July 3, 2021
De parte de Todo Por Hacer
215 puntos de vista

No hay semana en la que no nos lleguen noticias desagradables sobre naufragios en el Mediterr谩neo, campos de refugiados al l铆mite o condiciones laborales a la deriva en campos de cultivo. Cada vez m谩s, estas noticias pasan casi desapercibidas entre la actualidad diaria. Nos acostumbramos a esta desgracia, y ya s贸lo destacan cuando la situaci贸n se desborda o cuando el tablero internacional de relaciones de sacude un poco. La situaci贸n en Ceuta abri贸 titulares durante unos d铆as, as铆 como la decisi贸n del gobierno dan茅s (socialdem贸crata) de externalizar las peticiones de asilo (y con ello, a sus solicitantes) a terceros pa铆ses, todos ellos del sur global. Diferentes caras de una misma moneda, la Europa fortaleza y sus pol铆ticas de inmigraci贸n, cada vez m谩s represivas.

Para ahondar en este tema, nos parece imprescindible leer al periodista Hibai Arbide, miembro de la cooperativa de producciones Muzungu Producciones (responsable de documentales y podcasts muy interesantes) y que trabaja desde Grecia para diferentes medios internacionales. Hace poco se public贸 una entrevista que le hac铆an desde el medio IzquierdaDiario.es al hilo de los acontecimientos vividos en Ceuta, de la que a continuaci贸n reproducimos unos extractos:

鈥echazo absolutamente las visiones que ven a los migrantes como una especie de peones manejados por instancias que ellos no controlan. Creo que despojar a los migrantes de su ser sujeto, no solamente es una apreciaci贸n muy simplista y err贸nea de la realidad, sino profundamente reaccionaria. Creo que las personas que se van de una realidad, lo hacen siempre de una manera consciente, como una apuesta vital. Por lo tanto, no tienen que ser tratadas como si fueran objetos que transportan los intereses de un pa铆s o de otro, sino que deben ser consideradas personas que tienen apuestas vitales, y tienen todo el derecho a hacer estas apuestas. La libertad de movimiento creo que es fundamental para imaginar un futuro con mayor libertad y mayor justicia. Tanto en las relaciones internacionales, como en las relaciones personales. Creo que las posiciones que consideran que los migrantes estar铆an mejor en su pa铆s son posiciones reaccionarias, vengan de la derecha o de la izquierda, y son profundamente antidemocr谩ticas y antiemancipatorias.

鈥ecir esto que acabo de decir, no es incompatible con que a veces las personas vienen escapando de situaciones. Pero precisamente esas situaciones de las que huyen, y de las que tienen derecho a fugarse, en su gran mayor铆a si no han sido provocadas directamente por Europa, s铆 han sido situaciones de las que Europa se ha valido hist贸ricamente. La historia del colonialismo o la extracci贸n de recursos de 脕frica es evidente, un expolio que no se da solamente en un sentido hist贸rico, sino todav铆a hoy. En el S谩hara Occidental, en todas las costas de 脕frica Occidental, los barcos europeos, chinos, turcos鈥. est谩n esquilmando los recursos naturales. Hace un mes y medio estuve en Senegal y pude comprobar el efecto de los barcos de pesca industrial sobre la pesca tradicional. Por lo tanto, no nos tiene que extra帽ar que las embarcaciones de la pesca tradicional, ante la imposibilidad de trabajar y ganar un sueldo digno para mantener a sus familias, sean utilizados precisamente para emigrar.

No es l贸gico, no es 茅tico, no es pol铆ticamente defendible, que Europa o el norte global siga concentrando la inmensa mayor铆a de las riquezas del mundo, y al mismo tiempo la mano de obra que ha creado esa riqueza deba estar sometida al r茅gimen de fronteras.

脡ste no es un r茅gimen que pretende impedir la inmigraci贸n, sino ejercer un poder sobre los cuerpos migrantes, un poder de disciplina. Las fronteras no tienen por objetivo que la mano de obra del sur no llegue al norte, sino al contrario. Quiere establecer que la manera y las condiciones en las que llega, son condiciones sin derechos laborales y con la posibilidad siempre de la deportaci贸n para los trabajadores sin papeles, para precisamente poder explotarlos mejor.

鈥a militarizaci贸n de las fronteras es una constante que va en aumento en la UE y que adem谩s se acompa帽a de un proceso de externalizaci贸n de las mismas. Hay que recordar que en el Estado espa帽ol, el gran partido antiinmigraci贸n, el partido que hist贸ricamente ha defendido e implementado la mayor parte de la legislaci贸n represiva para la inmigraci贸n ha sido el PSOE. El PSOE ha creado los CIEs; sus diferentes gobiernos han realizado m谩s deportaciones que ning煤n otro, en 2006 el gobierno de Zapatero expuls贸 a 58mil personas; el PSOE fue pionero en los acuerdos que subordinan la ayuda humanitaria al control migratorio; hoy es el PSOE el que defiende a nivel de la UE que haya un porcentaje mayor de los fondos destinados al desarrollo subordinados al control migratorio鈥 Por lo tanto, el PSOE debe ser considerado como un partido antiinmigraci贸n como lo son los partidos de extrema derecha.

El partido que hist贸ricamente ha defendido e implementado la mayor parte de la legislaci贸n represiva para la inmigraci贸n ha sido el PSOE. El PSOE debe ser considerado como un partido antiinmigraci贸n como lo son los partidos de extrema derecha.

鈥especto a las izquierdas que defienden m谩s controles migratorios, creo que hay un problema de fondo y es que no asumen qu茅 significa su posici贸n. El fen贸meno migratorio no acaba porque alguien desee que se acabe. Es un fen贸meno que se da y la 煤nica manera de impedir las migraciones es impedirlas a trav茅s de la violencia. Por lo tanto, como la gente va a seguir migrando mientras existan las condiciones para ello y exista la voluntad humana que decide probar suerte y vivir en otro pa铆s, las izquierdas que defienden que haya menos inmigraci贸n tienen que explicar, ser honestas, como quieren conseguir esta reducci贸n. Solo hay una manera: la militarizaci贸n, la represi贸n, la violencia estatal como se ve. Esto es lo que nunca asumen las posiciones de izquierda que defienden esto. Nunca son lo suficientemente honestas como para decir que ellos defienden m谩s deportaciones, m谩s centros de internamiento, m谩s militarizaci贸n de las fronteras, m谩s muerte en las fronteras鈥

No existe la posibilidad de gestionar los CIEs, la externalizaci贸n de fronteras, las muertes en el Mediterr谩neo鈥 de manera m谩s humana o m谩s progresista. No hay un m茅todo por el que las polic铆as puedan impedir la llegada de personas que quieren llegar, si no es impidi茅ndolo por la fuerza. Por lo tanto, las izquierdas que defienden menos inmigraci贸n deben dejar de recurrir al pensamiento m谩gico, creer que porque decidan que estar铆a bien que hubiera menos inmigraci贸n esto va a suceder. Tienen que explicar c贸mo lo van a hacer, y la 煤nica manera de hacerlo es la violencia.

Comparte y difunde



Fuente: Todoporhacer.org