March 2, 2021
De parte de Amor Y Rabia
345 puntos de vista



  

4 de diciembre de 2013 (publicado en. Anarco-Syndicalist Review # 54, verano de 2010: PDF) 

La primac铆a del ecologismo en el siglo XXI es un desarrollo hist贸rico y pol铆tico novedoso. La ecolog铆a es un nuevo conjunto de descripciones y conocimientos cient铆ficos sobre los que se basan las ideas y pr谩cticas sociales, econ贸micas, pol铆ticas y 茅ticas. La ciencia de los ecosistemas sugiere que los acuerdos pol铆ticos, sociales y econ贸micos deben ser compatibles e idealmente optimizarse con  los procesos ecol贸gicos naturales. Da帽ar los ecosistemas se considera 茅ticamente, pol铆tica y ecol贸gicamente incorrecto.

Hay elementos y sentimientos ecol贸gicos profundos dentro de la literatura antigua. Pero no fue hasta principios del 煤ltimo cuarto del siglo XIX que las percepciones u observaciones ecol贸gicas se moldearon en relaciones conceptuales y comenzaron a formar un ecologismo coherente. La “autodefinici贸n” y la asociaci贸n consciente con esta nueva perspectiva pol铆tica “surgieron en la d茅cada de 1920”. No “adquirieron un nombre propio hasta principios de la d茅cada de 1970… cuando las ra铆ces cient铆ficas del ecologismo se fusionaron en una disciplina pol铆tica, para convertirse en una ideolog铆a” (1).

Peter Kropotkin (1842-1921) es una figura hist贸rica y filos贸fica que jug贸 un importante papel en el desarrollo inicial y la aparici贸n del ecologismo. Las principales obras de Kropotkin se volvieron a publicar y discutir en la d茅cada de 1970, de modo que sus ideas y conocimientos de finales del siglo XIX influyeron y dieron forma a la direcci贸n y definici贸n de los inicios del movimiento ecologista moderno. Kropotkin fue la primera persona en moldear conceptos protoecol贸gicos dentro de los entonces incipientes campos de la econom铆a, las ciencias agr铆colas, el conservacionismo, la etolog铆a, la criminolog铆a, la planificaci贸n urbana, la geograf铆a, la geolog铆a y la biolog铆a con una nueva perspectiva cient铆fica coherente combinada con un programa pol铆tico radical o socioecol贸gico para rejuvenecer la sociedad y nuestra relaci贸n con la Tierra. Es instructivo volver a examinar la carrera cient铆fica de Kropotkin porque su contribuci贸n multidisciplinaria a la ciencia ecol贸gica y la pol铆tica ambiental se ve oscurecida por el hecho de que se defini贸 a s铆 mismo como ge贸logo y anarquista y no como ecologista.

Kropotkin dedic贸 su juventud durante la d茅cada de 1860 a la exploraci贸n de Siberia y a la orograf铆a (el estudio de las monta帽as o alpinismo). Se hizo famoso como el primer hombre que cartografi贸 correctamente la fisiograf铆a del noreste de Asia.

Cuando ten铆a poco m谩s de veinte a帽os, Kropotkin emprendi贸 investigaciones pioneras sobre las edades de hielo que inclu铆an una expedici贸n geol贸gica a Escandinavia. El trabajo anterior de Kropotkin en Siberia y su tesis sobre paleo-glaciolog铆a son hitos en el desarrollo de la ciencia de la geomorfolog铆a. Las conclusiones de Kropotkin tambi茅n fueron una contribuci贸n pionera a nuestro conocimiento cient铆fico del cambio clim谩tico en la Tierra en un pasado muy reciente (hablando geol贸gicamente).

En 1872, cuando visit贸 las monta帽as del Jura en Suiza, Kropotkin qued贸 impresionado por los relojeros anarquistas de Sonvillier. Estos artesanos libres generaban energ铆a de los arroyos de las monta帽as para poder usar su maquinaria, y organizaban los asuntos industriales sobre la base de la autogesti贸n de los trabajadores dentro del contexto de una federaci贸n de aldeas. Las experiencias de Kropotkin en el Jura lo llevaron a declararse revolucionario anarquista.

Kropotkin entreg贸 su influyente y original tesis sobre las edades de hielo a la Sociedad Geogr谩fica Rusa unas horas antes de su arresto como un proscrito revolucionario. El estudio de dos vol煤menes de Kropotkin sobre geolog铆a glaciar se bas贸 en los resultados de su trabajo de campo escandinavo. El primer volumen se escribi贸 mientras estaba encarcelado en la fortaleza del zar y se public贸 en 1876.

Kropotkin logr贸 eludir a sus guardias y escap贸 a Edimburgo el mismo a帽o. All铆 conoci贸 a Patrick Geddes, un destacado bi贸logo (del campo de la simbiosis), ge贸grafo medioambiental y urbanista recordado con cari帽o en la India brit谩nica. Se traslad贸 a Londres, donde conoci贸 al ge贸grafo John Scott Keltie, entonces editor de la famosa revista cient铆fica brit谩nica Nature, en el que Kropotkin hab铆a publicado art铆culos anteriormente. Se mud贸 a Suiza y luego a Francia, al principio trabajando en las secciones rusa y siberiana de un diccionario geogr谩fico editado por Keltie. Kropotkin continu贸 su trabajo geogr谩fico a trav茅s de su nueva asociaci贸n con el ge贸grafo franc茅sh 脡lis茅e Reclus, a quien conoci贸 en 1877. Reclus d铆a sido miembro de la Comuna de Par铆s y persona de confianza de Bakunin. Ayud贸 a Reclus con su Geograf铆a Universal. Esta fue la empresa m谩s grandiosa de Reclus, y a Kropotkin se le atribuyen partes de los vol煤menes 5 y 6, que cubren Finlandia, la Rusia europea y Siberia. La monumental geograf铆a de la Tierra en 19 vol煤menes de Reclus fue la 煤ltima obra de este tipo concebida por una sola mente. En su aclamado primer libro La Tierra (The Earth, 1864, 2 vols.), Reclus fue uno de los primeros en articular de manera sistem谩tica y cient铆fica la idea moderna de la Tierra como un sistema din谩mico de sistemas. El cap铆tulo final de La Tierra debe estar entre los primeros manifiestos socioecologicos jam谩s escritos.

ECOLOG脥A URBANA Y SOCIAL

En 1883, Kropotkin fue arrestado en Francia por razones pol铆ticas y enviado a la c谩rcel, de donde fue deportado a Inglaterra en 1886. Durante una breve estancia en Par铆s despu茅s de su liberaci贸n, investig贸 los huertos de la ciudad, un inter茅s que hab铆a desarrollado mientras cuidaba las parcelas de verduras de la prisi贸n. Los jardineros de Par铆s utilizaban formas org谩nicas de horticultura comercial a peque帽a escala de manera industrial, y tales enfoques de la producci贸n de alimentos son un componente integral de su visi贸n anarquista de la ecol贸gica urbana.

Kropotkin estuvo exiliado en Inglaterra durante gran parte del resto de su larga vida. Mientras daba conferencias en Gran Breta帽a, investig贸 sus pr谩cticas hort铆colas. Hizo viajes a Guernsey para investigar sus sistemas hort铆colas intensivos y qued贸 impresionado por el sistema de parcelas residenciales (jardines comunitarios) que a煤n existen en Inglaterra hasta el d铆a de hoy. Esta informaci贸n se incluy贸 en sus ensayos de econom铆a, publicados como el libro Campos, f谩bricas y talleres (Fields, Factories and Workshops) en 1899. Este libro es similar al famoso cl谩sico de EF Schumacher de los a帽os 70, Small Is Beautiful (Lo peque帽o es hermoso). Su tema principal es reevaluar la autosuficiencia regional y la vida comunitaria a trav茅s del aprovechamiento de la tecnolog铆a alternativa a una escala apropiada y de las modernas instalaciones de comunicaci贸n. Su anarquismo implica la creaci贸n de una relaci贸n campo-ciudad m谩s equilibrada con el medio ambiente. Kropotkin imagin贸 una descentralizaci贸n de la industria complementada con enfoques comunitarios org谩nicos y localmente sensibles a la gesti贸n de la tierra y la producci贸n de alimentos, tanto en contextos urbanos como rurales. Las reflexiones de Kropotkin sobre la tecnolog铆a alternativa, la descentralizaci贸n y la horticultura intensiva fueron extremadamente influyentes en el surgimiento del ecologismo radical en las d茅cadas de 1960 y 1970. La edici贸n anotada y abreviada de Colin Ward de Fields, Factory and Workshops Tomorrow es un testimonio de la importancia hist贸rica de este texto y proporciona una descripci贸n acad茅mica que muestra c贸mo las ideas de Kropotkin presagiaron las ideas de Geddes y otras empresas no socialistas muy conocidas de esa 茅poca, como el movimiento Garden City (Ciudad Jard铆n).

Los enfoques industriales y capitalistas de la agricultura hab铆an llevado a la creencia de que tales m茅todos eran progresivos o mejores que los tradicionales, sobre la base de una mayor eficiencia. Alrededor de 1850, investigadores del norte de Europa comenzaron a cuestionar la supuesta ineficiencia de la agricultura campesina. Concluyeron que “en t茅rminos de unidades de energ铆a utilizadas, la productividad campesina era mayor que la de las grandes fincas capitalistas” (2). En Campos, f谩bricas y talleres, adem谩s de su propia investigaci贸n, Kropotkin recopil贸 datos de una gran cantidad de estudios similares y los present贸 de manera coherente. Como El Apoyo Mutuo, este estudio fue un 茅xito popular, y Kropotkin es bastante conocido como un pionero de los argumentos ecol贸gico-econ贸micos que favorecen los enfoques de huertos comerciales intensivos, a peque帽a escala y org谩nicos, para la producci贸n de alimentos basados 鈥嬧媏n la eficiencia energ茅tica.

Algunos lectores modernos de Campos, f谩bricas y talleres se han sentido consternados por hasta que punto Kropotkin era un tecn贸filo en lo que respecta a la producci贸n de alimentos. Algunas de las sugerencias de Kropotkin, como la “producci贸n intensiva de patatas en invernadero”, han sido justamente “criticadas con el argumento de que se necesitar铆an m谩s unidades de energ铆a para aumentar la producci贸n de las que se producir铆an para su uso” (3). Sin embargo, Campos, f谩bricas y talleres no deben confundirse con algo que no es. El prop贸sito central y primordial del libro de Kropotkin era demostrar que las teor铆as de sobrepoblaci贸n de Malthus estaban equivocadas. Este es tambi茅n uno de los principales objetivos de El Apoyo Mutuo. La idea de que hay “demasiada gente” sigue siendo una de las principales preocupaciones del movimiento ecologista contempor谩neo. Kropotkin argument贸 que mediante el uso inteligente de la tierra tanto en contextos urbanos como rurales, combinado con tecnolog铆as y pr谩cticas innovadoras, era f谩cilmente posible alimentar a un pa铆s urbanizado, industrializado y densamente poblado como el Reino Unido. La afirmaci贸n de Kropotkin se comprob贸 durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la aislada naci贸n insular se aliment贸 con 茅xito, al menos en parte, al reintroducir la producci贸n de alimentos en la ciudad.

E. Odum, el famoso ecologista marino estadounidense y pionero cient铆fico clave de la teor铆a de los ecosistemas durante la d茅cada de 1950, consideraba a Kropotkin como una personalidad hist贸rica importante. Odum sigue a Kropotkin cuando pide ciudades autosuficientes y de tama帽o moderado donde “cada habitante cultive al menos algunas de sus verduras en un invernadero”. Odum tambi茅n sigue a Kropotkin cuando sugiere que deber铆amos observar m谩s de cerca las “combinaciones tradicionales de ayuda mutua de agricultura y horticultura que involucran mezclas de cultivos anuales, perennes y arb贸reos, animales dom茅sticos y estanques de peces alimentados con esti茅rcol y residuos de plantas” (4).

Kropotkin tambi茅n cre铆a que un enfoque multifac茅tico de orientaci贸n comunitaria para la educaci贸n, la vivienda, el trabajo, la energ铆a y la producci贸n de alimentos podr铆a generar importantes beneficios sociales y ecol贸gicos. Kropotkin escribi贸 varios libros sobre cuestiones penitenciarias y consider贸 los entornos urbanos masivos empobrecidos de la sociedad industrial capitalista de estado como una fuente importante de delincuencia. De manera similar, Odum cuestiona la sabidur铆a de gastar dinero en prisiones sin financiar adecuadamente los “servicios econ贸micos dise帽ados para que los hijos de los pobres no se conviertan en delincuentes” (5). La criminolog铆a de Kropotkin es, sin embargo, m谩s radical y perspicaz que la cr铆tica liberal general de Odum. Kropotkin pensaba que las tendencias delictivas solo pod铆an frenarse mediante la creaci贸n de entornos sociales significativos compuestos por estructuras comunitarias participativas.

Kropotkin fue la primera persona en contemplar la noci贸n de una ciudad verde compuesta por barrios urbanos extendidos que utilizan de manera comunitaria la horticultura intensiva para la producci贸n de alimentos a partir de desechos org谩nicos y la generaci贸n de energ铆a a partir de fuentes locales o descentralizadas. Las ciudades son responsables de aproximadamente la mitad de todas las emisiones de gases de efecto invernadero. La concepci贸n y construcci贸n de ciudades sostenibles, con cero emisiones o autosuficientes, se est谩 convirtiendo en una necesidad urgente seg煤n muchos ecologistas contempor谩neos.

GEOGRAF脥A AMBIENTAL

Durante su exilio de 40 a帽os en Inglaterra, Kropotkin tuvo que ganarse la vida escribiendo. Reemplaz贸 a Huxley como autor de la columna Recent Science en el Nineteenth Century Journal, contribuyendo regularmente con art铆culos de divulgaci贸n cient铆fica durante casi una d茅cada (1892-1900). Tambi茅n produjo voluminosos art铆culos para tres ediciones de la Encyclopaedia Britannica (1887-1911) sobre la geograf铆a de bastante m谩s de una sexta parte de la superficie terrestre (en esencia, el antiguo Imperio Sovi茅tico y Mongolia).

Su amplio enfoque dio como resultado que los art铆culos m谩s largos se convirtieran en geograf铆as sin贸pticas condensadas de vastas 谩reas de la Tierra. Como m铆nimo, cada art铆culo bosquej贸 la distribuci贸n de la fauna, la flora, el clima y la fisiograf铆a de cada regi贸n, combinada con un relato de la historia cultural, clim谩tica, 茅tnica, agr铆cola e industrial de los habitantes humanos de la zona. Para obras de referencia menores, como Chambers, Kropotkin escribi贸 art铆culos que cubren toda Asia (dos quintas partes de la masa terrestre de la Tierra), as铆 como la Rusia europea. Estos art铆culos de referencia exhiben sensibilidad ambiental al incluir con frecuencia informaci贸n sobre la salud de los bosques, la sobreexplotaci贸n de los recursos naturales y la extinci贸n de culturas, animales y ecosistemas debido a los cambios clim谩ticos o la acci贸n humana. Desde mediados del siglo XIX, los ge贸grafos comenzaron a “examinar el asentamiento y el uso de la tierra desde el aspecto de los recursos, donde se consideraba que la vida silvestre estaba amenazada o en peligro” (6).

Kropotkin se queja en El Apoyo Mutuo de c贸mo se hab铆a vuelto casi imposible estudiar el comportamiento social de las metapoblaciones regionales o de grandes mam铆feros. La invenci贸n de la p贸lvora hab铆a dado lugar a que la “civilizaci贸n” llevase a cabo una “cacer铆a durante 300 a帽os”, que llev贸 a la aniquilaci贸n de “sociedades animales o naciones” (7). La 鈥嬧媎estrucci贸n del h谩bitat, concluy贸 Kropotkin, hab铆a provocado cambios en el comportamiento de los animales ya que sus territorios fueron invadidos y fragmentados por la expansi贸n imperialista rusa en Siberia. Kropotkin cre铆a que la destrucci贸n de la cultura animal o la sociedad a nivel regional por la actividad humana y el asentamiento ha resultado en una situaci贸n en la que muchos animales anteriormente mucho m谩s sociales se hab铆an vuelto solitarios o exhib铆an una mayor agresi贸n y competencia social (8). Este es un tema importante. H. Melville en Moby Dick (que es tanto un documental sobre ballenas y caza de ballenas como una historia) habla de enormes congregaciones de ballenas nadando en vastos c铆rculos en determinadas 茅pocas del a帽o. Se ha observado una mayor competencia / agresi贸n entre las aves cuando se talan 谩rboles altos que anteriormente proporcionaban amplios sitios de anidaci贸n.

Kropotkin, desde casi el primer n煤mero de The Geographical Journal (de la Royal Geographical Society de Londres), contribu铆a continuamente con art铆culos profesionales sobre los que ten铆a experiencia o inter茅s. El trabajo m谩s importante que Kropotkin public贸 en esta revista es 鈥淟a orograf铆a de Asia鈥 (9), que luego se combin贸 con otro art铆culo franc茅s sobre la orograf铆a de Siberia y se public贸 en franc茅s (10). En este libro, Kropotkin analiza los descubrimientos geol贸gicos de su juventud y los actualiza a la luz de trabajos m谩s recientes de otros. La orograf铆a ahora se usa con poca frecuencia como una palabra equivalente (y arcaica) para geomorfolog铆a. Pero la orograf铆a para Kropotkin y Reclus era un tema muy amplio que inclu铆a todos los aspectos de la vida y la cultura alpina (11). Las monta帽as no se describen en t茅rminos unidimensionales, de estructura desnuda o geol贸gicos. La orograf铆a de Kropotkin incluye una evaluaci贸n detallada de los patrones pasados 鈥嬧媦 presentes de la vegetaci贸n regional, el clima y la distribuci贸n y los impactos humanos.

Kropotkin comparti贸 este inter茅s particular por el alpinismo con su contempor谩neo estadounidense, Clements. Ambos ec贸logos estaban fascinados por c贸mo una especie de las tierras bajas que crec铆a en las monta帽as se adaptaba r谩pidamente para parecerse mucho a la morfolog铆a alpina. La capacidad de explotar otro nicho o sobrevivir en entornos fluctuantes al tener dos o m谩s fenotipos / v铆as de desarrollo distintos confiere considerables ventajas evolutivas. Esto se observa con mayor frecuencia en las morfos de tierras bajas / marismas y alpinas / tierras secas de la misma especie. Kropotkin escribi贸 un libro sobre la herencia fenot铆pica en los a帽os inmediatamente anteriores a su regreso a Rusia despu茅s de la revoluci贸n (muri贸 cerca de Mosc煤 en 1921). En Evoluci贸n y Medio Ambiente (Evolution and Environment), Kropotkin concluye que los animales y las plantas son capaces de responder a “entornos en constante cambio” y experimentar con diferentes nichos o regiones clim谩ticas mediante la utilizaci贸n de “varias l铆neas de desarrollo” (12). Kropotkin resumi贸 la investigaci贸n sobre la plasticidad polif茅nica adaptativa, creyendo que la migraci贸n o los desaf铆os ambientales podr铆an favorecer una v铆a de desarrollo sobre otra y resultar en especiaci贸n. La idea de que los fenotipos dependientes de est铆mulos pueden clasificarse mediante selecci贸n natural fue planteada por primera vez por J. Baldwin en 1896 y desarrollada por CH Waddington a principios del siglo XX.

Hay un resurgimiento del inter茅s en las ideas de Waddington y la asimilaci贸n gen茅tica, por lo que un fenotipo 煤til es reemplazado por una variaci贸n en los genes mismos. La evidencia muestra que en los mam铆feros inducidos por el medio ambiente (por ejemplo, por una dieta pobre/rica, ansiedad o exposici贸n qu铆mica), las variaciones de la expresi贸n gen茅tica pueden ser heredables durante muchas generaciones mediante una amplia variedad y un gran n煤mero de procesos epigen茅ticos poco comprendidos. Pero los animales y las plantas no se adaptan directamente a las condiciones ambientales cambiantes, como cre铆an Kropotkin y muchos otros cient铆ficos de su 茅poca; m谩s bien, si no pueden migrar a ecosistemas similares en otros lugares, generalmente se extinguen. Ahora se piensa que los genomas permanecen (din谩micamente) estables la mayor parte del tiempo. Pero durante momentos de estr茅s ambiental, la variaci贸n fenot铆pica o c贸mo se expresa ese ADN, aumenta enormemente. La mayor铆a de los cambios epigen茅ticos hereditarios son neutrales o patol贸gicos. Pero ahora se sugiere plausiblemente que la selecci贸n natural de fenotipos inducidos ambientalmente particulares o completamente nuevos, cuando ocasionalmente es ventajosa, puede ser una ruta importante y previamente pasadas por alto para la especiaci贸n (13).

Bowler, en su evaluaci贸n de la defensa de Kropotkin de la herencia de las caracter铆sticas adquiridas, afirma que “expuso la debilidad” de sus propios argumentos cuando “admiti贸 que las especies alpinas cuando se cultivan en altitudes m谩s bajas pronto pierden sus caracter铆sticas particulares” (14). El jugador est谩 parcialmente equivocado. Kropotkin tambi茅n pens贸 que la evoluci贸n de la plasticidad fenot铆pica / del desarrollo era un desarrollo evolutivo importante y un campo de estudio cient铆fico por derecho propio. La investigaci贸n y aceptaci贸n de la plasticidad, el dinamismo y el cambio es el punto de vista desde el que Kropotkin construye su investigaci贸n filos贸fica sobre la naturaleza y la sociedad.

CAMBIO CLIM脕TICO

Kropotkin public贸 una serie de art铆culos en The Geographical Journal revisando la evidencia geol贸gica de todo el mundo de una considerable variabilidad clim谩tica en la historia reciente de la Tierra (15). Tambi茅n produjo un trabajo interesante sobre el aumento de la aridez en el centro y noroeste de Asia (16).

En El Apoyo Mutuo, Kropotkin sugiere que la migraci贸n masiva causada por la desertificaci贸n fue un factor importante en la evoluci贸n social de la civilizaci贸n europea y asi谩tica:

La desecaci贸n del noroeste de Asia avanza a un ritmo que debe medirse por siglos en lugar de por las unidades geol贸gicas de tiempo que sol铆amos usar鈥 Se encuentran innumerables vestigios de lagos posteriores al Plioceno, ahora desaparecidos, en el centro, oeste y norte de Asia. Conchas de la misma especie que las que se encuentran ahora en el Mar Caspio se encuentran tan al este como a la mitad del lago Aral y tan al norte como Kaz谩n…

Los hombres de ciencia a煤n no se han decidido por cu谩l ha sido la causa .que hace unos 2a000 a帽os empuj贸 a naciones entera trasladarse s de Asia a Europa, lo que puso fin al Imperio Romano Occidental. Una causa se sugiere de manea natural al ge贸grafo cuando contempla las ruinas de ciudades populosas en los desiertos de Asia Central o sigue los viejos lechos de r铆os ahora desaparecidos y los amplios contornos de los lagos ahora reducidos al tama帽o de meros estanques. Es una desecaci贸n bastante reciente. Contra ella, el hombre era impotente (17).

Kropotkin cre铆a que los reg铆menes clim谩ticos globales y regionales eran muy cambiantes. Su contribuci贸n cient铆fica pr谩ctica a nuestra comprensi贸n de la paleo-geo-climatolog铆a de la Tierra se combin贸 con una perspectiva conceptual revolucionaria que ve铆a los sistemas naturales en t茅rminos de inestabilidad din谩mica, adaptaci贸n continua y cambio. Esta es exactamente nuestra concepci贸n moderna de los sistemas naturales, y una que ninguno de los cofundadores contempor谩neos de la ecolog铆a de Kropotkin jam谩s articul贸.

ECOLOG脥A Y EVOLUCI脫N ANIMAL

Kropotkin es la figura hist贸rica m谩s importante en la articulaci贸n de modelos cooperativos, colectivos o comunitarios de vida animal, sistemas naturales y procesos evolutivos. El Apoyo Mutuo fue un 茅xito popular inmediato y ha estimulado a muchos pensadores evolucionistas a apreciar o reexaminar las dimensiones colectivas de la vida y la evoluci贸n animal. Los modelos cooperativos de procesos evolutivos siguen siendo controvertidos. Odum concluy贸 que:

Los estudios han demostrado que los libros de texto ecol贸gicos contempor谩neos dedican mucho m谩s espacio a la competencia y la depredaci贸n en comparaci贸n con el mutualismo. Esto a pesar del hecho de que no hay evidencia de que la competencia sea m谩s importante que la cooperaci贸n en la formaci贸n y mantenimiento de biosistemas (18).

Kropotkin sugiri贸 que hab铆a dos tipos de selecci贸n natural, a saber, organismo contra organismo, que conduce a la competencia, y organismo contra medio ambiente, que conduce al apoyo mutuo. Para sobrevivir, un organismo no compite con su entorno como lo har铆a con otro organismo, sino que debe adaptarse o modificar su entorno y su comunidad de manera cooperativa (19).

Kropotkin describe numerosos ejemplos de c贸mo la cooperaci贸n econ贸mica mejora la supervivencia del individuo, y tambi茅n, cre铆a, el grupo y / o la especie. Una gran variedad de actividades colectivas relacionadas con la supervivencia diaria no est谩n directamente relacionadas con la reproducci贸n, por ejemplo, los mecanismos colectivos de defensa contra los depredadores (acoso en las aves), los comportamientos cooperativos de caza (leones), la moderaci贸n grupal del medio ambiente (las presas de castores), migraci贸n, hibernaci贸n (calor combinado gracias a juntarse un n煤mero de individuos) y la defensa de los territorios de alimentaci贸n de los competidores.

La ecolog铆a se ha centrado tradicionalmente en el “comportamiento econ贸mico de los organismos en grupos”, mientras que “la teor铆a de la evoluci贸n se ha centrado casi exclusivamente en los productos geneal贸gicos” (20). Kropotkin, un ge贸grafo-ec贸logo, estaba particularmente interesado en mostrar c贸mo el comportamiento econ贸mico cooperativo alteraba o mejoraba los entornos locales y las posibilidades de supervivencia de individuos, grupos o especies. Kropotkin pens贸 que la cooperaci贸n “favorece el desarrollo de h谩bitos y caracteres que aseguren el mantenimiento y un mayor desarrollo de la especie, junto con la mayor cantidad de bienestar y disfrute de la vida para el individuo, con el menor desperdicio de energ铆a” (21).

Una apreciaci贸n adecuada de las eficiencias econ贸micas que surgen del comportamiento colectivo, grupal o cooperativo, afirma Eldredge, es el tipo de actividad que descartan las teor铆as del tipo 鈥渙jo del gen reductor鈥 de Dawkins. Eldredge sostiene que, bajo la s铆ntesis neodarwiniana est谩ndar, “los organismos han llegado a ser considerados, b谩sicamente, como preocupados exclusivamente por la maximizaci贸n del 茅xito reproductivo”. Mientras que Darwin hab铆a pensado que “la descendencia tiende a heredar aquellas caracter铆sticas que confieren un 茅xito econ贸mico relativo”, los Dawkinitas insisten en que “todos los aspectos de los sistemas vivos deben entenderse, en 煤ltima instancia, como una consecuencia de la competencia por el 茅xito reproductivo y que los organismos buscan activamente maximizar su 茅xito reproductivo”. Pero, contin煤a Eldredge, Darwin 鈥渧io la selecci贸n natural como un simple acumulador鈥. Los vulgarizadores dawkinitas de Darwin:

ven la competencia econ贸mica como un reflejo directo de la competencia real por el 茅xito reproductivo. La selecci贸n natural se transforma, pasando de ser un acumulador pasivo a un proceso din谩mico鈥 responsable, en el fondo, de la organizaci贸n de todo tipo de entidades bi贸ticas: especies, ecosistemas locales y, sobre todo, sistemas sociales. Esta reformulaci贸n de la selecci贸n natural como un modo activo… en la literatura sociobiol贸gica puede ser una completa perversi贸n del genuino principio evolutivo de la selecci贸n natural (22).

Kropotkin estaba particularmente interesado en la plasticidad adaptativa del comportamiento animal en grupos sociales. Los animales sociales modifican de forma adaptativa el comportamiento y transmiten este conocimiento a trav茅s de la imitaci贸n o la instrucci贸n a otros miembros de su grupo social. Los animales que son capaces de comunicarse y aprender de la informaci贸n proporcionada por otros, pens贸 Kropotkin, ser铆an mucho m谩s capaces de sobrevivir en entornos cambiantes o reci茅n colonizados. Los animales inteligentes compensan su falta de flexibilidad gen茅tica y morfol贸gica mediante la flexibilidad instintiva o conductual. La capacidad de adoptar y desarrollar comportamientos novedosos prevalece especialmente entre especies muy sociales. La transmisi贸n social de informaci贸n entre organismos, tanto dentro como entre generaciones, es un factor importante y a menudo pasado por alto en la evoluci贸n.

La plasticidad en el comportamiento es la base de la capacidad de inventar. A menudo vemos el progreso hist贸rico humano como una innovaci贸n tecnol贸gica sucesiva, pero los insectos tambi茅n son capaces de invenciones conductuales que pueden transmitirse. La abeja de Chipre, por ejemplo, ha desarrollado la t谩ctica colectiva 煤nica de sofocar un avisp贸n invasor mediante la fuerza del n煤mero. La herencia se explica m谩s com煤nmente en t茅rminos gen茅ticos, pero en los mam铆feros y las aves la transmisi贸n social directa de las adaptaciones conductuales es igualmente importante.

Kropotkin estaba interesado en los efectos de la plasticidad del comportamiento / desarrollo y la novedad sobre la evoluci贸n de especies y ecosistemas. Cre铆a que la migraci贸n y el posterior aislamiento geogr谩fico podr铆an ser un proceso de especiaci贸n com煤n (especiaci贸n alop谩trica). Pero tambi茅n pens贸 que otros cambios autodirigidos realizados por el animal en la dieta o el comportamiento podr铆an resultar en una especiaci贸n sin un aislamiento geogr谩fico previo (especiaci贸n simp谩trica). En todos los casos, Kropotkin destac贸 la plasticidad de la naturaleza en todos los niveles y el papel activo que juegan los organismos en su propia evoluci贸n. Baldwin defendi贸 la hip贸tesis de que los cambios novedosos y autodirigidos en el comportamiento, cuando son selectivamente ventajosos, podr铆an iniciar la especiaci贸n. El principal defensor en Gran Breta帽a fue el psic贸logo animal C. Lloyd Morgan (1852-1936). Kropotkin mantuvo una posici贸n similar a Morgan, pero sin el 茅nfasis en la selecci贸n natural. Bowler, en su bien fundado estudio de la literatura cient铆fica relevante del per铆odo, considera a Kropotkin como un defensor innovador e independiente de un papel para el cambio de comportamiento en la evoluci贸n animal. Bowler observa que tanto Morgan como Kropotkin vieron “la vida como una actividad con un prop贸sito” (23).

ETOLOG脥A DE KROPOTKIN

La etolog铆a es el estudio de la interacci贸n y coevoluci贸n de los comportamientos de los animales dentro de sus entornos naturales. El t茅rmino ecolog铆a se us贸 de manera intercambiable con el de “etolog铆a a principios del siglo XX”. En ese momento, la etolog铆a, “la idea de que el comportamiento animal pod铆a entenderse mediante una observaci贸n cercana en la naturaleza, era una idea radical” (24).

Kropotkin descart贸 los enfoques de laboratorio para el estudio del comportamiento animal y tambi茅n cre铆a que, lamentablemente, los investigadores biol贸gicos carec铆an de experiencia de campo.

En su juventud, Kropotkin se hizo amigo de varios talentosos j贸venes naturalistas rusos, algunos de los cuales eran miembros de los equipos expedicionarios en los que particip贸. La etolog铆a de Kropotkin surgi贸 del trabajo de naturalistas rusos como Severtsov, Menzbir, Brandt y Poliakov (25). Poliakov y Kropotkin exploraron Siberia juntos como miembros del mismo equipo cient铆fico. Severtsov, como Kropotkin, fue un hombre de acci贸n que alcanz贸 una considerable fama cient铆fica internacional. Kropotkin se hizo amigo de Severtsov y lo describi贸 como un “gran zo贸logo, un ge贸grafo con mucho talento y uno de los hombres m谩s inteligentes que he conocido”. Severtsov fue un ecologista animal pionero cuyos intereses se superpusieron estrechamente con los de Kropotkin, particularmente con respecto a su an谩lisis de la migraci贸n y su “estrecha atenci贸n a las relaciones fluidas entre organismos”. Los estudios zoogeogr谩ficos de Severtsov tambi茅n intentaron documentar y explicar la distribuci贸n, las causas y las consecuencias evolutivas de la plasticidad y diversidad fenot铆pica y conductual (26).

Kropotkin, a lo largo de El Apoyo Mutuo, defiende la necesidad de estudios de campo aventureros en la naturaleza y se burla de la idea de que la biolog铆a de laboratorio o de escritorio sea 煤til en el estudio cient铆fico del comportamiento animal. Sostiene que los animales deben ser observados dentro de su entorno natural. Jane Goodall, quien realiz贸 estudios pioneros sobre los chimpanc茅s en la jungla, se ha convertido en una celebridad en nuestro tiempo. A mediados del siglo XX se dispuso de la capacidad de grabar animales mediante m茅todos no invasivos, como la cinematograf铆a. El tama帽o del equipo de video disminuye continuamente y eventualmente podemos desarrollar c谩maras tan peque帽as como un p铆xel. Esta tendencia est谩 brindando nuevas oportunidades de investigaci贸n para los naturalistas. Los cient铆ficos que montaron c谩maras de video del tama帽o de una cerilla en las plumas de la cola de los cuervos de Nueva Caledonia descubrieron recientemente c贸mo estas aves crean grandes herramientas para excavar el suelo del bosque.explotando un nicho ecol贸gico y empleando t茅cnicas de fabricaci贸n de herramientas que nunca antes hab铆an sido observadas por los naturalistas. El documental moderno sobre la naturaleza intenta invariablemente capturar la vida de los animales en su h谩bitat natural o en su hogar, como hab铆a deseado Kropotkin.

Kropotkin y Lloyd Morgan cre铆an que el trabajo experimental 煤til con animales deber铆a realizarse en condiciones que se correspondan estrechamente con su h谩bitat natural. En ediciones posteriores de su Comportamiento animal (Animal Behavior), Morgan, despu茅s de haber le铆do a Kropotkin, “reconoci贸 la prevalencia de la ayuda mutua en la naturaleza” (27). Spencer, despu茅s de considerar las ideas de Kropotkin, escribi贸 algunos art铆culos sobre la “moralidad en la naturaleza” que posteriormente se incluyeron en ediciones posteriores de su 脡tica (Ethics) y su Filosof铆a sint茅tica (Synthetic Philosophy(28). Pero Morgan, Romanes y Spencer, a pesar de modificar sus puntos de vista sobre el comportamiento de los animales (Etolog铆a) en respuesta a las ideas de Kropotkin, nunca pensaron que el apoyo mutuo fuera un factor significativo en la evoluci贸n de organismos, sociedades animales o ecosistemas.

El a帽o 2009 comenz贸 con las celebraciones del aniversario de Darwin y termin贸 con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Clim谩tico en Copenhague. Kropotkin fue un gran darwinista y ecologista, pero su amplia contribuci贸n al nacimiento de la ecolog铆a nunca ha sido completamente documentada o analizada. Este boceto proporciona por primera vez una visi贸n sistem谩tica de la gama completa de sus intereses, logros, teor铆as y publicaciones. El papel pionero de Kropotkin en la evoluci贸n de la filosof铆a de la ecolog铆a fue global, sustancial y original.

NOTAS

(1) A. Bramwell, Ecology in the 20th Century, Yale University Press, 1989, 13-15.

(2) Bramwell, Ibid., p. 66.
(3) Bramwell, Ibid., p. 87.
(4) E. Odum, Ecological Vignettes, Harwood, 1988, p. 97-98.

(5) Odum, Ibid., p. 21.

(6) Bramwell, Ibid., p. 15.

(7) Kropotkin, Mutual Aid, edici贸n barata de 1915, p. 37.

(8) Kropotkin, Ibid., p. 24 (zorros, lobos y 谩guilas), p. 37 (comadrejas).

(9) Kropotkin, Orography of Asia, vol. 23, 1904, 176-207 y 331-361.
(10) Kropotkin, Orographie de la Siberie avec un apercu de l’orgraphie de l’Asie, Institut Geographique de Bruxelles, 1904.
(11) V茅ase la discusi贸n sobre el alpinismo en el texto de Reclus “Man and Nature” (Jura Media 1995), y tambi茅n en su obra de ficci贸n The Story of the Mountain traducida por B. Ness y J. Lillie, Londres: Sampson Low 1881.
(12) Kropotkin, Evolution and Environment, Black Rose Books, 1995, p. 237 y 231.
(13) Para una historia de la teor铆a de la herencia fenot铆pica y su relaci贸n con la investigaci贸n moderna: E. Jablonka & Lamb M., Epigenetic Inheritance and Evolution, Oxford University Press, 1995.
(14) Bowler, P., The Eclipse of Darwinism, Johns Hopkins University Press, 1983, 87.

(15) The Pampas, Vol. 3, 1894, p. 318-321; New Siberia and the Circumpolar Tertiary Flora, vol. 16, 1900, 94-98.

(16) The Old Beds of the Amu-Daria, vol. 12, 1898, 306-310; The Desiccation of Eur-Asia, vol. 23, 1904, 721-741.

(17) Kropotkin, Mutual Aid, 1915, p. 93.

(18) Odum, Vignettes…, p. 174.
(19) Odum, Ecology and Our Endangered Life-Support System, Sinauer, 1993, 209.
(20) N. Eldredge y M. Grene, Interactions: The Biological Context of Social Systems, p. 77.
(21) Kropotkin, Mutual Aid, 1915, 14.
(22) Eldredge, Interactions…, p. 5.
(23) Bowler, The Eclipse…, p. 81-2.
(24) Bramwell, p. 41.
(25) Todos estos pensadores, en diversos grados, incluyeron la cooperaci贸n como elemento caracter铆stico del comportamiento animal y factor de evoluci贸n. V茅ase Daniel P. Todes, Darwin Without Malthus: The Struggle for Existence in Russian Evolutionary Thought, Oxford University Press 1989, Cap铆tulos 6, 7 y 8, p. 105-165.
(26) Kropotkin, citado en Todes, Darwin Without Malthus…, p. 147-9.
(27) Todes, Darwin Without Malthus…, p. 136.
(28) Kropotkin, Ethics, Tudor Publishing, 1947, notas al pie de las p谩ginas 35 y 287.



Fuente: Noticiasayr.blogspot.com