June 15, 2021
De parte de Portal Libertario OACA
347 puntos de vista


“隆Y c贸mo soportar铆a yo ser hombre

 si el hombre no fuese tambi茅n poeta

y adivinador de enigmas

y el redentor del azar!鈥  Nietzsche

Pongo atenci贸n apasionada por cuanto esta reflexi贸n que habla de experiencias historiogr谩ficas que viv铆 y por las que me hago preguntas desde hace a帽os y esa curiosidad de gato que no quiere que se lo cuenten, relativo al impulso inesperado en mis investigaciones historiogr谩ficas donde no tengo claro a煤n si soy yo quien encuentra o se halla lo que busco, pero, s铆 s茅 que no es un plan premeditado y que tampoco es una idea ocurrente del consciente l贸gico de la mente. Coraz贸n, le denomino al subconsciente inteligente. Es el controlador a茅reo de los sentimientos del individuo como el sentido intuitivo, la osad铆a, la audacia o, su autenticidad; todos del individuo. Son las fuerzas interiores que acometen las  tareas de manera independiente y silenciosa a nuestro consciente l贸gico; prosperan en ocasiones, acostumbradas, pertenecen a la rutina cotidiana de la que se ocupa en segundo plano, por as铆 decirlo. Por otra parte, los t茅rminos que utilizo del consciente y el subconsciente son del lenguaje de la psicolog铆a y la filosof铆a que ayudan a interpretar la gnoseolog铆a o teor铆a del conocimiento, su origen y su desarrollo; tambi茅n estudia sus l铆mites. Muchas de las labores rutinarias, repetitivas, las realizamos de forma autom谩tica, despreocupados, centrados en otros asuntos sin reparar en ello.  La Intuici贸n no es un lugar ni tampoco un destino, es una facultad humana innata que evoluciona  como un inter茅s propio del individuo. No es la misma intuici贸n que la de los antiguos ni ser谩 igual a la nuestra la de homo futurus Es el combustible que potencia los motores. Por otra parte el subconsciente inteligente imita a un algoritmo que retroalimenta el algoritmo que relaciona similitudes de la memoria pasada y renueva la reciente en un proceso, constante. Esta gimnasia lo hace 谩gil con sucesos pasados que recuerda y retiene; interact煤a con los tiempos del individuo sin que intervenga la mente conscientemente. Antes de saber qu茅 es la intuici贸n y el m茅todo intuitivo, en mis primeras investigaciones que he citado al comenzar, me han sucedidi no s贸lo una vez, dos, tres, cuatro… no sab铆a qu茅 me impulsaba ni por qu茅. Era fruto de un azar muy insistente; la ignorancia te hace creyente; ahora, aunque no se hayan esclarecido todas mis dudas, tengo la sospecha de estar m谩s cerca de lo que no comprendo. El impulso del que hablo tiene nombre y un motivo razonable. Todos tenemos intuici贸n, porque somos animales. Antes incluso de ser conscientes, pr谩cticamente siendo instintivos. La intuici贸n debe tener un sentido que no es de la raz贸n, pertenece al coraz贸n y sus  latidos, que sob los sue帽os, nacen las ideas que materializa el objetivo.bPara la malague帽a Mar铆a Zambrano, su Pensamiento Po茅tico es un sue帽o verdadero, donde conviven compartiendo techo o lecho sentimiento de la poes铆a, el coeaz贸n con la raz贸n, que es una bella excepci贸n, una amapola entre trigo.Comencemos de momento por el principio de todo, en un tiempo remoto y difuso que llega hasta el mismo albor de la historia humana en que despertaron m谩s conscientes porque comprendieron su presente. Fueron conscientes de que recordar les hizo fuertes, los recuerdos les proteg铆an de algunas calamidades que hab铆an sufrido y las esquivaban, probablemente, anticip谩ndose al verlas venir. La importancia del pasado que no pierde la memoria llega a entender lo que les rodeaba. Desde las primeras ciencias sociales, la filosof铆a, la historia y la poes铆a Veamos. Cuando recibimos se帽ales de los sentidos que recogen la vista,  el olfato , el o铆do, el gusto, contamos con el tacto cinco sentidos f铆sicos m谩s el que se presiente. Es el 煤nico sentido de los seis que difiere del resto porque adem谩s, es un sentimiento. La intuici贸n se interpreta con el sentido del tacto porque es el 煤nico que se comunica con la voz del silencio y no pertenece a un sentido f铆sico, sino al sentimiento cognitivo espont谩neo: el subconsciente inteligente. Es pues, el instinto una percepci贸n natural animal, f铆sica. Los sentidos se estimulan por las percepciones y activan.. Pero, dejemos que la Historia nos ilustra al respecto desde que se tiene memoria:

Homero y Hes铆odo tienen en com煤n ser poetas. A Hes铆odo se le suele considerar como el m谩s antiguo de los poetas helenos despu茅s de Homero y hace dos siglos la cr铆tica lleg贸 a dudar de su aut茅ntica existencia, que hoy, al parecer ya no es objeto de duda. Lo que s铆 se puede afirmar es que Hes铆odo es posterior a Homero y anterior a Arqu铆loco, lo que le sit煤a alrededor del siglo VII a E. y en un tiempo, sino coet谩neo, cercano. Hes铆odo cre贸 modo, estructura, el m茅todo primitivo de la clasificaci贸n que sostiene organizar los hechos, los aconteceres, seg煤n su valor m谩s profundo y preciso de su contenido y el de su continente; de todo lo que le rodea, analizado el acontecer de forma cient铆fica, por as铆 decirlo. En los tiempos que vivieron nuestros poetas fil贸sofos de impulso historiogr谩fico, la memoria se comunicaba en verso. Era el lenguaje po茅tico m谩s apreciado para la oratoria en el 谩gora, por consiguiente, era la mejor manera de hablar con el pr贸jimo o con las deidades y de paso entenderse con ellas. Homero y Hes铆odo est谩n considerados como los padres de la mitolog铆a griega. Las obras hom茅ricas La Il铆ada y la Odisea est谩n referidas hacia los dioses positivos de la luz, mientras que las obras po茅ticas de Hes铆odo, Teogon铆a, Los trabajos y los d铆as y el Escudo, se refieren m谩s hacia los dioses de la sombra. 鈥淟os poetas estaban interesados en la verdad y esta verdad los hace ubicarse entre el mundo divino y el humano. La poes铆a de Homero muestra la obligaci贸n de los hombres de hablar y comunicarse mediante el di谩logo. Dos de los h茅roes de la poes铆a de Homero son Aquiles que fue educado para hablar correctamente y Odiseo que posee la inteligencia creativa.鈥

Homero y Hes铆odo by Rosita Q 

HOMERO Y HES脥ODO: Escultor Alfonso Reyes.

鈥… El pr贸logo es todo lo que precede al p谩rodo del coro; un episodio es todo lo que entra entre dos 17 canciones corales completas; el 茅xodo, todo lo que sigue despu茅s de la 煤ltima canci贸n coral. En las secciones corales del p谩rodo se halla la primera expresi贸n total del coro, y un est谩simo es una canci贸n coral sin anapestos o troqueos. Un commos es un pasaje de lamentos en el que tanto el coro como los actores toman parte. Ya hemos mencionado las partes de la tragedia usadas en conjunto como elementos formativos; las previamente citadas son sus partes desde el punto de vista de su cantidad, o las secciones separadas en que se divide.- Fuente: La Po茅tica 鈥撯撯 Arist贸teles.

Y, 驴 Plat贸n 鈥?

Haciendo amigos, supongo.

-Los testimonios de Plat贸n y Jenofonte demuestran que S贸crates mencion贸 con mucha frecuencia numerosos versos de diversos poetas, entre los que destacan Homero y Hes铆odo. Tal volumen de citas requiere un estudio pormenorizado que permita indagar cu谩les fueron los motivos que, en cada caso, indujeron a S贸crates a mencionarlos. Una primera aproximaci贸n permite colegir que, en muchas ocasiones, S贸crates mencion贸 determinados versos con una finalidad est茅tica, decorativa, para realzar su propio discurso; en otras ocasiones los utiliz贸 como refuerzo de sus tesis, as铆 como tambi茅n para refutarlos y ponerlos en evidencia. Por 煤ltimo, destacan los par谩grafos en que S贸crates ofreci贸 sus propias interpretaciones de numerosos versos y pasajes:- 鈥Despu茅s de los pol铆ticos, me dirig铆 a los poetas dram谩ticos, a los autores de ditirambos y a otros, convencido de descubrir mi ignorancia frente a ellos. Con los poemas que me parec铆an mejor construidos, les pregunt茅 su significado, para as铆 aprender algo de ellos. Y me siento avergonzado, atenienses, al tener que manifestar la verdad, pero es mi deber. Casi todos los aqu铆 presentes nos expresamos  mejor, si intentamos decir lo que ellos. Comprend铆 enseguida que no se inspiraban sus composiciones en la sabidur铆a, sino en un cierto don y entusiasmo, semejante al de los adivinadores y profetas, que dicen muchas cosas bellas, pero no las comprenden. As铆 me pareci贸 tambi茅n el sentimiento de los poetas. Me di cuenta que, por esta causa, los poetas creen que son m谩s inteligentes que los dem谩s hombres, y no lo son: por ello, me alej茅 de estos.鈥 -Seg煤n afirma el propio Plat贸n, la pol茅mica entre la filosof铆a y la poes铆a no es algo novedoso ni exclusivo de su tiempo: en el libro X de la Rep煤blica, S贸crates afirma que: 鈥la poes铆a y la filosof铆a est谩n en conflicto desde antiguo禄.  -Sin duda, Plat贸n tiene en mente a pensadores como Her谩clito y Jen贸fanes, quienes, vali茅ndose de sus versos, lanzan cr铆ticas contra los m谩s grandes poetas de la tradici贸n,” 1 D. L., III, 5. Sigo la traducci贸n de Bredlow (2010). Homero y Hes铆odo, admirados por su condici贸n de educadores de los griegos. As铆, en un c茅lebre fragmento de Her谩clito leemos que -Homero merec铆a que lo expulsaran de los cert谩menes y que lo apalearan, y Arqu铆loco otro tanto- (D. K. B) Mientras que en otro fragmento afirma: 鈥溌aestros de los m谩s Hes铆odo! Creen que ek que m谩s sabe es 茅l, que no conoc铆a el d铆a y la noche鈥︹ (D. K. B 57). -Son bien conocidas, asimismo, las cr铆ticas dirigidas por Jen贸fanes a la imagen antropom贸rfica de los dioses difundidas por los poetas-: 鈥淎 los dioses les achacan Homero y Hes铆odo todo aquello que entre los hombres es motivo de verg眉enza y de reproche: robar, adulterar y enga帽arse unos a otros鈥 (D. K. B 11) El hecho de que Her谩clito y Jen贸fanes, como tambi茅n Pit谩goras, Emp茅docles y Parm茅nides, hayan utilizado recursos tradicionalmente considerados po茅ticos 鈥攍a escritura en verso, el uso de met谩foras, el empleo de vivas im谩genes visuales o el uso de f贸rmulas m铆tico-religiosas鈥 como veh铆culo de cr铆tica contra los poetas explica el reproche, recogido por S贸crates en la Rep煤blica, que desde la poes铆a se lanzaba contra la filosof铆a, al tildarla, entre otras cosas, de -perra arisca que ladra a su due帽o- (607b) … Desde la perspectiva que nos ofrece Plat贸n, nada que a帽adir, por consiguiente, en lo que respecta a los mutuos recelos entre fil贸sofos y poetas-. -Es cuando menos llamativo que una de las razones que esgrime Plat贸n para verter sus cr铆ticas, es la incompatibilidad que dice hay entre poes铆a y educaci贸n, cuando el sentimiento de la polis los venera como precursores del conocimiento y hacedores que son una parte muy importante de su cultura, y as铆 se les recuerda-. Por otra parte, tenemos la propuesta constructiva. Lo gr谩fico y edificante que es el pensamiento sereno, dialogante, buscando en cada gesto ajeno la comprensi贸n, en cada dificultad y no perder la calidad del trato en la que se basa el respeto. Arist贸teles propone, referente al historiador y al poeta,  que su disputa seg煤n 茅l se produce por desconocimiento.  La Po茅tica: 鈥淣o corresponde al poeta decir lo que ha sucedido, sino lo que podr铆a suceder, esto es, lo posible seg煤n la verosimilitud o la necesidad鈥 En,, Arist贸teles, lo deja claro: 鈥El historiador y el poeta no se diferencian por decir las cosas en verso o en prosa. La diferencia est谩 en que uno dice lo que ha sucedido, y el otro, lo que podr铆a suceder. Por eso tambi茅n la poes铆a es m谩s filos贸fica y elevada que la historia, pues la poes铆a dice m谩s bien lo general y la historia, lo particular鈥.  Me viene a la memoria unas palabras del fil贸sofo y poeta, o viceversa, franc茅s, Michel de Montaigne que hace la siguiente afirmaci贸n sobre qu茅 es La Filosof铆a para La Poes铆a, y dice: 鈥La filosof铆a no es m谩s que poes铆a sofisticada鈥.

Los poetas del 27

Como defiende Mar铆a  Rosell, especialista literaria de los siglos XIX y XX, en sus Cuadernos de Historia, y titula este escrito, la historia es de los poetas: Tradici贸n y cr铆tica en algunas voces del 27, esos poetas de la generaci贸n del 27 y del 25, como se帽ala la investigadora sobre de las tensiones que hubo entre los intelectuales de esa generaci贸n que prefirieron el exilio, si pod铆an elegir, a vivir en un r茅gimen totalitario sin libertades y represivo. As铆, los poetas Guill茅n y Salinas integrados en el mundo de la cr铆tica norteamericana, entienden que hay dos grandes modelos cr铆ticos  en disputa: 鈥渆l hist贸rico y el cr铆tico鈥. La Hispanic Review frente a The Egoist, la revista en la que colabora Eliot. – … Autores del 27 encontraron su espacio: especialmente la correspondencia epistolar entre artistas. Como ejemplo representativo, la mantenida entre Salinas y Guill茅n se refiere no s贸lo a cr铆ticas y publicaciones literarias, sino a trabajos de historias literarias, antolog铆as y a la influencia del modelo del Centro de Estudios Hist贸ricos. En diferentes ocasiones, Salinas alaba la cr铆tica surgida alrededor de Amado Alonso, D谩maso Alonso, Men茅n dedez Pidal y Am茅rico.- -Sobre las relaciones discrepantes de los poetas-cr铆ticos m谩s heterodoxos del 27, en torno al modernismo y el 98, existe un Art铆culo de Maria Rosell le铆do en el III Congreso internacional CELEHIS de literatura, Mar del Plata, 7-9 abril de 2008:  “La cr铆tica como implicaci贸n. La cr铆tica como construcci贸n de la historia: Luis Cernuda y Max Aub ante el modernismo鈥 (en prensa)-. -De esa disputa en los modelos que son objeto de discrepancias entre los poetas, a帽ade en su estudio la profesora Rosell, el valor que tuvo ese intercambio de opiniones que fueron historia que se estaba escribiendo en el transcurso de los aconteceres. -Sin embargo, est谩n presentes las discrepancias personales de Guill茅n y Salinas, aqu铆 en consonancia con Eliot, sobre una determinada tradici贸n filol贸gica, como se comprueba despu茅s de una lectura atenta de la correspondencia de Salinas con Guill茅n-: 鈥Contin煤o creyendo que los dos excesos de la cr铆tica literaria que heredamos son historicismo y biolog铆a. Recuerdo la famosa Biographie de l鈥檕euvre litt茅raire. “Yo prefiero intentar la vida, no la biograf铆a. Estoy seguro de que Amado, muy dentro, como es natural, del cientifismo de la filolog铆a, no estar谩 de acuerdo con esto. (鈥) hay un momento que nos separamos, y es cuando 茅l traslad贸 el rigor posible de las palabras, como filolog铆a, a las palabras en cuanto a poes铆a (鈥) Por supuesto, esto va para ti solo (Carta a Guill茅n de 21-11-1948, Salinas 1992: 296)– Estos documentos epistolares entre los autores nos aproximan a aquella realidad que, independientemente de sus posicionamientos, iba a enriquecer lo que empobreci贸 sobre todo ellos que los protagonizaron, en un beneficio a largo plazo, a las generaciones futuras. Tambi茅n se superan las afirmaciones deterministas de Eliot cuando manifiesta que estas riquezas se ganan, no se heredan. Creo que es un error elegir una opci贸n cuando puedes servirte de las dos; de las que se ganan y de las heredadas. Por otra parte, eran todas las discrepancias sobre la cuesti贸n las que precisamente contribuyen refundidas en la reafirmaci贸n de ambos modelos. Se puede decir que las acciones estimulan las reacciones, acertadas o fallidas. Todas se necesitan para crecer, como ejemplo de discrepancias enriquecedoras, nos dice Rosell: -De otro integrante del 27, el heterodoxo Max Aub, es conocida, y explicitada en Poes铆a Espa帽ola Contempor谩nea (1954), su postura frente a la escuela filol贸gica estil铆stica de Alonso, al que admiraba -desde la distancia- de una visi贸n diametralmente opuesta.- -El , surgido con motivo de un ensayo de Alonso sobre un poema de Villaespesa 鈥搎ue aparece en Cuadernos Hispanoamericanos, (Madrid, septiembre-diciembre, 1949)鈥 parte de una cita que indigna a Aub-: 鈥淟a poes铆a, pues, [de Villaespesa] es un puro disparate, salido de la confusi贸n de un poeta que ignora el valor de las palabras que usa鈥. El ensayo de D谩maso atacaba la utilizaci贸n incorrecta de la palabra 鈥渞ueca鈥 por Villaespesa, algo que Aub considera intolerable, ya que artistas y poetas de todos los tiempos (cita a Schubert, Nerval, el pintor Julio Prieto, la revistas mexicana Rueca, Antonio Machado, Alfonso Reyyes鈥) la hab铆an entendido as铆: como un objeto movible que confunden constantemente con el huso. Este documento es el punto de apoyo id贸neo para lanzar la cr铆tica aubiana contra una especie de 鈥渕icrobiolog铆a鈥 que consideraba totalmente err贸nea: fundamentada en olivar n潞 13 – 2009 La historia es de los poetas: tradici贸n y cr铆tica: el estilismo. Las palabras hacia su m谩ximo representante, Alonso, son contundentes: 鈥淓l r茅gimen bajo el que vives, por tu gusto, impide mayores vuelos, (鈥) viniste a considerar, en tus espl茅ndidos ensayos, esas virguer铆as estil铆sticas como fundamentales鈥 (Sala de Espera, n潞 23: 5). Esta tensi贸n ofendida en Max Aub y sometida de D谩maso Alonso entre poetas de la misma generaci贸n. 鈥淒esde la distancia鈥, describe lo quebradas que estaban las relaciones por un oc茅ano de exilio en un claro ejemplo de las dos visiones tensionadas, la exterior y la interior donde ya no es posible discernir el color originario, antes del odio, cubierto por las capas espesas de circunstancias sociales en las que la poes铆a se resiste combativa y, se ech贸 al monte como guerrilla antifranquista hasta caer uno a una en las emboscadas de la Guardia Civil y ej茅rcito. Se negaban a marcharse de su tierra y continuaron luchando como si la guerra a煤n no hubiese acabado por un sentimiento de orgullo y amor por la tierra que abrazaron para siempre. -El ataque a Villaespesa, motivado seg煤n Aub por el peso del desencanto personal y literario en Alonso, es la evidencia del empe帽o del estilista:-  鈥淒edicado a disecar versos sueltos 鈥揼anando gracias con el se帽or y abastado de Malabanza鈥, al que increpa por sus intentos (fallidos) de abarcarlo todo en poes铆a, cuando, me finalmente.鈥 鈥… nada se te escapa sino lo primordial. 驴Qui茅n resistir铆a tu examen microsc贸pico? Ni Lope, ni Cervantes, ni Gald贸s, ni don Marcelino鈥 (铆dem: 6El, al que insta a abandonar鈥渆ncabalgamientos鈥 y volver al 鈥渟entido.

Por otra parte, la fil贸sofa malague帽a Mar铆a Zambrano, tambi茅n de la generaci贸n del 27 que estuvo olvidada en el exilio, regres贸 siendo ya anciana. Se le concedi贸 el Premio Cervantes siendo la primera mujer que lo recib铆a. En los 煤ltimos a帽os de vida le concedieron los tres premios m谩s importantes de las letras espa帽olas. Mar铆a Zambrano manifiesta que:, 鈥 脡l podr铆a muy bien ser el t铆tulo que le conviniese mejor a la totalidad de su producci贸n. Y en efecto, la relaci贸n del hombre con 芦lo divino禄, con la ra铆z oscura de lo 芦sagrado禄 fuera y dentro de s铆, de ese 芦ser禄 que ha de darse a luz, a la visi贸n, es una constante en toda su obra. Fenomenolog铆a de lo divino, fenomenolog铆a de la persona o fenomenolog铆a del sue帽o, siempre se trata de una indagaci贸n que apunta a la desvelaci贸n de 芦lo que aparece禄, el phainomenon que en su parecer constituye lo que el ser humano es. B煤squeda esencial, por tanto, b煤squeda de la esencia sagrada, inasible, de lo humano que sin embargo se muestra de m煤ltiples maneras, bajo aspectos que hemos denominado 芦los dioses禄, 芦el tiempo禄 o 芦la historia禄, por ejemplo. Desde el albor de la historia, cuando el hombre se ve铆a inmerso en un universo sagrado, hasta el momento de la conciencia en que la historia es asumida con responsabilidad por el individuo en trance de convertirse en persona, ha tenido lugar un largo proceso durante el cual ese individuo ha ido ordenando la realidad, nombr谩ndola, al par que asum铆a el reto de la pregunta en los momentos tr谩gicos, los momentos en que los dioses ya no eran la respuesta adecuada. Este largo proceso es descrito por Zambrano como el paso de una actitud po茅tica a la actitud filos贸fica. La poes铆a, piensa Zambrano, es respuesta, la filosof铆a, en cambio, es pregunta. La pregunta proviene del caos, del vac铆o, de la desesperanza incluso, cuando la respuesta anterior, si la hab铆a, ya no satisface. La respuesta viene a ordenar el caos, hace al mundo transitable, amable incluso, m谩s seguro. La pregunta proviene del caos, del vac铆o, de la desesperanza incluso, cuando la respuesta anterior, si la hab铆a, ya no satisface. La respuesta viene a ordenar el caos, hace al mundo transitable, amable incluso, m谩s seguro. Tratar con la realidad po茅ticamente, piensa Zambrano, es hacerlo en forma de delirio, y 芦en el principio era el delirio禄, y esto quiere decir que el hombre se sent铆a mirado sin ver. La realidad se presenta completamente oculta en s铆 misma, y el hombre que tiene la capacidad de mirar a su alrededor 鈥攁unque no a s铆 mismo鈥, supone que, como 茅l, aquello que le rodea tambi茅n sabe mirar, y le mira a 茅l. La realidad est谩 entonces 芦llena de dioses禄, es sagrada, y puede poseerle. Detr谩s de lo numinoso hay algo o alguien que puede poseer. El temor y la esperanza son los dos estados propios del delirio, consecuencia de la persecuci贸n y de la gracia de ese 芦algo禄 o 芦alguien禄 que mira sin ser visto.” –

Fuente: Wikipedia

ENZENSBERGER

Hay poetas que anteponen su condici贸n a las dem谩s habilidades que realizan, que son acad茅micos, catedr谩ticos e incluso historiadores. Sin embargo, anteponen que son poetas a los dem谩s oficios, para que no haya dudas. Y los hay que son poetas por los m茅ritos propios de su poes铆a. El autor que tengo como referente en las Fuentes Orales, es  Hans Magnus Enzensberger, poeta,  ensayista alem谩n, docente de literatura y gran comunicador del periodismo. Tambi茅n propulsor de la actividad editorial. Se doctor贸 en 1955 con una tesis sobre la poes铆a de Clemens Brentano y ejerci贸 la docencia hasta 1957.  El corto verano de la anarqu铆a, es un ensayo ameno donde los testimonios de todos aquellos con quienes habl贸 van dando forma no s贸lo al protagonista, sino a adem谩s, al submundo de los subhumanos  de vidas de tragedias, violencia de todos los durrutis empujados a luchar contra la muerte que jalona sus pasos. Nada de rom谩ntico era ser “pistola obrera” Para ellos y ellas no hab铆a m谩s opci贸n. En los a帽os 20 y 30 del siglo XX m谩s de cuatrocientos cenetistas fueron asesinados en las calles de Barcelona por los pistoleros de la patronal seg煤n revela Pere Foix en su libro del fichero Lasarte. Su ensayo sobre el carism谩tico revolucionario leon茅s, Buenaventura Durruti, prominente anarquista de la FAI-CNT, el anarcosindicato contaba al comienzo del conflicto con dos millones de afiliados. Una fuerza obrera robusta que se hizo vital para el primer gobierno del Frente Popular que presidi贸 el socialista del PSOE Largo Caballero, para frenar el avance de los militares sublevados contra la leg铆tima Segunda Rep煤blica, avalada en dos referendos democr谩ticos en las elecciones Municipales y Generales . Enzensberger, entrevist贸 a todo aquel que tuviera algo que contar sobre Durruti, a quienes estuvieron con el revolucionario anarquista o cerca suyo. A d铆a de hoy, algunos pol铆ticos que nacieron despu茅s de la dictadura niegan y menosprecian la historia y est谩n activos en cargos p煤blicos o pol铆ticos (…). Estos posicionamientos negacionistas  gratuitos que esparcen la simiente de la ciza帽a con que les alimentaron, nihilistas nietzscheanos, no son Libre Expresi贸n. Proceden de la ciza帽a m谩s ru铆n y vergonzosa, de apolog铆a desinformativa y de odio que amenaza la convivencia por consentir este agravio social de mentalidad inquisitorial, como la denomina en su libro el historiador Jos茅 Luis Abell谩n, Las dos Espa帽as. Una voz a la esperanza, al maldito sentimiento de miedo enquistado que se resiente a煤n en nuestra sociedad desde el origen de su germen primario: la inquisici贸n espa帽ola que durante cuatro siglos sembr贸 de terror esa convivencia y las venideras, que todav铆a permanece su contaminaci贸n en nosotros en la actualidad como una maldici贸n social  que se refleja, por ejemplo, en la violencia de g茅nero y en otras conductas violentas de la dominaci贸n y la sumisi贸n, que dedica inmisericorde el fuerte al d茅bil. En el racismo y la xenofobia. Es posible que estos lamentables errores de la conducta social, conlleven la escoria residual de aquellos siglos inhumanos. Pero, es m谩s peligrosa esa mentalidad que subrayan nuestros historiadores si se filtra, por ejemplo, en el Estado, en el poder judicial que parece ser el m谩s afectado. Que se renuevan quienes pilotan este 贸rgano del Estado cada cuatro a帽os, y se pacten seg煤n sea la ideolog铆a pol铆tica. Mientras, su poder casi divino s贸lo ser谩 un dios el que le tosa, vierte su decadencia sobre terroristas titiriteros, raperos revoltosos, humoristas talibanes y vellocinas vaginas ba帽adas de purpurina de oro. Son muchos los desencuentros de la ciudadan铆a con el absurdo y caduco poder judicial y sus sucursales. Muchas de las decisiones e intenciones del poder judicial, chocan de frente con los tribunales europeos que le amonesta con frecuencia por sus controvertidas acciones judiciales, abortando directamente algunas 贸rdenes de busca y captura internacionales, por ejemplo, las abiertas contra raperos en el extranjero o a los pol铆ticos independentistas catalanes autoexiliados. La mayor铆a de veces porque obedecen a sentencias arbitrarias; otras con alg煤n error en su formulaci贸n, en el modo y la forma, que no se acepta en la uni贸n europea ni en este tiempo, El poder judicial m谩s que una renovaci贸n necesita una metamorfosis kafkiana que nos haga olvidar qui茅nes son y que existieron. Es la evoluci贸n y la sociedad quienes les cuestionan desde hace tiempo. Al poeta y gran comunicador Hans Magnus Eszebenger hay que agradecerle sobre todo, ser  poeta; y uno de aquellos historiadores que escribieron nuestra historia verdadera cuando aqu铆 no se pod铆a. Uno de los referentes de la memoria colectiva, Devolvi贸 a su lugar preferente a las fuentes orales denostadas por los rigores documentales como si todo en ellos fuera material incuestionable a lo que puede ser una falsificaci贸n reproducida por otra que no se detect贸 y es una verdad que hoy nadie duda. Lo ingenuo se hizo oficial, podemos decir.. La Historia Oral es la primera evidencia de historia y se propag贸 generaci贸n a generaci贸n, de los mayores a los j贸venes que deb铆an retener en su memoria para la siguiente generaci贸n. Como se帽ala al final del pr贸logo de, El corto verano de la anarqu铆a, 鈥淓l lector siempre ser谩 el 煤ltimo en cambiar la historia鈥. Un gesto de gratitud, fue conceder meritoriamente a este poeta alem谩n el galard贸n en 2002, con la Medalla de Oro del C铆rculo de Bellas Artes y con el Premio Pr铆ncipe de Asturias de Comunicaci贸n y Humanidades. El Consejo de Ministros otorg贸 en 2009 a Enzensberger la Orden de las Artes y las Letras de Espa帽a.” 隆Gracias, poeta, por todo!

“El modo intuitivo de pensar de los seres humanos, por su manifestaci贸n, puede caracterizarse por los siguientes rasgos:

  1. El pensamiento intuitivo no posee un mecanismo de procedimiento definido. Es decir, como es un producto del inconsciente, es muy dif铆cil que est茅 sujeto al m茅todo cient铆fico.
  2. Como la intuici贸n es un concepto epistemol贸gico, todo aquel conocimiento percibido mediante el pensamiento intuitivo, se debate entre la verdad y la creencia. Por esta raz贸n, la intuici贸n no tiene, por simple inspecci贸n, un valor de verdad definido.
  3. En el pensamiento intuitivo, tiende a no existir una relaci贸n concreta entre las conclusiones obtenidas y la forma en que se lleg贸 a dichas conclusiones. No existe causalidad.
  4. Para que se forme un pensamiento intuitivo, en cualquier contexto antropol贸gico o social, el individuo pensante debe poseer, a煤n de forma inconsciente, cierta familiaridad con el conocimiento implicado. Esta familiaridad viene dada por la experiencia.
  5. Todo pensamiento que se da por la v铆a de la intuici贸n est谩 sujeto a una comprobaci贸n posterior, ya que se hace necesario definir el valor de verdad del conocimiento concebido mediante la intuici贸n.
  • Por medio de la intuici贸n se obtiene un conocimiento inmediato; mientras que por medio del discurso, del discurrir o razonar, se obtiene un conocimiento mediato, al cabo de ciertas operaciones sucesivas.
  • Pensamiento intuitivo, es, seg煤n la epistemolog铆a, un conocimiento adquirido sin la necesidad de emplear un an谩lisis o un razonamiento anterior.
  • M谩s bien, la intuici贸n es evidente, por lo que es una consecuencia directa de la intervenci贸n del subconsciente en la soluci贸n de conflictos netamente racionales que se presentan en la cotidianidad.”

Fuente: Wikipedia

Benjam铆n Lajo Cosido

memorialista




Fuente: Portaloaca.com