February 27, 2023
De parte de SAS Madrid
741 puntos de vista

La experta en intervenci贸n social analiza la situaci贸n de los centros de mayores y destaca la importancia de poner el foco en los derechos de los mayores a disfrutar tanto de la comida como de su d铆a a d铆a.

El estado de las residencias de mayores en Espa帽a ha abierto numerosos debates en todos los rincones del pa铆s. Fotos sobre la mala calidad de las comidas, infraestructuras deterioradas, falta de material higi茅nico y personal han sido algunas de las carencias que tanto trabajadores como familiares de personas que necesitan cuidados en centros de mayores han denunciado en reiteradas ocasiones.

En una entrevista con P煤blico, Lourdes Bermejo, geront贸loga con m谩s de 25 a帽os de experiencia en el sector, indica algunas de las claves para atender algunas limitaciones de la atenci贸n a los mayores en la actualidad, as铆 como de qui茅n, a su juicio, es responsabilidad que esta situaci贸n mejore.

La experta en intervenci贸n social denuncia que la calidad y la atenci贸n en los centros de mayores “no puede ser un asunto del que la Administraci贸n se desentienda”, y llama a las 17 comunidades aut贸nomas a implicarse de lleno en los derechos de los mayores a vivir dignamente y a disfrutar de la vida durante todas sus etapas. “Sean residencias p煤blicas, concertadas o privadas, nadie debe mirar hacia otro lado cuando procedan indebidamente. Se trata de tratar a las personas con dignidad y atenderlas conforme a sus necesidades”, asevera.

Bermejo compara el funcionamiento de los centros de mayores con el de los comedores comunitarios y “aboga por una organizaci贸n que se ajuste a las necesidades y gustos de todas las personas”. “Hay residencias mal铆simas, donde no se cuida la calidad de la materia prima, la elaboraci贸n, la cantidad o la presentaci贸n. Pero por suerte son una minor铆a“, a帽ade la geront贸loga.

Familias y asociaciones han se帽alado abusos y dejaciones a mayores en residencias en diferentes comunidades, aunque donde m谩s casos se han detectado es en las grandes capitales, como Madrid. Entre las causas se encuentra, por un lado, el coste de la vida, que es mucho mayor en comparaci贸n con zonas m谩s rurales; y la inversi贸n, pues es la comunidad donde se firman los contratos m谩s bajos para financiar los men煤s.

Durante su conversaci贸n con este medio, Bermejo muestra preocupaci贸n por el estado de alarma que puede llegar a generar el hecho de que las administraciones competentes no sancionen ni intervengan estos centros con malas pr谩cticas. Lamenta que el dudoso servicio de unos pocos opaque el enorme esfuerzo que realizan la gran mayor铆a de los profesionales por cuidar a los mayores en todo el pa铆s.

Adem谩s, la especialista pone de relieve la enorme variabilidad en el espectro de las residencias, donde se puede encontrar “desde centros en los que nadie comer铆a, hasta equipos con mucho cari帽o y una forma de cuidar excepcional”. Insiste en que son precisamente esos lugares hacia los que se debe mirar y, sobre todo, dotar de financiaci贸n para que no decaigan y contin煤en mejorando la calidad y esfuerzo en la asistencia que prestan.

“Adem谩s de la voluntad de las direcciones de los centros, para dar bien de comer hacen falta recursos”, advierte. La especialista hace referencia a los 铆nfimos conciertos que ofrecen muchas administraciones para gestionar los centros y asegura que, a pesar de que los trabajadores hacen todo lo posible por generar espacios c贸modos y afables, “en ocasiones la falta de medios les impide ofrecer el servicio que desear铆an”.

As铆, la geront贸loga, muy cr铆tica con los contratos a la baja, se pregunta c贸mo pretenden los gobiernos que las residencias puedan ofrecer servicios de calidad si tras la debacle econ贸mica que supuso la pandemia y la creciente inflaci贸n el presupuesto sigue siendo el mismo: “La calefacci贸n, la luz, los alimentos frescos, el material, la formaci贸n para los trabajadores han sido recortados en m煤ltiples centros porque pocas regiones han dado m谩s fondos”.

Incentivar las buenas pr谩cticas

Aunque es consciente de que todav铆a queda mucho por hacer, empezando por redactar una regulaci贸n rigurosa y actualizada a los tiempos que corren, Bermejo reivindica las propuestas para mejorar el d铆a a d铆a de los mayores que han prosperado. Afirma, de acuerdo con su experiencia profesional, que cada vez hay m谩s posibilidad de cooperaci贸n entre mayores, familiares y gestores de las residencias para hacer de la vejez una etapa a disfrutar.

Destaca la creaci贸n de 贸rganos de participaci贸n “por los cuales los residentes dicen si les gusta o no les gusta la forma de preparaci贸n de las comidas”, que cuentan con todas las personas que puedan ser capaces de manifestar su opini贸n verbalmente. Adem谩s del dise帽o de men煤s con alimentos frescos, cero procesados, y adaptados a las necesidades nutricionales de cada cual. 

“Hay centros donde incluso se est谩n practicando nuevas t茅cnicas con texturizados para que tengan un aspecto agradable y que aquellos que no pueden masticar bien, mantengan una alimentaci贸n correcta”, expresa Bermejo, en contraposici贸n con otras residencias “donde muchos mayores se van a la cama sin cenar porque no les gusta lo que hay”. Justamente para darle la vuelta a estas situaciones, la geront贸loga apuesta, aparte de la financiaci贸n, por visibilizar las buenas pr谩cticas: “Es sorprendente que todav铆a no exista un estudio para saber qu茅 tanto por ciento de las residencias son de buena calidad y cu谩les no”.

Bermejo explica que el cambio de rumbo en los derechos y atenci贸n a los mayores depende de m煤ltiples factores, si bien se帽ala a los gobiernos y administraciones como punto de partida: “Se requiere un fuerte compromiso para mejorar la formaci贸n de los inspectores de residencias, que en 煤ltima instancia son quienes deben controlar que el servicio sea el deseado”.

Asimismo, llama a las familias a se帽alar todo lo que deba mejorarse en la cotidianidad asistencial. Sospecha que ser谩 la mejor manera de que en el futuro, cuando quienes est茅n en residencias sean los j贸venes de hoy, la adaptabilidad sea 贸ptima: “Ning煤n reglamento establece nada sobre vegetarianos o veganos, por ejemplo, estar铆a bien empezar a introducir cuestiones como estas con el fin de que todos los gustos y voluntades sean respetadas”.

Enlace relacionado P煤blico.es 27/02/2023.




Fuente: Sasmadrid.org