April 28, 2022
De parte de SAS Madrid
212 puntos de vista

Mujer de 32 a帽os, con estudios secundarios, con familiares a su cargo y en situaci贸n irregular. Este es el perfil mayoritario de las mujeres que ejercen la prostituci贸n en la Comunidad de Madrid, seg煤n un informe realizado por la asociaci贸n In G茅nero-Interculturalidad y G茅nero presentado esta semana.

Para la elaboraci贸n de este informe, esta asociaci贸n, dedicada a la atenci贸n integral de personas en contextos de prostituci贸n y de v铆ctimas de trata de seres humanos con fines de explotaci贸n sexual, ha recabado informaci贸n de las 2.358 personas que atendi贸 durante 2021. Un dato que, ya de por s铆, dice mucho, ya que el a帽o anterior, seg煤n recalcan desde esta asociaci贸n, el n煤mero de personas atendidas no lleg贸 al millar.

Como primer dato, de esas cerca de 2.360 personas, 2.005 fueron mujeres cis, frente a 312 mujeres trans y 41 hombres. Como segundo dato, el lugar donde ejercen su trabajo: el 44% en pisos privados, el 31% en clubes de alterne y el 25% en la calle. El tercero, su edad: m谩s de la mitad de ellas tienen entre 24 y 39 a帽os, el segundo grupo de edad m谩s habitual 鈥30,5%鈥 es el de 40 a 51 a帽os, seguido del de 18 a 23 a帽os, con un 12,1%, y, por 煤ltimo, las personas de entre 52 y 73 a帽os suponen el 6,7% de las atendidas por esta asociaci贸n. La edad m谩s repetida entre las personas atendidas es la de 32 a帽os, y la media 36. En cuanto a formaci贸n educativa, seg煤n el informe de esta asociaci贸n, el 62,7% de las encuestadas tiene estudios de Secundaria o FP y hasta el 14,8% tiene estudios superiores, frente al 20,7% con estudios primarios y solo el 1,7% sin ning煤n tipo de estudios.

Aunque en 2021 hab铆a m谩s personas de origen espa帽ol ejerciendo la prostituci贸n en la Comunidad de Madrid que el a帽o anterior, la proporci贸n frente a las que vienen de otros pa铆ses sigue siendo baja, teniendo en cuenta las personas atendidas por In G茅nero. Del 3,8% que se contabiliz贸 en 2020 se ha pasado al 6,5% en 2021. En su gran mayor铆a, proceden de Colombia 鈥18,6%鈥, Rep煤blica Dominicana 鈥12,5%鈥, Ruman铆a 鈥10,8%鈥, Ecuador 鈥9,4%鈥, Paraguay 鈥8,2%鈥 y Venezuela 鈥7,4%鈥. Y la cuarta parte de ellas 鈥25,4%鈥攕e encontraban en 2021 en situaci贸n administrativa irregular y, aunque casi todas est谩n empadronadas, el 28,2% de ellas no tienen tarjeta sanitaria.

Cabezas de familia

Si hay algo que todas las trabajadoras sexuales tienen en com煤n, seg煤n este estudio, es que tienen familiares a su cargo, y en muchos casos dependen de ellas seis o incluso m谩s de una decena de personas. En concreto, el 39,9% tienen a una o dos personas dependientes de ellas, un 48,9% se hacen cargo de entre tres y cinco familiares, el 9% de las encuestadas dan soporte a entre seis y nueve familiares y en 2,2% sostienen a entre diez y 20 personas.

La gran mayor铆a de ellas 鈥80%鈥 nunca hab铆a ejercido la prostituci贸n antes de su llegada Espa帽a, ni tampoco llegaron al pa铆s con ese prop贸sito 鈥76,4%鈥. 鈥淰en铆an con otras expectativas laborales y de vida, pero la dificultad de acceso al empleo, condicionada por una r铆gida y obsoleta Ley de Extranjer铆a, las ha llevado al ejercicio de la prostituci贸n鈥, explica el informe.

Prostituci贸n en tiempos de covid: sin ingresos ni residencia

En paralelo al informe sobre la situaci贸n de las trabajadoras sexuales, la asociaci贸n In G茅nero ha presentado otro estudio en el que analiza c贸mo la pandemia de covid y las medidas impuestas alrededor de esta han impactado en las trabajadoras sexuales. En este caso, la asociaci贸n ha realizado el estudio a partir de una encuesta realizada a 300 trabajadoras sexuales en la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha, Andaluc铆a, Extremadura y Castilla y Le贸n. La asociaci贸n se帽ala como principales consecuencias de la pandemia el aumento del trabajo en pisos, de la invisibilidad y vulnerabilidad de las trabajadoras sexuales, el empeoramiento de sus circunstancias econ贸micas y el regreso a la prostituci贸n de mujeres que hab铆an decidido abandonarla y ya se hab铆an integrado en el mercado laboral, y el aumento de las trabajadoras sexuales de origen espa帽ol. 

鈥淓l lugar de ejercicio de la prostituci贸n elegido por las personas encuestadas cambia de forma importante durante la pandemia鈥, destaca el informe, que apunta que el porcentaje de las trabajadoras sexuales que ejercen en un club se redujo m谩s de la mitad respecto a antes de la pandemia, situ谩ndose en el 18,4%. Y es que, durante el estado de alarma, varias comunidades aut贸nomas, como Castilla-La Mancha, Andaluc铆a, Castilla y Le贸n y Extremadura ordenaron la clausura de los clubes de alterne, expl铆cita o impl铆citamente, lo que dej贸 sin ingresos 鈥攕in posibilidad de un erte, como en el caso de otros trabajadores鈥, y tambi茅n sin casa a miles de trabajadoras sexuales. 

鈥淓n este marco, la polic铆a ha realizado vigilancia e incluso ha ejercido abusos contra las personas que siguieron ejerciendo la prostituci贸n en casas y clubes, situaci贸n ante la cu谩l muchas de ellas optaron por buscar un piso de prostituci贸n para seguir ejerci茅ndola de forma m谩s clandestina鈥, explica el informe. 鈥淪i bien esta situaci贸n de relativa invisibilidad permite a las personas ejercer la prostituci贸n sin ser criminalizadas por ello, tambi茅n eleva su vulnerabilidad y su desprotecci贸n de cara a los clientes y a la actividad de posibles redes mafiosas鈥, a帽ade. 

Tambi茅n disminuy贸 la prostituci贸n en las calles, 鈥減or las prohibiciones y vigilancia de la polic铆a鈥, pasando de un 11,1% a un 7,4%. El cierre de los clubs es la raz贸n que explica, seg煤n apunta esta asociaci贸n, que en 2021 un 31,8% de las trabajadoras sexuales consultadas se vieran obligadas a cambiar de domicilio. 鈥淣uestra experiencia nos dice que, especialmente durante el confinamiento, muchas de ellas tuvieron que abandonar de forma precipitada los clubes de alterne y tuvieron que alojarse con personal de los mismos locales o con otras compa帽eras; incluso, algunas se fueron a vivir con sus clientes, y otras tuvieron que optar por albergues improvisados para pasar las semanas de mayores restricciones鈥, contin煤a el informe. 

鈥淢uchas de ellas tuvieron que abandonar de forma precipitada los clubes de alterne y tuvieron que alojarse con personal de los mismos locales o con otras compa帽eras; incluso, algunas se fueron a vivir con sus clientes, y otras tuvieron que optar por albergues improvisados鈥

El 54,8% de las personas encuestadas para este informe tambi茅n asegur贸 que no pudo hacer frente a gastos b谩sicos, como la hipoteca o alquiler de su vivienda o el pago de los suministros. 鈥淢uchas personas que acababan de enviar dinero a su pa铆s de origen se quedaron pr谩cticamente con lo puesto y sin poder hacer frente al confinamiento y a las necesidades derivadas de las restricciones鈥, se帽ala el informe. Y es que, durante el funcionamiento, hasta un 83,9% de las trabajadoras sexuales preguntadas afirma que dej贸 de ejercer la prostituci贸n por miedo al contagio o a la represi贸n policial 鈥攅l 17,5% afirma haber sufrido alg煤n tipo de represi贸n por parte de agentes de polic铆a desde que comenz贸 la pandemia鈥. El 14,3% sigui贸 trabajando de forma clandestina, tanto en clubes 鈥攁 puerta cerrada鈥 como en pisos. 

La pandemia de coronavirus ha cambiado incluso la forma de practicar sexo con los clientes, seg煤n expone este informe, para el 77% de las trabajadoras sexuales preguntadas, ya sea obligando a los clientes a ducharse antes de tener relaciones sexuales, portando mascarilla durante estas 鈥53,9%鈥 y exigiendo al cliente a usarla tambi茅n, o incluso modificando las posturas para evitar las secreciones respiratorias 鈥34,7%鈥 o reduciendo el tiempo con el cliente 鈥26,9%鈥. 鈥淭odas son estrategias que no evitaban el contacto f铆sico que conlleva una relaci贸n sexual, pero que trataban de minimizar en lo posible el contagio鈥, explica el informe, que tambi茅n se帽ala el aumento de los servicios sexuales mediante videollamada. 

Durante la pandemia el porcentaje de trabajadoras con ingresos por debajo de los mil euros mensuales pas贸 al 85,3%; si la vara se pone en los 500 euros, el porcentaje alcanza el 51,2% de las entrevistadas. 鈥淟a mayor铆a de estas personas han transitado de una situaci贸n desahogada a una situaci贸n de extrema vulnerabilidad social y econ贸mica鈥, destaca el informe, que recuerda que la mayor铆a de las personas que ejercen la prostituci贸n en Espa帽a son de origen extranjero y una de las principales motivaciones es mandar dinero a sus familias en sus pa铆ses de origen, un objetivo que, durante la pandemia, solo pudo cumplir al mismo nivel que pod铆an hacer antes el 6% de las encuestadas. Un 36,4% no pudo mandar nada a sus pa铆ses de origen. Y hasta un 64,1% de ellas se vieron en la necesidad de recurrir a familiares, amistades, ONG o incluso a antiguos clientes para poder pagar su alojamiento y manutenci贸n. 

鈥淟a mayor铆a de estas personas han transitado de una situaci贸n desahogada a una situaci贸n de extrema vulnerabilidad social y econ贸mica鈥, destaca el informe

鈥淟os niveles de necesidad que han tenido las personas en contexto de prostituci贸n y que se ven reflejados con estos porcentajes de solicitud de ayuda superan ampliamente el porcentaje de personas en situaci贸n de pobreza severa que, seg煤n el segundo informe de la Red de Lucha contra la Pobreza de este a帽o, tuvieron que solicitar estos distintos tipos de ayuda en nuestro pa铆s. Esto es especialmente llamativo si tomamos en cuenta que las personas que ejercen la prostituci贸n no son un colectivo que recurra habitualmente a la demanda de ayudas sociales, ya que, antes del impacto social de la pandemia, era frecuente que tuvieran suficientes recursos para vivir y enviar a sus familias鈥, concluye el informe.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (27/04/2022).




Fuente: Sasmadrid.org