May 12, 2021
De parte de Nodo50
282 puntos de vista


El proceso de judeizaci√≥n de Jerusal√©n es un hecho abominable que jam√°s se ha detenido durante las √ļltimas d√©cadas, ante el silencio c√≥mplice de la malhadada ¬ęcomunidad internacional¬Ľ. Un plan de limpieza √©tnica, al m√°s puro estilo del nazismo, est√° consiguiendo cambiar, lenta e ilegalmente, la composici√≥n poblacional de la ciudad triplemente santificada. Jud√≠os europeos y americanos, cuyos ascendientes no tuvieron jam√°s contacto con Tierra Santa, llevan decenios expulsando a la poblaci√≥n semita musulmana y cristiana que habita la ciudad desde hace siglos o miles de a√Īos. Su intenci√≥n es tratar de alterar el estatus de Jerusal√©n Este, de manera que no quede poblaci√≥n originaria sobre el terreno que pueda demandar la soberan√≠a sobre la Ciudad Vieja, la Jerusal√©n Este ocupada en 1967 o sobre toda la ciudad, ocupada ilegalmente desde 1948 con el benepl√°cito de las potencias mundiales.

La Autoridad Palestina, cómplice de Israel y EEUU en la aniquilación de la causa nacional palestina, ha asistido impasible a este proceso de miles de expulsiones, demoliciones, expropiaciones o apropiaciones, sin apenas levantar la voz, temiendo que una oposición contundente podría poner en peligro su empleo como carceleros de los campos de concentración en los que malvive la población palestina. Ha tenido que ser la población jerusalemita autoorganizada la que protagonice las protestas contra las expulsiones racistas y contra las cargas violentas y las restricciones impuestas en fechas de Ramadán a los rezos en la explanada de las mezquitas. Allí se encuentra el tercer lugar salto para el islam: el Domo de la Roca y la mezquita de Al-Aqsa, que los judíos afirman falsamente que está construida sobre las ruinas del monte del templo, ya que recientes excavaciones arqueológicas constatan que el templo hebreo en realidad habría estado a varios kilómetros de allí, fuera de la ciudad, en una zona con mejor acceso a manantiales de agua.

A pesar de las tibias condenas de la ONU por boca de su temeroso y ¬ępreocupado¬Ľ Secretario General ‚ÄĒque parece determinado a no molestar a nadie que lo pueda sacar del cargo‚ÄĒ, el engendro sionista de Israel no ha cesado en sus ataques sobre la indefensa poblaci√≥n originaria palestina de Jerusal√©n, que contabiliza centenares de heridos y detenidos y sigue con su plan de desalojo de alrededor de 300 de sus habitantes del barrio de Sheikh Jarrah y Silwan, aunque hay alrededor de un millar en riesgo de deportaci√≥n.

Es en este contexto donde Hamas y otros grupos de la resistencia ‚ÄĒya que la AP sigue desaparecida y tampoco se la espera‚ÄĒ ha tomado las riendas de la defensa de Al-Quds y ha amenazado a la potencia ocupante con acciones militares si no se retiraban de la Ciudad Vieja y cesaban los intentos de expulsi√≥n de sus habitantes. Al cumplirse el plazo establecido el lunes a las 6 de la tarde, han lanzado varios cohetes sobre las colonias ilegales jud√≠as cercanas a Gaza y Jerusal√©n, aunque llegaron a sonar las alarmas en zonas m√°s lejanas e incluso en la propia Tel Aviv. La respuesta de Israel a esos ataques ‚ÄĒque solo provocaron algunos heridos y da√Īos materiales*‚ÄĒ ha sido brutal, asesinando al menos a 20 palestinos, 9 de ellos ni√Īos, en la Franja de Gaza.

La opini√≥n p√ļblica mundial, en muchos casos alarmada al o√≠r por primera vez qu√© hace realmente el sionismo en Jerusal√©n desde 1967 ha vuelto, una vez m√°s, a empatizar con Palestina. Se han producido movilizaciones en todo el mundo denunciando la limpieza √©tnica, la brutalidad del r√©gimen jud√≠o y su desprecio por las leyes internacionales.

No es necesario recordar que la conquista de terrenos por la fuerza est√° prohibida expresamente por la legislaci√≥n internacional. La Resoluci√≥n 303 de Naciones Unidas asevera que ¬ęLa ciudad de Jerusal√©n se establecer√° como un corpus separatum bajo un r√©gimen internacional especial y ser√° administrada por las Naciones Unidas¬Ľ, por lo que Israel no puede extender su dominio sobre la ciudad. La Resoluci√≥n 242 exige la retirada de Israel de todos ¬ęlos territorios ocupados en la Guerra de los Seis D√≠as de 1967¬Ľ, entre los que est√° Jerusal√©n Este, y la 2443 pide al ente sionista que ¬ędesista de destruir casas de la poblaci√≥n civil √°rabe en las √°reas ocupadas¬Ľ como as√≠ viene sucediendo ininterrumpidamente ante la pasividad internacional. La Resoluci√≥n 2443, de 1997, exhorta a Israel a no construir asentamientos en los territorios √°rabes ocupados, especialmente en Jerusal√©n‚Ķ Estas son solo son algunas resoluciones incumplidas por Israel cada d√≠a de forma impune, pero podr√≠amos citar muchas m√°s. Tambi√©n ser√≠a posible hablar de que las transferencias de poblaci√≥n israel√≠ a zonas ocupadas son cr√≠menes de guerra seg√ļn la legislaci√≥n internacional, como tambi√©n que la legislaci√≥n sionista no se puede aplicar a zonas ocupadas por la fuerza, por lo que sus tribunales no son competentes, como pretenden hacer a diario, para dirimir sobre la propiedad de las tierras palestinas.

Lo cierto es que alrededor de la mitad de la poblaci√≥n de Al-Quds ha perdido el derecho de residencia en sus propias viviendas desde 1967, a veces a un ritmo de muchos miles de vecinos y vecinas por a√Īo. Ahora, tras la en√©sima masacre cometida por el ente sionista, seguramente oiremos llamadas a la calma a ambas partes y m√ļltiples posicionamientos equidistantes o que culpan claramente a los palestinos de la situaci√≥n creada. Los gobiernos y los medios corporativos saben que la opini√≥n p√ļblica no tolera los actos de racismo supremacistas jud√≠os y prefiere que a los palestinos los deporten en silencio, sin que den mucha lata.

Tambi√©n vemos estos d√≠as un desfile medi√°tico de l√≠deres de los pa√≠ses √°rabes traidores a la causa palestina y al pueblo musulm√°n, rasg√°ndose la vestiduras p√ļblicamente, condenando a Israel por algo que llevan haciendo ininterrumpidamente m√°s de medio siglo. Son tan culpables de lo que est√° sucediendo, o m√°s incluso, que los propios dirigentes israel√≠es. No es posible normalizar relaciones diplom√°ticas con quien masacra al pueblo hermano palestino y quien viola una y otra vez los lugares santos de todo el Islam. Bahrein, Emiratos, Sud√°n y Marruecos (junto con Arabia Saud√≠), deber√°n rendir cuentas ante sus pueblos y la comunidad musulmana m√°s pronto que tarde por su alianza con el sionismo, un virus que se extender√° a√ļn m√°s por toda la regi√≥n si no se le pone coto de una vez por todas.

Es probable que esta ola pase, como otras pasaron antes. Pero el problema seguirá ahí sin resolver y agravándose con el tiempo. Cuando vuelvan a repetirse dentro de unas semanas o meses hechos violentos en Jerusalén, que nadie se sorprenda ni se lleve las manos a la cabeza. Mientras no nos demos cuenta que Israel es un estado fallido que no tiene derecho a existir, la muerte y el terror seguirá imperando en Oriente Medio.

*Tras la escalada militar que se mantiene durante el d√≠a de hoy, se reportan un total de 2 ciudadanos israel√≠es y 28 palestinos muertos, 10 de ellos ni√Īos.




Fuente: Bitsrojiverdes.org