July 23, 2022
De parte de Nodo50
224 puntos de vista

Foto: Archivo de Mujeres Mazatecas

鈥淪i me preguntaran qu茅 es la c谩rcel, os responder铆a sin dudar que es el basurero de un proyecto socio-econ贸mico determinado, al cual arrojan todas aquellas personas que molestan dentro de la sociedad: por eso la c谩rcel alberga principalmente pobres鈥︹

Xos茅 Tarrio Gonz谩lez

Son siete los presos pol铆ticos mazatecos de la comunidad de Eloxochitl谩n de Flores Mag贸n, asediada por un caciquismo local incrustado por la violencia y hermanado con la corrupci贸n que se tiene en el estado de Oaxaca. Sus nombres son Jaime Betanzos, Omar Morales, Herminio Monfil, Alfredo Bola帽os, Fernando Gavito, Isa铆as Gallardo y Francisco Dur谩n. Ellos, maestros, fueron parte del pueblo que desafi贸 al poder caciquil que ha sobrevivido por muchos a帽os en la regi贸n, y ahora se encuentran recluidos en los Centros Penitenciarios de Cuicatl谩n, Tanivet y Villa de Etla.

El 14 de diciembre de 2014, en Eloxochitl谩n se llevaba a cabo una asamblea comunitaria en la que se definir铆a el rumbo de la comunidad, una reuni贸n que disputaba el poder a los caciques locales protagonizado por Manuel Zepeda Cort茅s.

Foto: Archivo de Mujeres Mazatecas. Marcha del 2011, para recibir a Jaime Betanzos, primera vez que estaba en prisi贸n.

Ese d铆a, un grupo de Manuel Zepeda dispar贸 contra la asamblea, provocando angustia y temor. Entre la confusi贸n del ataque, los pobladores detuvieron y entregaron a Manuel Zepeda Lagunas, el hijo del 鈥渃acique mayor鈥, con una arma de fuego a las autoridades locales. 脡l estaba con vida, pero muchos pobladores de la comunidad fueron culpados de su muerte, hecho detonante para fabricar delitos contra integrantes de la asamblea comunitaria de Eloxochitl谩n de Flores Mag贸n.

Su historia no dista mucho de otras en el M茅xico rural del siglo XXI: represi贸n a quien se opone, asesinato al que levanta la voz, amenazas para todos, un dominio constante en el territorio, fabricaci贸n de delitos y c谩rcel para los que sobresalen en la comunidad, ello siempre acompa帽ado con la complicidad del poder judicial y pol铆tico.

鈥淓n realidad fueron criminalizados y perseguidos por los mismos delitos un total de 40 personas de la comunidad鈥, expone en entrevista con Desinform茅monos Argelia Betanzos, hija de Jaime Betanzos, abogada de los presos pol铆ticos e integrante del grupo de mujeres mazatecas que luchan por la libertad de sus familiares injustamente presos. 鈥淓sas 40 personas son representativas del municipio, se fabricaron delitos por parte del grupo del cacique con el objetivo claro de desarticular a la comunidad鈥, se帽ala Argelia.

Ese d铆a de la primera quincena del 2014, expone Argelia Betanzos, 鈥渟e desarticul贸 una comunidad y se tom贸 el control total de ella鈥. Explica que as铆 empez贸 tambi茅n la impunidad, cuando Elisa Zepeda Lagunas, hija del cacique Manuel Zepeda, gan贸 la candidatura local por el partido Movimiento de Regeneraci贸n Nacional (Morena), y en esa legislatura asumi贸 la Comisi贸n de Administraci贸n y Procuraci贸n de Justicia del Congreso del Estado de Oaxaca, la cual le dej贸 un margen para la administraci贸n de justicia a discreci贸n.

La defensora mazateca remarca que el 14 de diciembre 2014 鈥渓o que ocurri贸 fue una manipulaci贸n de hechos por parte del grupo de caciques para fabricar los delitos que los presos tienen encima. Algunos ya ganaron libertad de uno de los delitos, y otros de otros; como el homicidio calificado de Manuel Zepeda Lagunas y la tentativa de homicidio de Elisa Zepeda Lagunas, y dos compa帽eros m谩s est谩n acusados del homicidio calificado de Gustavo Estrada Andrade鈥.

Han sido ocho a帽os en los que la asamblea comunitaria ha vivido atemorizada, y la disputa este a帽o nuevamente estar谩 centrada entre los caciques del pasado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y de Manuel Zepeda Cort茅s, viejo y nuevo cacique que realiza alianza con el Partido Acci贸n Nacional y Partido de la Revoluci贸n Democr谩tica en Oaxaca.

Breve rese帽a de la historia de Eloxochitl谩n de Flores Mag贸n

Eloxochitl谩n de Flores Mag贸n es una comunidad mazateca o Ha Shuta Enima, que para algunos quiere decir 鈥渓os que trabajamos en el monte, o gente venado鈥, y se encuentra en lo que se conoce como la Regi贸n Ca帽ada en el estado de Oaxaca.

Eloxochitl谩n es una palabra n谩huatl que significa 鈥渄onde la floraci贸n es pronta鈥, pero su nombre en ha shuta enima es Nguixo, que significa 鈥渓ugar debajo de las nubes鈥, pues es monta帽oso y cuenta con un 谩rea semi谩rida.

Nguixo o Eloxochitl谩n es uno de los siete municipios de Oaxaca que se rige por un sistema normativo interno, basado en los usos y costumbres, expone la abogada mazateca Argelia Betanzos. 鈥淧ara los pueblos como el nuestro un elemento clave para la toma de decisiones es el consenso. El consenso no es algo ideal en nuestra comunidad, especialmente cuando en las decisiones p煤blicas se trata. No fue ideal en el siglo pasado, tampoco ahora, mucho menos desde hace una d茅cada, pero hasta la fecha podemos afirmar que el consenso es practicado en la vida ordinaria de nuestra comunidad, que se desarrolla com煤nmente en los barrios, congregaciones y agencias禄, explica.

La Asamblea Comunitaria est谩 compuesta por barrios, congregaciones y agencias, en la cual se discuten asuntos de la vida comunitaria e incluso las cuestiones pol铆tico electorales. Dicha reuni贸n se desarrolla en lugares p煤blicos y los pobladores son llamados por el perifoneo.

En la Sierra Mazateca, adem谩s del consenso como distintivo de la vida comunitaria, sobresalen el respeto, la mano vuelta, el escuchar al Consejo de Ancianos y las pr谩cticas ancestrales que a煤n se llevan en una gran parte de las comunidades.

En esta comunidad naci贸 en 1873 el intelectual y periodista Ricardo Flores Mag贸n, que hoy el gobierno de Andr茅s Manuel L贸pez Obrador ha utilizado como s铆mbolo y en documentos de gobierno, sin conocer y reconocer la lucha de resistencia del pueblo que vio nacer al pol茅mico personaje.

Para Argelia Betanzos, la sierra enfrenta el grave problema de la influencia de pol铆ticas p煤blicas que se quieren imponer como si las comunidades fueran espacios urbanos. 鈥淓s una idea de 鈥榩rogreso鈥 y 鈥榙esarrollo鈥 ajena a nuestras comunidades, quieren cambiar las viviendas o imponer la educaci贸n ajena al idioma y a las costumbres de la comunidades鈥, explica.

驴C贸mo se origin贸 el conflicto? 驴Cu谩les son sus causas? 驴Qu茅 sucedi贸?

El conflicto de caciques en Eloxochit谩n inicia a principios del a帽o 1900, y a la fecha sigue siendo el mismo origen, relata Argelia Betanzos. 鈥淓s un yugo impuesto por grupos caciquiles, durante la primera mitad del siglo pasado Eloxochitl谩n estuvo literalmente dominado por un f茅rreo caciquismo impuesto por Juan Hern谩ndez Miram贸n, presidente municipal de 1975-1977. 脡l era una persona de origen poblano, junto con toda su familia sitiaron la comunidad y por m谩s de 50 a帽os se ten铆a que cumplir con un especie de impuesto a esta familia鈥, precisa la abogada mazateca.

Este grupo, se帽ala Betanzos, 鈥渢ambi茅n impact贸 a pueblos vecinos como Huautla de Jim茅nez, lo que propici贸 una ausencia de participaci贸n p煤blica de las comunidades, tanto de mujeres como de hombres, pero principalmente de mujeres, ya que implement贸 una especie de legitimaci贸n de sus decisiones con reuniones con puros hombres. Al t茅rmino de los trabajos comunitarios, la mayor铆a ya bastante embriagados con aguardiente tomaban decisiones por consenso, pero eran decisiones que ya estaban tomadas de antemano, siempre por el grupo caciquil鈥.

Pero ya desde los a帽os 50 hasta esta d茅cada, los j贸venes comenzaron a proponer ideas para que Eloxochitl谩n practique el consenso heredado de la vida cotidiana, ya que esta 鈥減r谩ctica鈥 se la hab铆an adue帽ado los caciques. Relata que en la 茅poca de los sesenta, estos j贸venes se hicieron maestros y son ahora los que pugnan para que Eloxochitl谩n se llame de Flores Mag贸n.

De 2010 a 2013 se revivi贸 al grupo caciquil y a la cabeza se encontr贸 Manuel Zepeda Cortes y su hija Elisa Zepeda Lagunas, de la mano con Eliazar Hern谩ndez, descendiente de ese grupo hist贸rico. Se adue帽aron del r铆o y de los recursos p茅treos, comenzaron a desviar el cauce del r铆o y una brutal explotaci贸n de los recursos naturales, lo que agudiz贸 el conflicto en la comunidad.

Los hechos del 14 de diciembre del 2014

El 24 de noviembre del 2014, un grupo impulsado por los caciques locales desplaz贸 con violencia a integrantes del cabildo ind铆gena que administra el municipio. 鈥淓llo fue por no dar cuentas a una auditor铆a a su administraci贸n en a帽os anteriores鈥, explica Betanzos, defensora de derechos humanos. 鈥淓ste grupo armado se apoder贸 del palacio municipal鈥, a帽ade, pero a pesar de ello la comunidad sigui贸 en actividades con su cabildo ind铆gena, por lo que el 14 de diciembre se dieron cita para llevar a cabo el nombramiento de su nuevo alcalde. 鈥淐uando la asamblea se dispon铆a a realizar el acto tradicional, la asamblea fue balaceada por este grupo de caciques. Algunos heridos de la comunidad fueron certificados por m茅dicos que atestiguan鈥, se帽ala la abogada.

Integrantes de la asamblea comunitaria, relata Betanzos, lograron capturar con posesi贸n de arma de fuego a Manuel Zepeda Lagunas, el cual fue entregado al ministerio p煤blico de Huautla de Jim茅nez. 鈥淣adie lo secuestr贸. Afortunadamente existe un informe p煤blico firmado por agentes estatales de investigaci贸n que asienta que se encontraron a polic铆as municipales llev谩ndose a Manuel Zepeda Lagunas a la agencia del ministerio p煤blico鈥, precisa la defensora mazateca.

Betanzos insiste en que existen inconsistencia en las acusaciones, pues 鈥渆se d铆a se entreg贸 a Manuel Zepeda al ministerio p煤blico, lo apartaron de la vista de los polic铆as que lo llevaban y no realizaron las diligencias de protocolo. Estos polic铆as de las comunidades con mediana instrucci贸n, algunos con primario, otros si nada, se quedaron esperando la realizaci贸n de la diligencia, que nunca lleg贸鈥.

Foto: Archivo de Mujeres Mazatecas

Lo que s铆 lleg贸, expone, fueron polic铆as estatales 鈥渜ue esposaron a los compa帽eros y lo 煤nico que les dijeron fue que en la ciudad de Oaxaca iban a explicar que pas贸 en el pueblo鈥. As铆 detuvieron a unos profesores en Huautla de Jim茅nez y a otros en distintos lugares.

Aqu铆 es donde comienza la defensa, prosigue en el relato Betanzos. 鈥淧ara ese momento en la comunidad ya estaba el miedo. No exist铆an hechos comprobados, tampoco los delitos, exist铆an ya inconstancias en los dicho y hecho鈥, dice. La Procuradur铆a no pudo obtener im谩genes de las supuestas lesiones a Elisa Zepeda, que seg煤n ella fue agredida, y no se acredit贸 en el expediente a pesar que exist铆an muchos peritos. 鈥溌緾贸mo es posible que no hayan podido capturar una sola imagen?鈥, se pregunta.

Lo mismo sucedi贸 con las conclusiones de la necropsia, pues 鈥渓os resultados de las dos son iguales de las de las personas fallecidas con punto y coma, las im谩genes carecen de metodolog铆a, no tienen ni medida, ni r贸tulo, no se sabe a qu茅 cuerpo corresponden鈥, denuncia Betanzos.

La defensa de los acusados quiso interrogar a la perita que realiz贸 la necropsia, pero renunci贸 y hasta la fecha no aparece, y la Procuradur铆a no da raz贸n de su paradero. 鈥淭odas estas irregularidades en el caso hacen pensar de una fabricaci贸n de delitos鈥, a帽ade la defensora mazateca.

La justicia en Oaxaca es de una sola manera, corrupta

Argelia Betanzos asegura: las autoridades de Oaxaca, las secretar铆aas de gobierno, el gobernador, sus congresos y su sistema judicial act煤an de un s贸lo modo, se acompa帽an y se solapan.

En el 2014, el gobierno estatal los criminaliz贸 y les fabric贸 delitos. Terminando la gubernatura de Gabino Cu茅 Monteagudo, lleg脫 la de Alejandro Murat Hinojosa, quien ha llevado el caso entre la omisi贸n y el olvido.

La defensa de los presos desde el inicio tuvo que acudir a los jueces federales, quienes todav铆a en 2015 y 2016 dictaminaron con mayor libertad. Fueron los jueces federales, expone la defensora de derechos humanos, 鈥渓os que sentaron las bases de inocencia en los amparos 鈥榟ist贸ricos鈥 56 y 59 -2015; bases donde dijeron que ning煤n auto de formal prisi贸n, ni orden de aprehensi贸n, hab铆an en realidad demostrado ni siquiera la sospecha, la probable responsabilidad de que mujeres y hombres fueran autores de alg煤n delito鈥.

A partir de estos criterios, el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Oaxaca emiti贸 en 2019 varias liberaciones en apelaci贸n y clarificando que se basaban en los precedentes federales, sin embargo,鈥渃on la llegada de Elisa Zepeda Lagunas a Morena y despu茅s a candidata, y despu茅s para ocupar una diputaci贸n en el Congreso de Local asumiendo la Comisi贸n de Administraci贸n y Procuraci贸n de Justicia, se bloque贸 con ello cualquier acceso al congreso sobre el caso de los presos鈥.

Lo 煤nico que revel贸 el ingreso de Elisa Zepeda a Morena y a la diputaci贸n en el ejercicio de la justicia 鈥渇ue el conflicto de intereses y el tr谩fico de influencias en la llamada cuarta transformaci贸n, y un largo camino para la libertad de los presos pol铆ticos鈥, expone Betanzos.

En 2018, acudieron al Senado de la Rep煤blica, donde se pon铆a en marcha un 鈥減rograma de detecci贸n de presos pol铆ticos鈥. Entraron a una lista que fue entregada a Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Poblaci贸n y Migraci贸n de la Secretar铆a de Gobernaci贸n, sin embargo, 鈥渆l caso fue remitido a una mesa de la Unidad de Apoyo al Sistema de Justicia que nos dijeron que fue creada para analizar estos casos, pero ya en la realidad los abogados nos dijeron que ellos tienen otra funci贸n y no la de los presos鈥.

Para la defensora de los derechos humanos era claro que siendo Elisa Zepeda Laguna diputada por Morena en Oaxaca, el proceso ya estaba viciado: 鈥渁hora en las oficinas de la Subsecretaria de Alejandro Encinas, no nos atienden, no se trata que nos crean, ni siquiera nos quieren escuchar鈥, puntualiza.

鈥淨ueremos preguntar a los senadores, diputados, funcionarios, abogados, al presidente: 驴d贸nde qued贸 la lista de presos pol铆ticos? 驴De qu茅 color es su justicia en la 4t?鈥, cuestiona Betanzos.

Foto: Archivo de Mujeres Mazatecas

Las demandas de las mujeres mazatecas

En este camino, Argelia Betanzos reflexiona que 鈥渓a libertad de los presos pol铆ticos y el regreso de los desplazados de Eloxochitl谩n de Flores Mag贸n no vendr谩 de los gobiernos ni de los sistemas judiciales, las 22 sentencias de libertad se las arrancamos a varias instancias y logramos criterios federales que nos declararon inocentes y libres鈥.

La b煤squeda de la justicia mexicana es una interrogante, 鈥渏am谩s se habr铆a detenido a los compa帽eros, se habr铆a perseguido a pobladores y desplazado a mujeres. Si ella existiera en M茅xico, se habr铆a detenido a los que dispararon contra la asamblea, los que se adue帽an del territorio, se habr铆a ya liberado a los presos鈥, remarca la abogada mazateca.

Nuestras demandas, expone, 鈥渟on la libertad inmediata de los siete presos pol铆ticos, porque ya en juicio hay material suficiente para que hoy se decida que sean libres. Exigimos el cese a la persecuci贸n de las personas desplazadas, el alto a la fabricaci贸n de delitos de la gente que lucha. Nos negamos a ser cooptados por los partidos pol铆ticos, exigimos el respeto a nuestra autonom铆a y la no intromisi贸n de los partidos, y tambi茅n no oponemos a el saqueo de los recursos humanos y naturales y rechazamos completamente el discurso y el uso de la imagen de Flores Mag贸n que usa el ejecutivo federal, teniendo en sus c谩rceles a presos pol铆ticos鈥, se帽ala Argelia.

Foto: Archivo de Mujeres Mazatecas

En qu茅 condiciones f铆sicas y psicol贸gicas se encuentran los presos

Los siete presos se contagiaron de COVID-19 en el a帽o 2021, fueron vacunados, pero la pandemia les ocasion贸 muchos m谩s temores. Argelia Betanzos cuenta que su padre Jaime Betanzos le informaba que las enfermer铆as estaban llenas y no todos regresaban a sus celdas en tiempos de las olas de COVID-19, as铆 como que actualmente dos de ellos tienen afectaciones en las v铆as respiratorias

Luisa Alvares, esposa de Francisco Dur谩n Ortiz, quien se encuentra en el penal de Cuicatl谩n, menciona que su esposo 鈥渢iene dolor de cintura y siente que se ahoga, malestar de garganta, y muchas dolencias f铆sicas por los golpes recibidos鈥.

鈥淗acemos un llamado a toda persona que incluso trabaja en el gobierno federal, porque quiz谩 desde esos lugares temporales creen que verdaderamente pueden servir, a ustedes les pedimos que levantemos la voz y dentro de sus posibilidades para la libertad inmediata de los presos pol铆ticos鈥, concluye la abogada Argelia Betanzos, mazateca y luchadora social.




Fuente: Desinformemonos.org