August 8, 2022
De parte de A Las Barricadas
170 puntos de vista

Ir a las Actas (PDF). Fuente: Archivo de Amsterdam IISH. Fondo FAI

@BlackSpartak / Miguel G. G贸mez. Agosto de 2022

Barcelona, Octubre de 1934. Tropas ante el Edificio de la Generalitat.Octavi Centelles. CDMH SalamancaSe transcribe este Acta del Pleno de la Federaci贸n de Grupos Anarquistas de Catalunya (la FAI catalana), celebrado en L茅rida el 8 y 9 de septiembre de 1934. El documento tiene bastante inter茅s, puesto que los grupos adheridos a la FAI mantienen un importante debate sobre el momento que viven.

Apuntaremos que el Pleno se celebraba a menos de un mes del 6 de Octubre. En estos momentos, las fuerzas obreras estaban desarrollando sus planes revolucionarios y buscando armas por todas partes. La Alianza Obrera (a la que en estas actas se le llama Frente 脷nico) comienza a aglutinar en torno suyo amplios sectores del movimiento obrero en Catalunya, en especial en las poblaciones de fuera de Barcelona. Al mismo tiempo, la Generalitat tambi茅n tiene sus propios planes revolucionarios. Incluso buena parte del socialismo estatal est谩 realizando planes insurreccionales. 

Sin embargo, las preocupaciones de la FAI catalana no se enfocaban tanto a unirse a una ofensiva general, como a prepararse para un eventual enfrentamiento contra la Generalitat de Catalunya y contra el partido que la dirige, Esquerra Republicana de Catalunya. En esos momentos llevaban m谩s de un a帽o de acoso permanente por parte de las autoridades catalanas, que les atacaba con una virulencia tal que hizo revivir a aquellos grupos de la FAI los duros a帽os del pistolerismo. As铆 que la FAI ve铆a llegado el momento del desquite y en este Pleno se acept贸 la 鈥渁cci贸n violenta鈥 (seg煤n sus palabras) contra esas fuerzas, que representaban los intereses de la peque帽a burgues铆a. En el Pleno se desautoriz贸 a aquellos representantes del movimiento que hab铆an mantenido reuniones con las autoridades (por ejemplo, con el Presidente del Gobierno, Alejandro Lerroux, o con el President de la Generalitat, Llu铆s Companys) a fin de reconducir la situaci贸n y finalizar estos ataques gubernamentales contra el sindicalismo as铆 como para evitar la toma del poder por la derecha filofascista de Gil Robles y compa帽铆a.

A pesar de esto, el propio desarrollo de los acontecimientos de Octubre hizo que esa violencia justiciera, que acababa de ser aprobada formalmente, derivase un tipo de actuaciones distinto, ya que el movimiento libertario actu贸 de forma aut贸noma del resto en aquellos d铆as revolucionarios, pero no en contra de ellos, salvando algunos escarceos en Barcelona. La represi贸n tras la Revoluci贸n fallida fue tal que cambi贸 todo el escenario catal谩n y, por tanto, estas medidas acordadas en el Pleno por lo general no fueron aplicadas. La excepci贸n ser铆a el asesinato de los hermanos Bad铆a el 28 de abril de 1936 o las amenazas contra Josep Denc脿s que huy贸 a la Italia fascista, considerados los responsables m谩ximos de la represi贸n contra el movimiento libertario de 1932-1934. Incluso se puede leer en las actas que una federaci贸n comarcal apunt贸 de forma muy cruda la necesidad de actuar contra los periodistas que atacaban al movimiento anarquista. En definitiva, mientras una parte del anarquismo buscaba negociar o pactar con el Gobierno de la Generalitat, la otra pretend铆a actuar contra 茅stos.

Otro de los puntos del Pleno 鈥 el quinto 鈥 que consideramos interesante, es el papel jugado por la FAI en el movimiento del 8 de diciembre de 1933. Seguramente sorprender谩 ver el hecho de que la FAI no jug贸 papel alguno. En ciertos territorios (L茅rida, por ejemplo) los grupos anarquistas se enteraron de los planes por compa帽eros de la CNT, y no por un canal formal de la FAI, y cuando ya estaba todo en marcha. Lo cierto, es que aquel movimiento fue planificado y realizado por el sector anarquista que dominaba por entonces la CNT (en concreto por grupo 鈥淣osotros鈥 y dem谩s), y 茅ste no tuvo en cuenta la espec铆fica, aunque incluso habl贸 en su nombre. En el Pleno se lleg贸 a afirmar que la 鈥渢rabaz贸n鈥 CNT-FAI se hab铆a roto y que era necesario reconstruirla. Cabe tener en cuenta que el grupo 鈥淣osotros鈥 ingres贸 en la FAI en agosto de 1934 y que no tuvo participaci贸n en este Pleno que se transcribe y que algunos militantes de ese grupo lideraban la CNT. Por ejemplo, Francisco Ascaso fue Secretario General de la CNT catalana en la primera mitad de 1934. M谩s adelante veremos veladas acusaciones contra este grupo.

As铆 pues, desde diciembre de 1933 la estructura de la FAI catalana pas贸 por momentos de crisis, que coinciden en el tiempo con el auge de la Alianza Obrera, que fue ganando bastante fuerza en Catalunya. Se conoce que por aquellos momentos el Comit茅 de Relaciones de Catalunya fue asumido por el grupo 鈥淣ervio鈥 y otros grupos de Barcelona, compuesto por ciertos intelectuales del movimiento, que pretend铆an una preparaci贸n m谩s 鈥渃ient铆fica鈥 y m谩s met贸dica de la revoluci贸n, huyendo del espontane铆smo insurreccional anterior. Este secretariado no fue del agrado de muchos grupos, que no siguieron sus directrices o incluso abandonaron la FAI o dejaron de asistir a las reuniones. En el verano, el secretariado fue promovido a Comit茅 Peninsular de la FAI y el Comit茅 de Relaciones fue asumido por otros grupos de Barcelona, que convocaron el Pleno. Podr铆amos considerar que este Pleno de L茅rida fue el momento de reorganizaci贸n de las fuerzas de la FAI en Catalunya, ya que se dieron cita representantes de 143 grupos de todas las comarcas y se trazaron l铆neas de trabajo.

Otro apartado que tiene su inter茅s trata sobre el papel de la FAI en la CNT. Seg煤n los delegados, la FAI era una organizaci贸n 鈥渟ecreta鈥 que evitaba que la CNT cayese en el reformismo y que fuese controlada por el treintismo. Sin embargo, desde 1931 hab铆an dedicado casi todos sus esfuerzos a esta tarea, sin llegar a consolidar la propia FAI m谩s all谩 del mundo sindical. Era justo en esa 茅poca cuando comenzaba a arrancar con mayor firmeza la nueva organizaci贸n de Juventudes Libertarias, pero por entonces a煤n no se ve铆an demasiados resultados m谩s all谩 del nivel local.

En este sentido, de ampliaci贸n de su influencia, exist铆an los Comit茅s Pro Presos y los Comit茅s de Defensa, que por entonces estaban formados solamente por militantes de la CNT. En el Pleno, la FAI determin贸 que ten铆a que tener presencia en esos comit茅s por ser especialmente importantes para el movimiento. Podemos ver que, si bien los militantes que formaban parte de esos comit茅s, sin duda eran anarquistas 鈥 y en algunos casos incluso eran miembros de la FAI 鈥, en la pr谩ctica no estaban siguiendo en absoluto las consignas de esta organizaci贸n, sino de los sindicatos.

Otro punto interesante es la propaganda en los cuarteles, que la FAI llevaba a cabo a trav茅s de los llamados comit茅s antimilitaristas. Hasta entonces los grupos de soldados libertarios se hab铆an formado por casualidad, entre j贸venes anarquistas que se conoc铆an realizando el servicio militar. Se buscaba llegar a los reclutas con la propaganda y que 茅stos fueran ganados por las ideas anarquistas. Hasta publicaron un peri贸dico especial llamado 鈥淪oldado del Pueblo鈥. En el Pleno se determin贸 mejorar la organizaci贸n dentro de los cuarteles formando comit茅s de guarnici贸n, que eran elementos esenciales para cualquier perspectiva revolucionaria. Estos comit茅s tendr铆an su importancia el 19 de Julio de 1936.

Relacionado con las carencias observables de esta FAI de 1934, tenemos algunas consideraciones aparentemente elementales, tales como debatir sobre si aceptar la toma de decisiones por mayor铆a o por consenso. Ciertamente, a 7 a帽os de existencia de la FAI, sorprende que mantengan este debate. Da a entender que hab铆a grupos actuaban por su cuenta. Sin embargo, entre l铆neas se puede interpretar un ataque hacia el grupo 鈥淣osotros鈥. Tambi茅n encierra su inter茅s, el apartado 7, con repetidas quejas de no disponer de buenos propagandistas. Si observamos los m铆tines de la 茅poca, est谩 claro que el anarquismo ten铆a oradores de primer nivel, as铆 que si la FAI estaba diciendo que no dispon铆a de gente preparada que siguiese las consignas de la organizaci贸n, era porque, sin duda, los oradores de primer nivel segu铆an las consignas de la CNT sin conocer las de la FAI.

En cuanto a la propaganda, la FAI dispon铆a del semanario 鈥淭ierra y Libertad鈥, con una tirada de unos 30.000 ejemplares cada semana. Era toda una potencia propagand铆stica con mayor influencia que los peri贸dicos de otros partidos. En las actas se nos ofrece una relaci贸n de lugares de distribuci贸n m谩s all谩 de Catalunya, cosa que indica la red de contactos del anarquismo, que fue capaz de llegar a lugares bastante poco corrientes. Sin embargo, la inmensa mayor铆a de las ventas ten铆a lugar en Catalunya.

Por 煤ltimo, cabe rese帽ar una cuesti贸n de metodolog铆a. En el acta aparecen referencias una y otra vez al Comit茅 de Relaciones de la FAI de la primera mitad de 1934 y que no estuvo presente en el Pleno. Pues bien, las actas de septiembre de 1934 fueron remitidas a los grupos por escrito el 23 de noviembre. Y no lo hizo el Comit茅 que estaba en ejercicio en el Pleno de septiembre, sino el anterior (tal vez porque el otro estar铆a en prisi贸n o oculto tras los Hechos de Octubre), cuyo secretario, miembro del grupo 鈥淣ervio鈥 (驴acaso Domingo Candela?), hab铆a pasado a ser miembro del Comit茅 Peninsular. As铆 que el secretario aprovech贸 su posici贸n privilegiada para justificar por escrito su actuaci贸n ante todos los grupos.

Como valoraci贸n final, podemos constatar una organizaci贸n espec铆fica fuerte, pero debilitada. Ni mucho menos estamos ante una organizaci贸n decisiva, ya que sus carencias se nos muestran enormes. La FAI est谩 pasando en 1934 un per铆odo de enfrentamiento entre dos tendencias: la representada por 鈥淣osotros鈥, y la de sus antagonistas el grupo 鈥淣ervio鈥, 鈥淕rupo A鈥, 鈥淕rupo Z鈥, etc. La primera tiene un car谩cter m谩s insurreccional, que por entonces era calificado de 鈥済olpista鈥 y exist铆an muchas quejas y rencores de su utilizaci贸n instrumental de la FAI para presentarse ante otras organizaciones (y hasta ante las autoridades) o de ir por libre seg煤n le interesaba, mientras que la segunda corriente tiene un car谩cter m谩s intelectual que durante aquel a帽o no pudo evitar la p茅rdida de importancia de la espec铆fica, pero que acab贸 ocupado cargos en el Comit茅 Peninsular y en 鈥淭ierra y Libertad鈥. En definitiva, 鈥淣osotros鈥 y sus partidarios estaban actuando como una 鈥淔AI dentro de la FAI鈥, y por esto existe tanta confusi贸n a nivel historiogr谩fico sobre si la FAI era tal cosa o tal otra.

No da la sensaci贸n en ning煤n momento que nadie en el Pleno proponga una estrategia para afrontar o acercarse a la Revoluci贸n ni que se busque realmente ampliar las bases m谩s all谩 de la mera cooptaci贸n de militantes anarquistas no organizados. Sin embargo, Octubre lo cambiar铆a todo, y en 1935 la FAI propondr铆a un Comit茅 de Preparaci贸n Revolucionaria que estructurar铆a mejor los recursos materiales, t茅cnicos y humanos a su disposici贸n.




Fuente: Alasbarricadas.org