March 15, 2022
De parte de Nodo50
213 puntos de vista

Declaraba Pedro S谩nchez en sede parlamentaria hace unos pocos d铆as que 鈥渆n todo caso, creo que es importante decir la verdad a los ciudadanos, se帽or铆as, no tratar de confundir a los ciudadanos. La inflaci贸n, los precios de la energ铆a, son 煤nica responsabilidad de Putin y de su guerra ilegal en Ucrania. Es la verdad.鈥

Nadie que tenga dos neuronas funcionando y un m铆nimo conocimiento de la realidad puede creerse semejante espantajo argumentativo. Dime de qu茅 presumes en tus discursos 鈥搕res veces- y te dir茅 de qu茅 careces, Pedro S谩nchez. Para empezar, la m谩s evidente: la subida de precios viene d谩ndose desde mucho antes de que al sempiterno mandam谩s ruso se le cruzara un cable el 24 de febrero. Y lo llevamos notando un tiempo ya. Aqu铆 tienen una prueba de hace meses que est谩 envejeciendo la mar de bien. La principal causa del aumento del coste de la vida no es Putin. Es el fin de la energ铆a barata. Y est谩 tan a la vista de quien quiera ver como aquel emperador desnudo.

Segunda: tampoco es la causa la disrupci贸n ocasionada por la pandemia. Como pueden observar en esta gr谩fica, el pico de producci贸n del di茅sel 鈥搇a verdadera sangre del sistema- lo pasamos a帽os antes del coronavirus, y desde entonces estamos en ca铆da libre. Una ca铆da que hasta ahora estaba siendo amortiguada, pasando de forma casi imperceptible para la mayor铆a. Hasta ahora.

Peak Oil Turiel

Fuente: Antonio Turiel. The Oil Crash.

Lo que ni Pedro S谩nchez, ni la derecha, ni aparentemente los promotores de este paro quieren reconocer, es que nos encontramos ya en esa fase de descenso previsto y avisado infructuosamente desde hace d茅cadas por tanta gente valiente y tantos estudios de vanguardia. Hemos llegado a la Era del Descenso Energ茅tico. Y lo que tocar铆a ahora es asumir la situaci贸n con valent铆a y acelerar una transici贸n que, parad贸jicamente, solo se puede hacer frenando. Una transici贸n que si, como ahora, es pilotada por los lobbies y las grandes empresas, no va a ir sobre ruedas para la mayor铆a, precisamente.

El peligro de estas declaraciones 鈥搎ue fueron recibidas como era de esperar con una oleada de cr铆ticas desde todos los 谩ngulos- es que parece que algunos no entienden que el cinismo de los dirigentes es el mejor combustible para las revueltas. Y algo peor: de seguir por esta senda de mentir y ningunear la inteligencia del personal, lo que nos vamos a encontrar es un terreno cada vez m谩s f茅rtil y abonado para que triunfen aquellos que manipulan mucho mejor y con m谩s medios, que est谩n esperando agazapados la oportunidad de dar un zarpazo con la extrema diestra.

La segunda huelga de transportes en tres meses

Ya ven铆a prepar谩ndose otro paro en el sector de los transportistas desde hac铆a semanas 鈥揳lgo as铆 no se organiza en unos d铆as-, la Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte, una organizaci贸n que agrupa a peque帽as y medianas empresas y a aut贸nomos de toda Espa帽a, llevaba tiempo avisando de que hoy, lunes d铆a 14 de marzo, empezaba un par贸n indefinido para exigir una reacci贸n al Gobierno.

Una especie de intento de huelga de los peque帽os propietarios que no est谩 funcionando muy bien, y que no tiene el apoyo ni de los grandes sindicatos ni de la patronal de su sector. Una gran patronal que probablemente no apoya esta convocatoria oficialmente, pero que no perdi贸 la ocasi贸n en el pasado diciembre de presionar al m谩ximo y pactar in extremis un acuerdo con el Gobierno que, de no haber tenido lugar, habr铆a dinamitado la campa帽a navide帽a, cuando m谩s estresada estaba la cadena de suministros.

Sin embargo, ahora el CETM 鈥搇a patronal- a trav茅s de su p谩gina web destaca que no apoya la convocatoria:鈥渘o es el momento de secundar un paro de transportes, y menos a煤n si este se convoca con car谩cter indefinido y sin objetivos claros de ning煤n tipo, porque solo servir谩 para desestabilizar a煤n m谩s la complicada situaci贸n por la que atravesamos debido a la invasi贸n de Rusia a Ucrania鈥.

Con los precios de los combustibles dispar谩ndose, sumado a la posible huelga de transportistas, el fantasma del desabastecimiento recorre Espa帽a de m贸vil a m贸vil desde este pasado fin de semana

Con los precios de los combustibles dispar谩ndose, sumado a la posible huelga de transportistas, el fantasma del desabastecimiento recorre Espa帽a de m贸vil a m贸vil desde este pasado fin de semana. Y de ello se intentaron aprovechar algunos que a trav茅s de Whatsapp lanzaron un bulo avisando de que, efectivamente, ven铆a el desabastecimiento a partir de este lunes. Como no pod铆a ser de otro modo, la cosa acab贸 con escaparates vac铆os en muchos supermercados. La situaci贸n hoy es de normalidad, aunque se han formado largas colas durante el fin de semana, por ejemplo en algunas gasolineras de Baleares.

驴A qui茅n le podr铆a interesar azuzar el p谩nico a trav茅s de bulos y cadenas de Whatsapp? Me quiere sonar de algo esta historia. Ah, s铆. Una que lleva repiti茅ndose un lustro ya. Brasil, India, Estados Unidos. Todos ellos son pa铆ses donde los bulos han tenido un papel relevante en muchas de las 煤ltimas elecciones, escorando el resultado hacia la derecha. En Atresmedia 鈥揼arantes habituales de la lucha del proletariado- ya se han lanzado a difundir a toda prisa la convocatoria, a que Susana Griso entrevist茅 al organizador y a lo que haga falta por los transportistas, antes siquiera de empezar. Que no se diga. Justo lo que hacen con el resto de convocatorias. L谩stima que no entrevistara Susana a este otro portavoz, que declar贸 recientemente que: 鈥渆se nazi de Zelenski que ten铆a laboratorios de armas biol贸gicas para matar a la mitad de la humanidad鈥 o que 鈥淏iden, que est谩 detr谩s de 茅l el sionismo sat谩nico? 驴A qui茅n quieren enga帽ar con ese cuento chino de la guerra de Ucrania? 隆Vayan a ver los laboratorios que ten铆an armados para destruir la mitad de la humanidad el nazi ese鈥. Un figura, el amigo portavox.

No hay m谩s que entrar a los chats de organizaci贸n en Telegram para ver que muchos de quienes llevan el cotarro en esta historia, por muy leg铆timas que sean algunas de sus demandas 鈥搚 lo son-, no son tan leg铆timos como ellas. Ante este r铆o revuelto, Vox sigue animando a salir a las calles para protestar contra el Gobierno socialcomunista este fin de semana en dos actos m谩s. La casualidad.

Allende, Boric y la historia que rima

Hace unos d铆as, el flamante presidente de Chile, Gabriel Boric, dio su discurso de investidura. Durante toda la jornada quiso tener emocionantes gestos f铆sicos y verbales con la memoria de Salvador Allende, muy obvios en el propio discurso. Al acabar, un militar fue captado con unos gestos de desaprobaci贸n, un lenguaje no verbal muy particular, que no pas贸 desapercibido. En Chile no han hecho la revoluci贸n, pero casi. Y hay algunos a los que les va a escocer, aunque disimulen.

Acabar con 50 a帽os de neoliberalismo y abrir las alamedas de un Proceso Constituyente es mucho m谩s que a lo que aspira cualquier proyecto transformador de un pa铆s europeo. Aqu铆 tenemos m谩s que perder y por eso no tenemos tanta imaginaci贸n. Tenemos menos valor que miedo.

En el documental La batalla de Chile, de Patricio Guzm谩n, hay otro fragmento que no ha envejecido nada mal: 鈥淗acia finales del 72, el sector m谩s duro de la oposici贸n reafirma su estrategia: el Partido Nacional insiste en la necesidad de provocar la ca铆da del Gobierno antes de las pr贸ximas elecciones parlamentarias, para ello impulsa una huelga de los transportistas que sirva de punta de lanza para desencadenar un colapso general de la econom铆a鈥︹. Disfruten del pedazo de historia, son apenas cinco minutos. O mejor a煤n, del documental entero, si quieren saber c贸mo sigue el relato.

No reconocer los problemas, esconderlos, o tomar por idiota a la poblaci贸n, son alguna de las mejores formas que tenemos para allanar el camino y legitimar al ecofascismo latente

Aunque aqu铆 lo que importa es como sigue el nuestro. La historia no se repite, pero rima. Esperemos que en nuestro caso rime poco. En asonante. Allende s铆 le cont贸 la verdad al pueblo. S谩nchez, -perd贸nenme la comparaci贸n, hasta a m铆 me duele escribirla- es bastante menos valiente, aunque tambi茅n tiene enemigos. No tanto por 茅l, sobre todo por los aliados con los que suele verse obligado a pactar a rega帽adientes.

Y as铆, se帽oras y se帽ores, acaba este repaso a salto de mata de historias aparentemente inconexas que vienen a tratar de contar una cosa: no reconocer los problemas, esconderlos, o tomar por idiota a la poblaci贸n, son alguna de las mejores formas que tenemos para allanar el camino y legitimar al ecofascismo latente que est谩 cada vez m谩s preparado para golpear, en el momento en el que nos lo vamos a jugar todo a decir la verdad o alimentar la barbarie.




Fuente: Elsaltodiario.com