January 28, 2021
De parte de Asociacion Germinal
1,226 puntos de vista

LA GUERRA DE LAS REDES SOCIALES

En 2004, el polit贸logo imperialista norteamericano de origen polaco Zbigniew Brzezinski, escribi贸 un art铆culo dando cuenta de un fen贸meno novedoso mundial que iba a tener graves consecuencias para la pol铆tica del siglo XXI. Por primera vez en la historia del planeta se hab铆a conformado una masa cr铆tica de j贸venes de clase media, educados en universidades, que eran capaces de entender c贸mo funcionaba la pol铆tica de los estados realmente y eran capaces de analizar con competencia la pol铆tica de sus pa铆ses y la geopol铆tica internacional. En el seno de los pueblos hab铆a surgido una clase educada que ya no era tonta y enga帽able para el poder constitu铆do y que optaba por versiones reformistas o revolucionarias de profundizaci贸n de la democracia. Esto constitu铆a para las elites del poder-dinero mundial una 鈥渃risis de la democracia鈥, como dice Noam Chomsky, es decir, el peligro de que las masas intentaran participar en el sistema pol铆tico, no dejando camino libre a los profesionales al servicio de los poderes f谩cticos, y sin someterse al papel pasivo de sumisi贸n y gobernabilidad tranquila y obediente que la democracia real impone a los pueblos. Este capital humano subvertor de la democracia real era un nuevo actor mundial que auguraba trastornos 鈥渉orribles鈥 en la gobernanza de los poderes f谩cticos de siempre, que hab铆an de controlar y dirigir hacia la pl谩cida dominaci贸n de los pueblos ignorantes e incultos pol铆ticamente. Los gobiernos defienden a los ricos de los pobres, por ello, han de estar sometidos al poder del dinero y la nueva potencial disidencia podr铆a tener veleidades de justicia social y de 鈥渘acionalismo鈥(tratar de aumentar el nivel de vida de sus pueblos sin someterse al Imperio de EEUU) que rompieran la paz social y pol铆tica establecida.

Como consecuencia de la desregulaci贸n del sistema financiero y la reinvenci贸n del Capitalismo especulativo desde el mandato del presidente de EEUU Ronald Reagan en los a帽os ochenta, en 2008 se produjo la crisis econ贸mica que removi贸 los cimientos del sistema e hizo que la generaci贸n alfabetizada pol铆ticamente emergiera. Y, en efecto, en 2011, se produjeron los movimientos sociales populares denominados 鈥減rimavera arabe鈥, 15M, Occupy Wall Street, etc provocando una uni贸n popular contra las elites institu铆das. El levantamiento popular uni贸 al pueblo contra la casta pol铆tica y econ贸mica, abjurando de los bipartidismos pol铆ticos profesionales y amenazando la posici贸n de los poderes econ贸micos(tratando de no reconocer la sumisi贸n a la deuda financiera de los pa铆ses que esclavizaba a 茅stos en manos de los acreedores). El pueblo dej贸 de dividirse entre izquierda y derecha, liberales o conservadores, republicanos o dem贸cratas, y se consider贸 el 99% contra una elite mundial del 1%. En los pa铆ses no democr谩ticos se levantar铆an contra las dictaduras expl铆citas. Los gobernados se levantaron contra los gobernantes y amenazaron su posici贸n privilegiada y monopolio pol铆tico.

Pero toda revoluci贸n pol铆tica, a煤n siendo pac铆fica, velaba un arma nueva (barricadas, huelga general, etc) y aparte de un asamblearismo placero de la multitud presencial cara a cara encontr贸 en las nuevas redes sociales telem谩ticas la v铆a de debate interno lejos de la influencia de las elites. Las elites controlaban el sistema econ贸mico, los medios de comunicaci贸n, las universidades, la clase pol铆tica, la cultura, etc Pero ahora, en el nuevo escenario, el pueblo se hablaba a si mismo aut贸nomamente, sin las mediaciones controladas y manipuladas por la elite, y se vi贸 como un sujeto consciente de si y para si. Internet y las redes sociales estaban libres de censuras y el malestar econ贸mico se tradujo en social y pol铆tico. El contagio y la falta de miedo hizo so帽ar colectivamente a las masas que nuevamente entraban a escena con af谩n radical y rupturista, regenerador y com煤n.

La elite contraatac贸. Compr贸 opin贸logos que llenaron las redes sociales de discordia quebrando la unidad del pueblo. Divide y vencer谩s, se dijeron. Divide e impera. Pero las redes sociales no las controlaban pues eran propiedad de empresas privadas guiadas por la maximizaci贸n del beneficio econ贸mico. Y las empresas propietarias, Silicon Valley, establecieron a los algoritmos de la inteligencia artificial para autoregular el tr谩fico de las redes. Estos algoritmos acabaron siendo los dominadores del mundo virtual al gestionar las opiniones, con el 煤nico fin de optimizar el beneficio de la comunicaci贸n vista como negocio, lo que los orient贸 hacia la polarizaci贸n de la gente porque comprobaron que era lo que m谩s hac铆a consumir a los usuarios y maximizaba los beneficios. La polarizaci贸n en todos los pa铆ses en diversos bandos dividi贸 al pueblo. Entonces la elite inici贸 las consabidas operaciones de disidencia controlada. A un lado y otro de la polarizaci贸n, seg煤n las particularidades de cada pa铆s, aparecieron nuevas marcas dirigidas por las elites que partieron en dos a los pueblos. Los mejores revolucionarios se desenga帽aron y volvieron a sus casas mientras la nueva disidencia controlada acab贸 formando nuevos partidos que calleron en manos de psic贸patas y la gente con menos escr煤pulos que aceptaron f谩cilmente someterse a las elites. La deuda se seguir铆a pagando y la polarizaci贸n era el nuevo negocio de la renovada clase pol铆tica, marca blanca de lo anterior, que no serv铆a para nada al pueblo y su unidad sino a ellos mismos y sus situaciones personales. Mientras el pueblo volv铆a a la sumisi贸n crispado por falsos debates que lodesun铆an. Los pol铆ticos profesionales debat铆an cuestiones no esenciales que no iban al quid de lo principal a cambio de discusiones distractoras en temas cu帽a que divid铆an a la gente y que la hac铆an sentirse mejores moralmente que el otro polo(migraciones, okupaciones, violencia de g茅nero鈥). Mientras los pobres cada vez mas pobres y los ricos cada vez mas ricos. La polarizaci贸n acarreaba no sue帽os, sino miedos irracionales profundos, que eran lo que eliminaba el sentido cr铆tico y hac铆an aceptar el mal menor de que siguieran mandando los mismos. Mientras los cambios iban a peor para el pueblo, este se hac铆a conservador y atomizado y regresaba al borreguismo de no levantarse.

Nuevamente, la historia del pueblo traicionado y la utop铆a de los ricos a todo trapo. Como dec铆a el slogan, Espa帽a es el viol铆n que se coje con la mano izquierda y se toca con la derecha. La elite mundial unida en su nueva contrarevoluci贸n llamada el Gran Reinicio y el pueblo pasando la consigna miserable del 鈥渟谩lvese el que pueda鈥. Los ricos imponiendo el ecofascismo de la reducci贸n de la poblaci贸n pobre en vez de la disminuci贸n de su derroche energ茅tico, material y contaminador.

Pero en 2019, y los espa帽oles sin tener ni idea, se produjeron nuevos levantamientos populares en numerosos pa铆ses del mundo: Chile, Francia, Colombia, Ecuador, Per煤, Hait铆, L铆bano, Irak, Thailandia鈥 Entonces vemos la primera cara imprevista del problema ecol贸gico: la pandemia del coronavirus. Ocasi贸n planeada por la elite para reforzar la vigilancia tecnol贸gica de la poblaci贸n por los gobiernos que siguen sus dictados y mandar al infierno a los pa铆ses m谩s pobres. Los gobiernos de los ricos eliminando m谩s la autonom铆a, no solo pol铆tica, sino econ贸mica del pueblo con menos empleos y mas dependencia del estado para sobrevivir. Las revoluci贸nes en stand by por una crisis sanitaria mundial. La elite empobrece a los pueblos, paraliza sus contagiosos levantarientos contra pol铆ticas impopulares, aut茅nticas barbaridades impuestas por los ricos a los gobiernos y que sus psic贸patas meten con calzador, y todo elmundo poniendo sus esperanzas en los subsidios estatales que suponen mayor deuda p煤blica y esclavitud en manos de los acreedores. Jugada perfecta con algunas otras bazas menores( p茅rdida de derechos humanos, constitucionales, democr谩ticos pol铆ticos麓y educativos). El pueblo misero ya no levanta cabeza(ni la centra en otra cosa que las pantallas controladas por los ricos). Divididos, arruinados, incultos, enfermos y adquiriendo conciencia de que sobran.

Y en esto que llega 2021 y las redes sociales censuran a Donald Trump en su cuenta personal. Silicon Valley, una empresa privada, censura los contenidos colgados por el m铆sm铆simo presidente de EEUU. Ya con la pandemia se hab铆an empezado a censurar y castigar contenidos de odio y contrarios a las autoridades sanitarias. Y el pueblo pidiendo regulaci贸n de las redes sociales en manos de los mismos poderosos de siempre y a su criterio. Otra jugada de la elite. Otra libertad hecha inocua para los poderosos. La izquierda polarizada anticensura viendo bien un atentado semejante a la libertad de expresi贸n mientras la elite sonr铆e zorruna. Las redes sociales que unieron y levantaron a los pueblos dividi茅ndolos y censur谩ndolos a su capricho.

La Democracia suspendida(en estado de excepci贸n), la gente en arresto domiciliario, prohibida cualquier reuni贸n y evento social, pegados a las pantallas atendiendo al gobierno y a los voceros de la elite ricachona, con mas miedo que espanto, sin sentido critico alguno, eligiendo con desesperaci贸n el mal menor que les cocinen, con el Cambio clim谩tico aceler谩ndose y arruinados鈥

Pero, a pesar de las jugadas de los de siempre que solo mantienen su poder-dinero, el viejo topo no se rinde. Por que nos gusta estar juntos, re铆rnos y amamos la vida. Solo queremos vivir bien y tener libertades. Vivir dignamente y ser iguales sin privilegios odiosos. Lo que los antipopulares de siempre llaman la Anarqu铆a y nosotros la Idea. Ed煤quense y lean.

Alfredo Velasco

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org