October 25, 2020
De parte de Indymedia Argentina
203 puntos de vista

Durante siglos, la fe ha sido central en la vida e identidad del pueblo armenio. La fe cristiana ha sido la que ha construido las iglesias y catedrales que sirven de huella de armenidad en Anatolia, el Ca煤caso y todo el mundo. Sin embargo hoy, esa fe, ya no necesariamente cristiana sino fe en cuanto a esperanza, es un camino minado.

Hace 2 a帽os, una 鈥渞evoluci贸n de terciopelo鈥 refresc贸 el ambiente pol铆tico armenio y trajo a Nikol Pashinyan al poder. Sin dudas, esto abri贸 una luz de esperanza de renovaci贸n y mejora de la vida en Armenia, que ven铆a de a帽os con sistemas pol铆ticos manchados con autoritarismo y corrupci贸n. Pashinyan se convirti贸 en una figura de expectativa de que una Armenia diferente y mejor era posible. Inequ铆vocamente, lo que Pashinyan s铆 trajo fue un liderazgo que estaba legitimizado por la poblaci贸n de Armenia, como un resultado consumado de la 鈥渞evoluci贸n鈥. As铆, los pasos que tomaba el gobierno ten铆an la confianza de que eran pasos respaldados por el pueblo, acciones que representaban el querer y desear del pueblo armenio.

Esto es sin dudas central, ya que del otro lado del conflicto actual en Nagorno Karabagh, el presidente de Azerbaiy谩n, Ilham Aliyev, viene de un sistema autoritario y nepotista. Pero el hecho de que la democracia de Azerbaiy谩n no sea muy ejemplar, no significa que las acciones de Aliyev, y en especial en estos momentos de guerra, no representen ni gu铆en el sentir y querer actual del pueblo azer铆.

La guerra en el territorio que se est谩 dando entre Armenia y Azerbaiy谩n tiene tambi茅n un escenario de voces virtuales. Aunque el contexto mundial de pandemia ha mermado el potencial m谩ximo de las protestas o marchas presenciales, que las hay y muchas, las di谩sporas como los ciudadanos de ambos pa铆ses tambi茅n han llevado sus activismos y las intenciones de impactar a las redes sociales. Una lucha de propaganda y discursos de odio y fanatismo se da en cualquier espacio que trate el tema, adornada con trolls y el conflicto indio-pakistan铆 que hace un cameo pintoresco de vez en cuando.

Hay mucha pasi贸n y fanatismo en ambos lados. Posiciones encontradas que parecieran hacer imposible un entendimiento y resoluci贸n pac铆fica del conflicto. Esta semana, Pashinyan dijo que ya no era posible una soluci贸n diplom谩tica al conflicto. No s贸lo eso, dijo que era todo o nada, y llamaba a cada armenio a levantar las armas para defender Armenia. Hay una 茅pica dentro y fuera de Armenia que est谩 transformando este conflicto en una epopeya de sobrevivencia del pueblo armenio. Una epopeya donde no necesariamente hay un h茅roe carism谩tico, sino decenas y centenas de j贸venes armenios que cada d铆a pierden su vida. Pero estos m谩rtires no son s贸lo defensores de los armenios de Nagorno Karabagh, ni de 鈥渆l pueblo armenio鈥. Son j贸venes que tienen familias, familias que est谩n gestando generaciones de trauma, familias rotas, y lo mismo sucede en Azerbaiy谩n. Al principio del conflicto le铆a que los mercenarios sirios del lado azer铆 estaban siendo usados como carne de ca帽贸n. Hoy, siento que ya todos son carne de ca帽贸n. Las p茅rdidas de vidas son tremendas en ambos lados; para Armenia, los alrededor de 1000 muertos ya significan en proporci贸n a la poblaci贸n de Armenia el equivalente a los 60,000 estadounidenses fallecidos en la Guerra de Vietnam, que dur贸 20 a帽os. Esta guerra lleva s贸lo un mes. En un pa铆s de apenas 3 millones de habitantes, en unos d铆as o semanas seguramente todos los armenios tendr谩n un familiar o cercano que haya fallecido en el conflicto.

El costo de la guerra en Nagorno Karabagh/Artsakh no puede ser una generaci贸n entera de trauma. El pueblo armenio ya tiene la marca del genocidio en su historia y no se puede permitir otro genocidio de su generaci贸n de hombres j贸venes en pos de una victoria incierta. Hay realidades que los armenios, y en especial su di谩spora, tienen que ver y aceptar. Armenia va a seguir siendo vecina de Azerbaiy谩n, y de Turqu铆a. Va a seguir estando entre Georgia e Ir谩n. Nagorno Karabagh puede 鈥渟er Armenia鈥, pero hay 7 provincias a su alrededor que est谩n ocupadas por las fuerzas armenias y que ten铆an poblaci贸n azer铆 鈥揷asi medio mill贸n de habitantes- que fue desplazada, y que hasta el d铆a de hoy no pueden volver a sus casas (en muchos casos adem谩s, sus casas y pueblos han sido demolidos). Principalmente en estas 7 provincias es donde hoy en d铆a est谩n muriendo los j贸venes armenios. Artsakh se transform贸 en el imaginario armenio en un territorio mucho m谩s grande lo que es Nagorno Karabagh, ignorando as铆 el sufrimiento del pueblo azer铆 que fue desplazado.

S铆, es cierto que tambi茅n hay cientos de miles de armenios que fueron desplazados y cientos asesinados en Baku, Sumgait, y otros lugares de Azerbaiy谩n a finales de los 鈥80. Pero tambi茅n al mismo tiempo fueron desplazados cientos de miles azer铆es de Kapan, Sisian, y otros lugares de Armenia. As铆, la historia de odio entre Armenia y Azerbaiy谩n parece interminable, un constante ojo por ojo, diente por diente. Estos desplazados armenios y azer铆es tienen que tener voz en la b煤squeda de soluciones pac铆ficas y de convivencia futura. Ellos son justamente el ejemplo viviente de c贸mo en alg煤n momento s铆 vivieron juntos. Como el t铆tulo de un documental que recomiendo a todos ver, son todas 鈥淧artes de un c铆rculo鈥 vicioso de violencia, que se est谩 repitiendo hoy en d铆a en la guerra actual. Se bombardean civiles en Ganja (ni quiero entrar en la conspiranoia de la deshumanizaci贸n del otro que plantea un auto-atentado) en respuesta al bombardeo constante de Stepanakert o al del hospital de Martakert, hasta esperar que Azerbaiy谩n vuelva a bombardear civiles armenios en respuesta. Nadie se va a guardar el lujo de no responder.

La esperanza (驴y la estrategia?) de los armenios parece estar en que haya presi贸n internacional para 鈥渇renar鈥 a Azerbaiy谩n (y Turqu铆a). Tienen una velita prendida a Rusia (que durante la reciente revoluci贸n muchos denostaban), a EEUU (ocupado con sus elecciones), y a no s茅 qui茅n m谩s. Ni hablar de la vela prendida a la nieve, donde se espera que la crudeza del invierno detenga las ofensivas, como si despu茅s del invierno no llegara la primavera. 驴Piensan que habr谩 m谩s compasi贸n o empat铆a de occidente porque son un pueblo cristiano? Eso no import贸 en Afrin, no import贸 en Tal Tamer, no import贸 en Kessab; lugares con alta poblaci贸n cristiana -y armenia- invadidos por Turqu铆a en el norte de Siria.

Durante 30 a帽os, Armenia vio c贸mo Azerbaiy谩n se enriquec铆a 鈥搚 enriquec铆a su capacidad militar- sin pensar en que eso significaba que el status quo iba a cambiar. A principios de agosto, Pashinyan visit贸 Nagorno Karabagh y exclam贸 que se deb铆a unificar con Armenia. Hoy en d铆a, parte de su 鈥渕ilitancia鈥 y de muchos armenios es que se reconozca la independencia de Artsakh, que ni Armenia reconoce todav铆a. Yo me pregunto, si la comunidad internacional todav铆a no hizo nada (m谩s all谩 de que Canad谩 le dej贸 de vender webcams a Turqu铆a), 驴Qu茅 est谩n esperando? 驴Est谩n esperando que haya una gran masacre de civiles armenios en alg煤n lugar que conmueva a alguien de la comunidad internacional? Pashinyan y la ret贸rica de 鈥渢odo o nada鈥 est谩 llevando a Armenia a un camino en el cual si no se llega al todo, se tendr谩 nada; Nagorno Karabagh quedar谩 vac铆a de habitantes armenios, desplazados por la guerra, ser谩 parte de Azerbaiy谩n, y los armenios traumatizados ver谩n como perdieron familiares, mientras por la ventana ven c贸mo el acervo cultural es destrozado, como en Julfa. Y si se llega al 鈥渢odo鈥, ser谩 la semilla de una continuaci贸n del conflicto, porque el medio mill贸n de azer铆es desplazados por la guerra de los 90 sigue existiendo y siendo parte de la sociedad azer铆 contempor谩nea, y porque las 7 provincias colindantes seguir谩n siendo consideradas bajo ocupaci贸n, ya que nunca fueron parte siquiera del 贸blast aut贸nomo de Nagorno Karabagh durante la 茅poca sovi茅tica. La fe en una guerra liberadora es el peor camino para Armenia. Armenia tiene que reconocer que tiene que negociar, que tiene que reconocer a Azerbaiy谩n y los azer铆es como un actor serio (y no un dictador loco sobre un pueblo fanatizado), y apostar a un futuro de convivencia, porque ese es el 煤nico futuro de la Rep煤blica de Armenia. Ya existen propuestas de paz que suger铆an devolver las 7 provincias colindantes a Azerbaiy谩n y discutir el status de Nagorno Karabagh m谩s adelante. Y Armenia ha puesto m谩s trabas que Azerbaiy谩n en acordar. Sin ir m谩s lejos, Levon Ter Petrosyan, presidente de Armenia entre 1991 y 1998, originario de Nagorno Karabagh y l铆der a fines de los 80 del movimiento artasaj铆 de unificaci贸n con Armenia, tuvo que renunciar a la presidencia por presiones internas tras haber avanzado mucho en el proceso de un acuerdo de paz con Azerbaiy谩n que acordaba cesiones de territorio, entre otros puntos.

Si Armenia consigui贸 un l铆der carism谩tico en Pashinyan que termine la corrupci贸n, tiene que reclamar en 茅l o en otra persona un l铆der que los lleve a la paz, no a la guerra. Tiene que haber espacios donde voces armenias puedan pedir por la paz, no por la guerra. Generar soluciones, no m谩s conflicto. Y lo mismo voces azer铆es. Tiene que haber di谩logo, empat铆a y reconocimiento del otro. Es cierto que la guerra la empez贸 Azerbaiy谩n. Pero la dura realidad es que la guerra nunca termin贸, s贸lo hab铆a una tregua que dur贸 muchos a帽os. Los armenios cometieron el error de no negociar cuando ten铆an las cartas a su favor. Ahora, con las cartas en contra, la estrategia no puede ser la fe en los otros (que Azerbaiy谩n no ataque, que Rusia ayude, que Turqu铆a no asista, que EEUU diga algo) en vez de en s铆 mismos por una soluci贸n pac铆fica, no en s铆 mismos en cuanto a la valent铆a de los soldados que morir谩n en pos de una epopeya que se recordar谩 en 200 a帽os en un monumento, pero arruinar谩 el presente de millones de armenios. Y ese debe ser el inter茅s de los armenios y la di谩spora. El bienestar de los armenios, en la rep煤blica de Armenia, en Nagorno Karabagh, en Georgia, en Turqu铆a, y en tantos otros lugares.




Fuente: Argentina.indymedia.org