March 3, 2022
De parte de SAS Madrid
2,606 puntos de vista

Ya hay sentencia y no deja lugar a dudas: la Justicia obliga a la readmisi贸n de las 76 trabajadoras de la limpieza que el IMQ despidi贸 el 1 de enero, obliga a la empresa a pagarles los salarios de tramitaci贸n y a indemnizarlas con 1.000 euros a cada una, adem谩s de abonar una indemnizaci贸n de 40.000 euros al sindicato que las defendi贸 (ELA)

La sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior del Pa铆s Vasco la firman Juan Carlos Iturri, que preside la sala compuesta por los magistrados Florentino Eguaras y Maite Alejandro. Contra ella cabe recurso de casaci贸n ordinario en el plazo de cinco d铆as. La sentencia est谩 fechada ayer, 1 de marzo, y este mediod铆a ha sido notificada a las partes.

El fallo afecta a 57 trabajadoras de la Cl铆nica Zorrotzaurre y a 22 de la Virgen Blanca, ambos centros privados del Igualatorio M茅dico Quir煤rgico ubicados en Bilbao. 鈥淣o podemos estar m谩s contentas con el resultado de la sentencia鈥, resume la responsable de Servicios Privados del sindicato ELA, Uribarri Irigoras.

鈥淓l fallo nos ha sorprendido gratamente porque va m谩s all谩: destaca que el despido tambi茅n se produce porque son mujeres鈥, Uribarri Irigoras (sindicato ELA)

鈥淓l despido colectivo es declarado nulo porque entiende que es consecuencia de la vulneraci贸n de varios derechos fundamentales de estas trabajadoras: el de la tutela judicial efectiva, el derecho a la huelga y a la igualdad鈥, a帽ade Irigoras. 鈥淓l fallo nos ha sorprendido gratamente porque incluso va m谩s all谩: destaca que el despido tambi茅n se produce porque son mujeres鈥. 

As铆 lo expresa el punto noveno de los Fundamentos de Derecho del fallo, al entender que 鈥渆xiste una discriminaci贸n por raz贸n de sexo鈥. 鈥淪i los despedidos han pretendido reivindicar los derechos que restringen la diferencia entre el var贸n y la mujer, y el despido incide mayoritariamente en el colectivo femenino, nuestra conclusi贸n vuelve a ser la declaraci贸n de nulidad del despido por esta nueva v铆a鈥, precisan los magistrados. Las trabajadoras despedidas hab铆an iniciado una serie de movilizaciones para conseguir un convenio colectivo, en el que hab铆an constatado su pretensi贸n de abordar la brecha salarial. Al no conseguir abrir las negociaciones, convocaron una huelga indefinida. Dos d铆as despu茅s fueron despedidas por la empresa al considerarlas 鈥渘o aptas鈥. Algunas llevaban m谩s de tres d茅cadas realizando labores de limpieza.

El punto noveno a帽ade que tambi茅n podr铆a haber una discriminaci贸n por edad, pero que esta no es admisible en derecho.

El punto sexto concluye que ambas cl铆nicas vulneraron 鈥渃on su conducta鈥 el ejercicio al derecho a la tutela judicial efectiva y, ante ello, 鈥渟e alza la garant铆a de indemnidad que protege a los despedidos鈥. La garant铆a de indeminidad es el t茅rmino jur铆dico para referirse al coloquial represalias. Por ello, tambi茅n considera que la empresa vulner贸 el derecho a la huelga y a la libertad sindical,  dado que pretend铆an 鈥渙btener un convenio negociado de car谩cter colectivo鈥.

La sentencia valora la unidad

El fallo destaca la unidad de la plantilla y su car谩cter reivindicativo en el punto quinto, donde desarrolla la concatenaci贸n de las reivindicaciones, las mejoras salariales y las represalias acometidas por el Igualatorio: 鈥淔rente a la habitual dispersi贸n y fragmentaci贸n del colectivo que integra el personal de limpieza, nos encontramos aqu铆 con una estabilidad y unidad que demuestra su capacidad reivindicativa, incluso para llegar a movilizaciones, concentraciones y una huelga indefinida. Es evidente la participaci贸n de la representaci贸n sindical, pero lo que se nos demuestra es que el personal afectado es reivindicativo y ha obtenido con su conducta resoluciones judiciales que avalan mayores retribuciones a las que ven铆an percibiendo anteriormente鈥.

Al mismo tiempo, las reclamaciones que han conseguido mejorar los salarios, 鈥渃onducen a un incremento del coste del servicio, con menores m谩rgenes empresariales. En definitiva, la situaci贸n ha generado una especie de embudo: reclamar y ejercitar los derechos conduce a un resultado perjudicial para los trabajadores鈥. Y ese embudo, resuelve la sentencia, el IMQ decidi贸 atajarlo con la 鈥渇inalizaci贸n de sus contratos de trabajo鈥. Como las trabajadoras advirtieron, el despido colectivo era una represalia.

Convocatoria de huelga, burofax de despido

Las trabajadoras de la limpieza del IMQ llevan a帽os peleando por sus sueldos. Hab铆an conseguido pluses de cl铆nica, toxicidad y actividad. A煤n as铆, los pluses no las equiparaban con los sueldos de las trabajadoras m谩s antiguas 鈥攁ntes de la llegada de las subcontratas que obliga a subrogar a todas las empleadas鈥: 鈥淧ara que te hagas una idea, despu茅s de ocho a帽os en la empresa, me llevo 1.100 euros al mes a casa trabajando de lunes a domingo鈥, explic贸 Bel茅n a El Salto. El pasado 7 de diciembre, las trabajadoras comenzaron una huelga indefinida, despu茅s de cinco semanas de concentraciones en la cl铆nica de Zorrotzaurre con el objetivo de negociar un convenio colectivo propio. Consignaron el aviso de huelga el 23 de noviembre y, solo dos d铆as despu茅s, el 25, les lleg贸 un burofax del IMQ: estaban despedidas.

鈥淓se burofax fue una represalia a la convocatoria de huelga indefinida ante la negativa de negociar un convenio propio y abordar la brecha salarial鈥, asegur贸 Maite Leizegi, del sindicato ELA. Las trabajadoras del IMQ se rigen por el convenio colectivo provincial de limpieza de edificios y la empresa de servicios Gizartzen era la subcontrata que gestionaba su trabajo, hasta el 31 de diciembre.

Uribarri Irigoras considera que la sentencia plantea que la readmisi贸n debe realizarla directamente el IMQ, sin subcontrata de por medio, 鈥渓o contrario ser铆a una readmisi贸n irregular鈥. 

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (02/03/2022).




Fuente: Sasmadrid.org