October 31, 2020
De parte de La Haine
335 puntos de vista


La insolvencia intelectual, combinada seguramente con una falta de 茅tica y de perspectiva ideol贸gica medianamente progresista, condiciona la l铆nea de actuaci贸n del actual Gobierno y, por supuesto tambi茅n, de su leal oposici贸n. Es un mal cong茅nito al R茅gimen del 78 que con el paso del tiempo no hace m谩s que agudizarse. En el siguiente texto vamos a repasar a trav茅s de algunos elementos c贸mo esa incapacidad intelectual se est谩 expresando actualmente.

A vueltas con la pandemia

Empecemos por la gesti贸n de la pandemia Covid-19. Desde su inicio en enero de 2020 hab铆a indicios m谩s que suficientes para concluir que esta llegar铆a al Estado espa帽ol con intensidad. Cuando el norte de Italia se vio afectado dram谩ticamente ya no pod铆a albergarse duda. Sin embargo, nuestr@s gobernantes insist铆an en aquellos meses en la idea de que aqu铆 no ocurr铆a ni iba a suceder nada significativo. En la reuni贸n del Centro Nacional de Inteligencia del 4 de marzo se despreci贸 absolutamente la expectativa de que la pandemia se convirtiera en un problema real para nuestra sociedad, prioriz谩ndose cuestiones tan ex贸ticas como la guerra cibern茅tica. Seguramente estar铆an pensando en la invasi贸n del Ej茅rcito ruso, teniendo en cuenta que la mayor铆a de los que conforman ese organismo contin煤an considerando a Rusia como la Uni贸n Sovi茅tica. Un ejemplo de esta paranoia es la resoluci贸n de la Guardia Civil y el Juzgado de Instrucci贸n de Barcelona de la hip贸tesis de que 10.000 soldados rusos pod铆an invadir Catalu帽a.

Esa incapacidad para comprender lo que estaba ocurriendo condujo a actitudes tan irresponsables como la de facilitar el viaje a Mil谩n de miles de aficionados valencianos, o la llegada a Madrid de otros tantos aficionados brit谩nicos del Liverpool. Esa era la 茅poca en que el Sr. Sim贸n y todo el equipo ministerial nos contaban que las mascarillas no serv铆an para nada, que el control de temperatura en puertos, aeropuertos, estaciones鈥 era in煤til, que la realizaci贸n de PCR solo llevar铆a a confusi贸n, etc. Y de pronto, la pandemia se expres贸 en toda su intensidad, obviamente porque el virus hab铆a estado circulando sin ning煤n tipo de impedimento. A partir de ah铆 cambiaron las tornas y lo que hasta ese momento les parec铆a un problema despreciable se convirti贸 en un problema que requer铆a del uso del Ej茅rcito, la Guardia Civil y la Polic铆a Nacional. Seguramente eran conscientes de que el Sistema Sanitario P煤blico estaba francamente disminuido en sus capacidades y que, por otra parte, la l铆nea represiva, que es la que pueden garantizar las Fuerzas Armadas en sus diferentes variantes, iba a ser imprescindible para el control social. En ning煤n momento se solicit贸 la opini贸n de los expertos para que, m谩s all谩 de la constataci贸n emp铆rica del impacto de la primera ola, se conceptualizase acerca de c贸mo iba a discurrir la pandemia en su globalidad; y entre otras cosas, si era previsible que hubiera segundas y terceras olas de esta. Enseguida encontraron la 鈥減iedra filosofal鈥 para solucionar los efectos de la pandemia, en una profundizaci贸n del uso de la irracionalidad como m茅todo de an谩lisis: la vacuna. Seg煤n las primeras previsiones que se hicieron sobre la vacuna, esta ya tendr铆a que estar distribuy茅ndose entre la poblaci贸n, cuando era y es evidente que una vacuna con ciertas garant铆as no podr铆a ser usada hasta finales de la primavera o principios del verano 2021, y aun en ese caso, de forma prudente y selectiva. La vacuna como herramienta de control de la Covid, si es que alg煤n d铆a hay alguna vacuna que pueda garantizar tal cosa, no estar谩 disponible por lo menos hasta dentro de un a帽o y medio o dos.

Una vez constatada que toda la teorizaci贸n que se hizo inicialmente era incorrecta, nuestra gobernanza entr贸 en p谩nico y se pasaron a tomar medidas como el confinamiento total, eso s铆, exigiendo que los trabajadores/as de la mayor铆a de los sectores industriales siguieran acudiendo a sus puestos laborales, muchos de ellos en un transporte p煤blico saturado; el caso del Metro de Madrid se ha mostrado como un aut茅ntico marco privilegiado para la transmisi贸n de la pandemia.

La siguiente etapa fue la llamada 鈥淣ueva normalidad鈥: cuando la primera oleada pand茅mica fue decayendo hasta casi desaparecer, m谩s por la propia evoluci贸n natural de esta que por las medidas de aislamiento y cuarentena que aqu铆 se tomaron, el Gobierno de Pedro S谩nchez entr贸 en euforia sin base racional alguna y sin tener en cuenta que, con toda probabilidad, como el mundo de la Ciencia informaba, habr铆a en unos pocos meses una segunda ola. El proceso que llamaron 鈥渄esescalada鈥 fue totalmente irresponsable, siendo su objetivo principal salvar la temporada tur铆stica; al final no consiguieron ni una cosa ni la otra, pero s铆 sentaron las bases para que la segunda ola tuviera un car谩cter m谩s precoz en el Estado espa帽ol que en cualquier otro pa铆s europeo, con unas tasas elevad铆simas de morbilidad.

En las 煤ltimas semanas hemos visto un nuevo giro, no justificado con argumentos racionales sino mediante la pura propaganda, por el cual se avanza en la declaraci贸n de un Estado de Alarma que durar谩 nada menos que hasta el mes de mayo de 2021. Es curioso c贸mo esa propuesta aparece justamente despu茅s del debate de la moci贸n de censura de Vox a Pedro S谩nchez, debate en el cual el mejor parado fue, tal como recogen los medios de comunicaci贸n, en esta ocasi贸n acertadamente, Pablo Casado. Tenemos la impresi贸n que en la declaraci贸n de este Estado de Alarma no ha influido sustancialmente un planteamiento epidemiol贸gico, porque no va acompa帽ado de medidas concretas en ese terreno (que se dejan en manos de las Comunidades Aut贸nomas), sino de un postureo pol铆tico que tape las graves deficiencias en la gesti贸n del actual Gobierno. Sin embargo, las consecuencias de tal medida, el Estado de Alarma prolongado durante seis meses, van a ser de una extrema gravedad para la econom铆a del Estado espa帽ol y sus diversos pueblos. Eso no creemos que se le escape al Gobierno Central, por torpes que sean.

El truco imposible de los Presupuestos Generales

Un indicador de la absoluta disociaci贸n con la realidad que mantiene el Gobierno actual se expresa en la presentaci贸n del proyecto de Presupuestos Generales para el 2021. Seg煤n los organismos internacionales, el PIB de 2020 se retraer谩 alrededor de un 13%. El propio Gobierno espa帽ol ha reconocido estas conclusiones, pero sin embargo nos anuncia que en el a帽o 2021 habr谩 un rebote de entre un 7,2 y un 9%, incluyendo las ayudas europeas; 隆c贸mo nos recuerda aquello de los 鈥渂rotes verdes鈥 del Gobierno de Zapatero!

Hacienda espera una recaudaci贸n de 222.107 millones en 2021, un 13% mayor que en 2020 y un 4,3% m谩s que en 2019, siendo la mayor de la historia. Consideran que esa subida vendr谩 por la reactivaci贸n econ贸mica y del consumo, y una peque帽a parte por las reformas de los tributos, alrededor de 6.000 millones de euros. 驴C贸mo es posible esperar que una econom铆a que est谩 en ca铆da libre en el a帽o 2020 -y sin garant铆as de un cambio significativo en 2021- incremente su recaudaci贸n a trav茅s de los tributos habituales? Vamos a hacer un peque帽o repaso concreto de c贸mo se plantean estos. La recaudaci贸n por el IRPF, seg煤n sus previsiones, ser铆a de 94.196 millones, con un 7,8% de aumento con respecto al a帽o 2020; y el impuesto de Sociedades, de nuevo seg煤n las previsiones del Gobierno, ser铆a en 2021 de 21.720, con un incremento del 20,7% respecto al 2020 y una disminuci贸n del 8,48% con respecto a 2019. En lo referente al IVA, calculan un total de 72.220 millones, lo cual supone una subida del 13,9% con respecto al 2020 y un 0,95% con respecto al 2019.

La mayor parte de los organismos que examinan la evoluci贸n econ贸mica a nivel internacional consideran que, en el Estado espa帽ol, en el mejor de los casos, se recuperar铆an cifras similares a las de 2019 solo a partir del a帽o 2022. Es decir, hay un desajuste de muchos miles de millones de euros entre las cifras que aparecen en los PGE y la realidad. 驴Alguien se cree que el IRPF o el IVA pueden incrementarse significativamente en relaci贸n con el a帽o 2019? Es evidente que no. Estamos ante un nuevo episodio de las cuentas del Gran Capital; la desgracia es que en este caso la pagaremos el conjunto de las clases trabajadoras de la sociedad. Del Presidente y los Vicepresidentes del Gobierno o de la Ministra de Hacienda nos lo creemos todo, sin embargo nos sorprende que Nacho 脕lvarez, Secretario de Estado de Derechos Sociales, que siempre nos ha parecido una persona sensata y razonable, d茅 por bueno un documento que no hay absolutamente por d贸nde cogerlo.

La hosteler铆a y la uberizaci贸n de todos los sectores de la econom铆a

La Plataforma 鈥淛untos por la Hosteler铆a鈥 calculaba en julio que con las medidas aplicadas podr铆an desaparecer 65.000 establecimientos, hasta los 85.000 si las medidas se endurec铆an; y eso antes de la segunda ola de la epidemia. El 19,6% de los negocios hosteleros no abrieron una vez finalizado el estado de Alarma el 21 de junio, y un 27,3% abrieron, pero tuvieron que volver a cerrar. El sector de la hosteler铆a consideraba que la afluencia a sus establecimientos hab铆a descendido al menos un 75%, habiendo disminuido el n煤mero de trabajadores en 300.000, con unos 557.000 afectados por ERTES. Sus c谩lculos en cu谩nto a las p茅rdidas de puestos de trabajo directos e indirectos, oscilaban entre 900.000 y 1.100.000, alcanzando la ca铆da de la facturaci贸n en su conjunto m谩s de un 50%, lo que implica una p茅rdida de al menos 67.000 millones de euros. El sector de la hosteler铆a en el Estado espa帽ol, para bien o para mal, tiene un gran impacto econ贸mico: con m谩s de 315.000 establecimientos y 1.700.000 trabajadores, emplea al 8,7% de la poblaci贸n laboral en Espa帽a.

El Gobierno actual no ignora que las medidas que est谩n tomando van a tener un impacto absolutamente brutal en el sector de la hosteler铆a, y desgraciadamente muy poco en el control de la pandemia. 驴Entonces qu茅 es lo que realmente buscan? Tal como ocurri贸 en la d茅cada de los 80 durante los gobiernos de Felipe Gonz谩lez con la liquidaci贸n o venta a bajo precio de la estructura industrial, ganadera y agr铆cola del Estado espa帽ol como peaje a pagar a Francia y Alemania por la integraci贸n en la UE, mucho nos tememos que estamos ante una gran maniobra para liquidar el sector de la hosteler铆a espa帽ola y que esta, en un proceso de un par de a帽os, pase a ser comprada a precio de saldo y controlada por los grandes grupos internacionales de la hosteler铆a. Ya hay varios movimientos claros en esa direcci贸n. Blackstone a trav茅s de la espa帽ola Hostel Investment Partners est谩 invirtiendo para controlar una buena parte del sector de la hosteler铆a. Desde HIP se controlan ya 62 hoteles en Espa帽a con 18.000 habitaciones; esas cifras suponen que sea el tercer mayor propietario de hoteles en Europa, por detr谩s de la francesa Covivio (45.000 camas) y la sueca Pandox (32.000 camas). Existen 715.000 habitaciones en Espa帽a y, al menos 2/3 partes necesitan inversiones para su reforma. Esa capacidad financiera solo est谩 en manos de los grandes grupos internacionales: yanquis, alemanes, franceses鈥 La alternativa ser铆a que el Estado elaborara planes en colaboraci贸n con el sector para tal cosa, pero en absoluto parece que est茅n en ese camino.

El sector hostelero se ver谩 especialmente afectado en Madrid y Catalu帽a. Es un sector que en el Estado espa帽ol est谩 muy atomizado, pues son muchas peque帽as y medianas empresas las que gestionan la mayor铆a del sector, lo cual no es un elemento negativo, sino todo lo contrario; pero obviamente eso las hace m谩s vulnerables ante las pretensiones de los grandes tiburones especuladores internacionales; estos est谩n cerrando acuerdos de compra de hoteles con descuentos de hasta el 40%. Ese proceso llevar谩 a la disminuci贸n de plantillas y a su a煤n mayor precarizaci贸n. El Gobierno espa帽ol actual nos est谩 conduciendo de una forma r谩pida a la uberizaci贸n de la hosteler铆a, del peque帽o comercio y otros servicios. El modelo ya no es el neoliberalismo de los a帽os 80, ya anticuado; ahora el modelo que el Gobierno sigue a pie juntillas es el de la uberizaci贸n global, exigencia de la fracci贸n del capitalismo partidaria de la profundizaci贸n de la globalizaci贸n, tanto en Estados Unidos como en Europa.

Procesos constituyentes y el ejemplo chileno

Solo hay un camino para romper con esta din谩mica y construir un futuro democr谩tico y digno para nuestros pueblos, tal cu谩l es el empoderamiento popular que nos permita impulsar con todas las consecuencias un proceso constituyente que deje atr谩s al R茅gimen postfranquista de la constituci贸n del 78 y avance hacia la Rep煤blica popular. En el refer茅ndum del pasado domingo 25 de octubre Chile decidi贸 acabar con la constituci贸n pinochetista, poniendo en marcha un proceso constituyente democr谩tico. Esa misma l铆nea de trabajo es absolutamente imprescindible en el Estado espa帽ol: igual que all铆 se va a romper con la constituci贸n pinochetista, aqu铆 tenemos que hacerlo con la tardofranquista. En Chile llevan m谩s de un a帽o de lucha, de movilizaci贸n popular, con un programa y unos objetivos claros; el proceso tuvo un alto coste en sacrificios y esfuerzos, pero se ha conseguido avanzar con firmeza. En el Estado espa帽ol tampoco nos van a regalar nada: las ayudas que se puedan aportar desde las instituciones ser谩n siempre bien recibidas, pero tenemos que tener claro que el eje vertebral de la construcci贸n de un proceso constituyente ha de pasar por una correlaci贸n de fuerzas favorable en las calles y en el movimiento popular.

Izquierda Castellana, 30 de octubre de 2020




Fuente: Lahaine.org