May 23, 2022
De parte de Nodo50
242 puntos de vista

La posible anulaci贸n de la
candidatura de Macarena Olona a las elecciones andaluzas, derivada de no residir realmente en Salobre帽a,
la poblaci贸n donde est谩 empadronada, es una noticia que, m谩s all谩 de que sea
buena o mala, es divertid铆sima. Olona es diputada por Granada en el Congreso,
pero para eso no le fue necesario empadronarse all铆: el sistema electoral estatal
permite la existencia de 芦cuneros禄, es decir, de diputados que no residen en la provincia por la que son elegidos. Es una pr谩ctica habitual, y legal, de todos
los partidos: colocan a sus personas clave en el primer puesto de listas electorales
que seguro obtendr谩n alg煤n diputado, aunque esas personas nunca hayan pisado
esa provincia.
 

Sin embargo, en las Comunidades
Aut贸nomas la cosa no tiene por qu茅 ser igual. El art铆culo 104.4 del Estatuto de Autonom铆a andaluz reconoce derecho de sufragio pasivo (ser elegible) en
las elecciones al Parlamento de Andaluc铆a solo a 芦los andaluces y andaluzas mayores
de dieciocho a帽os禄. El art铆culo 5 del mismo texto legal considera andaluces
a 芦los ciudadanos espa帽oles que (鈥) tengan vecindad administrativa en
cualquiera de los municipios de Andaluc铆a禄. Vecindad administrativa significa
padr贸n.

Es decir, que para presentarse a las
elecciones auton贸micas en Andaluc铆a tienes que estar empadronado all铆. Si no lo
est谩s (como le puede pasar a Olona si sigue adelante el procedimiento que ha
iniciado el Ayuntamiento de Salobre帽a) no puedes presentarte. No es, como ha
dicho Moreno Bonilla, una cuesti贸n administrativa: es el prerrequisito necesario
para participar en las elecciones. Si no eres andaluz no tienes derecho al voto
en Andaluc铆a, y lo que define ser andaluz es, precisamente, la residencia en
Andaluc铆a expresada por medio del padr贸n.

Porque ese es precisamente el quid
de todo el asunto. Lo que Olona no parece haber entendido es que el padr贸n es la
constancia administrativa del lugar en el que vives de verdad. No es 芦me
empadrono donde yo quiera para votar all铆禄, sino 芦me empadrono donde realmente
vivo y eso permite demostrar que vivo all铆 a efectos de toda una serie de derechos禄.
El art铆culo 15 LBRL lo deja claro: todo residente en Espa帽a debe
empadronarse en el lugar donde resida actualmente; ese padr贸n determina la
poblaci贸n del municipio y concede la condici贸n de vecino a todos sus miembros. Cuando
uno est谩 empadronado en un lugar donde no vive, est谩 mintiendo. Si lo hace
dentro del mismo municipio no es muy grave, pero si se empadrona en otro
municipio, otra provincia o, incluso, otra Comunidad Aut贸noma, la Administraci贸n
puede ponerse inquisitiva y hacer cierta cantidad de preguntas.

驴Por qu茅? 驴Por qu茅 es tan importante
el padr贸n municipal? 驴Qu茅 m谩s da que una persona est茅 empadronada en un lugar o
en otro? Pues es importante, entre otras cosas, porque el padr贸n municipal es
la base para el censo electoral.

El censo electoral es el mecanismo
central de unas elecciones, porque determina qui茅n puede votar y qui茅n no. Es mucho
m谩s importante que la forma de emitirse el voto o que la f贸rmula de conversi贸n
de votos en esca帽os. Uno de los problemas end茅micos del sistema electoral de
EE.UU., por ejemplo, es que el censo no se realiza de oficio, sino que cada
votante debe solicitar expl铆citamente su inscripci贸n. En un pa铆s donde la Administraci贸n
electr贸nica est谩 tan poco extendida, eso significa que debe perder dos ma帽anas
en el proceso electoral: la de registrarse y la de votar. Aunque hay Estados que
han implementado soluciones (como permitir el registro a la vez que el voto o habilitar
el tr谩mite por Internet), la formaci贸n del censo electoral es una forma excelente
de excluir poblaci贸n indeseable -l茅ase afroamericanos- del sistema.

En Espa帽a el censo electoral se elabora de oficio. Hay dos censos, el CER (residentes en Espa帽a) y el CERA (ausentes,
es decir, residentes en el extranjero). La inscripci贸n es obligatoria. Por centrarnos
solo en el CER, los Ayuntamientos tramitan directamente la inscripci贸n de sus
residentes en el censo electoral. Es decir, que en el momento en que te empadronas
en una determinada poblaci贸n, el Ayuntamiento de ese lugar pasa a inscribirte en
el censo electoral.

El proceso es mensual. El pen煤ltimo
d铆a h谩bil de cada mes, los Ayuntamientos env铆an a la Oficina del Censo
Electoral (una entidad p煤blica que tiene una delegaci贸n por provincia) todas
las alteraciones que se hayan producido en su padr贸n durante ese mes. Con todos
esos datos, la OCE forma el censo y lo publica con referencia al d铆a 1 del mes.
Ese censo est谩 dividido en secciones territoriales, que son agrupaciones de
entre 500 y 2.000 electores, en cada una de las cuales hay una o m谩s mesas
electorales.

Aunque sea lo que ahora nos
interesa, el padr贸n municipal no solo sirve para formar el censo electoral. Para
empezar, hacerse una idea cabal de cu谩ntas personas viven en un municipio y qu茅
caracter铆sticas tienen es vital a la hora de plantear pol铆ticas p煤blicas. No es
lo mismo un municipio de 30.000 habitantes que son principalmente jubilados que
uno de 500.000 compuesto en su mayor铆a de personas sin estudios en edad
laboral. Para seguir, y en los diez a帽os que median entre censo de poblaci贸n y
censo de poblaci贸n (1), la 煤nica fuente para establecer las cifras oficiales de
poblaci贸n en Espa帽a es el padr贸n municipal. Y, por 煤ltimo, el padr贸n sirve de
fuente para realizar estad铆sticas de poblaci贸n, por lo que debe ser fiable.

Esto quiere decir que los
Ayuntamientos tienen una serie de obligaciones en
relaci贸n con el padr贸n. Est谩n en el art铆culo 17 LBRL. Para empezar, los
Ayuntamientos deben gestionar su padr贸n por medios inform谩ticos. Cada cierto
tiempo, todos los Ayuntamientos env铆an sus padrones al INE, que es quien realiza
comprobaciones y evita duplicidades. Esta es la forma, por ejemplo, en que el
Ayuntamiento de Madrid sabe que una persona que ten铆a empadronada reside ahora
en, por ejemplo, Sanxenxo: porque el ayuntamiento gallego le ha mandado sus
datos al INE, el INE ha visto que este ciudadano estaba empadronado dos veces y
le ha pedido a Madrid que anule su inscripci贸n por ser la m谩s antigua.

Sin embargo, la obligaci贸n m谩s
importante de los Ayuntamientos es la de realizar 芦las actuaciones y
operaciones necesarias para mantener actualizados sus Padrones de modo que los
datos contenidos en 茅stos concuerden con la realidad禄 (art铆culo 17.2 LBRL). Si no
lo hacen, el INE se les echa encima y lo realiza por ellos, al margen de las
sanciones que procedan. As铆 que no se trata de una broma. Si un Ayuntamiento sospecha
que hay alg煤n dato censal que no corresponde con la realidad, tiene la
obligaci贸n de comprobarlo y dar de baja a quien sea.

Volvemos al caso de Olona. Aqu铆 no
es que el Ayuntamiento de Salobre帽a tenga base para sospechar que la
inscripci贸n de esta se帽ora es fraudulenta: es que el due帽o de la casa donde
presuntamente vive, un correligionario suyo, admiti贸 en la SER que ella no resid铆a
ah铆 de verdad. Es notable c贸mo esta gente parece creer que las normas son algo que
se les aplica solo y exclusivamente a los dem谩s, la verdad. Aparte de eso, el
Ayuntamiento ha realizado una serie de comprobaciones (enviar a la Polic铆a a
ver si estaba Olona en la casa, por ejemplo) y ahora le ha dado quince d铆as
para que alegue lo que considere.

La exclusi贸n de Olona del padr贸n
municipal puede darse por hecha. Ahora, no es tan claro que eso vaya a
significar su exclusi贸n del censo electoral y, por tanto, la revocaci贸n de su
condici贸n de candidata. Eso no lo decide el Ayuntamiento, sino la Junta Electoral.
Y no hay una norma espec铆fica que regule el caso de que un candidato haya ama帽ado su inclusi贸n en el censo electoral. Ni siquiera
se considera delito electoral empadronarse falsamente en un lugar con el
objetivo de entrar en el censo de dicho lugar (2).

En teor铆a, una vez abierto el
proceso electoral solo se aceptan reclamaciones en relaci贸n a los propios datos
censales del reclamante: no se me ha inscrito cuando y donde deb铆a, hay un
error en los datos, etc. Tambi茅n se admiten reclamaciones de las candidaturas
electorales por inscripciones fraudulentas, pero tienen que ser masivas (la ley
usa el t茅rmino 芦incremento de residentes significativo y no justificado禄 en una
circunscripci贸n), no vale que lo haga una persona sola.

Sin embargo, esto no es tanto una reclamaci贸n
en materia de censo como la constataci贸n, por parte de un Ayuntamiento, de que
la inscripci贸n censal de una candidata fue manifiestamente falsa: que esta
persona no viv铆a en Salobre帽a cuando se empadron贸 en noviembre, no viv铆a
tampoco all铆 cuando se cerr贸 el censo electoral en febrero y, desde luego,
sigue sin vivir all铆 ahora que se ha iniciado el procedimiento electoral.

Ante esto, la Junta Electoral puede
reaccionar de varias formas. La primera es ponerse formalista: el censo est谩
cerrado, se cerr贸 a 1 de febrero, y desde entonces no se pueden hacer cambios. Al
fin y al cabo, tener un censo electoral fijo e inmodificable es uno de los requisitos
de un proceso electoral limpio y justo. No podemos estar haciendo cambios ante
cualquier irregularidad.

Otra interpretaci贸n ser铆a,
precisamente, la que pone el acento en lo contrario. La inscripci贸n fue
fraudulenta, ya que Olona solo se empadron贸 en Salobre帽a porque el Estatuto de
Autonom铆a le exig铆a tener vecindad administrativa andaluza para poder
presentarse. Dado que ese empadronamiento fue falso, su inscripci贸n censal tambi茅n
debe serlo y, por tanto, ha de imped铆rsele votar en las elecciones y presentarse a ellas. El censo electoral no es m谩s que una herramienta para
garantizar la limpieza del proceso y no puede ponerse su integridad por encima
de enga帽os flagrantes.

Sea lo que sea lo que resuelva la
Junta Electoral, esto va m谩s all谩 de lo censal. Hay un dato jur铆dico b谩sico:
una persona sin vecindad administrativa en Andaluc铆a carece de derecho de
sufragio activo y pasivo en la misma. Aunque la Junta Electoral o los
tribunales posteriores la mantuvieran en el censo electoral, podr铆a recurrirse
con base a este argumento: esta persona no es legalmente andaluza, por lo que,
diga lo que diga la Junta Electoral, no se la puede proclamar como electa. El Estatuto
lo proh铆be.

Nos esperan todav铆a escenas en el
culebr贸n. A pesar de los plazos acelerados que tienen las reclamaciones sobre
tr谩mites electorales, no creo que est茅 esto resuelto el d铆a de las elecciones. Y
lo m谩s probable es que Olona, en aplicaci贸n de una medida cautelar, pueda
acabar present谩ndose y sacando (previsiblemente) su acta de diputado.

Al menos, esto ha servido para exponer
ante todo el pa铆s el aura de se帽oritos que llevan siempre encima estos
supuestos defensores de los obreros y la gente com煤n. Algo es algo.

 

 

 

 

 

(1) El censo de poblaci贸n (no el
electoral) es una operaci贸n estad铆stica que hace el INE cada diez a帽os. Contiene
una radiograf铆a completa de la poblaci贸n del pa铆s.

(2) S铆 es delito que un funcionario
ama帽e el censo.

 

        驴Te ha gustado esta entrada? 驴Quieres ayudar a que este blog siga adelante? Puedes convertirte en mi mecenas en la p谩gina de Patreon de As铆 Habl贸 Cicer贸n. A cambio podr谩s leer las entradas antes de que se publiquen, recibir谩s PDFs con recopilaciones de las mismas y otras recompensas. Si no puedes o no quieres hacer un pago mensual pero aun as铆 sigues queriendo apoyar este proyecto, en esta misma p谩gina a la derecha tienes un bot贸n de PayPal para que dones lo que te apetezca. 隆Muchas gracias!




Fuente: Asihablociceron.blogspot.com