June 8, 2021
De parte de La Peste
213 puntos de vista


Sin duda, la realidad supera a su interpretaci贸n por m谩s inteligente que esta sea.  Sin embargo, en el juego inevitable de su comprensi贸n los interpretantes apuestan el sentido de s铆 mismos  porque est谩n inevitablemente 鈥渃ondenados鈥 a asignar significaci贸n a todo lo que en el mundo los interpela, pese a que ese todo desafiante o totalidad interpeladora  parezca sin sentido, un caos de la Modernidad resistente a su escrutinio reflexivo por absurdo, una objetivaci贸n fallida, un ordenamiento imposible. Cuando decimos caos, nos estamos refiriendo a la noci贸n de 鈥渃aos contenido鈥 con la cual Sheldon Wolin, describi贸 a la sociedad.

En este juego nos colocamos ante nosotros mismos, emplaz谩ndonos, creyendo conocernos o reconocernos, a riesgo de salir perdiendo o derrotados por la incomprensibilidad de la realidad cuando se nos muestra absurda desde nuestra acci贸n sentidizadora hermen茅utica, semi贸tica o deconstructiva.  La imposibilidad de atribuirle sentido al absurdo, parad贸jicamente, nos conduce tambi茅n a buscar defensivamente el propio sentido ante el sinsentido que nos rodea tr谩gicamente, que no es otro que la lucha contra  el extrav铆o del sentido de la existencia propia para sobrellevarla y realizarla a contrapelo. A pesar de que a veces, o casi siempre, la lucha es consigo mismos.

Lucha por suturar la cesura entre nuestros deseos de trascender humanamente y la decepci贸n ante la inhumanidad dominante en el mundo.    Por ello creemos que en el presente mundano de nuestro transcurrir se trata de asumir la vida consciente de la necesidad de liberar al sentido existencial del sinsentido que prevalece, y que se expresa en las diversas formas de alienar los modos libertarios de realizar la existencia, atendiendo en primer lugar a hacer prevalecer las condiciones que garanticen la reproducci贸n de la vida principalmente ante la embestida masiva de la muerte. Muerte propiciada, para el caso de la pandemia actual, por ejemplo,  por el desdoblamiento genocida de una parte de nosotros (pocos)  contra s铆 mismos (las mayor铆as)  al anteponer arbitrariamente su poder e intereses neoliberales mezquinamente al acaparar e impedir el acceso a las vacunas anticovid-19 de los pa铆ses empobrecidos por aquellos mismos.  Pandemia provocada tambi茅n por ellos al actuar depredadoramente contra la otredad de la naturaleza como lo contin煤an haciendo en la Amazon铆a.

 Frente a este contexto, descubrimos por el dolor de la sensibilidad y la negaci贸n de las injusticias, desigualdades, depredaciones de la naturaleza, hambres, pobrezas, explotaciones y dominaciones  de los otros, manipulaciones, alienaciones, genocidios, ret贸rica de los derechos, prevalencia de la fuerza y violencia de los poderes, pandemias,  etc茅tera, que nuestra incomprensi贸n deviene de un rechazo 茅tico-moral a aceptar la realidad en esas condiciones indignificadoras.  Es entonces cuando la realidad, el caos ya incontenible, se nos vuelve dram谩tica y tr谩gicamente  interpretable  pese a nuestras limitaciones para aprehenderla comprensivamente en su imposible totalidad, pero descubriendo que lo que est谩 esencialmente en juego es la preservaci贸n de la vida contra el imperio de la muerte. Es cuando rechazamos al sin sentido de lo absurdo que induce retroactivamente darle la espalda al mundo, asumiendo la irresponsabilidad ante 茅l y los dem谩s, e insurge contrariamente  la opci贸n 茅tica de la rebeld铆a, que se realza y justifica cuando se hace multitud animada como en las actuales circunstancias en Colombia, Chile, Brasil, Bolivia, etc茅tera.

La rebeli贸n como intento esperanzador de saltar los l铆mites impuestos y la brecha entre el deseo y la decepci贸n debida a la neutralizaci贸n que propician  las alienaciones de los poderes, para alcanzar la libertad plena de la existencia realizadora en el accionar de la rebeli贸n multitudinaria y cotidiana, como est谩 ocurriendo en casi todas las naciones de Indoafrolatinoam茅rica y el Caribe, porque fuera de ella, la libertad es una quimera al no tener contexto por cuanto se est谩 definiendo en el liberador encuentro emp谩tico o afectual con los dem谩s para actuar como socialidad pol铆tica autogobernante insurgente de los cuerpos libres al reconocerse subjetivamente como iguales-diferentes, sintiendo y sinti茅ndose juntos para enfrentar la muerte y reivindicar el goce de la fuerza vital en la existencia 茅tico-est茅tica sin alienaciones, explotaciones, dominaciones, manipulaciones, pandemias, etc茅tera, de los poderes neoliberales.  La experiencia existencial libertaria de los cuerpos vinculados afectualmente en la lucha de calle, es lo que les ha animado y dado persistencia y permanencia, suscitando la empat铆a internacional con sus combates antiestatistas y antirepresentacionistas.

 Pareciera que el tan denostado 鈥渆stado de naturaleza鈥 desde Hobbes y Locke, en tanto reconocimiento de intereses singulares y comunes al margen de la sociedad civil y el Estado, de su contrato social y leyes, hubiera desatado sus amarras y con apasionamiento asaltara y asumiera el control de su destino. Son las pulsiones de los deseos libertarios, la subjetividad consciente, a modo de infrapol铆tica o emergencia de opciones pol铆ticas-antipol铆ticas, parad贸jicas o ambivalentes, alternativas a las ya agotadas por estatistas, representativistas y burocr谩ticas, las micropol铆ticas articuladas horizontalmente sin el control de c煤pulas dirigentes partidistas, por m谩s que estas quieran manipuladoramente imponerse, las que primordialmente impulsan las rebeliones contra el estatismo y todas la representaciones burocr谩ticas, y no principalmente los efectos de las crisis econ贸micas, sociales, pol铆ticas o de la pandemia. Para percibir esto, bastar铆a con darse cuenta que las agregaciones corporales de las manifestaciones multitudinarias, no temen y desaf铆an al contagio virulento por la proximidad f铆sica.  Es en esta perspectiva que pensar y actuar cr铆ticamente consiste en corroer y socavar el sentido, mejor, el sinsentido, de las representaciones ideol贸gicas y valoraciones mercantiles del poder neoliberal dominante en todas sus manifestaciones, as铆 como el sinsentido estatista, representativista y burocr谩tico de las izquierdas dogm谩ticas, reformistas y claudicantes.

Reivindicamos las multitudes como accionar impugnador y transformador masivo de los pueblos en lucha de calle primordialmente, no 煤nicamente, sin ser masa de maniobra, sino singularidades cohesionadas por la empat铆a y la afectualidad como nuevas formas de relaci贸n social sustitutivas de las individualistas y competitivas, anunciadoras del nuevo tipo de sociedad que se desea.  El concepto de pueblo, en la acepci贸n te贸rico-pol铆tica del liberalismo burgu茅s, figura bajo la ficci贸n discursiva de que en 茅l  radica  la presunta soberan铆a de la democracia representativa, cuando se sabe que 茅sta es traducida o trans-sustanciada, mediante la expropiaci贸n electoral al elegir sus 鈥渞epresentantes鈥, que deciden sin el pueblo y contra 茅l, expropiando su capacidad decisional, alien谩ndola en la soberan铆a del Estado que practica luego el despotismo contra el pueblo al apropiarse de los derechos conquistados cuando se  atribuye, seg煤n el contrato social que impone hegem贸nicamente, la prerrogativa legal de administrarlos.  De aqu铆 la legitimidad del pueblo de insurgir multitudinariamente con rebeld铆a contra el estatismo y la representaci贸n exigiendo y proponiendo la democracia radical del autogobierno popular.

Jorge D铆az Pi帽a

Recibido el 6 de junio del 2021


Colaboraciones a edicionesapestosas[arroba]riseup.net


Comunidad La Esperanza: el experimento libertario en Gran Canaria + Entrevista a miembro de la FAGC torturado por la Guardia Civil

Capi Vidal: Colin Ward y la anarqu铆a en acci贸n

Regi贸n colombiana: Abolir el Estado, Constituir las asambleas !!!

Cuidados mutuos y crisis civilizatoria: una lectura desde Abya Yala




Fuente: Lapeste.org