February 6, 2023
De parte de Nodo50
2,202 puntos de vista

Ricardo Garc├şa Zaldivar, Consejo Cient├şfico de Attac Espa├▒a. Publicado originalmente para El Salto.

El pasado 24 de noviembre el Congreso de los Diputados aprob├│ aplicar con car├ícter temporal un impuesto a la banca y a las empresas energ├ęticas. Medida que ha recibido el apoyo mayoritario de la opini├│n p├║blica espa├▒ola. El Gobierno la ha justificado porque se trata de sectores que se est├ín beneficiando de un contexto de alta inflaci├│n, registrando beneficios extraordinarios con el aumento de los precios del dinero y la energ├şa.

Pero, por ser una situaci├│n que se observa no solo en Espa├▒a sino en la mayor├şa de pa├şses, ser├şa oportuno plantearse qu├ę se puede hacer para que impuestos estatales como estos puedan convertirse en impuestos globales, aplicados a escala planetaria. Por ejemplo, los impuestos globales son los ├║nicos que permitir├şan hacer frente a un capital financiero especulativo que no conoce fronteras.

Fiscalidad en la ONU

Si en 2012 el Parlamento Europeo logr├│ poner en marcha la implantaci├│n de un impuesto sobre las transacciones financieras (ITF), en 2023 es imaginable un proceso similar a nivel global. Especialmente cuando se ha hecho p├║blica la iniciativa de trasladar a la ONU la elaboraci├│n de las normas fiscales sobre impuestos globales.

Las grandes potencias y las ├ęlites financieras llevan d├ęcadas controlando las reglas fiscales y frenando cualquier esfuerzo por gravar, de forma efectiva, una riqueza mundial cada vez m├ís concentrada

Este hecho puede constituir un valioso paso adelante en la reforma de la fiscalidad internacional en tanto que va a restar poder a las grandes potencias y a las ├ęlites financieras. Estas, en el seno de la OCDE y a trav├ęs del G7, llevan d├ęcadas controlando las reglas fiscales y frenando cualquier esfuerzo por gravar, de forma efectiva, una riqueza mundial cada vez m├ís concentrada.

Adem├ís, debatir y consensuar la reforma de las reglas fiscales globales en espacios menos excluyentes como son los de la ONU otorgar├í a una mayor├şa de pa├şses m├ís peso en las decisiones en materia de fiscalidad global.

En la nueva situaci├│n que crea la resoluci├│n de la ONU, la Asamblea General deber├şa empezar a desarrollar un Convenio Marco que dote de instrumentos a las Haciendas P├║blicas de los diferentes pa├şses. As├ş se podr├í poner fin, de forma coordinada, a la sangr├şa de recursos que supone la elusi├│n y evasi├│n de impuestos practicada por las megacorporaciones y grandes fortunas gracias a una desarrollada ingenier├şa fiscal a su servicio.

Un paso m├ís en esta direcci├│n ser├şa constituir, en el seno de Naciones Unidas, una autoridad fiscal internacional que estableciera e hiciera seguimiento de acuerdos y tratados.

Impuesto global sobre las transacciones financieras

La necesidad de aplicar un impuesto a las transacciones financieras se ha reforzado tras la pandemia, la guerra de Ucrania y la crisis energ├ętica. Si en 2022 hubi├ęsemos podido aplicar un ITF a los mercados mundiales, al menos se habr├şa logrado evitar las escandalosas subidas del precio del gas en los mercados energ├ęticos, pues los procesos especulativos sobre futuros y otros derivados financieros habr├şan perdido muchos incentivos.

Tambi├ęn se habr├şa evitado mucho sufrimiento a gran parte de la ciudadan├şa que ha sido arrastrada a una gran pobreza energ├ętica. Asimismo, se hubiera contenido en parte la fuerte inflaci├│n provocada por los especuladores de los mercados gas├şsticos.

Por ello, organizaciones como la Plataforma por la Justicia Fiscal, que llevamos muchos a├▒os exigiendo la implantaci├│n del ITF, no vamos a parar hasta lograrlo. Hoy estamos mucho m├ís cerca de conseguirlo que hace 50 a├▒os, cuando James Tobin propuso la idea del impuesto. 2023 podr├şa ser un a├▒o de presi├│n social para que el ITF vuelva a la agenda pol├ştica europea, aprovechando el semestre espa├▒ol en la presidencia de la UE.

ATTAC no se identifica necesariamente con las opiniones expresadas en los art├şculos, que son responsabilidad de los autores de los mismos.




Fuente: Attac.es