February 18, 2021
De parte de SAS Madrid
208 puntos de vista


La tarde del 12 de febrero, como cada 24 horas de lunes a viernes, el Ministerio de Sanidad hizo p煤blica la actualizaci贸n de los datos del coronavirus en Espa帽a. El foco estaba puesto en la Incidencia Acumulada (AI) de contagios por 100.000 habitantes. Ese n煤mero, que debe reflejar el estado de la pandemia en un territorio, segu铆a trayendo buenas noticias: si a principios de mes se situaba en los 865,67 casos, aquel d铆a hab铆a bajado hasta los 496,01. Pero entre aquellas tablas que mostraban una tercera ola en remisi贸n 鈥揺l tiempo es fundamental en el descenso de las curvas, es presi贸n hospitalaria y son muertos鈥 hab铆a una cifra que tres d铆as despu茅s iba a cambiar de forma extraordinaria: la del total de los hospitalizados en la Comunidad de Madrid. 

Como se observa en la tabla, la suma de hospitalizaciones en Madrid a fecha de 12 de febrero era de 59.463 personas. De esas, 4.139 hab铆an estado ingresadas en las UCIs. Los datos, seg煤n explica Sanidad al pie del gr谩fico, provienen de la 鈥渘otificaci贸n de las comunidades aut贸nomas a la Red Nacional de Vigilancia Epidemiol贸gica鈥.

El lunes 15 de febrero, el total de hospitalizados en Espa帽a durante toda la pandemia daba un salto enorme: de los 275.228 del viernes, a 302.956. Es decir, 27.728 personas m谩s. El grueso de ese incremento se concentraba en la Comunidad de Madrid, que sumaba en los tres d铆as que separaban los dos informes 25.728 hospitalizados, hasta un total de 85.191.

Si se comparan estos datos de ingresos totales de Madrid con los de las dos regiones m谩s pobladas de Espa帽a, la conclusi贸n es que la presi贸n hospitalaria en la Comunidad ha sido y sigue siendo tremenda. Y la m谩s alta de Espa帽a con mucha distancia. En Andaluc铆a, con casi 8,5 millones de habitantes, los hospitalizados durante la pandemia suman 34.092, mientras que en Catalunya, con 7,78 millones, ascienden a 37.572. La Comunidad del supuesto milagro de Ayuso, con una poblaci贸n de 6,77 millones, multiplica por casi 2,5 y por casi 2,3 los ingresos en las dos regiones m谩s habitadas del pa铆s. 

El n煤mero de hospitalizados en las Unidades de Cuidados Intensivos de la Comunidad de Madrid tambi茅n registraba un notable aumento del viernes 12 al lunes 15, y pasaba de un acumulado de 4.139 ingresos a un total de 6.134, 1.995 enfermos cr铆ticos m谩s. 

En las 煤ltimas semanas, el incremento de los hospitalizados en Madrid hab铆a sido constante, seg煤n se refleja en los distintos informes de Sanidad. A mitad de diciembre, 53.420 personas estaban ingresadas por covid y de estas 3.798 ocupaban las UCIs. El 煤ltimo d铆a del 2020, las cifras sub铆an hasta los 54.502 y los 3.867 respectivamente. El 15 de enero, hab铆a 55.429 ingresados y 3.938 cr铆ticos. Quince d铆as despu茅s, los ingresos totales llegaban a 57.614 y las UCIs a 4.041.

Las cifras de Sanidad y de la Comunidad no coinciden

El estupor ante estos n煤meros y ante la ocultaci贸n o el falseamiento o la incompetencia o descoordinaci贸n de ambas instituciones es a煤n mayor cuando se analizan los datos que la Comunidad de Madrid hace p煤blicos cada d铆a, y que en nada se parecen a los que Sanidad ofrece con las Comunidades Aut贸nomas como fuente. 

Seg煤n el informe del Gobierno de Ayuso, el 12 de febrero el acumulado era de 94.011 personas hospitalizadas. Las fuentes, seg煤n consta en el documento, son la Direcci贸n General de Salud P煤blica, el Servicio Madrile帽o de Salud y los hospitales privados. Tres d铆as m谩s tarde, mientras el informe de Sanidad reflejaba un aumento de m谩s de 25.000 pacientes ingresados, la Comunidad sumaba algo m谩s de 700 en su contabilidad p煤blica. 

Balones fuera

Lo m谩s sorprendente, si cabe, de este salto gigante en el n煤mero de hospitalizados en la Comunidad de Madrid, es que tanto sus responsables como los del Ministerio de Sanidad consultados por CTXT se pasan la pelota sin aclarar el porqu茅 de la anomal铆a. Desde la Consejer铆a de Sanidad de Madrid remiten a su informe diario que, como se detalla en el ep铆grafe anterior, no coincide con el del Ministerio. Al preguntar si no les parece raro ese incremento de 25.000 hospitalizados, aseguran que 鈥渓os datos que publicamos son los que trasladamos al Ministerio de Sanidad鈥. No responden a las preguntas de a qu茅 creen que se debe esa diferencia en la contabilidad ni de d贸nde salen tantos nuevos ingresos.

Sanidad, por su parte, contesta de forma escueta a un largo correo electr贸nico en el que se piden respuestas a estas diferencias: 鈥淟os datos que recoge el CCAES en su informe diario provienen de los datos proporcionados por las Comunidades Aut贸nomas. Son ellas las que deben aclarar las dudas sobre dichos datos鈥.

Las disparidades entre los datos de la Comunidad de Madrid y Sanidad han sido frecuentes durante la pandemia, especialmente en lo que se refiere a los contagios. Esto se debe, en parte, a que Madrid contabiliza los casos por fecha de la muestra, mientras Sanidad los apunta por la fecha en que son notificados. De esta forma, los datos de Madrid se adjudican a posteriori a las fechas en que se tom贸 la muestra. Esta disparidad de criterio altera tambi茅n el dato de la incidencia acumulada.

Este m茅todo ha levantado suspicacias. En julio public谩bamos en CTXT que de los 1.433 positivos por PCR notificados por la Comunidad en los primeros nueve d铆as del mes, solo 360 se adjudicaban al mismo. El resto se distribu铆a en meses anteriores, llegando algunos a engrosar las cifras de marzo. La Consejer铆a de Salud alegaba que los laboratorios peque帽os tardaban en dar los resultados de las pruebas.

A mediados de diciembre, Sanidad ofrec铆a cifras de contagios mucho m谩s elevadas que las publicadas por la Comunidad, seg煤n recog铆a El Espa帽ol. El Ministerio estaba publicando cifras hasta un 61% m谩s elevadas que las de la Comunidad para los primeros 15 d铆as del mes. 

A principios de noviembre, la Comunidad de Madrid se convirti贸, o as铆 se contaba, en un ejemplo de control de la pandemia. Pese a una estrategia de diagn贸stico cuando menos discutible 鈥搕est r谩pidos en vez de PCR鈥, con un n煤mero de ingresos en UCIs que se mantuvo casi estable durante semanas y con el n煤mero de muertos en ascenso desde septiembre, la regi贸n se presentaba como lugar libre y seguro para la econom铆a y la vida. 鈥淣o seremos nosotros los que vamos a impedir que los ciudadanos entren o salgan de la Comunidad de Madrid bien para ver a sus familiares, para trabajar, para hacer cuestiones con el m茅dico, etc鈥, manifest贸 la presidenta Ayuso dos semanas antes de Navidad. 

En la 煤ltima quincena de enero, a la vuelta de los d铆as festivos, todas las comunidades se apresuraron a endurecer las restricciones para intentar controlar el incremento de los contagios y la tercera ola de la covid-19. As铆, por ejemplo, el 15 de enero, Castilla-Le贸n, cogobernada por PP y C鈥檚, aprobaba un toque de queda a las ocho de la tarde 鈥揹os horas  antes de lo marcado en el decreto de estado de alarma y que acaba de ser rechazado por el Tribunal Supremo鈥 y el cierre perimetral de todas las provincias. Andaluc铆a, con un ejecutivo tambi茅n de populares y ciudadanos y el apoyo de la ultraderecha, anunciaba el cierre perimetral de sus ocho provincias y de todos aquellos municipios con una incidencia superior a 500, y la bajada de la persiana en hosteler铆a y comercios a partir de las 18:00 horas 鈥揳dem谩s, el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno Bonilla, solicitaba al Gobierno central la autorizaci贸n para adelantar el toque de queda a las ocho de la tarde y un confinamiento total para los municipios con una IA superior a 1.000 casos acumulados en dos semanas鈥. Y Galicia, presidida por el popular Alberto N煤帽ez Feij贸o, comunicaba el adelanto del toque de queda a las diez de la noche, el mantenimiento del cierre perimetral de todos sus municipios y el cierre de la hosteler铆a a las seis de la tarde y la limitaci贸n de las reuniones, p煤blicas y privadas, a cuatro personas. 

En l铆neas generales, todas las Comunidades Aut贸nomas han optado por la versi贸n m谩s dura del toque de queda y de las restricciones en hosteler铆a mientras la Comunidad de Madrid manten铆a su estrategia milagrosa basada en la defensa a ultranza de la libertad (comercial), con unas medidas muy laxas en comparaci贸n con el resto de territorios. As铆, en Madrid el toque de queda se adelantaba a las once de la noche (hasta ese momento estaba fijado en las 00:00 horas), la hosteler铆a y locales de ocio pod铆an estar abiertos hasta las diez y se recomendaba que en los domicilios solo hubiese convivientes. 

Diez d铆as despu茅s –cuando Galicia, por ejemplo, decretaba la clausura total de la hosteler铆a–, el Gobierno de Ayuso decidi贸 endurecer algo m谩s las medidas y adelantar el toque de queda a las 22:00 horas, cerrar hosteler铆a a las 21:00 y prohibir las reuniones en domicilios y espacios privados con personas no convivientes.

En la rueda de prensa del pasado 12 de febrero, en la que se anunci贸 que se mantendr铆an una semana m谩s las restricciones horarias vigentes,  el consejero de Sanidad madrile帽o, Antonio Zapatero, se帽al贸 tambi茅n que se barajaba la posibilidad de retrasar una hora el inicio del toque de queda y el cierre de establecimientos, a partir del 18 de febrero. Eso, si la situaci贸n epidemiol贸gica lo permit铆a. Una condici贸n no indispensable, al parecer, para la presidenta Isabel D铆az Ayuso que, minutos antes de la comparencia de su consejero, publicaba un tuit en el que anunciaba estas mismas medidas sin incluir condicionantes.

En lo que va de 2021, 2.346 personas han muerto en la Comunidad de Madrid con sospecha o con confirmaci贸n de covid-19, seg煤n los datos oficiales que salen de los certificados de defunci贸n. Entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre de 2020, fallecieron 4.099. En total, la segunda y la tercera ola de la pandemia han dejado 6.445 muertos en la comunidad milagro. 

Enlace relacionado Ctxt.es (17/02/2021).




Fuente: Sasmadrid.org