December 15, 2021
De parte de Briega
273 puntos de vista

La fotograf铆a popular, de las salas de museos a formar parte de la ofensiva

Importamos c贸digos de comunicaci贸n que no expresan nuestra realidad social y cultural. Debemos buscar la generaci贸n o, para decirlo adecuadamente, la recuperaci贸n de mensajes locales que puedan producir lenguajes comunes, que correspondan con unidades sociales reales. Una de las formas de poner de pie lo que est谩 de cabeza, es que los sectores populares recuperemos nuestra imagen, rostro, palabra. Pero a煤n m谩s importante es que esta tarea sea realizada por nosotrxs mismxs desde la acci贸n directa, y que esta labor sea asumida como parte importante de la lucha por nuestro derecho a formar parte activa de la realidad. Se propone entonces caminar de la mano de la consigna: 隆Toma los medios, s茅 los medios, haz los medios!

La fotograf铆a no es un fin 煤nicamente, sino muchas veces un medio. Puede ser tambi茅n un extraordinario veh铆culo de registro de la vida aparentemente m谩s prosaica o cotidiana. Esta facilidad de la fotograf铆a para la combinaci贸n entre abstracci贸n y concreci贸n, entre cabeza y coraz贸n, entre arte y pol铆tica, la convierte en un medio muy adecuado a las tareas de organizaci贸n popular hoy: generaci贸n de identidad, de un espacio de autodefinici贸n, de di谩logo y autoreconocimiento. Y al mismo tiempo arma de lucha, denuncia, herramienta de confrontaci贸n ideol贸gica.

El fot贸grafo profesional es un t茅cnico de la imagen, un 鈥渁rtista鈥. Por otra parte, ajeno a criterios est茅ticos r铆gidos, t铆tulos ornamentales, purismos o corrientes de dudosa procedencia (y de dif铆cil lectura) un/una/unoa fot贸grafx popular es, en cambio, una persona que sin precisar una multitud de recursos t茅cnicos o est茅ticos, maneja un mensaje sobre el cual tiene much铆simo conocimiento. Para entender esto debemos reparar entonces en el hecho de que la/el fot贸grafx popular est谩 retratando su vida, est谩 registrando algo que conoce muy bien, su contexto social, porque lo lleva consigo como lleva la piel. Este/a fot贸grafx 鈥渟iente鈥 lo que est谩 fotografiando porque es su vida lo que registra. La/el fot贸grafx registra con la c谩mara una realidad que conoce, registro que se produce a trav茅s de un mecanismo que tiene mucho de instintivo, impulsivo, y al registrar esa realidad en un producto (la fotograf铆a), se reconoce en ella. Busquemos, pues, que el contenido est茅 por encima de la t茅cnica, ejercitando al paso ambas manifestaciones de la imagen.

Do帽a Silberia toma fotograf铆as de su comunidad, en el marco de un Taller de Fotograf铆a Social en M茅xico, mismas que servir谩n posteriormente para ilustrar paisajes de su pueblo en algunas clases de alfabetizaci贸n. Se busca as铆 que las im谩genes sean pensadas desde el interior de la comunidad, aportando escenas y c贸digos de comunicaci贸n m谩s cercanos.

La fotograf铆a se abre tambi茅n, por lo tanto, como medio de contemplaci贸n, an谩lisis y reflexi贸n cr铆tica de la realidad cotidiana. Para ello, se hace necesario sacar al barrio las expresiones gr谩ficas, para que agiten, incomoden, conmuevan. Que irrumpan as铆 en la diarrea digital de im谩genes que promueven la inacci贸n desde la supuesta belleza de un mundo con filtros, y nos ofrezca otra posibilidad para reunirnos, colectivizar reflexiones y generar comunidad. De la foto pasemos al mensaje, al discurso, a la propuesta ideol贸gica. As铆, la fotograf铆a, conectada a sujetxs sociales y a proyectos colectivos, deja de ser objeto de contemplaci贸n para convertirse en impulso para la acci贸n.

Narremos a trav茅s de la imagen nuestra realidad y as铆 luchemos por apropiarnos del poder de la imagen ante la cultura del silencio. Impedidxs de hablar, disputemos la recuperaci贸n del discurso. Desde la lente dominante, hemos sido arrinconadxs y despreciadxs, deformadxs por turistas, periodistas, soci贸logos, antrop贸logos y comunicadores, que hablan por nosotrxs. Se propone entonces un cambio de roles, un paso a la ofensiva. Colocarse detr谩s de la c谩mara y poner nuestra mirada/perspectiva en la imagen. Derribar al capitalismo pasa tambi茅n por corroer sus criterios est茅ticos en todos lo 谩mbitos de la vida as铆 que, fuera de ellos, denunciemos, narremos, compartamos, fotografiemos nuestra realidad desde nuestro campo visual, desde nuestra vida. Que la fotograf铆a nos lleve a las calles, al encuentro, y a la acci贸n.

 




Fuente: Briega.org