May 22, 2022
De parte de ANRed
226 puntos de vista

Esta fue la conclusi贸n luego de un mes de juicio, 7 audiencias y muchos a帽os de investigaci贸n a casi un siglo de la masacre. La Masacre de Napalp铆 fue un crimen de lesa humanidad, cometido en el marco de un proceso de genocidio de los pueblos ind铆genas. Esta fue la conclusi贸n luego de un mes de juicio, 7 audiencias, muchos a帽os de investigaci贸n y casi un siglo despu茅s de la masacre. Es un hecho hist贸rico para las comunidades ind铆genas que habitan en el actual territorio argentino.  Por Agustina Ramos y Estefan铆a Yanil Cajeao (Agencia Presentes).


A las 12 del mediod铆a, la jueza  Zunilda Niremperger  a cargo del Juzgado Federal N掳1 de Resistencia en la provincia de Chaco comenz贸 a leer la sentencia de la causa caratulada 鈥淢asacre de Napalp铆 sobre Juicio de la Verdad鈥, con la traducci贸n simult谩nea a las lenguas Qom y Moqoit. 鈥淒eclarar que la masacre de Napalp铆, como as铆 los hechos posteriores, son cr铆menes de lesa humanidad, cometidos en el marco de un proceso de genocidio de los pueblos ind铆genas鈥.

La sentencia reconoce la responsabilidad del Estado nacional en el proceso de planificaci贸n, ejecuci贸n y encubrimiento en la comisi贸n del delito de homicidio agravado con ensa帽amiento y reducci贸n a la servidumbre. Por 茅l resultaron asesinadas entre 400 y 500 personas de los pueblos Moqoit y Qom en la Reducci贸n de Napalp铆, ubicada en el entonces territorio nacional del Chaco.

La Reducci贸n fue creada por el estado argentino鈥

El s谩bado 19 de julio de 1924, 鈥渁lrededor de un centenar de polic铆as de territorios nacionales, gendarmes y algunos civiles armados, ayudados por log铆stica a茅rea llegaron a la zona de la Guar谩鈥 y llevaron a cabo la masacre. Se perpetr贸 a partir de la orden del entonces gobernador del territorio nacional de Chaco, Fernando Centeno. Centeno respond铆a al gobierno del presidente Marcelo Torcuato de Alvear, de la Uni贸n C铆vica Radical.

El ataque se dio contra un grupo de 鈥渁proximadamente 1.000 personas compuestas de familias moqoit, qom y algunos peones correntinos y santiague帽os (que) estaban realizando una huelga concertada en tolder铆as a modo de campamento para reclamar por las condiciones a las que estaban sometidos鈥, expuso la jueza en la sentencia.

La Reducci贸n fue creada por el estado argentino. El objetivo era culminar el proceso de ocupaci贸n del territorio de las poblaciones ind铆genas y su sometimiento. Las condiciones de vida eran paup茅rrimas. Trabajaban a destajo. No se pod铆an mover del lugar. Todo eso dio lugar a un descontento y se produjo una reuni贸n de mil ind铆genas que concretaron una huelga鈥, afirm贸 el fiscal federal Federico Garniel durante los alegatos.

Este juicio fue el primer proceso penal por averiguaci贸n de la verdad por cr铆menes de lesa humanidad del Estado argentino contra poblaci贸n ind铆gena. Como no existen imputados con vida, la sentencia reconstruye lo acontecido y busca servir de reparaci贸n.

En la parte dispositiva de la sentencia se tuvieron en cuenta los pedidos de reparaci贸n por parte de la Fiscal铆a Fiscal General en los alegatos.

Entre estos pedidos, se incluyen ordenar al Estado nacional un acto p煤blico de reconocimiento de su responsabilidad en la masacre. Adem谩s, se deber谩 publicar la sentencia en la p谩gina web oficial de la Secretar铆a de Derechos Humanos de la Naci贸n y la provincia del Chaco, junto a sus traducciones a las lenguas qom y moqoit, y su parte dispositiva en el Bolet铆n oficial.

Entre otras medidas reparatorias, la sentencia resuelve tambi茅n que el Ministerio de Educaci贸n de la Naci贸n incluya dentro de los dise帽os curriculares nacionales de los niveles primario, secundario, terciario y universitario el estudio de los hechos probados en el juicio.

Asimismo, resuelve que el Ministerio de Seguridad de la Naci贸n y de la Provincia del Chaco incorporen a la instrucci贸n y capacitaci贸n de las fuerzas federales y provinciales un m贸dulo sobre respeto a los Derechos Humanos de los Pueblos Ind铆genas.

Tambi茅n, ordenar al Equipo Argentino de Antropolog铆a Forense a que contin煤e con las excavaciones, b煤squeda y exhumaciones de fosas comunes de las v铆ctimas. En este sentido, el Estado deber谩 proveer de los recursos necesarios y as铆 restituir a la comunidad los restos 贸seos que se encuentren.

D铆a de conmemoraci贸n

La sentencia exhorta al Congreso de la Naci贸n a que determine como D铆a Nacional de Conmemoraci贸n de la Masacre de Napalp铆 al 19 de julio; a la vez que pide dar lugar al cambio de nombre de la comunidad de Colonia Aborigen a trav茅s de una consulta previa.

A lo largo del juicio se constat贸 que las reducciones de ind铆genas, como la de Napalp铆, fueron sistemas de explotaci贸n laboral y disciplinamiento, que sirvieron al proceso de genocidio ind铆gena llevado a cabo por el Estado nacional.

En este sentido, la Masacre de Napalp铆 no fue un hecho aislado: en 1933 ocurri贸 la Masacre del Zapallar, en el actual territorio del Chaco y las masacres de Mora Marcada, en 1933, y Rinc贸n Bomba, en 1947, que tuvieron lugar en el territorio formose帽o.

Tambi茅n se observ贸 en las audiencias del juicio que durante esta masacre fue la primera vez en la historia argentina que se utiliz贸 un avi贸n contra civiles con armamentos de guerra. 

En la quinta audiencia, el aviador Alejandro Covello, que aport贸 como testigo, afirm贸 que 鈥渆n 1924 se inaugur贸 el escarmiento, el castigo y el terror desde el aire en la Rep煤blica Argentina鈥. 鈥淣ecesitamos verdad y justicia, para no llegar a lo que hemos llegado que fueron los vuelos de la muerte鈥, subray贸.

La pruebas desplegadas a lo largo del juicio fueron testimonios de sobrevivientes, descendientes e investigadores, adem谩s de la documentaci贸n aportada por distintos organismos p煤blicos, provinciales y nacionales, como el Archivo General de la Naci贸n, el Archivo Hist贸rico del Chaco y la C谩mara de Diputades.

El testimonio de Rosa Grilo

Uno de los testimonios fue el de la 煤nica sobreviviente con vida, de 114 a帽os y perteneciente a la comunidad Qom, Rosa Grilo.

鈥淓s muy triste para m铆 porque mataron a mi pap谩 y casi no me quiero acordar, porque me hace doler el coraz贸n. Un avi贸n de arriba tiraba bolsas y ca铆an al piso y ah铆 los mataban. Mi abuelo y mi mam谩 gritaban disparemos, disparemos. No s茅 por qu茅 mataron a muchos ni帽os y grandes, fue mucho el sufrimiento鈥, cont贸 la sobreviviente en una entrevista que le realiz贸 la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscal铆a Federal de Resistencia y fue reproducida en el juicio.

Finalmente, en la sentencia se prob贸 que la masacre provoc贸 consecuencias graves en los sobrevivientes y en sus descendientes.

鈥淧roducto de ello y de una sistem谩tica opresi贸n, las generaciones posteriores de los pueblos moqoit y qom sufrieron el trauma del terror, el desarraigo, la p茅rdida de su lengua y su cultura鈥, indic贸 la jueza Niremperger.





Fuente: Anred.org