January 6, 2022
De parte de Terraindomite
219 puntos de vista
Seamos claros y concisos: la Covid-19, presunta enfermedad pand茅mica achacada a un supuesto coronavirus denominado SARS-CoV-2, es una completa farsa y estas son las razones:

1) 隆No existe ni ha existido nunca una pandemia!

El Fondo de Poblaci贸n de las Naciones Unidas aseveraba a 8 de diciembre de 2021 que en el mundo hab铆a registrados 266.504.411 芦casos禄 de Covid-19 y habr铆an fallecido por su causa 5.268.849 personas /(https://www.unfpa.org/es/data/world-population-dashboard). Pues bien, como en la Tierra hay seg煤nn ese mismo organismo 7.875 millones de habitantes, se habr铆a infectado el 3,38% y muerto el 0,066%. En pocas palabras, tras casi dos a帽os de supuesta pandemia el 96,62% de la
poblaci贸n no se ha 芦infectado禄 y el 99,93% ha sobrevivido a tan 芦peligrosisimo virus禄.

Eso aceptando que las cifras oficiales sean reales cuando ni eso es verdad porque cuando se habla de 芦casos confirmados禄 de contagio lo que se est谩 reflejando es cu谩ntas personas han dado 芦positivo禄 a los test y la fiabilidad de estos es NULA como hemos explicado ampliamente en varias ocasiones y luego comentaremos.

Y cuando se habla de muertos 芦por禄 Covid-19 se est谩 reflejando cu谩ntas personas dieron positivo a los test tras fallecer y eso lo que indicar铆a -en el supuesto de que fueran cre铆bles, que no lo son- es que murieron 芦con禄 Covid y no 芦por禄 Covid. De hecho la inmensa mayor铆a de los poco m谩s de cinco millones de fallecidos que se achacan al SARS-CoV-2 eran personas de m谩s de 70-80 a帽os que padec铆an simult谩neamente varias 芦enfermedades禄, estaban polimedicadas y su sistema inmune se encontraba muy deteriorado. Todo profesional de la Medicina sabe que solo hay una manera aceptable de saber de qu茅 ha muerto alguien y es haci茅ndole una autopsia. Pretender que alguien ha
muerto 芦por禄 Covid-19  solo porque dio positivo a un test de ant铆genos o a una PCR es una aut茅ntica burla, una tomadura de pelo que solo fue posible porque las autopsias las desaconsej贸/prohibi贸 de forma expresa desde el principio la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS) alegando -demag贸gica y falsamente- la 芦peligrosidad禄 de ese acto ante el asombro - expresado p煤blicamente- de multitud de pat贸logos. Todo indica pues que la OMS prohibi贸 las autopsias en el mundo precisamente para poder alegar que todos los que dieron positivo a los test murieron por Covid-19 y nadie pudiera cuestionarlo mediante an谩lisis forenses. Es m谩s, no consta que se haya encontrado el virus en cad谩ver alguno y se haya cultivado para comprobar su patogenicidad.

En resumen, ni siquiera admitiendo las cifras oficiales de supuestos 芦contagiados禄 y 芦muertos por禄 Covid puede afirmarse que existe en el mundo un peligroso coronavirus que ha provocado una pandemia porque oficialmente  -insistimos- la supervivencia es del 99,93%


2) Con la antigua definici贸n la Covid-19 no habr铆a podido considerarse una enfermedad pand茅mica. 

La Covid-19 fue declarada una enfermedad pand茅mica por la OMS el 11 de marzo de 2020 - el 30 de enero ya la hab铆a considerado 芦una emergencia de salud p煤blica de preocupaci贸n internacional - y fue posible porque once a帽os antes -en mayo de 2009- ese organismo decidi贸 cambiar los criterios para declarar una pandemia y as铆 imponer m谩s f谩cilmente sus propuestas y medidas a los gobiernos, algo que sugiere que esta 芦pandemia禄 lleva muchos a帽os planific谩ndose.

De hecho la OMS ya hab铆a alertado en apenas unas d茅cadas del peligro de muy distintos virus: el VIH al que se achaca el SIDA, el Aphthovirus al que se achaca la fiebre aftosa, el SARS-CoV al que se culpa del S铆ndrome Respiratorio Agudo Severo, el H5N1 que se supone dio lugar a la 芦gripe aviar禄, el Virus H1N1 Pand茅mico que dicen caus贸 en humanos la supuesta pandemia de gripe A, el MERS-CoV al que se achac贸 el S铆ndrome Respiratorio de Oriente Medio, el virus del 茅bola y el virus Zika. Sin olvidar a los 芦re-contra-s煤per-peligros铆simos禄 priones que obligaron a ejecutar a decenas de millones de vacas.

Tales 芦alertas sanitarias禄 fueron igualmente una farsa -el tiempo lo demostr贸- y si la sociedad las asumi贸 es porque ingenuamente cre铆a -y a煤n cree - que la OMS es un organismo cient铆fico, riguroso, serio y fiable ignorando que hoy est谩 controlada por un peque帽o grupo de personas, entidades y empresas que se autocalifican de altruistas y filantr贸picas y son las que proporcionan el 82% de su presupuesto (los estados solo aportan ya a la OMS el 18%). Entidades filantrocapitalistas entre las que est谩n la Fundaci贸n Bill y Melinda Gates, la Alianza GAVI -que tambi茅n controlan los Gates y en la que trabaj贸 el actual Director General de la OMS  TedrosAdhanom Ghebreyesus -, TEPHINET -red de intervenci贸n en programas de entrenamiento en Epidemiolog铆a y Salud P煤blica creada en 1980 por la propia OMS pero controlada por Bill Gates al ser el principal 芦donante禄-, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en ingl茅s) y el Epidemics Intelligence Service (EIS), divisi贸n especial de los Centros para el Control de las Enfermedades (CDC) de Estados Unidos que cuenta con unos dos mil agentes en puestos claves de los servicios de salud y otros departamentos estatales, agencias internacionales, escuelas, universidades e instituciones privadas estadounidenses as铆 como de organismos de muchos otros pa铆ses, incluida Espa帽a en la que influye primordialmente desde el Instituto de Salud Carlos III de Madrid, creado en 1986.

Y es que Bill Gates lleva tres d茅cadas creando una tupida red de organizaciones sanitarias que controla tanto mediante inversiones como haciendo donaciones y su intenci贸n -confesada p煤blicamente- es inocular vacunas a toda la poblaci贸n del planeta por su bien y de ah铆 que promoviera la llamada Agenda de Inmunizaci贸n 2030 de la OMS (https://www.who.int/immunization/IA2030_draft_4_WHA_SP.pdf)

Obviamente la farsa de la Covid-19 no hubiera sido posible sin la estudiada escenograf铆a que tuvo lugar en todo el mundo con clara implicaci贸n de organizaciones internacionales, gobiernos, parlamentos, partidos pol铆ticos, sindicatos, colegios de m茅dicos, enfermeros, farmac茅uticos y bi贸logos, sociedades 芦cient铆icas禄, periodistas, fuerzas de seguridad del estado y otros colectivos cuyos responsables o son unos ignorantes o c贸mplices directos que saben y apoyan el verdadero objetivo de todo este gigantesco tinglado. Destacando muy especialmente los m谩s importantes medios de comunicaci贸n del mundo porque son los que controlan el 95% de la informaci贸n del planeta y pertenecen a los mismos grupos de poder. Quien piense que las grandes cadenas de
televisi贸n, radio y prensa del mundo son independientes, objetivas y ecu谩nimes 隆vive en la m谩s completa inopia!

3) La existencia del supuesto SARS-CoV-2 ni siquiera est谩 demostrada.

Lo llevamos denunciando desde que empez贸 la farsa y las razones son estas:

- No hay un solo trabajo riguroso publicado que demuestre que el presunto SARS-CoV-2 ha sido aislado, purificado y secuenciado por lo que su existencia sigue sin demostrarse. En su d铆a pedimos directamente a varios responsables de la OMS y otras instituciones las pruebas de ello y siempre nos remitieron al trabajo del propio equipo chino que asegur haberlo aislado y secuenciado cuando en realidad nunca ha dado a conocer en detalle su trabajo.

- Se han publicado micrograf铆as que aseguran ser del virus pero no prueban nada por s铆 mismas ya que para validarlas deben ir acompa帽adas de los experimentos y manipulaciones que permitieron obtenerlas indicando en ellas a qu茅 trabajo pertenecen. Micrograf铆as, por cierto, cuya similitud con las de otros supuestos virus es bien patente.

- En los meses siguientes aparecieron decenas de miles de grupos que aseguraron haber obtenido el ARN del SARS-CoV-2. Seg煤nn un documento t茅cnico de la OMS publicado en noviembre de 2020 se hab铆an puesto ya a disposici贸n p煤blica 180.000 supuestos genomas del SARS-CoV-2. Sin
embargo, lo que realmente hicieron fue detectar cierto ARN utilizando t茅cnicas gen茅ticas como la PCR. Se limitaron pues a asumir que la secuencia de ARN del equipo chino era correcta y ver si los test lo 芦detectaban禄 en las muestras.

- Recordemos que China comunic贸 a la OMS el 31 de diciembre de 2019 que hab铆a detectado casos de neumon铆a de etiolog铆a desconocida en Wuhan entre el 12 y el 29 de ese mes. Hab铆an dado todos 芦positivo禄 a distintos virus asociados a enfermedades respiratorias pero apenas una semana despu茅s -el 7 de enero- achacaron todos los casos a un nuevo coronavirus que adem谩s 隆hab铆an logrado aislar! Una rapidez inusitada poco cre铆ble porque la mayor铆a de los virus presuntamente pat贸genos
conocidos que se dice existen 隆ni siquiera han sido aislados y secuenciados a d铆a de hoy!

- Se olvida interesadamente que los virus son casi indistinguibles de las part铆culas celulares de desecho y de los exosomas, microves铆culas celulares que producen nuestras c茅lulas cuando se estresan debido a la presencia de sustancias t贸xicas, radiaciones electromagn茅ticas, infecciones y reacciones defensivas del sistema inmune.

- 驴C贸mo pueden creerse los m茅dicos, microbi贸logos y vir贸logos que en las 煤ltimas semanas de 2021 hayan podido aislarse y secuenciarse tantas nuevas cepas del presunto SARS-CoV-2? 驴Se ha logrado en tan poco tiempo cuando siguen sin aislarse y secuenciarse virus que oficialmente
llevan d茅cadas contagiando? Incluso tienen la osad铆 de asegurar que ya tienen test para detectar cada una de las variantes. Es tan rid铆culo que mueve a risa.

- Igualmente mueve a risa aceptar que el supuesto SARS-CoV-2 exista y dos a帽os despu茅s siga sin resolverse la pol茅mica de si es de origen natural -y cu谩l fue el hospedador intermedio- o artificial, creado y modificado en laboratorio como postulan el Premio Nobel Luc Montagnier, el profesor de la Universidad de Illinois Francis Boyle o el bi贸logo espa帽ol M谩ximo Sand铆n, entre otros. Claro que 隆ninguno de ellos ha trabajado con el virus! Lo que hizo Montagnier por ejemplo es comparar la secuencia publicada por los chinos del supuesto ARN del SARS-CoV-2 con otras secuencias gen贸micas, entre ellas la que se achaca al presunto VIH que dicen causa el SIDA. En suma, ninguno de ellos ha aislado el virus y trabajado con 茅l.

El supuesto SARS-CoV-2 es en realidad un constructo incapaz de infectar y no un coronavirus. Lo denunciaron 隆en junio de 2020! una treintena de vir贸logos de los Centros para la Prevenci贸n y el Control de las Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, del Centro de Referencia Mundial de Virus de la Universidad de Texas y de otras instituciones estadounidenses en un art铆culo publicado en Emerging Infectious Diseases (revista oficial de los CDC); es m谩s, constataron que la presunta 芦cepa americana禄 del SARS-CoV-2 se construy贸 uniendo fragmentos de unas 400 letras gen茅ticas mediante un programa de ensamblaje denominado ABySS. Es pues una construcci贸n artificial
especulativa y no real. Y eso explica por qu茅 las im谩genes que sepresentan del coronavirus son siempre recreaciones hechas por dibujantes y programas inform谩ticos o fotograf铆as en las que es imposible identificar lo que aparece en ellas.

Lea los recientes trabajos del vir贸logo alem谩n Stefan Lanka en los que queda claro que el
SARS-CoV-2 no es un virus real sino un constructo inform谩tico, que no se ha secuenciado su ARN sino que se ha inventado mediante sofisticados programas de ordenador, que es pues imposible que haya nuevas cepasproducidas por mutaciones que a su vez se hayan secuenciado, que la famosa prote铆na spike no puede ser una caracter铆stica propia, que lo que los test detectan son fragmentos de ARN que est谩n en muchas c茅lulas sanas -incluidas las humanas- y de ah铆 tantos 芦falsos positivos禄 y
芦falsos negativos禄, que el inexistente SARS-CoV-2 no puede ser por tanto causa de enfermedad infecciosa alguna, que las medidas de prevenci贸n carecen de sentido porque no hay ninguna epidemia y que las 芦vacunas禄 son por consiguiente una completa estafa.

4) Sobre las pruebas y test de detecci贸n.

Durante meses se afirm贸 que es posible detectar una infecci贸n por el supuesto SARS-CoV-2 mediante test de ant铆genos o anticuerpos pero luego se reconoci贸 que carec铆an de fiabilidad y se precisaba para 芦confirmarlo禄 una RT-PCR (reacci贸n en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa), t茅cnica considerada oficialmente hoy la m谩s fiable a pesar de que puede dar falsos positivos y falsos negativos incluso cuando se ha dise帽ado correctamente. Los propios Centros para
el Control y Prevenci贸n de las Enfermedades (CDC) de Estados Unidos reconocieron pronto sobre esta prueba -y as铆 lo dieron a conocer en su web- que 芦los resultados positivos son indicativos de infecci贸n activa con 2019-nCoV pero no descartan infecci贸nn bacteriana o coinfecci贸n con otros virus禄 Y agregan: 芦El agente detectado puede no ser la causa definitiva de la enfermedad禄.

De hecho cuando alguien se hace en Espa帽a un test de Serolog铆a Covid-19 el laboratorio a帽ade tras el diagn贸stico de Negativo a anticuerpos IgG e IgM esta advertencia: 芦Un resultado NEGATIVO no excluye la posibilidad de infecci贸n por Covid-19. Ante un resultado NEGATIVO y persistencia de sintomatolog铆a cl铆nica se recomienda realizar test adicionales禄. Y si el Negativo es a la RT/PCR de secuencias de los genes v铆ricos ORF1ab y N se dice:芦Si a pesar del resultado negativo de la prueba de RT-PCR usted tiene cl铆nica compatible con infecci贸n por Covid-19 es aconsejable un nuevo an谩lisis, especialmente con otros tipos de muestras, como las de v铆as respiratorias bajas禄.

Lo que el p煤blico ignora es que en la RT-PCR apenas se utilizan unas 200 letras gen茅ticas de las casi 30.000 de un virus. Se usa pues un peque帽铆simo fragmento que representa menos del 0,7% del ARN y sin demostrar adem谩s que las letras utilizadas sean exclusivas del mismo por lo que el test puede dar positivo y la secuencia detectada pertenecer a otros virus, a bacterias e incluso 隆al propio genoma humano! 驴C贸mo va ser pues una prueba fiable? Sin embargo, si alguien da hoy positivo a ese test se le incluye entre los 芦contagiados禄 y, si muere, en la lista de fallecidos 芦por禄 el SARS-CoV-2 aunque en realidad haya muerto de senectud, ictus, ataque card铆aco, c谩ncer terminal o cualquier otra patolog铆a.

Se ha obviado adem脙隆s que el propio inventor de la PCR -el premio Nobel Kary Mullis manifest贸 muchas veces que esa t茅cnica no sirve para diagnosticar y, por tanto, todas las cifras de presuntos 芦contagiados脗禄 y 芦muertos por禄 son falsas.

Hoy se sabe que la inmensa mayor铆a de los supuestos muertos achacados a la Covid-19 fallecieron en realidad por otras causas y que las cifras de presuntos 芦contagiados禄 son una estafa incluso para quienes admiten la utilidad de las PCR porque casi todas se han realizado con m谩s de 35 ciclos de amplificaci贸n y eso da infinidad de 芦falsos positivos (se ha denunciado que hasta un 97% lo ser铆an).

En suma, en el caso de la Covid-19 las cifras sobre supuestos contagiados y muertos carecen de la m谩s m铆nima credibilidad. Se basan en test sin fiabilidad alguna que adem谩s, en el caso de la PCR, se manipulan a voluntad. Cuando la OMS -en complicidad con los gobiernos y las autoridades sanitarias- quiere que las cifras de supuestos contagiados y muertos aumenten para justificar algunas de sus absurdas medidas se ordena a los laboratorios hacer los test a treinta y tantos
ciclos y si quiere que disminuyan que se hagan de 25 a 28 ciclos.

Es m谩s, los test r脙隆pidos de ant铆genos han dado positivo a la papaya, al vino tinto, a las colas y a simples refrescos de manzana y la PCR a tejidos de cabras, ovejas, visones, hurones, conejos, tigres, gatos y p谩jaros. Incluso dio positivo a aguas residuales recogidas mucho antes de la supuesta pandemia. Lo dio a conocer un equipo de la Universidad de Barcelona dirigido por el catedr谩tico de Biolog铆a y presidente de la Sociedad Espa帽ola de Virolog铆a Albert Bosch explicando que las muestras se recogieron el 12 marzo de 2019. El descubrimiento puso 芦patas arriba禄 la versi贸n
oficial y fue de inmediato criticado con el est煤pido e infantil argumento de que 芦no se trata de un estudio sometido a revisi贸n por pares禄 mientras otros optaron por poner gratuitamente en duda el m茅todo y hasta la profesionalidad de esos investigadores. Tuvieron que callarse cuando un equipo del Instituto Superior de Sanidad de Italia dirigido por Lucia Bonadonna afirm贸 haber detectado con la PCR el supuesto SARS-CoV-2 en aguas residuales de Mil谩n y Tur铆n obtenidas en diciembre de 2019, algo que confirmaron luego dos laboratorios diferentes utilizando m茅todos distintos. Y es que las mentiras tienen las patas muy cortas.

5) Sobre las cifras de contagiados y muertos. 

- En definitiva, que las autoridades, los sanitarios y los medios de comunicaci贸n hablen desde m谩s de hace a帽o y medio de 芦infectados禄 o 芦contagiados禄 para referirse a quienes han dado 芦positivo禄 a un test de escasa o nula fiabilidad es una falacia y una intolerable falta de 茅tica. Como igualmente lo es hablar de muertos 芦por禄 en lugar de muertos 芦con禄. No pueden achacarse al SARS-CoV-2 todas las muertes de quienes dieron positivo a un test, ni siquiera en el caso de que fueran fiables porque habr铆a que confirmarlo con biopsias o autopsias y eso 隆no se hace nunca!.

- Si los test no son fiables las cifras de presuntos contagiados y muertos por el SARS-CoV-2 tampoco porque se basan en ellos.

- La alarma mundial se basa en la convicci贸n de que las cifras de contagiados y muertos son ciertas, cre铆bles y significativas cuando volvemos a repetir que eso se basa en la fiabilidad de los test y en
que no se haya manipulado su recuento. Es de eso de lo que depende saber si estamos ante una pandemia real o ante una completa farsa. Llama de hecho la atenci贸n que las cifras oficiales de infectados y muertos que se achacan al SARS-CoV-2 disminuyeran precisamente 隆cuando los gobiernos cambiaron en mitad de la pandemia los criterios para contabilizar los casos! Y resulta igualmente clarificador que el n煤mero de infectados aumentara cuando se realizaban m谩s test a pesar de que la cifra de enfermos y muertos permanec铆a constante o incluso disminu铆a.

6)  驴Y entonces por qu茅 ha habido tantos muertos en estos dos a帽os?

Es la pregunta habitual cuando a alguien se le explica la verdad pero lo cierto es que no ha habido tantos muertos aunque la gente se haya tragado ese bulo. Se trata de la mentira m谩s descarada de toda esta farsa. Seg煤n las propias cifras oficiales en estos dos a帽os habr铆an fallecido por la Covid-19 -a 8 de diciembre de este a帽o 2021- 5.268.849 personas y como hay en el planeta 7.875 millones
el porcentaje de muertes ser铆a del 0,066% por lo que habr铆a sobrevivido el 99,93%. Solo hubo un aumento desproporcionado de muertes en marzo y abril de 2020 y tienen explicaci贸n. Se debi贸 a haber dejado morir sin tratamiento a muchas personas -en los hospitales, residencias de mayores y domicilios particulares- por falta de medios, m茅dicos y tratamientos. De hecho se aplazaron o suspendieron -en todo el mundo- cientos de miles de intervenciones quir煤rgicas por muy distintas causas. Hoy sabemos adem谩s que a buena parte de los ancianos que murieron en las residencias se les sed贸 芦para que fallecieran sin sufrir禄 en una acci贸n que muchos expertos consideran una aut茅ntica eutanasia masiva encubierta. Y encima fallecieron solos y sin permitirles despedirse siquiera de sus familiares y allegados. 
Al gran n煤mero de personas infectadas -por todo tipo de pat贸genos y no ya por el SARS-CoV-2 en los propios hospitales. No olvidemos que el p谩nico generado por la OMS, las autoridades y los medios de comunicaci贸n hizo que los servicios de urgencias, las salas de espera, los pasillos y hasta las UCI estuvieran abarrotadas de personas sin protecci贸n que convirtieron todos los centros sanitarios en gigantescos focos de infecci贸n. Durante las primeras semanas sobre todo. 
A que numerosas personas murieron por los tratamientos m茅dicos recibidos. La inexistencia de protocolos eficaces -algo reconocido por la propiaOMS hizo que los profesionales sanitarios no supieran exactamente qu茅 hacer y en muchos casos utilizaron procedimientos que luego se constataron no ya ineficaces -que tambi茅n- sino que agravaron el problema llevando a muchos pacientes a la muerte. Fue cuando se dio orden inmediata de incinerar masivamente los cad谩veres sin permitir autopsias con la peregrina e insostenible excusa de posibles contagios entre los pat贸logos.

A que muchas personas mayores que viv铆an solas fallecieran en sus domicilios sin atenci贸n porque cuando llamaron para que alguien fuera a socorrerles nadie acudi贸. Y a las pocas que pudieron llegar hasta un hospital se les impidi贸 entrar con todo tipo de excusas envi谩ndolas de nuevo a casa porque asilo hab铆an 芦sugerido禄 las autoridades a fin de 芦ahorrar material sanitario禄, en una actuaci贸n no ya negligente sino criminal. Las propias cifras oficiales corroboran que la mayor parte de las muertes se produjeron al iniciarse la farsa entre los ancianos, fundamentalmente entre los que viv铆an en residencias pero otros muchos en sus propios domicilios.

A que los cuadros de miedo, ansiedad y depresi贸n que caus贸 el estado de alerta y las medidas adoptadas hicieron que el sistema inmune de muchas personas -incluidas algunas j贸venes y sanas pero especialmente las afectadas por patolog铆as previas graves- se deprimiera provocando inmunodeficiencias que aceleraron o provocaron su muerte.

7) Sobre el confinamiento.

La estrategia de frenar el avance de la presunta pandemia confinando en sus casas a la poblaci贸n fue criticada desde el principio por expertos de todo el mundo cuyas voces se silenciaron r谩pidamente. Muchos profesionales advirtieron desde un punto de vista exclusivamente sanitario que el 芦remedio禄 pod铆a ser peor que la 芦enfermedad禄. Para Wolfgang Wodarg, por ejemplo, presidente de la Subcomisi贸n de Salud de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, la alarma creada
en torno al coronavirus no se bas贸 en ning煤n peligro m茅dico extraordinario. El Dr. John Ioannidis denunci贸 por su parte que se ofrecieran datos sesgados que imped铆an hacer una valoraci贸n real de
la situaci贸n recordando, por ejemplo, que otros coronavirus considerados 芦leves禄 tambi茅n llevan a la muerte al 8% de las personas mayores. Y el Dr. Peter Goetzsche - nada menos que cofundador de Colaboraci贸n Cochrane y autor de varios libros sobre corrupci贸n en el 谩mbito de la Medicina - lleg贸 a denunciar que se declarara una pandemia 隆cuando ni siquiera se sab铆a si el riesgo de morir por el coronavirus reci茅n descubierto era mayor que el de una gripe y muchas otras infecciones v铆ricas!

En fin, razones sociales, econ贸micas y psicol贸gicas aparte la principal cr铆ica al confinamiento es que si se hubiera aislado solo a las personas 芦mayores禄 y enfermas -y aun eso es discutible- el resultado habr铆a sido el mismo como demuestra el hecho de que el 90% de los afectados y muertos tiene o ten铆a m谩s de 70 a帽os. Otros opinan adem谩s que el confinamiento ha impedido que la mayor铆a de la poblaci贸n se inmunizara naturalmente aumentando mucho el riesgo de nuevos brotes masivos.

El instigador de los confinamientos fue Neil Ferguson, persona ligada al Imperial College de Londres que a su vez est谩 financiado por la Fundaci贸n Bill y Melinda Gates. Ferguson ya hizo predicciones catastr贸ficas en relaci贸n con la fiebre aftosa en 2001 asegurando que morir铆an cientos de miles de personas si no se sacrificaba a 6 millones de animales y finalmente solo se registraron 177 muertes. Y volvi贸 a hacer lo mismo en 2009 calculando en 65.000 los muertos por gripe cuando luego no llegaron a quinientos.

8) Las vacunas Covid no son eficaces y pueden hasta llevar a la muerte.

A pesar de tratarse de la falacia m谩s entendida en el mundo de la Biolog铆a y la Medicina ninguna vacuna ha demostrado jam谩s ni su seguridad ni su eficacia. (El grave peligro de las vacunas de la
secci贸n de Reportajes de www.dsalud.com.)

Y eso incluye a las llamadas vacunas Covid. No solo no inmunizan como despu茅s de meses de asegurarlo mintiendo con absoluto descaro ha comprobado ya todo el mundo y oficialmente se admite sino que son muy peligrosas porque pueden provocar hipersensibilidad, dolor, morat贸n,
hinchaz贸n, enrojecimiento, eritema y prurito en el lugar de la inyecci贸n como fatiga, malestar, febr铆ula, fiebre, escalofr铆os, inflamaci贸n, trombos, miocarditis, pericarditis, S铆ndrome de Guillain Barr茅, eritema multiforme, glomerulonefritis (inflamaci贸n renal) y s铆ndrome nefr铆tico.

Y son solo algunos de los posibles efectos adversos porque ya explicamos que en las propias fichas t茅cnicas de las vacunas se reconoce que pueden provocar trastornos del sistema inmune, trastornos de la sangre y del sistema linf谩tico, trastornos vasculares, trastornos del sistema respiratorio, tor谩cico y median铆stico, trastornos psiqui谩tricos, trastornos del sistema nervioso, trastornos gastrointestinales y trastornos musculoesquel茅ticos y del tejido conjuntivo. Las dolencias concretas 鈥 numerosas - dependen de cada vacuna. En suma, quienes se vacunan corren el riesgo de sufrir todos esos problemas a muy corto plazo 隆pero tambi茅n es los pr贸ximos meses o a帽os!

Claro que la verdad les importa un r谩bano a quienes han orquestado todo esto. La gente est谩 tan desinformada y aborregada que ni siquiera reacciona al explic谩rsele - con los propios datos oficiales - que las vacunas no inmunizan, que los vacunados - incluso con tres dosis 鈥 pueden 鈥渃ontagiarse鈥 y 鈥渃ontagiar鈥, que su inoculaci贸n pueden provocarles da帽os muy graves e incluso llevarles a la muerte, que es falso que los efectos adversos sean menores entre los vacunados y que incluso estando vacunados deben seguir llevando mascarillas (bozales). Se ha llegado al esperpento de hacer creer a la masa que la culpa de que los vacunados enfermen se debe a los no vacunados y hay pues que aislarles y obligarles a vacunarse. Y eso que en diciembre de 2021 hay en los hospitales -porcentualmente - m谩s infectados y muertos entre los vacunados que entre los no vacunados.

En el mundo existen tres grandes sistemas de notificaci贸n: el VAERS (Vaccine Adverse Event Reporting System) estadounidense, el EudraVigilance (European Union Drug Regulating Authorities Pharmacovigilance) de la Uni贸n Europea - que no de Europa - y el Yellow Card Scheme (Tarjeta Amarilla) de Reino Unido. Estos eran sus 煤ltimos datos:

- El VAERS reconoce que entre el 14 de diciembre de 2020 y el 10 de diciembre de 2021 las vacunas provocaron solo en Estados Unidos 20.244 muertes y 965.841 eventos adversos.

- EUDRAVigilance reconoce por su parte que a 16 de diciembre de 2021 las vacunas hab铆an provocado en los 27 pa铆ses de la Uni贸n Europea 32.649 muertes y 3.003.296 eventos adversos, de
ellos 1.409.643 graves. Sin contar pues las muertes y casos de los otros 23 pa铆ses del viejo continente. 

- Yellow Card admite que a 16 de diciembre de 2021 en Reino Unido las vacunas hab铆an producido 1.852 muertes y 404.783 efectos adversos.

En suma, solo en esos 29 pa铆ses - y hay 194 - se reconocen oficialmente 54.745 muertes y 4.373.920 efectos adversos (la mitad de ellos graves) 隆A CAUSA DE LAS VACUNAS!

Bueno, pues aun as铆 en Espa帽a se decidi贸 a primeros de diciembre de este a帽o 鈥 2021 - vacunar a los ni帽os de 5 a 11 a帽os. Les da igual que seg煤n los datos de los CDC y del VAERS LOS MENORES DE 12 A脩OS TENGAN 18 VVECES M脕S PROBABILIDADES DE MORIR POR LAS VACUNAS COVID QUE POR LA ENFERMEDAD. Como les da igual que el VAERS haya reconocido que solo en los primeros seis meses las vacunas Covid produjeron en Estados Unidos el doble de muertes que todas las vacunas convencionales administradas en ese pa铆s en los treinta a帽os anteriores.

Claro que ya en abril pasado el propio Ministerio de Sanidad espa帽ol tuvo la desfachatez de poner en marcha en los medios de comunicaci贸n una campa帽a con el propagand铆stico lema de #YomeVacunoSeguro dedicada a convencer a la gente de que las vacunas son seguras y deb铆a acudir confiadamente a inocul谩rselas. Es decir, mintiendo descaradamente a los ciudadanos a los que ni siquiera se les ha explicado oficialmente que se trata de vacunas experimentales y van a hacer pues de cobayas humanas. Y se les ha animado a hacerlo violando la legislaci贸n porque la
inoculaci贸n de una vacuna debe ser prescita por un m茅dico y firmando el receptor - o su representante legal si son ni帽os o personas impedidas 鈥 el correspondiente consentimiento informado. En suma, las autoridades han animado a la sociedad a vacunarse masivamente sin proporcionarle la informaci贸n adecuada y rigurosa que exige la ley, sin explicarles con campa帽as informativas los posibles efectos adversos y sin decirles que hay alternativas tanto preventivas como curativas en caso de enfermar.
Es adem谩s indignante que se diga a la ciudadan铆a que las vacunas inmunizan cuando es radicalmente falso. Nadie ha demostrado tal cosa por mucha fanfarria estad铆stica que se muestre. Estar vacunado no es sin贸nimo de estar inmunizado. De hecho ni los propios fabricantes de
vacunas se atreven a aseverar tama帽a falacia en sus fichas t茅cnicas.

9) Reacciones adversas a las vacunas para la Covid-19

Las llamadas 芦vacunas de ARNm禄 utilizan una secuencia gen茅tica sint茅tica creada en laboratorio para llevar al interior de las c茅lulas la orden de producir prote铆nas espiga (o 芦prote铆nas S禄 por la inicial de la palabra inglesa Spike) - algo de lo que se encargan los ribosomas - ya que oficialmente se postula que esa es la puerta de entrada que utiliza el supuesto SARS-CoV-2. 驴Con qu茅 objeto? Pues para que al salir fuera esas prote铆nas las c茅lulas inmunitarias las descubran, las consideren
extra帽as y desarrollen anticuerpos espec铆ficos contra ellas destruy茅ndolas. Se supone que de ese modo el cuerpo desarrolla defensas contra cualquier virus que contenga la prote铆na espiga y queda 芦inmunizado禄.

En pocas palabras, nos presentan la vacuna como si fuera un dispositivo USB que se inserta en el ordenador (nuestro organismo) con una aplicaci贸n concreta (el ARNm) que no afectar谩 al disco duro (genoma) al ejecutarse un programa determinado (anticuerpos). Obviamente dando por hecho que el USB no va a darnos problemas porque tenga un 芦virus禄 (inform谩tico) aunque eso no pueda siempre asegurarse. El s铆mil parece convincente y es simple pero tambi茅n absolutamente falso porque se est谩 obviando que en nuestras c茅lulas existen unas enzimas, las retrotranscriptasas, que son capaces de convertir el ARN en ADN. La t茅cnica RT-PCR utilizada para diagnosticar a los afectos de Covid-19 (a pesar de que su propio creador - el Premio Nobel Kary Mulis y los propios prospectos advierten que no sirve para eso) se basa precisamente en la transcripci贸n inversa de una hebra o cadena de ARN a ADN usando la transcriptasa inversa. Nuestro organismo tiene pues mecanismos para transformar ARN en ADN usando esas retrotranscriptasas por lo que afirmar que las vacunas de ARN no pueden alterar el ADN es mentira y de hecho hay un estudio cient铆fico publicado que as铆 lo demuestra.

En definitiva, las vacunas no son inocuas por mucho que los grandes medios de manipulaci贸n de masas lo repitan una y otra vez. Sus efectos adversos est谩n reconocidos en las propias fichas t茅cnicas.. Pueden provocar - volvemos a reiterarlo dada su importancia - trastornos del sistema inmune, trastornos de la sangre y del sistema linf谩tico, trastornos vasculares, trastornos del sistema respiratorio, tor谩cico y median铆stico, trastornos psiqui谩tricos, trastornos del sistema nervioso, trastornos gastrointestinales y trastornos musculoesquel茅ticos y del tejido conjuntivo. Es pues una manipulaci贸n vergonzosa que los vacun贸logos y sus testaferros en los gobiernos, los sistemas sanitarios y los grandes medios de comunicaci贸n digan que pueden provocar solo hipersensibilidad,
dolor, morat贸n, hinchaz贸n, enrojecimiento eritema y prurito en el lugar de la inyecci贸n as铆 como fatiga, malestar, febr铆cula, fiebre y escalofr铆os. La que va a inocularse en Espa帽a a los ni帽os de 5 a 11 a帽os es la de Comirnaty, es decir, la de Pfizer/BioNTech que oficialmente 芦solo禄 admite poder provocar dolor en la extremidad, n谩useas, hipersensibilidad, insomnio, cefaleas, par谩lisis facial perif茅rica aguda, artralgias, mialgias, linfadenopat铆a y anafilaxia.

La verdad, sin embargo, es que seg煤n la versi贸n oficial tanto la vacuna de Pfizer/Biontech como la de Moderna introducir谩n ARN mensajeros con capacidad transg茅nica usando liposomas - gotas submicrosc贸picas de grasas (fosfol铆pidos y similares) - que una vez en el interior de las c茅lulas las obligar铆an a fabricar prote铆nas espiga para que, al ser detectadas, el sistema inmune produzca anticuerpos contra ellas y as铆 el organismo quede protegido. Tal es la teor铆a pero los hechos ya han
demostrado que las vacunas no inmunizan.

Stephanie Seneff y Greg Nigh - del estadounidense Massachusetts Institute of Technology (MIT) - publicaron en mayo de este a帽o (2021) en International Journal of Vaccine Theory, Practice and Research  un art铆culo seg煤n el cual las prote铆nas espiga que producen las c茅lulas cuando uno se deja inocular una vacuna ARNm se unen a los receptores ACE2 de forma permanente y pueden producir insuficiencia card铆aca, da帽os en los pulmones, hipertensi贸n pulmonar y derrames cerebrales adem谩s de hacer que las c茅lulas del sistema inmune se vuelvan incapaces de distinguir entre c茅lulas sanas e infectadas lo que disparar谩 las  tormentas de citoquinas afectando a numerosos 贸rganos y tejidos. En
resumen, aseveran que la prote铆na espiga que las c茅lulas del cuerpo fabrican al recibir el ARN de las vacunas de Pfizer y Moderna tienen efectos m谩s nocivos que la propia prote铆na espiga del virus. Y a煤n as铆 se sigue postulando la vacunaci贸n universal.

10) Sobre la inmunidad de grupo o 芦inmunidad de reba帽o禄.

Las autoridades pol铆ticas y sanitarias de todo el mundo con la OMS a la cabeza- aseguraron desde el principio de esta farsa -apoyadas por los grandes medios de comunicaci贸n- que la 煤nica soluci贸n para la Covid-19 eran las vacunas e instaron a los m茅dicos y enfermeros a inocular a personas sanas vacunas experimentales cuya seguridad y eficacia se desconoc铆an. Y el personal sanitario acept贸 tama帽o desprop贸sito a pesar de saber que los propios laboratorios se aseguraron de no poder ser demandados ni tener responsabilidad por los efectos adversos de las mismas desvelando as铆 la confianza real que ten铆an en su inocuidad: ninguna . Que los sanitarios de todo el mundo aceptaran
eso es pues nauseabundo. Y muchos pueden terminar pag谩ndolo muy caro porque las compa帽铆as de seguros m茅dicos espa帽olas ya han advertido a los representantes de sus colegios que no van a hacerse cargo ni de su defensa, ni de las posibles indemnizaciones de quienes sean demandados
por inocular las vacunas para la Covid-19.

Recu麓rrdese que para convencer a la gente de que se vacunara se la asegur贸 que solo har铆a falta inocular a un 30% de la poblaci贸n porque eso bastar铆a para alcanzar la llamada 芦inmunidad de reba帽o禄. No fue as铆 y entonces argumentaron que el porcentaje necesario era del 50%, luego
del 70% y m谩s tarde del 90%. 驴El resultado? No existe inmunidad de reba帽o ni con m谩s del 90%. Como la farsa se desmoronaba alegaron entonces que no inmunizan pero hacen que quienes se contagian sufran una enfermedad 芦m谩s leve禄 cuando no existe ni un solo trabajo cl铆nico ni epidemiol贸gico que avale tal majader铆a. Se trata de una nueva trola que hasta muchos m茅dicos, enfermeros y bi贸logos se creyeron. Lo mismo que cuando les dijeron que si las vacunas no funcionan es porque el virus muta mucho y por eso no son eficaces para las nuevas variantes.

Lo hemos dicho innumerables veces: las cifras oficiales no tienen la m谩s m铆nima credibilidad. En primer lugar, no todos los pa铆ses tienen sistemas de notificaci贸n fiable de reacciones adversas a medicamentos y vacunas. En segundo lugar, hay varios trabajos oficiales publicados y conocidos que demuestran que en los que s铆 existe ese sistema no se registra m谩s que el 1% de los casos porque a los profesionales sanitarios -como a los ciudadanos- se les ha hecho creer que las vacunas
son en general inocuas y cuando ven efectos adversos optan por no relacionarlos con ellas y no notifican nada. En tercer lugar, no todas las notificaciones se admiten; gran parte se rechazan con muy variadas excusas. Y en cuarto lugar, no hay manera de comprobar la veracidad de los datos porque nadie ajeno al organismo que los registra y procesa tiene acceso a ellos. Por si fuera poco, solo se admite una posible relaci贸n vacuna - efectos adversos (muertes incluidas) si aparecen en los
primeros 21-28 d铆as (depende de los pa铆ses) cuando est谩 constatado que pueden aparecer meses e incluso a帽os m谩s tarde. La norma es pues una sinvergonzonada.

En definitiva, los individuos que han promovido toda esta farsa aseguraron a la poblaci贸n que si la sociedad aceptaba inocularse unas peligrosas vacunas experimentales no aprobadas algunas tienen una autorizaci贸n temporal - se alcanzar铆a la inmunidad de reba帽o 隆y el tiempo ha vuelto a demostrar - por en茅sima vez- que ment铆an!

11) Sobre la ineficacia y peligrosidad de las mascarillas.

Las mascarillas que se comercializan para el presunto SARS-CoV-2 no protegen de ning煤n virus. Ni las 芦quir煤rgicas禄 ni ninguna otra de las que se han puesto a disposici贸n de la sociedad. Sirven solo para evitar que la mayor parte de las part铆culas procedentes de las fosas nasales y la boca de quien tiene fiebre, habla muy cerca de alguien (a menos de un metro), tose o estornuda lleguen a otras personas. Pon茅rsela pues para evitar el contagio propio es in煤til. Lo mismo que pon茅rsela si uno est谩 sano y ni tose ni estornuda. Obligar pues a llevarlas a cientos de millones de personas es una imposici贸n arbitraria, est煤pida, carente de sentido y m茅dicamente injustificable. Adem谩s pueden perjudicar la salud, a veces de forma grave.

Es inaudito que no se haya explicado a la gente que la mascarilla con los microfiltros m谩s peque帽os es la FFP2 (N95 en Am茅rica), el di谩metro de los mismos es de 0,2 micr贸metros o micras (es decir, 200 nan贸metros) y que el tama帽o est谩ndar de un coronavirus es de 100 nan贸metros. Por tanto, ni siquiera las mejores mascarillas protegen de un coronavirus ya que en el supuesto de que existieran ser铆an de inferior tama帽o.

Adem谩s el presunto SARS-CoV-2 no se transmite por v铆a a茅rea. Lo reconoci贸 oficialmente desde el principio de la farsa la OMS y as铆 se asevera en su web. Por consiguiente, la posibilidad de que alguien se contagie de ese coronavirus - suponiendo que existiese, algo que nadie ha demostrado - caminando por el monte, el campo, la playa, la calle, un restaurante, un supermercado o una tienda es NULA porque la propia OMS admite que no permanece en el aire, no est谩 en el ambiente.
Nadie puede pues contagiarse por cruzarse simplemente con alguien. De hecho se admite oficialmente que para contagiarse uno tiene que recibir las part铆culas de alguien que estornuda o tose estando a menos de un metro y durante como m铆nimo 15 minutos para que haya suficiente 芦carga viral禄. Que la gente lleve pues mascarillas en los lugares de trabajo, bares, restaurantes, tiendas, centros comerciales, autobuses, barcos o aviones es manifiestamente rid铆culo. Lo repetimos: oficialmente se admite queuno solo se puede contagiar si alguien enfermo tose o
estornuda a nuestro lado nuestro durante al menos 15 minutos. Y es que se requiere suficiente 芦carga viral禄 (cantidad de virus por mil铆metro c煤bico) para que ello pueda suceder y 隆basta una sola r谩faga de aire para que no sea as铆.

驴C贸mo es pues posible que la inmensa mayo铆颅a de la poblaci贸n haya aceptado sin protestar ir durante tantos meses con bozales tan absurdos como ineficaces? 驴C贸mo se asume la estupidez de que uno puede contagiar a alguien si atraviesa un bar, una cafeter铆a o un restaurante pero no si
al llegar a donde va se sienta? 驴C贸mo se asume la memez de que si se sientan cuatro en una mesa para comer no se contagian pero si son cinco o m谩s s铆?

Hoy est谩 adem谩s constatado que la inmensa mayor铆a de quienes se han infectado llevaba mascarilla; lo han reconocido hasta los Centros para el Control y Prevenci贸n de las Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

Y si grotesco resulta saber que los bozales no sirven de nada m谩s aun lo es saber que el uso continuado de mascarillas es peligroso. Adem谩s de infecciones bacterianas en boca y labios se ha comprobado que produce p茅rdida de energ铆a celular y de ox铆geno en sangre que puede llevar a un
debilitamiento continuado y a la atenuaci贸n de los sentidos as铆 como a una marcada deficiencia de la respuesta inmune. La hipoxia hace caer el pH intracelular con lo que los transportadores de membrana expulsan iones de lactato e hidr贸geno al exterior de las c茅lulas provocando la formaci贸n de 谩cido l谩ctico. Es m谩s, lleva a una inhalaci贸n excesiva de di贸xido de carbono (CO2 ) que puede ocasionar mareos, p茅rdida de consciencia e, incluso, la muerte.

Russell Blaylock, conocido neurocirujano de la Universidad M茅dica de Carolina del Sur (EEUU), comprob贸 por su parte que la mascarilla FFP2 puede reducir la oxigenaci贸n en sangre hasta en un 20% y hacer perder la consciencia, algo que ya habr铆a causado accidentes automovil铆sticos. Y agrega que el riesgo aumenta exponencialmente en las personas con enfermedad pulmonar obstructiva cr贸nica, enfisema, fibrosis pulmonar y c谩ncer de pulm贸n o que se hayan sometido a cirug铆a pulmonar. Deteriora asimismo el sistema inmune al inhibir la producci贸n de los linfocitos T
que son los que - as铆 lo aseveran al menos los bi贸logos- combaten principalmente los virus.

Agregaremos que siete m茅dicos espa帽oles, una farmac茅utica y una analista publicaron un trabajo titulado Estudio observacional descriptivo. Adaptaciones fisiolgicas derivadas del uso de las mascarillas y sus posibles repercusiones en el usuario en el que se midieron los niveles de ox铆geno y di贸xido de carbono en el interior de los distintos tipos de mascarilla que se comercializan - textil, quir煤rgica, FFP2 y FFP3 鈥 as铆 como en la sangre de quienes las han llevado largo tiempo y su
conclusi贸n es contundente: todas las mascarillas provocan hipoxia (d茅ficit de ox铆geno) e hipercapnia (exceso de CO2 en sangre).

Y un grupo de ocho investigadores alemanes del Departamento de Psicolog铆a de la Universidad de Ciencias Aplicadas FOM de Siegen (Alemania) dirigido por Oliver Hirsch - su trabajo se public贸 en
International Journal of Environmental Research and /Public Health - analiz贸 los datos de 44 trabajos y las evaluaciones de otros 65 y sus conclusiones son demoledoras. Afirman que tanto las personas sanas como las enfermas que usan largo tiempo mascarilla pueden ver aumentar en
sangre el nivel de di贸xido de carbono y disminuir la saturaci贸n de ox铆geno, aumentar la frecuencia card铆aca y la presi贸n arterial, disminuir su capacidad cardiopulmonar y sufrir disnea, dolor de cabeza, mareos, p茅rdida de concentraci贸n, somnolencia, disminuci贸n de la empat铆a, picaz贸n, acn茅, lesiones e irritaci贸n cut谩neas, fatiga y agotamiento. Es m谩s, aseguran que a largo plazo puede dar lugar a un aumento de la presi贸n arterial, arteriosclerosis, enfermedades coronarias y neurol贸gicas, inmunosupresi贸n y s铆ndrome metab贸lico. Y a帽aden que a nivel celular puede provocar la inducci贸n del factor de transcripci贸n HIF (factor inducido por hipoxia) aumentando los efectos inflamatorios y promotores del c谩ncer adem谩s de agravar cuadros cl铆nicos preexistentes.

12) La verdadera raz贸n de las mascarillas.

Las mascarillas, tapabocas o bozales, en suma, no protegen de los coronavirus. Lo que se ha pretendido con ellas es:

- Generar miedo. Se env铆a un mensaje inmediato a todo el que contempla una figura humana irreconocible, un rostro oculto que se acerca y te mira mientras est谩s ingresado en un hospital y te hace preguntar si se trata de alguien que te teme y se protege o de alguien que quiere protegerte porque tiene miedo de trasmitirte algo maligno. El miedo es irracional y las mascarillas lo perpet煤an y multiplican de forma emocional y descontrolada.

- Conseguir la sumisi贸n. Las mascarillas dejan claro qui茅n manda y qui茅n obedece. Materializa la obediencia incluso para aquellos que han buscado un certificado m茅dico que les exima porque tambi茅n se han sometido a la autoridad que tiene la potestad de liberarte de la m谩scara.

- Reforzar el dogma de que estamos ante una pandemia. El mero hecho de llevar mascarilla y ver c贸mo otros la llevan contribuye a interiorizar la idea del miedo a una infecci贸n, al contagio, al contacto, a la posibilidad de que el mal se extienda. Refuerza la creencia de que existe un peligroso virus que es la causa de todo y que nadie asuma que puede haber otra causa.

- Asegurar un gigantesco negocio. La convicci贸n de que la 煤nica manera de salir de esta 芦situaci贸n禄 es una vacuna fue introducida de forma reiterada en las mentes de la poblaci贸n que la termin贸 asumiendo acr铆ticamente. Fue as铆 como al negocio de los test, las mascarillas, los term贸metros, los guantes, los geles y otros muchos productos se uni贸 el de las vacunas y f谩rmacos. Por in煤tiles e ineficaces que sean, cientos de millones de personas accedieron para as铆 intentar superar el miedo
que se les ha inculcado.

- Provoca incomunicaci贸n, segregaci贸n y deshumanizaci贸n. Es evidente que las mascarillas contribuyen a incomunicar o dificultar enormemente la comunicaci贸n as铆 como a segregar, apartar y discriminar como apestados a quienes no las usan contribuyendo m谩s a la deshumanizaci贸n de la sociedad.

13) Se desinforma miente. 

La OMS, las agencias reguladoras, los gobiernos, las autoridades sanitarias, los colegios de m茅dicos, bi贸logos y farmac茅uticos y los grandes medios de comunicaci贸n - especialmente las cadenas de televisi贸n - llevan dos a帽os desinformando, mintiendo y manipulando a la ciudadan铆a.
Se hace creer falazmente que las vacunas son seguras y eficaces y se oculta que las propias leyes exigen que cada vacunaci贸n la paute por escrito un m茅dico de forma personalizada, que todos los que vayan a inocul谩rsela deben ser antes ampliamente informados de sus riesgos potenciales y, por supuesto, que deben firmar previamente el preceptivo consentimiento informado. Y esa exigencia legal no se est谩 cumpliendo con nadie por lo que puede hablarse directamente de negligencia
criminal. Se les ha convencido dici茅ndoles simplemente que deben hacerlo 芦por su bien禄 y porque de lo contrario no podr谩n viajar, matricularse en centros extranjeros o ir a un bar de copas o una discoteca. Es decir, se les est谩 chantajeando.

Y todo esto se est谩 haciendo abiertamente por lo que el silencio c贸mplice de las autoridades, los profesionales sanitarios, los periodistas, las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y los fiscales, jueces y magistrados es incomprensible. Como igualmente lo es que el Tribunal Constitucional haya tardado tanto en sentenciar que las medidas adoptadas por los gobiernos espa帽oles - el nacional y los auton贸micos - eran ilegales ya que ilegal era el estado de alarma bajo el que se amparaban. La pretensi贸n pues de vacunar de forma masiva a ni帽os y adolescentes -s in necesidad ni justificaci贸n real - y seguir someti茅ndoles a la tortura de los bozales y al distanciamiento social es nauseabunda y demuestra que nuestra aborregada sociedad se ha vuelto rematadamente loca.

14) 驴Tiene sentido lo que dice la Virolog铆a?

Todo lo antedicho en este resumen se basa en los fundamentos de la Virolog铆a y muchas de las explicaciones se enmarcan en un concreto contexto: los virus existen y son agentes pat贸genos que pueden enfermarnos. Pues bien, no podemos - ni debemos - terminar este texto sin recordar que seg煤n el conocido vir贸logo alem谩n Stefan Lanka los virus ni son microbios - no son seres vivos -, ni tienen capacidad infectiva por lo que la Covid-19 no puede haberla causado un coronavirus como el
presunto SARS-CoV-2. Y apoya b谩sicamente sus afirmaciones asegurando que la Virolog铆a es una disciplina que carece de fundamento por las siguientes razones:

- Los vir贸logos asumen que cuando mueren c茅lulas in vitro se debe a virus obviando la posibilidad de que sea por inanici贸n y/o toxicidad, err贸nea interpretaci贸n que se basa en un 煤nico art铆culo publicado en junio de 1954 por John Franklin Enders y T. C. Peebles.

- Todos los virus se han construido mediante programas inform谩ticos de manera te贸rica 鈥 artificial - usando los fragmentos de material gen茅tico que quedan al morir las c茅lulas. Lo que se hace es alinear a voluntad las secuencias introducidas en el programa hasta construir un genoma que luego se presenta como el del virus. Y para que no se ponga en duda no se intenta recrear esa misma cadena gen茅tica larga (el supuesto genoma viral) con el mismo procedimiento pero partiendo de informaci贸n gen茅tica obtenida de una fuente no infectada.

- La alineaci贸n que da lugar al supuesto genoma viral se hace tomando como referencia el genoma de otro virus pero resulta que TODOS los genomas publicados son artificiales, no hay ninguno obtenido por aislamiento, purificaci贸n y secuenciaci贸n. Y, obviamente, con esos fragmentos se puede construir un genoma o varios distintos.

- Nunca se ha aislado virus alguno en plantas, animales o humanos; ni en sus partes ni en sus fluidos. Es pues imposible comprobar si alguien est谩 realmente infectado por 茅l.

- Los vir贸logos nunca han aislado las supuestas 芦part铆culas virales禄 que presentan mediante im谩genes tomadas con microscopio electr贸nico. Tampoco las han caracterizado bioqu铆micamente ni han obtenido de ellas el presunto material gen茅tico viral. Nunca han realizado - al menos no lo
han publicado - experimentos de control en los que se demuestre que tras aislar esas part铆culas haya en ellas las prote铆nas virales adscritas al virus en cuesti贸n (por ejemplo las que conformen la c谩pside del virus).

- Los vir贸logos interpretan como 芦virus禄 o 芦componentes virales禄 lo que en realidad son componentes t铆picos de c茅lulas y tejidos moribundos o las estructuras t铆picas que se forman cuando se arremolinan componentes celulares como prote铆nas, grasas y disolventes. Y tampoco se hacen
experimentos de control realizando el mismo procedimiento pero con c茅lulas o tejidos 芦no infectados禄 para comprobar si se aparecen tambi茅n esas peque帽as burbujas que se interpretan como virus.

- Los llamados experimentos de contagio que los vir贸logos llevan a cabo para demostrar la transmisibilidad y patogenicidad de los supuestos virus refutan por s铆 mismos toda la Virolog铆a. Es evidente que en los experimentos con animales que realizan son los propios experimentos los
que provocan los s铆ntomas que se interpretan como prueba de la existencia y efecto de los supuestos virus., por supuesto, tampoco se llevan a cabo experimentos de control consistentes en hacer exactamente lo mismo pero con materiales esterilizados que se presumen como no infectados.

En fin, en ciencia hay una regla b谩sica indiscutible: quien afirma algo debe probarlo de forma clara, comprensible y verificable; lo dem谩s cae en el terreno de la fe. Sin embargo, muchos vir贸logos llevan d茅cadas violando esa ley con sus afirmaciones y actos y de ah铆 que Stefan Lanka asegure que est谩 dispuesto a llevar a tales estafadores ante la justicia dada la crisis en la que por culpa de su falta de 茅tica y principios vive el mundo. As铆 lo expresa en el libro Corona: Weiter ins Chaos oder
Chance f眉r ALLE? (Corona: 驴nos sume en el caos o es una oportunidad para TODOS?).

15) 驴La enfermedad la causa un virus o las radiaciones electromagn茅ticas de la telefon铆a?

El bi贸logo espa帽ol especializado en Microbiolog铆a Bartomeu Payeras i Cifre - profesor de Matem谩ticas, F铆sica y Qu铆mica - public贸 el 14 de abril de este a帽o un elaborado informe seg煤n el cual existe 芦una clara y estrecha relaci贸n entre el 铆ndice de casos de coronavirus y la ubicaci贸n de antenas 5G禄. Dos meses y medio despu茅s -el 30 de junio- publicar铆a un nuevo trabajo documentado, serio y riguroso (139 p谩ginas) que sin embargo fue ignorado por nuestras autoridades y los grandes medios de comunicaci贸n que tras dar cuenta inicialmente de 茅l no volvieron a mencionarlo. Simplemente se silenci贸. Seg煤n nos dir铆a entonces a su juicio los casos de afectados y muertos que se achacan a la Covid-19 est谩n relacionados sin duda alguna con las radiaciones
electromagn茅ticas de la tecnolog铆a 5G. Pues bien, en diciembre de 2019 su sospecha la corroborar铆a el Dr. Jos茅 Luis Sevillano, m茅dico espa帽ol que trabaja en la poblaci贸n francesa de Tanus cercana a Toulouse, tras descubrir que muchos vecinos afectos de la sintomatolog铆a hoy considerada caracter铆stica de la Covid-19 la sufr铆an antes de declararse la supuesta pandemia y constatar que 隆donde m谩s enfermos hab铆a es donde m谩s antenas de telefon铆a hab铆a!

En enero de 2021 los doctores Beverly Rubik  y Robert R. Brown publicaron un trabajo seg煤n el cual las radiofrecuencias de las comunicaciones inal谩mbricas -incluidas las microondas y las ondas
milim茅tricas -, especialmente las emitidas por la tecnolog铆a 5G, est谩n sin duda relacionadas con la Covid-19. El trabajo se titul贸 鈥淓vidence for a Connection between COVID-19 and Exposure to Radiofrequency Radiation from Wireless Telecommunications Including Microwaves and Millimeter Waves (Evidencia de la conexi贸n entre la COVID-19 y la exposici贸n a la radiaci贸n de radiofrecuencia de las telecomunicaciones inal谩mbricas, incluidas las microondas y las ondas milim茅tricas), se public贸 en OSFPreprints y en 茅l se concluye que las radiofrecuencias - en particular, las de la tecnolog铆a 5G - debilitan el sistema inmune aumentando la virulencia de la enfermedad. Es m谩s, afirman que contribuyen a la hipercoagulaci贸n, alteran la microcirculaci贸n, reducen los niveles de hemoglobina y eritrocitos exacerbando la hipoxia, causan inmunosupresi贸n e hiperinflamaci贸n, aumentan el estr茅s oxidativo y la producci贸n de radicales libres, empeoran las arritmias y los trastornos card铆acos, exacerban la lesi贸n vascular y el da帽o org谩nico y, adem谩s,
aumentan intracelularmente los cationes de calcio (Ca2+).

Cabe a帽adir que posteriormente el qu铆mico y bi贸logo espa帽ol Pablo Campra Madrid encontr贸 en varios viales de vacunas 110 objetos microm茅tricos de los que 8 parecen ser de grafeno - pudiendo serlo igualmente otros 20 - habiendo quienes de ello han inferido que se est谩 introduciendo a prop贸sito en las personas a trav茅s de las vacunas micropart铆culas de 贸xido de grafeno - e incluso otros nanomateriales de tipo ferromagn茅tico - que tras interactuar con nuestro ADN permitir铆an
emitir y recibir se帽ales. Incluso hay quienes aseveran que las mismas pueden captarse a trav茅s del bluetooth de un m贸vil. 

                                                                          Jos茅 Antonio Campoy
                                     (Revista Discovery Salud n潞 255, enero 2022)




Fuente: Terraindomita.blackblogs.org