynn Margulis y los bi贸logos marinos han determinado que en el mar existen cantidades enormes de 谩cido nucleico asociado a la presencia de los llamados virus gigantes. Esta biomasa es incluso m谩s grande que toda la vida que conocemos en la Tierra, en el humus o en los mares. Es incre铆ble: 隆el mar est谩 repleto de 谩cido nucleico! Ahondando en la teor铆a de la vida descubr铆 cu谩l es el papel principal del 谩cido nucleico. Margulis le otorga al 谩cido nucleico un papel que realmente no tiene. El 谩cido nucleico tiene como funci贸n principal liberar energ铆a y, en segundo lugar, es un componente en la producci贸n de unas pocas prote铆nas y enzimas. El 90% de las prote铆nas y enzimas las genera el cuerpo humano sin que existan genes, es decir, sin planos de construcci贸n. Para el 10% restante el cuerpo s铆 dispone de 鈥減lanos禄 o 芦plantillas鈥. Ahora bien, la creencia de que los virus han jugado un papel importante en la evoluci贸n es err贸nea. La vida genera su propio 谩cido nucleico y es importante ya que es el generador de energ铆a primario del metabolismo celular. Es un hecho que en el mar existen cantidades incre铆bles de 谩cido nucleico en forma de virus gigantes. Gunther Enderlein reconoce que se trata de un paso fundamental porque es como la vida se materializa y se hace visible.

Los fagos, los exosomas, las ves铆culas extracelulares y los llamados virus gigantes son aspectos de una misma realidad, fases de lo que se conoce como pleomorfismo. Los fagos de las bacterias -que s铆 existen- son mini-esporas tal como postul贸 Gunther Enderlein, uno de los cient铆ficos m谩s importantes del pleomorfismo. Seg煤n su visi贸n, las formas de vidas m谩s desarrolladas se conforman a partir de otras m谩s sencillas pero esas formas m谩s complejas pueden retroceder y volver a ser sencillas. Por ejemplo, los llamados 鈥渧irus gigantes鈥 son mini-esporas de organismos poco complejos como las algas marinas. Esas mini-esporas contienen un fragmento de 谩cido nucleico de determinada longitud y determinada secuencia gen茅tica que nunca cambia. Y con los fagos de las bacterias estamos en el mismo caso: contienen una secuencia gen茅tica que es siempre igual. Ambas estructuras existen, se pueden aislar f谩cilmente y caracterizar bioqu铆micamente as铆 como fotografiar y puede determinarse la longitud de su material gen茅tico. Por supuesto, dicho material se puede secuenciar. Sin embargo eso no ocurre con los presuntos virus pat贸genos. La Virolog铆a no ha podido llevar a cabo ese procedimiento con un virus, s贸lo interpretan que 芦as铆 debe poder ser禄. Fagos y virus gigantes son parte indiscutible del pleomorfismo. Existe una sustancia que es parte fundamental de la realizaci贸n de la vida y es la llamada 鈥渕embrana del agua鈥 o tensi贸n superficial del agua. Esta membrana, que equivocadamente se define como la 4陋 fase del agua, es aquella sustancia que la propia agua crea cuando entra en contacto con gases, con superficies s贸lidas, con sustancias disueltas o cuando se generan movimientos en forma de torbellino. A partir de esa sustancia se crea la vida. Es una sustancia de alta densidad (1.4 kg. por litro), liposoluble y viscosa como un gel. Estamos hechos de ella y envuelve los 谩cidos nucleicos, los tejidos, los 贸rganos鈥 En cuanto al t茅rmino exosoma no me gusta emplearlo. Si me muevo en el terreno de la teor铆a celular es correcto pero lo que no es correcto es que los exosomas contengan 谩cido nucleico. Basta ver lo que hacen los vir贸logos para construir artificialmente un genoma a partir de millones de peque帽as piezas para saber que no hay nada espec铆fico que el cuerpo genere en grandes cantidades durante una enfermedad y pueda denominarse exosoma. El t茅rmino exosoma, desde la visi贸n de la teor铆a celular postulada por Virchow, podr铆a tener sentido pero su teor铆a ya fue refutada.

Virchow, en 1858, ignor贸 y desplaz贸 la teor铆a de las tres capas germinales embrionarias que desarroll贸 Robert Remak para poder afirmar que la vida proviene de las c茅lulas y las enfermedades de ellas al generar los venenos o virus pero el Dr. Hamer 芦redescubri贸禄 en 1981 la teor铆a de las capas germinales embrionarias y las hizo parte fundamental de su teor铆a.

Esto nos permite refutar la Teor铆a Microbiana de las enfermedades postulada por Luis Pasteur, que afirma que la mayor parte de las llamadas 鈥渆nfermedades鈥 las causan unos microbios -primero bacterias y luego hongos y par谩sitos a los que m谩s tarde se agregaron virus y priones- que atacan nuestras c茅lulas, tejidos y 贸rganos como si se tratasen de ej茅rcitos invasores y de ah铆 que para combatirlos el organismo deba utilizar mol茅culas propias que constituir铆an el ej茅rcito de defensa: el sistema inmunitario. Esta teor铆a supone una visi贸n claramente belicista. Est谩 basada en la concepci贸n griega de la vida.

Los antiguos griegos desarrollaron una aut茅ntica cultura belicista. Estaban en guerra constante entre ellos y ve铆an la vida de esa manera. Adem谩s si uno concibe la vida como meras interacciones materiales solo podr谩 comprender la enfermedad como un defecto, como algo malvado que se origina en el seno de la vida que puede asaltar un organismo, que lo consume y degenera pero no aporta nada. Esta visi贸n materialista concebida hace 2.500 a帽os fue sancionada por la Ilustraci贸n y desemboc贸 en la Teor铆a de la Patolog铆a Celular de Virchow seg煤n la cual la vida es aleatoria, llena de interacciones materiales, y la enfermedad proviene de una incorrecta interacci贸n entre mol茅culas que da lugar a mutaciones, genes da帽ados鈥 Y eso se aplica al caso del coronavirus. No se trata pues de un virus ni de la totalidad de los virus. Lo que est谩 en juego es nuestra autopercepci贸n como seres humanos, nuestra manera de vernos. 驴Somos un mero producto de la casualidad cuya salud o enfermedad est谩 a merced de una guerra entre venenos -internos o externos- y nuestro supuesto sistema inmune o hay quiz谩s otra explicaci贸n para el surgimiento y sostenimiento de la vida? 隆Este es el dilema fundamental y les puedo asegurar que la primera opci贸n ha sido refutada! Esa nos obliga a resignarnos a la guerra porque no tiene otra explicaci贸n. Primero fueron los par谩sitos y luego la idea de enfermedad se llev贸 al plano de las bacterias. 隆A fin de cuentas, las bacterias se pod铆an ver bajo el microscopio! Pronto se dieron cuenta sin embargo de que exist铆an enfermedades en las que ninguna bacteria parec铆a estar presente y entonces asumieron que en esos casos el causante deb铆a ser un veneno que enferma, un virus. Esa idea se fue gestando durante mucho tiempo pero no es correcta. Existe una explicaci贸n de la vida mejor. Se demostr贸, por ejemplo, que un trauma 鈥 o conflicto biol贸gico-, si dura semanas, meses o a帽os, conduce a una serie de reacciones que son definidas como 芦enfermedad禄 pero que se resuelven inmediatamente cuando se resuelve el conflicto original. Por ejemplo, encontrando un trabajo si se ha perdido de manera inesperada el que se ten铆a, si se recibe la noticia de que la vida de un hijo corre peligro pero al final sobrevive o si se cambia de lugar de trabajo o residencia. Entra entonces en la Fase de Curaci贸n o Reparaci贸n. Cuando es as铆, en la mayor铆a de los casos la afecci贸n del 贸rgano en fase activa -tanto si se vio afectado por proliferaci贸n celular o por destrucci贸n celular- revierte bien necros谩ndolo, bien regener谩ndolo. Todo esto arroja luz sobre la verdad. Y uno concluye que no, que la concepci贸n de la salud y la enfermedad como una guerra sin fin no es correcta porque siempre se reproduce el patr贸n que el Dr. Hamer descubri贸 y que otras medicinas milenarias ya hab铆an contemplado.

Luis Pasteur -que era qu铆mico, f铆sico y matem谩tico pero no m茅dico ni bi贸logo- cre贸 tambi茅n el dogma de que puede ense帽arse al organismo a combatir los microbios pat贸genos haciendo que se enfrente a peque帽as muestras de los mismos. Nacer铆an as铆 las vacunas y el mito de que previenen las enfermedades cuyos microbios se nos inoculan. Muchos expertos -ya en su 茅poca y tambi茅n ahora- entienden que no es m谩s que una teor铆a sin fundamento aceptada pero jam谩s demostrada.

Pasteur es un personaje complicado. Aport贸 mucho en asuntos como la conservaci贸n de la leche y la producci贸n de vino. La pasteurizaci贸n se sigue usando hoy. A los agricultores y a la industria alimentaria les aport贸 conocimientos muy 煤tiles pero fue hijo de su tiempo. Fue la competencia de Robert Koch y todo termin贸 en lo que yo llamo 芦la tragedia de Pasteur禄. En cierta manera 茅l sab铆a que las vacunas no serv铆an y que la teor铆a del veneno y el contraveneno no era correcta. Los experimentos que realiz贸 con animales fueron sumamente crueles. At贸 a perros y ovejas a columnas y les inyect贸 directamente en el cerebro l铆quidos que supuestamente conten铆an el virus de la rabia. El procedimiento mec谩nico, por s铆 mismo, volv铆a loco al animal y le hac铆a retorcerse y babear; es decir, supuestamente recreaba los s铆ntomas asociados a la rabia pero en realidad los provocaba el procedimiento y no el contenido del l铆quido. El profesor de la Princeton University Gerald Geison analiz贸 sus diarios y concluy贸 que Pasteur manipul贸 y minti贸 a conciencia. Por ejemplo, para demostrar p煤blicamente que su vacuna contra el bacilo del 谩ntrax era eficaz envenenaba animales que mor铆an ante el p煤blico. Luego alegaba que a otros animales les hab铆a vacunado previamente y al inocularles el bacilo no mor铆an. Pero claro 隆a esos no los envenenaba! Este tipo de cosas son las que salieron a la luz con sus diarios y son motivo m谩s que suficiente para desacreditar la Teor铆a de la Infecci贸n que tanto ayud贸 a cimentar. En revistas del calado del New York Review of Books personas como Max Perutz llegaron a escribir que afortunadamente Pasteur enga帽贸 a todos porque si no lo hubiera hecho la teor铆a de la infecci贸n nunca se hubiera podido abrir paso. Y en eso tiene raz贸n. Claro que tambi茅n Adolf Hitler fue decisivo. En aquel entonces hab铆a en Alemania muchos cr铆ticos de la Teor铆a de la Infecci贸n y 茅l los apart贸 de sus cargos. Solo as铆 pudo imponerse globalmente la Teor铆a de la Infecci贸n dominante hasta hoy. Hay un libro publicado en 1999 por el Instituto Max Planck sobre la Historia de la Virolog铆a y en 茅l se da cuenta de las diferentes escuelas que exist铆an y c贸mo en 1954 se impuso la escuela que entend铆a al virus como un material gen茅tico que es la que se acepta a煤n hoy. Pasteur muri贸 triste y con un malvado secreto.

As铆 mismo la tesis propuesta por Virchow hace siglo y medio de que la vida se desarrolla a partir de las c茅lulas es incorrecta. Por ejemplo, para fertilizar un 贸vulo se necesitan miles de espermatozoides. La gente cree que con uno s贸lo es suficiente pero no es as铆. Se une mucho tejido para que el proceso arranque. La embriolog铆a lo tiene bien documentado. Se crea una esfera de hasta 64 n煤cleos que, tras un proceso de invaginaci贸n, da lugar a las tres capas germinales embrionarias que conforman los diferentes 贸rganos. Solo despu茅s aparecen las c茅lulas en los bordes de los 贸rganos o en la m茅dula 贸sea en la que se producen los gl贸bulos rojos. Pero los 贸rganos -como la piel o el cerebro- no est谩n estructurados de manera celular. Lo que se ve al microscopio al colocar tejido org谩nico muerto tras aplicarle qu铆micos y tintes es un artefacto de laboratorio.

Virchow realmente quer铆a ser p谩rroco pero su padre le oblig贸 a estudiar Medicina porque antes o despu茅s iba a heredar sus abultadas deudas. Le mand贸 a estudiar a Berl铆n la 煤nica Medicina que hab铆a, que era la militar. Mala formaci贸n y mala reputaci贸n. Ni ricos ni pobres quer铆an ser atendidos all铆. Particip贸 activamente en la Revoluci贸n de 1848 y en las reivindicaciones pol铆ticas y de hecho estuvo presente en las barricadas y en las revueltas. En ese periodo lanz贸 proclamas muy interesantes como que las epidemias no eran fruto de contagios sino de las deplorables condiciones de salubridad de la poblaci贸n que viv铆a entre insectos, sin medios para calentarse, sin canalizaci贸n, mal alimentada鈥 Quer铆a pues mejorar la calidad de vida de la gente pero la revoluci贸n fue reprimida y Virchow detenido. Sin embargo debi贸 ser protegido por alguien influyente porque no s贸lo fue puesto en libertad sino que fue nombrado profesor en W眉rzburg y diez a帽os despu茅s le otorgaron la direcci贸n del Hospital Charit茅 aunque no era el candidato m谩s preparado. Y entonces, de pronto, aparece Virchow de la nada pregonando la Teor铆a de la Patolog铆a Celular y censurando la teor铆a de las capas germinales embrionarias concluyendo que la unidad indivisible de la vida era la c茅lula. A esa idea lleg贸 presumiblemente durante su 茅poca anticlerical y la tom贸 de Dem贸crito y Epicuro. De teor铆a celular como tal 茅l no sab铆a mucho. La tom贸 de Theodor Schwann y de ah铆 sali贸 el fatal error de interpretaci贸n de que la c茅lula no es m谩s que agua envuelta en una membrana. Son los tejidos los que juegan un papel principal porque de ellos est谩n compuestos nuestros 贸rganos.

Las cuatro 谩reas del cerebro -el tronco, el cerebelo, la sustancia blanca y la corteza- est谩n conectadas con las diferentes hojas embrionarias. Es decir, 鈥渃ontrolan鈥 los diferentes 贸rganos de manera que ante un trauma, ante un choque biol贸gico, se ver谩 impactada una parte concreta del cerebro que mandar谩 una se帽al al 贸rgano concreto que controla. Este conocimiento valida la teor铆a de los tejidos e invalida la teor铆a de la patolog铆a celular de Virchow.

脡ste, as铆 como Koch, Pasteur, etc, estaban presos del determinismo, al igual que lo est谩 la teor铆a gen茅tica. El ADN tiene una funci贸n distinta de la que se cree. Es el resonador y estabilizador del metabolismo. Envolviendo al 谩cido nucleico nos encontramos la sustancia que he mencionado, la membrana del agua, que surge del agua misma y vuelve a convertirse en agua cuando libera energ铆a. Es la sustancia fundamental de la vida. Arist贸teles la llam贸 茅ter y las antiguas culturas de la India prana. La absorbemos con la respiraci贸n. Es una sustancia espesa -se nota en la humedad del aire- que cuando se disuelve se convierte en niebla, cuando el aire se enfr铆a en gotas de agua de lluvia y cuando libera calor y energ铆a y cae se vuelve a reconstituir. En ese proceso el ADN juega su papel. El determinismo en el que nos encontramos tiene su ra铆z en nuestra historia de estamentos y jerarqu铆as. Nace del intento de justificar la supremac铆a de uno y de su estirpe, del derecho de ejercer poder sobre los dem谩s, de tener un rol determinado desde el nacimiento.

Los 谩cidos nucleicos de cada n煤cleo cambian constantemente de manera independiente unos de otros. Lo que intenta la Virolog铆a, que no es otra cosa que hacer de peque帽os fragmentos gen茅ticos un genoma viral m谩s grande, ya lo intent贸 hacer la Gen茅tica. Primero intentaron secuenciar fragmentos grandes de ADN con el fin de juntarlos en un cromosoma pero no funcion贸. Luego se recurri贸 al shotgun sequencing o 鈥渟ecuenciaci贸n de escopeta鈥 que consiste en dividir aleatoriamente fragmentos de ADN y crear mediante alignment /(alineaci贸n de secuencias) millones de fragmentos la secuencia continua que representa el cromosoma. Pero eso es un constructo mental ya que nadie sabe la longitud de un cromosoma ni qu茅 aspecto tiene. Chargaff ya alert贸 de que con las teor铆as cient铆ficas predominantes no era posible entender la realidad y s贸lo se generar铆a destrucci贸n. Chargaff es un nombre tab煤 en la academia. A fin de cuentas dec铆a que hab铆a que ser muy cuidadosos para no intervenir en la vida y descartaba todo proyecto de ingenier铆a gen茅tica.

Ivan Illich ya dijo que tan pronto se institucionaliza el conocimiento se vuelve en contra de las personas y del conocimiento mismo. No hay sentimiento m谩s bello que sentirse seguro con la vida, sentirse parte de la misma y con un objetivo que perseguir.

Esta mentalidad, este determinismo institucionalizado se demuestra claramente en el aislamiento y purificaci贸n de los virus. Basta poner la palabra isolation en cualquier buscador de Internet para que aparezcan multitud de art铆culos en los que sus autores afirman haber aislado virus. De hecho tras afirmar el equipo de Wuhan que hab铆a aislado y secuenciado un nuevo coronavirus que afectaba a la respiraci贸n de forma similar al SARS-CoV, y lo bautizaron por eso como SARS-CoV-2, ha habido muchos m谩s investigadores que aseveran haberlo encontrado y aislado. Sin embargo todos esos estudios pueden explicarse por un p谩nico de car谩cter local en Wuhan que se convirti贸 en la crisis global del coronavirus por mediaci贸n del vir贸logo alem谩n Christian Drosten.

A finales de diciembre de 2019 un oftalm贸logo chino residente en Wuhan corri贸 el rumor de que en su cl铆nica se encontraban aisladas siete personas que presumiblemente estaban infectadas por un virus SARS. El m茅dico realmente s贸lo estaba informando a gente cercana a 茅l para que se protegieran pero el mensaje se filtr贸. El p谩nico no tard贸 en propagarse y la gente comenz贸 a agolparse en los hospitales al m谩s m铆nimo s铆ntoma de tos, asma, bronquitis o neumon铆a. Las autoridades presionaron entonces al oftalm贸logo Li Wenliang para que no hablara de la situaci贸n. China es una dictadura f茅rrea y 茅l sab铆a bien que lo mandar铆an a un gulag o lo matar铆an si incumpl铆a la orden. Hoy sabemos que un miedo de tal magnitud por la integridad f铆sica puede desencadenar un choque biol贸gico que afecte los pulmones de m煤ltiples maneras y desembocar, en la fase de reparaci贸n del conflicto, en bronquitis [algo, por otra parte, que tambi茅n la Medicina Tradicional China afirma con respecto a la tristeza]. Pues bien, el 10 de enero de 2020 el m茅dico desarroll贸 s铆ntomas de bronquitis y estuvo en cuarentena en casa de sus padres. Los padres tambi茅n comenzaron a toser y 茅l estaba convencido de que una paciente de 92 a帽os le hab铆a infectado el d铆a anterior. Sin embargo aquella mujer no parec铆a tener s铆ntoma alguno ni los dem谩s pacientes a los que atendi贸. Hasta sus padres se curaron r谩pidamente. Li Wenliang comenz贸 a tomar m茅dicamente antirretrovirales y a probar todo tipo de test virales pero los resultados eran negativos. Finalmente, el 29 de enero, dio positivo a uno: 隆el test de Christian Drosten! Creyendo que iba a morir har铆a p煤blico tanto el resultado del test como el documento de la polic铆a -que firm贸 bajo coacci贸n- en el que manifest贸 que al fin hab铆a dado positivo y se trataba de un virus SARS. La noticia provoc贸 el p谩nico. Drosten hab铆a entrado en escena unas semanas antes, en cuanto supo que un posible brote del virus SARS hab铆a sido detectado en China, 隆pero comenz贸 a elaborar su test de detecci贸n antes de que se hubiera hecho p煤blica siquiera la secuencia del supuesto 鈥渘uevo virus禄! 驴C贸mo? Pues usando secuencias presuntamente asociadas al antiguo virus SARS-CoV de 2003. Fue el 10 de enero cuando las autoridades chinas hicieron p煤blica la secuencia gen茅tica del virus que se supone hab铆an encontrado. Se trataba del genoma de lo que entend铆an era un inofensivo virus presente en los murci茅lagos. Sin embargo, paralelamente, Drosten envi贸 a China desde Alemania sus primeros test y a pesar de que sus iniciadores no ten铆an nada que ver con los de la secuencia publicada se usaron y aparecieron as铆 los primeros positivos. Ante ello las autoridades chinas comenzaron a aislar a todos los pacientes con neumon铆a, a sus familiares y al personal de los hospitales que hubieran tenido contacto hasta el 20 de enero con los primeros 49 pacientes considerados infectados y determinaron que 隆nadie se hab铆a infectado! La primera conclusi贸n a la que se lleg贸 es que se trataba de un virus muy poco contagioso pero que se transmit铆a de animales a humanos y se determin贸 que el foco de infecci贸n pod铆a haber sido un mercado de carne de Wuhan que se cerr贸 y desinfect贸. El test de Drosten enviado desde Alemania hab铆a llegado a manos de un amigo suyo que ya hab铆a hecho fortuna durante la crisis del SARS-CoV de 2003. Se subi贸 a un tren desde el sur de China con destino a Wuhan llevando consigo los primeros dos resultados positivos del test de Drosten. Los presuntos infectados no hab铆an estado en Wuhan por lo que s贸lo pod铆an haber sido infectados por alguien de la zona pero la conferencia de prensa que dio en Wuhan desat贸 el caos. Las autoridades chinas quedaron desacreditadas ante la opini贸n p煤blica porque seg煤n ese test se trataba de un virus SARS altamente contagioso entre personas y Li Wenliang pas贸 a ser considerado un 芦h茅roe禄. La ciudad de Wuhan fue sometida a una estricta cuarentena a fin de controlar el p谩nico. Hay que decir que eso fue lo m谩s lejos a lo que lleg贸 el Gobierno chino. Las dem谩s cuarentenas fueron geogr谩ficamente muy delimitadas y nunca llegaron a declararse muchos casos positivos. Desde el comienzo entendieron que los test de detecci贸n no serv铆an y de manera intencionada apenas los usaron. De ah铆 que sus cifras de infectados se hayan mantenido tan bajas. En Europa se opt贸 en cambio por el uso masivo de test, por las cuarentenas nacionales y por la destrucci贸n de la econom铆a. Este es el contexto. Ahora bien, 驴y qu茅 hacen los vir贸logos? No hay m谩s que leer cualquiera de sus publicaciones. Concretamente hay que irse a la secci贸n de /Materiales y M茅todos/ para comprobar que los vir贸logos yerran en siete puntos fundamentales adem谩s de actuar de manera acient铆fica al no realizar pruebas de control; y encima se auto-refutan.

Punto 1.- Los vir贸logos matan c茅lulas sin darse cuenta en el tubo de ensayo. A la muestra de tejido le retiran la soluci贸n con la que la alimentan y le aplican antibi贸ticos citot贸xicos. Es decir, matan a las c茅lulas de inanici贸n y envenenamiento. Y una vez 芦preparada禄 as铆 la muestra le aplican tejido supuestamente infectado con el virus pero lo cierto es que el tejido original se va a morir y descomponer aunque se le aplique material esterilizado. Desde 1954 se asume que la muerte celular se debe a la presencia del virus. Y se entiende que el virus est谩 presente en el tubo de ensayo porque el tejido se ha extra铆do de un paciente infectado. Luego, de esa masa celular y tisular, se obtienen fragmentos gen茅ticos y se ordenan conceptualmente para conseguir 芦un genoma viral禄. Sin embargo las pruebas de control pertinentes para ver si el tejido sano muere y se descompone igualmente sin a帽adir nada nunca se llevan a cabo. De ese material org谩nico muerto se obtienen las vacunas; si usan el material completo se las llama 鈥渧acunas vivas atenuadas鈥 o y si s贸lo se emplean determinadas prote铆nas 芦vacunas inactivas o muertas禄.

Punto 2.- Los vir贸logos asumen que en los millones de peque帽os fragmentos de material gen茅tico que hay en esa mezcla de c茅lulas muertas est谩 el virus as铆 que eligen unos cuantos y los ordenan o alinean para construir 隆mediante programas inform谩ticos! un genoma viral completo que en realidad no han encontrado. De hecho, ni en los cultivos celulares como estos, ni en la saliva, ni en la sangre se ha encontrado nunca un genoma viral completo. Lo construyen artificialmente. Es pues el primer equipo de vir贸logos que construye un genoma viral el que determina c贸mo se ve y todos los dem谩s repiten el mismo proceso de alienaci贸n por lo que obtienen un resultado 99,99% id茅ntico al del genoma de referencia, al que se supone fue 鈥渁islado鈥 la primera vez. En pocas palabras, 隆encuentran lo que quieren encontrar! Que nunca encuentren un genoma viral completo y lo tengan que construir de esa manera es un indicio claro de que, simplemente, no hay tal genoma viral, no hay ning煤n virus.

Punto 3.- Los millones de fragmentos de material gen茅tico que los tejidos y c茅lulas bajo estudio liberan al morir contienen numeroso material procedente de microbios, muchos de los cuales ni se conocen. El organismo genera ARN nuevo constantemente de manera independiente al ADN, cosa que no se cre铆a posible. Sin embargo los vir贸logos que siguen la estela del grupo que primero 鈥渟ecuencia鈥 un virus se limitan a replicar el procedimiento y llegan al mismo resultado. Es decir, toman como referencia, como plantilla, la secuencia original -cuando no es m谩s que un constructo te贸rico y matem谩tico-, encuentran las mismas piezas y llegan a la misma conclusi贸n. Nadie realiza la siguiente prueba de control: de la misma base de datos de material gen茅tico, en lugar de guiarse por la plantilla de referencia, deber铆an intentar construir otros supuestos genomas virales con esa misma informaci贸n; por ejemplo genomas de otros virus ARN como el VIH, el sarampi贸n o el 茅bola. Pero, por supuesto, eso no lo hacen. Cabe a帽adir que la idea de que la muerte de las c茅lulas en un tubo de ensayo es causada por el material infectado que se a帽ade es de 1954 y la ide贸 el premio Nobel John Franklin Enders.

Punto 4.- Las fotos tomadas con microscopio electr贸nico mediante Microtom铆a se supone que son de part铆culas virales pero lo que realmente muestran son componentes t铆picos de c茅lulas y tejidos en descomposici贸n. Las part铆culas de las fotos que nos presentan como virus nunca han sido caracterizadas bioqu铆micamente, ni aisladas. Luego tambi茅n se refutan a s铆 mismos. Muestran fotos de part铆culas pero no trabajan exclusivamente con ellas porque no las a铆slan (separan) de lo dem谩s.

Punto 5.- En la placa de Petri los vir贸logos agitan y absorben con finas agujas el contenido de c茅lulas y tejidos en descomposici贸n y lo vuelven a inyectar. El contenido de ese l铆quido es una mezcla de prote铆nas, grasas, fragmentos desgarrados de tejidos y c茅lulas y productos qu铆micos. La absorci贸n del l铆quido con la aguja y su reinyecci贸n provoca peque帽as burbujas a las que se aplica un tinte al tomar im谩genes microsc贸picas y esas fotos se publican luego como si lo que aparecen en ellas fueran part铆culas virales. Sin embargo, no se caracterizan bioqu铆micamente para demostrar que realmente contienen un genoma viral.

Punto 6.- Ninguna de las fotograf铆as tomadas con microscopio que dicen mostrar un virus se ha tomado de muestras de sangre, saliva u otro fluido corporal de persona, animal o planta alguna. Se trabaja con sistemas celulares artificiales que solo existen en las placas de Petri y en los tubos de ensayo de los laboratorios y nada tienen que ver con lo que ocurre en el interior de los organismos. Si quieren demostrar que es cierto lo que dicen 隆que a铆slen y fotograf铆en los virus en muestras de sangre o saliva! Es llamativo que hoy tengamos que llevar mascarillas porque se dice que el virus se difunde como un aerosol y resulta que en la saliva jam谩s se ha visto ni fotografiado un virus.

Punto 7.- Se realizan experimentos de infecci贸n con animales a fin de provocar s铆ntomas similares a los adscritos al coronavirus. La idea es demostrar que el virus se propaga y provoca una serie de s铆ntomas. Para ello se les inyecta l铆quido en el cerebro o se les introduce mediante una sonda en los pulmones. Pues bien lo que eso les provoca es una neumon铆a por aspiraci贸n pero no porque el l铆quido que se les introduce tenga coronavirus: 隆cualquier l铆quido est茅ril les provocar铆a la inflamaci贸n de los pulmones (neumon铆a)! Leyendo este tipo de estudios uno se da cuenta de que los s铆ntomas descritos los provoca la crueldad del experimento en s铆 y no el pat贸geno que supuestamente se les inocula, sea 芦X禄 o禄 Y禄, el VIH o el SARS-CoV-2. De ah铆 que tampoco en esto se hagan experimentos de control. Siete refutaciones y siete procedimientos manifiestamente acient铆ficos. En las leyes de protecci贸n frente a la infecci贸n de muchos pa铆ses se exige rigor cient铆fico a todos los involucrados y eso se incumple gravemente. Aqu铆 no hay ciencia sino anti-ciencia. La refutaci贸n de la versi贸n oficial est谩 sobre la mesa y esto, por s铆 solo, destruye toda justificaci贸n legal de las medidas que se est谩n tomando.

El doctor Andrew Kaufman afirma que con la tecnolog铆a actual no es posible diferenciar un virus de un exosoma, el Grupo de Perth (grupo de bi贸logos cr铆ticos) asegur贸 en su d铆a que el VIH no puede distinguirse de una ves铆cula extracelular y el propio Robert Gallo public贸 hace unos a帽os un art铆culo reconociendo que los virus, los retrovirus y las ves铆culas extracelulares son indistinguibles. Los fragmentos celulares que vemos bajo el microscopio no se diferencian de los supuestos virus. Con los virus no hay nada definido de manera clara por mucho que nos muestren fotos con aumento de part铆culas que se supone que son virales. Se supone que un virus tiene siempre una c谩pside 鈥 es decir, una capa compuesta por prote铆nas espec铆ficas que contienen 谩cido nucleico de determinada longitud y secuencia 鈥 pero eso nunca lo muestran. Es pues importante explicar a los m茅dicos, a los t茅cnicos de laboratorio y a los bi贸logos moleculares que muchas cosas de la teor铆a oficial no cuadran. A m铆 personalmente no me gusta el concepto de exosoma pero Kaufman tiene raz贸n al afirmar que aquello que se define como exosoma y ha sido observado y documentado por mucha gente es indistinguible de las supuestas estructuras virales porque nunca se han aislado realmente.

Un tal profesor Zhang -de Shangai- recibi贸 desde Pek铆n un encargo del jefe del Centro Chino para el Control y Prevenci贸n de las Enfermedades: deb铆a encontrar el genoma de un coronavirus de origen zoon贸tico; concretamente de un murci茅lago. Y ya sabemos que el que busca, encuentra. Pusieron a su disposici贸n una muestra broncoalveolar tomada de un paciente con neumon铆a at铆pica y en apenas 24 horas comunic贸 que hab铆a encontrado un virus asociado con los murci茅lagos, que su transmisibilidad era muy baja y que, en cualquier caso, el mercado de carnes de Wuhan, presunto foco de la infecci贸n, ya estaba cerrado.

Normalmente un equipo de vir贸logos tarda dos semanas en secuenciar y alinear los millones de fragmentos gen茅ticos que constituyen un genoma viral cualquiera. Zhang y su equipo lograron eso en 40 horas. Por supuesto, la secuencia resultante era muy tosca, muy poco pulida para los est谩ndares habituales, lo que llev贸 a diferentes cient铆ficos a alzar la voz y decir que 鈥渆n la naturaleza no puede existir una secuencia gen茅tica as铆, debe haber sido creada pues en un laboratorio鈥. Esos cr铆ticos tienen pues raz贸n: fue creada en un laboratorio, pero no en un tubo de ensayo sino en un ordenador mediante el m茅todo de alineaci贸n de secuencias empleando como plantilla de referencia un constructo de virus de murci茅lago generado a帽os atr谩s. Y no pod铆a ser de otra manera ya que no existe tal cosa, no existen genomas v铆ricos. El genoma que mostraron presenta anomal铆as que no pudieron pulir ya que supone mucho trabajo manual y el cumplimiento de una serie de reglas que los vir贸logos han implementado a lo largo del tiempo. Y todo eso no se hizo por lo que corri贸 la voz de que se trataba de un virus artificial creado de manera intencional en un laboratorio. No es de extra帽ar que Montagnier diga que ha encontrado secuencias que est谩n presentes en el supuesto genoma del VIH. A fin de cuentas 茅l llev贸 a cabo el mismo procedimiento para construir el genoma del VIH y, en consecuencia, el supuesto genoma del SARS-CoV-2 tiene la mayor proporci贸n de secuencias en com煤n con el genoma del VIH. Es l贸gico porque todos est谩n hechos de la misma sopa, a partir de fragmentos de genes comunes que se crean cuando se destruye

tejido animal en un tubo de ensayo al que se ha a帽adido suero fetal bovino que, ya de por s铆, tiene una cantidad extremadamente alta de 谩cido nucleico id茅ntico al que se puede encontrar en el cuerpo humano.

Las secuencias se podr谩n alinear de manera diferente y el resultado se ver谩 distinto pero las piezas de partida son las mismas. Con el material gen茅tico empleado para secuenciar el genoma del SARS-CoV-2 podr铆an haber secuenciado y alineado el genoma del VIH y al rev茅s. Este es el motivo por el que Montagnier dice que encuentra secuencias del VIH en el genoma del SARS-CoV-2 y otras personas dicen cosas similares con otros genomas.

Creen que un virus es una entidad 煤nica e irrepetible -es una de sus principales hip贸tesis- pero la realidad es que nunca se ha encontrado un genoma viral completo, de una pieza. Siempre lo construyen. Es un constructo matem谩tico y estad铆stico. Por eso no s贸lo encuentras las mismas secuencias o parecidas en genomas virales distintos sino que si elaboras un test de detecci贸n viral acabas con resultados positivos al analizar muestras de animales, personas o hasta plantas. En resumen, los virus pat贸genos no existen, son un constructo mental. Los fagos y los mal llamados virus gigantes son miniesporas que s铆 existen, que s铆 se han aislado y caracterizado bioqu铆micamente鈥 pero no son pat贸genos.

La 鈥減andemia鈥 es el resultado l贸gico de 2.500 a帽os de materialismo y de la din谩mica que ha tra铆do oleadas de pandemias a lo largo de la historia. Ivan Illich ya lo predijo en su libro N茅mesis M茅dica. Como parte del sistema econ贸mico, la Medicina se rige por los mismos patrones de costes, ingresos y beneficios que otros sectores y se espera que la rentabilidad de sus empresas aumente a帽o tras a帽o. Eso empuja a las farmac茅uticas y al resto de empresas relacionadas con la Medicina a exagerar, las empuja al marketing y a atacar la vida con antibi贸ticos.

La alternativa a esta 鈥減andemia鈥 a este mundo es pues clara: o asumimos las lecciones y nos enfrentamos a nuestros gobiernos y les dejamos claro que los vir贸logos se han refutado a s铆 mismos y lo que hacen es todo menos ciencia o nos limitamos a quejarnos y lamentarnos mientras todo se viene abajo. Y los que sobrevivan pues 隆a aprender chino! Porque, a decir verdad, los m谩s inteligentes han sido los chinos. Desde el principio fueron conscientes de lo que ocurr铆a. Sab铆an que no hab铆a ning煤n virus contagioso y por eso hicieron unas pocas cuarentenas de car谩cter local durante unas semanas para calmar los 谩nimos, se vendieron al mundo como gente muy eficiente y

responsable y, ante todo, apenas usaron los test PCR de manera intencional. En cambio, en Occidente, provocamos nuestra propia pandemia a golpe de pruebas PCR mientras los pol铆ticos, a cada cual m谩s idiota, aprovechaba la situaci贸n para engrandecer su ego. No olvidemos que el epicentro de la pandemia no fue China realmente sino el Hospital Charit茅 de Berl铆n donde el Dr. Drosten concibi贸 la primera prueba PCR -que los chinos se negaron a usar- y que en Occidente empleamos millones de veces al d铆a desde hace m谩s de un a帽o sin cuestionar la validez de sus resultados.

Un autor tan importante como Eugen Rosenstock-Huessy ya escribi贸 en 1925 en su libro Soziologie, im Kreuz der Wirklichkeit (Sociolog铆a I. En la cruz de la realidad) que los ingenuos gobiernos que financian la ciencia tan alegremente no se dan cuenta de que la ciencia establecida jam谩s va a permitir que otras concepciones o teor铆as crezcan y puedan, por tanto, hacer peligrar su posici贸n dominante. El autor escribe que la humanidad est谩 atrapada por la ciencia que promueven los gobiernos y los medios de comunicaci贸n鈥 y que la verdadera investigaci贸n y la verdadera ciencia son activamente reprimidas y censuradas en una huida hacia delante de los primeros por salvar la cara. En 1956 escribi贸 que los cient铆ficos investigaban el c谩ncer seg煤n las anticuadas reglas de Luis Pasteur, como si se tratara de la rabia. Aquel que cree en la explicaci贸n predominante del c谩ncer, que cree que el mal se est谩 propagando dentro de su cuerpo, que las c茅lulas de su organismo est谩n fuera de control y que se han vuelto en su contra tambi茅n va a creer en la 鈥渕et谩stasis鈥 que se propaga por el aire, en los virus. Y esta es la situaci贸n que tenemos el deber de aclarar. No s贸lo se trata de los virus sino de nuestra conciencia. El que cree en el c谩ncer de la forma en que lo entiende la Medicina moderna cree en la met谩stasis y en los virus. En el materialismo que llevamos arrastrando 2.500 a帽os no hay lugar para la raz贸n, s贸lo para la avaricia y el ansia de poder y reconocimiento. Y una vez que alguien se identifica intensamente con su trabajo, con una ideolog铆a o con una teor铆a, si alguien ataca esos principios con los que se identifica reaccionar谩 ante

eso de manera agresiva, como si le fuera la vida en ello. Muchas personas no soportan ciertas cosas porque su propia identidad est谩 en juego.

Son responsables de la actual crisis sanitaria los vir贸logos, los m茅dicos y las autoridades sanitarias pero, sobre todo, el doctor Christian Drosten que ha dise帽ado la PCR para el SARS-CoV-2 隆antes de que el equipo chino hubiese siquiera publicado su supuesto aislamiento y secuenciaci贸n! 驴C贸mo se

puede decidir qu茅 iniciadores usar sin conocerse el virus? Lo llamativo es que luego la OMS ha aprobado adem谩s otros seis protocolos PCR 隆con cebadores distintos!

Drosten desarroll贸 su test PCR antes incluso de que las autoridades chinas se pusieran de acuerdo acerca del origen supuestamente viral del brote de neumon铆a at铆pica en Wuhan. Y antes de que publicaran resultado alguno y de que dieran a conocer las secuencias gen茅ticas preliminares asociadas con el supuesto virus en cuesti贸n -que fueron modificadas por cierto tres veces antes de ser publicadas oficialmente- Drosten ya ten铆a su prueba PCR lista y la estaba repartiendo por el mundo. Su amigo y socio de la empresa TIB Molbiol desarroll贸 los 鈥減rimer鈥 de la prueba. TIB Molbiol trabaja tambi茅n para Roche que tiene la patente de la prueba r谩pida de PCR. Para que se vea c贸mo los intereses est谩n interconectados.

El CEO de TIB Molbiol lleg贸 a decir por televisi贸n que mandaron los primeros kits de pruebas PCR a China gratuitamente por motivos humanitarios. 驴Y c贸mo sab铆an que era necesaria esa medida y que el virus iba a propagarse? Siempre han mandado 鈥減ruebas de detecci贸n鈥 de virus all谩 donde sospechan que un supuesto virus puede 鈥減ropagarse鈥. Lo hicieron con los supuestos brotes del anterior SARS-CoV, del Zika, del virus de la gripe porcina鈥 Hoy el laboratorio que primero secuencia un presunto genoma viral y desarrolla los 鈥減rimer鈥 para su prueba de detecci贸n es pr谩cticamente el l铆der del mercado.

La OMS no tard贸 en avalar el test de Drosten y m谩s adelante aval贸 otros que se basaban m谩s en las secuencias publicadas por China (al contrario que Drosten) pero esas secuencias son igualmente artificiales y no se corresponden con la realidad. Las plantillas de esas pruebas de detecci贸n contienen alrededor de 300 nucle贸tidos pero realmente secuencian s贸lo dos fragmentos de unos 150 nucle贸tidos. En resumen, ah铆 no hay nada completo, ni siquiera un supuesto gen completo perteneciente al genoma viral que dicen haber 鈥渁islado鈥. Estas pruebas de detecci贸n no tienen nada que ver con aquello que definen como virus del SARS-CoV-2 ya que seg煤n ellos el genoma completo tiene casi 30.000 nucle贸tidos. Y debemos saber que tal y como se dise帽an y programan las PCR pueden dar resultados positivos sin que la muestra analizada tenga rastro alguno de 谩cido nucleico.

La PCR se programa con 鈥渃iclos de cuantificaci贸n鈥 determinados y cualquier cient铆fico familiarizado con la t茅cnica te dir谩 que con m谩s de 20 ciclos los resultados son propensos a error. De hecho a partir de 30 ciclos se considera que la prueba es 鈥渟ucia鈥 y los resultados inservibles porque la detecci贸n de secuencias se distorsiona gravemente. Y de 40 ciclos en adelante la prueba puede dar positivo sin que en la muestra a analizar se encuentre ninguna de las secuencias programadas. El test de Drosten tiene 45 ciclos y est谩 programado de forma que siempre determinado porcentaje de pruebas da positivo. 隆Se puede programar a voluntad para que todos los pasajeros de un crucero den 鈥減ositivo鈥!

Los m茅dicos que no se creen la farsa intentan proteger a sus pacientes y o bien mandan al laboratorio muestras de fluidos no org谩nicos o bien intentan pasar el bastoncillo muy ligeramente por la boca del paciente para evitar arrastrar mucho tejido. Muchos m茅dicos saben que todo esto es una locura pero callan para no perder su trabajo. La PCR no tiene nada que ver con el virus del que hablan.

De hecho quienes afirman que la fiabilidad de la PCR es nula aseguran -entre otras cosas- que en la prueba se utilizan como iniciadores fragmentos gen茅ticos que est谩n presentes en m谩s de un centenar de microbios y en el propio genoma humano. Antes de que los chinos y otros investigadores creasen esos genomas eliminaron todas las secuencias conocidas. Lo que ocurre aqu铆 es que se descartan secuencias largas que el ordenador detecta como de microbios pero fragmentos m谩s peque帽os se encuentran en el genoma viral que construyen. De esto obviamente no se habla. Repito: todas las secuencias conocidas que est谩n disponibles en internet se eliminan del conjunto de lo que se ha secuenciado y solo entonces se comienza la alineaci贸n. Por eso se encuentran tan pocas secuencias reales conocidas en el genoma del virus y solo se encuentran las que eran desconocidas en el momento de la creaci贸n. No se pueden encontrar las conocidas porque se filtraron y lo que despu茅s aparecen son unos pocos fragmentos ya que la longitud de su secuenciaci贸n es de solo 150 nucle贸tidos. Nunca aparecen trozos grandes de informaci贸n gen茅tica microbiana debido a la tecnolog铆a empleada que lleva a cabo una secuenciaci贸n matem谩tica conceptual del genoma del virus.

El aislamiento de una estructura viral nunca se va a encontrar porque tal estructura no existe. Se invent贸 mediante programas inform谩ticos. No se encontr贸 en humanos o animales aisl谩ndola. Antes dije que los vir贸logos chinos emplearon como referencia para la construcci贸n conceptual del genoma del SARS-CoV-2 un genoma de coronavirus supuestamente encontrado en un murci茅lago pero esa secuencia gen茅tica se gener贸 a帽os atr谩s de la misma forma: de manera conceptual y mediante ordenador. Y as铆 sucesivamente鈥

Lo que nos lleva al tema de las vacunas. Desde Dem贸crito y Epicuro, hace 2.500 a帽os, nuestra cultura nos condiciona a creer en los defectos y, por supuesto, en los defectos transmisibles. Y de ese pensamiento resulta inevitablemente la concepci贸n de que si hay un mal tambi茅n hay un 鈥渁nti-mal鈥, que frente al veneno que enferma est谩 el anti-veneno que sana. El concepto de salud y medicina predominante no tiene otra explicaci贸n para el fen贸meno seg煤n el cual diferentes personas en una familia o ni帽os en la clase de un colegio enfermen de manera simult谩nea o consecutiva: tiene que ser un pat贸geno contagioso. No hay otra opci贸n.

Cuando uno excluye de su teor铆a de la vida todo atisbo de conciencia o de alma no le queda otra que pensar y actuar de esa manera tan materialista: 鈥淭engo un defecto o un veneno me ha invadido, necesito un anti-veneno鈥.

Nada menos que Plat贸n alert贸 ya en su momento, como dije antes, que los m茅dicos de su 茅poca no comprend铆an la mayor铆a de las enfermedades porque se centraban en lo que ve铆an, en el 贸rgano concreto afectado, olvidando que todo proviene del alma y que hay que tratar al alma y al cuerpo como un todo y no centrarse en el ojo, el hueso o la parte del organismo con la dolencia abstray茅ndola del conjunto. 驴La vacunaci贸n puede tener alguna utilidad? Realmente no pero, si me apuran, voy a forzar un poco para dar un par de casos en los que puede ser 煤til de manera indirecta y por otros motivos. Las madres que tienen a su hijo con 38 grados de fiebre en la cama se libran de que les entre el p谩nico porque creen que su hijo est谩 protegido al haber sido vacunado de todo. Las

vacunas contienen una gran cantidad de sustancias y algunas pueden mitigar s铆ntomas como la fiebre o el dolor si la persona se encuentra en fase de curaci贸n鈥 pero s贸lo porque las sustancias interrumpen esa fase.

Las vacunas no sirven para lo que se supone que sirven porque ninguna protege de ninguna enfermedad. Adem谩s la vacunaci贸n es como la ruleta rusa: puede provocarle la muerte a una persona de cada 50.000 o m谩s que se vacunan. Obviamente se dan muchos m谩s casos de da帽os o invalidez. Muchos aparecen en el momento si el acto de vacunar le desencadena a la persona un conflicto traum谩tico, como ya explic贸 el Dr. Hamer.

Por otra parte, si el contenido de la vacuna no es absorbido por el m煤sculo y afecta a los nervios o entra en el sistema circulatorio puede llegar al cerebro y provocar una presi贸n intracraneal muy peligrosa. Es un efecto t铆pico de envenenamiento por qu铆micos potencialmente mortal para un ni帽o.

Como persona y como cient铆fico no puedo sino rechazar las vacunas pero reconozco que la gran mayor铆a de la poblaci贸n tiene una fe ciega en las mismas. Nuestro reto es pues, por un lado, evitar que los gobiernos prosigan con sus campa帽as de vacunaci贸n masiva y, por otro, mostrarle la verdad a la gente. Si uno comprende la verdad sabe tambi茅n que la teor铆a dominante sobre los virus, las bacterias y los pat贸genos no puede ser cierta y, en consecuencia, se da cuenta de que las vacunas no pueden funcionar.

Y ahora voy a la base de todo: cuando se conoce la verdadera biolog铆a se sabe que no hay lugar en la naturaleza para un pat贸geno que de pronto me invada o consuma por dentro. Se comprende que cada s铆ntoma y cada enfermedad tiene una causa concreta que nada tiene que ver con lo que nos cuenta la Medicina 鈥渙ficial鈥.

La OMS afirma en su web que la vacunaci贸n es una forma sencilla, inocua y eficaz de protegernos contra enfermedades da帽inas antes de entrar en contacto con ella y lo hacen activando nuestras defensas naturales para que aprendan a resistir a infecciones espec铆ficas. Es m谩s, asegura que fortalecen el sistema inmunitario. La base de esa idea no deja de ser una creencia sustentada en un fundamento concreto: un veneno se contrarresta con un anti-veneno. Sin embargo la mayor铆a de los s铆ntomas -como la inflamaci贸n, la fiebre o el agotamiento- se manifiestan en la fase de curaci贸n, como antes dije. Los medicamentos pueden reducir los s铆ntomas y a veces puede ser recomendable administrarlos si la fase de curaci贸n es muy fuerte (debido a una masa conflictual muy grande acumulada durante la fase activa) pero la Medicina moderna se centra en suprimir s铆ntomas sin darse cuenta de que salud no significa ausencia de enfermedad. Se centra en buscar anti-venenos para contrarrestar los supuestos venenos que nos enferman. El caf茅 o el alcohol pueden ser venenos dependiendo de la dosis. Si un joven de 14 a帽os que nunca ha probado el alcohol ingiere de golpe un litro de vodka puede morir si no se lo extraen del est贸mago. En cambio, Boris Yeltsin, si no se beb铆a dos litros de vodka no pod铆a ni dar un discurso en el parlamento. Pero no porque tomara un anti-veneno para contrarrestar un veneno sino porque su cuerpo dispon铆a de las enzimas necesarias para procesar todo ese alcohol.

El materialismo que arrastramos desde hace m谩s de 2.500 a帽os nos obliga a pensar en t茅rminos de defectos y venenos. La teor铆a humoral o de los cuatro humores que domin贸 la Medicina durante m谩s de 2.000 a帽os preconizaba que si alguna de las cuatro sustancias b谩sicas del cuerpo humano -sangre, bilis amarilla, bilis negra y flema- se desequilibraba pod铆a convertirse en un veneno y enfermar a la persona. Y de ah铆 a la teor铆a moderna de los virus no hay m谩s que un salto. Lo que la OMS alega es que la introducci贸n de una vacuna conlleva una reducci贸n significativa de los casos de la enfermedad que en teor铆a est谩 combatiendo pero no es cierto. Ninguna estad铆stica seria respalda esa afirmaci贸n. Las enfermedades que las nuevas vacunas deb铆an prevenir estaban ya en un nivel muy bajo en el momento de su introducci贸n. Al mismo nivel de hoy. Y en cualquier caso ning煤n pat贸geno las provoca por lo que la vacuna es in煤til.

La OMS es un lobby financiado por las farmac茅uticas y, como decimos en Alemania, 鈥淐anto la canci贸n de aquel que me da el pan鈥. As铆 de simple.

La OMS ser铆a risible si no fuera porque es tan serio lo que hace. Nada de lo que alega est谩 cient铆ficamente demostrado. Nada. Pero representa fielmente el estado de nuestra cultura y las creencias de la gente. Si creo que no soy m谩s que un accidente y que no soy m谩s que un conjunto de

mol茅culas y creo que la naturaleza es imperfecta y cruel, entonces creo que de manera aleatoria puede 鈥渢raicionarme鈥 mi organismo y causarme un c谩ncer mortal. La verdad es que no deber铆amos usar la palabra c谩ncer. Mencionarla es como cuando en el vud煤 se le clava una aguja al mu帽eco de

la persona que representa.

Quien cree en la met谩stasis, en c茅lulas cancerosas movi茅ndose por el cuerpo para destruirlo, cree tambi茅n en 芦met谩stasis voladoras禄 en forma de virus. El concepto es el mismo y la gente se cree ambos. Y este es el reto de todos nosotros: 驴c贸mo puedo cambiar esto? 驴C贸mo puedo contribuir a que se conozca la verdad? Afuera reina el sufrimiento, el dolor y la desesperanza en muchos enfermos a los que la Medicina moderna no sabe ayudar; de hecho es justo al rev茅s. Todo el mundo conoce a alguien en la familia o, al menos, en el vecindario o en los c铆rculos de amistades, casos de gente enferma sumida en el dolor y la desesperaci贸n. Para la mayor铆a de la gente es la prueba palpable de que el mal existe, de que la vida es una ruleta de la suerte y de que si te toca est谩s condenado.

El envenenamiento es un peligro real para el organismo y de hecho 茅ste produce enzimas para limpiar el cuerpo de venenos. Volvamos al ejemplo del alcohol: el joven que se bebe una botella de vodka puede morir si no le hacen un lavado de est贸mago porque su organismo carece de las enzimas necesarias para procesar el veneno que supone el alcohol. En cambio Yeltsin ten铆a enzimas de sobra para metabolizar cantidades absurdas de esta sustancia. Muchos personajes c茅lebres a lo largo de la historia temieron ser envenenados -como Napole贸n o Rasput铆n鈥 por lo que de manera preventiva tomaban peque帽as cantidades de veneno; como mercurio o ars茅nico, entre otros. As铆 el cuerpo reaccionaba generando enzimas que metabolizaran esos venenos y repararan el da帽o causado. Prepararon pues poco a poco al cuerpo para el caso de que les intentaran envenenar. Y en

este sentido podemos hablar de 鈥渋nmunidad鈥 frente a sustancias t贸xicas.

La idea subyacente es simple: veneno que enferma, anti-veneno que cura. Aplicado a los virus se concluye que el virus es el veneno que enferma y por tanto necesitamos el anticuerpo, el anti-veneno para contrarrestarlo.

Seamus O鈥橫ahony dice en sus libro que la Medicina no tiene soluci贸n y solo una guerra o una cat谩strofe puede traer un reinicio. Para 茅l siempre ha habido dos concepciones de la Medicina contrapuestas: un sistema que reprime los s铆ntomas con medicamentos -el de Asclepio (Esculapio para los romanos)- y otro -al que llama 鈥渄e Higea鈥 (la hija de Asclepio)- que promueve la armon铆a con uno mismo y con su entorno como 煤nica forma de preservar la salud. Y esta definici贸n de salud es muy hermosa y muy cierta.

Stefan Lanka




Fuente: Terraindomita.blackblogs.org