November 17, 2020
De parte de Asociacion Germinal
266 puntos de vista

LA MANIPULACI脫N DE LA MENTE EN LA SOCIEDAD ACTUAL

驴Estamos controlados? 驴Son la televisi贸n, Internet y las redes sociales instrumentos para controlar nuestra mente? Los dominadores sociales nos quieren mantener en una oscuridad permanente para manejarnos mucho mejor. Hay que entender las t谩cticas y estrategias de los poderes que usan para lograr la dominaci贸n definitiva de nuestras vidas. Las personas tenemos el derecho a conocer c贸mo nos controlan y nos manejan.

En este futuro al que nos avistamos la manipulaci贸n aparece como un t茅rmino que determina toda nuestra existencia. Manipular es operar con las manos e intervenir con medios h谩biles para distorsionar la realidad. 驴Nos est谩n manipulando? S铆, y adem谩s de forma constante. Estos actos de sugesti贸n o persuasi贸n a que nos someten permanentemente condicionan nuestras decisiones, actos y comportamientos. Por ejemplo, las redes sociales son un instrumento de condicionamiento social de las personas y los grupos, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Pues es tal la avalancha de informaci贸n tan condicionada y cocinada que nos lleva a la manipulaci贸n universal. La hiperconectividad de nuestro tiempo implica la conexi贸n total de las personas que poseen vida cibern茅tica como social, porque nos obligan a ello, ya que si no estamos all铆 no existimos. Nos obligan a utilizar todo tipo de dispositivos electr贸nicos y en nuestro m贸vil est谩 toda nuestra vida. Hasta el documento Nacional de Identidad va a estar en el m贸vil. Las nuevas generaciones  est谩n controladas por las pantallas y todo el mundo quiere estar enterado. En algunos lugares del mundo prefieren tener m贸viles a un pozo de agua. La insurgencia afgana ofrec铆a m贸viles  a quien se pasara a su bando. Se pierde mucho tiempo enganchados y atontados a la vez por estos dispositivos como voluntad querida por sus creadores. Los creadores de estos sistemas no permiten usar a sus hijos estos dispositivos en las escuelas de elite donde aprenden a dominar. Estos dispositivos tienen tal poder de atracci贸n, de enganche, que se pasan m谩s horas viendo estas pantallas que durmiendo. Las personas convencionales asisten a la escuela para aprender a servir al Sistema, pero la elite recibe ense帽anzas para dominar nuestras vidas mediante estos dispositivos suspendiendo nuestros juicios. Tambi茅n nos controlan a trav茅s de las emociones, pues todos somos esclavos de nuestras emociones y quien las controla nos dirige en total. La envidia, la frustraci贸n, el odio, la venganza, etc., son f谩cilmente excitables y nos controlan dirigi茅ndolas.

La clave para conseguir el control mental en la poblaci贸n es entretener y distraer. Que nadie piense en aquello que no interesa. En otros tiempos la religi贸n era considerada el opio del pueblo. Hoy hay otros m茅todos como el f煤tbol y el cotilleo en televisi贸n. Hoy el opio se ha convertido en la religi贸n del pueblo: un entrenamiento masivo est茅ril, que no nos proporciona nada, s贸lo una distracci贸n moment谩nea. Es un entretenimiento a trav茅s de las pantallas o a trav茅s de los psicof谩rmacos o las drogas. Se dec铆a que el Franquismo usaba el f煤tbol como distractor de la pol铆tica, pero ahora hay canales de televisi贸n enteros dedicados al futbol y hay partidos de forma continua. 驴Hemos avanzado como sociedad? La evasi贸n se ha hecho masiva sin alternativas que creen una sociedad culta e ilustrada. Si nos infantilizamos e idiotizamos somos m谩s manipulables. Constantemente nos lanzan temas de discusi贸n irrelevantes en 茅pocas de crisis econ贸mica y sanitaria. Entramos en debates est茅riles y nos alejamos de las discusiones relevantes. En los 煤ltimos a帽os de la 茅poca sovi茅tica en Rusia emitieron por televisi贸n dos programas estadounidenses: 鈥淔alcon Crest鈥 y 鈥淒allas鈥. El efecto entre los oligarcas del Partido comunista que ten铆an poder sobre la vida de millones de personas era compararse con los raqu铆ticos ricos de la serie que ten铆an cochazos, aviones privados, mansiones, etc . Esto llev贸 a la involuci贸n de la URSS. Por eso son importantes las im谩genes y las transmisiones que crean modelos de acci贸n. El mismo cine cambia los h谩bitos (por ejemplo, la factor铆a de Hollywood invadi贸 culturalmente el mundo pues su influencia cambi贸 sociedades).

驴Hay que desconfiar del tel茅fono y tener cuidado con lo que ponemos en los mensajes de las redes sociales? Pueden saber todo lo que hacemos. No  somos an贸nimos y todos los datos son importantes pues no sabemos, el d铆a de ma帽ana, que puede ser utilizado en nuestra contra; temas laborales, rupturas sentimentales, pol铆tica, o gente que quiera hacernos da帽o鈥 Los datos los pueden vender con fines espurios. Adem谩s se a帽ade la geolocalizaci贸n, las tecnolog铆as de reconocimiento facial, dinero digital, etc. Esto crea un perfil sobre toda nuestra vida: ideol贸gico, pol铆tico, de creencias, etc. Incluso el televisor y el m贸vil apagados nos pueden estar viendo desde el otro lado incluso en nuestra casa. Cualquier cosa Smart es esp铆a. Y son aparatos que hemos metido en la intimidad del hogar, incluso en el dormitorio. Y otras personas pueden usar sus aparatos para vigilarnos por la calle. Los sat茅lites y drones esp铆as de vigilancia cada vez tienen m谩s precisi贸n. En China ponen un casco de obra a los trabajadores  al inicio de su jornada laboral para saber en qu茅 piensan y si trabajan bien. China, Reino Unido y EEUU tienen millones de c谩maras de vigilancia por todos los sitios. Por otro lado, se compran 鈥渓ikes鈥 y seguidores para las redes sociales y para darse autobombo en ellas. Hay bots y trolls que destruyen y da帽an personas. Hay ingenieros sociales que modifican la sociedad y se dedican a esto. Analizando los seguimientos y los 鈥渓ikes鈥 facilitamos nuestro perfil pol铆tico, ideol贸gico y psicol贸gico.

La identidad digital o identidad 2.0 es todo lo que nos identifica en Internet. En la vida real construimos nosotros nuestra identidad a trav茅s de nuestros actos y forma de ser. Pero en el ciberespacio cada vez que se comenta un video se deja un rastro, una huella digital, gustos, preferencias, etc. Construimos nuestra identidad personal a trav茅s de todo lo que nosotros mismos hacemos y lo que otros usuarios publican de nosotros. Lo saben todo sobre nosotros y eso permite controlarnos. Al ver una serie o pel铆cula en una plataforma digital nos establecen un perfil y nos recomiendan lo que nos gusta. Tras establecer el perfil viene la manipulaci贸n y aportamos datos  ingenuamente y valen dinero. En Singapur crearon una identidad nacional entre la poblaci贸n que no exist铆a previamente mediante pensamientos en redes sociales. Cambian nuestros actos sin darnos tiempo a la duda o reflexi贸n. Hoy hasta la desinformaci贸n es poder. Recibimos tantas informaciones que eso nos impide la reflexi贸n pues es repetitiva y estudiada para acabar creyendo que nuestras decisiones son propias y los an谩lisis nuestros. Cada vez nos piensan m谩s y no necesitamos pensar por nosotros mismos. Cada vez hay m谩s personas que s贸lo se informan por redes sociales (Facebook y twitter) y eso que est谩n personalizadas.

Para el futuro se dise帽an m煤ltiples maneras de desarrollar nuestro cerebro. Una de ellas es la implantaci贸n de chips. En esa carrera se posiciona algo llamado 鈥淣euralink鈥: Es una empresa especializada en desarrollos de interfaces cerebro-computador. Consisten en un microchip que registra la actividad cerebral y se lleva por bluetruth a un ordenador que lo analiza para deducir su significado: por ejemplo la conducta. El ordenador, a su vez, utilizando el mismo dispositivo puede enviar se帽ales al cerebro para modificar esa conducta. Recibe informaci贸n y da informaci贸n. 驴Un chip para controlar nuestro cerebro? Nos tratan de convencer que es para bien de la Humanidad. Aqu铆 hay dos partes: la mente y el cerebro. La mente et茅rea condicionada y la parte f铆sica que ahora se ataca. 鈥淣eurolink鈥 del millonario Elon Musk, el del veh铆culo el茅ctrico Tesla y SpaceX, quiere que lleguemos con nuestro pensamiento a manejar aparatos electr贸nicos. 驴Pero, y si los aparatos nos manejan a nosotros? Nuestros pensamientos van a ser totalmente transparentes, lo cual era nuestro 煤ltimo reducto de libertad. Habr谩 polic铆a del pensamiento que encarcelar谩 por pensar. Hay gente con chips en el cerebro por cuestiones m茅dicas pero tambi茅n puede ser usado para el mal. Por eso se han creado los neuroderechos pues estamos perdiendo los valores b谩sicos de libertad, democracia, expresi贸n, etc, aunque no seamos muy conscientes. Es verdad que no hay una lucha de Derechos Humanos, Parlamentos, cuarto Poder, control al Gobierno, democracia, etc, contra este monstruo.

驴C贸mo ser谩 nuestra vida en el futuro? 驴Un mundo lleno de robots? 驴Ser谩 la Inteligencia Artificial la encargada de controlar a las masas? Puede ser un paso m谩s en el control. Dentro de diez a帽os habr谩 30.000 robots, un 25% de la fuerza total del Ej茅rcito brit谩nico. Algunos humanos ser谩n potenciados f铆sica y psicol贸gicamente. Habr谩 menos puestos de trabajo. La elite que controla la tecnolog铆a controlar谩 la sociedad. La masa restante vivir谩 del Estado y se evitar谩 que se revolucionen. Ser谩 una sociedad m谩s compleja. Para que la gente se forme e informe hay que leer libros y esto no es f谩cil para la juventud m谩s c贸moda. Nos cuesta leer y profundizar en la lectura. No prestamos atenci贸n. Se leen s贸lo los titulares de los peri贸dicos y no se leen los art铆culos. Hay que enriquecer la intelectualidad con la lectura. 脷ltimamente hay un gran predicamento de los 鈥減sicof谩rmacos鈥 que anestesian a la sociedad. Y especialmente con los ni帽os para controlarlos desde el principio. Cada vez es m谩s dif铆cil saber distinguir la verdad de la mentira pues se camufla el ocultamiento de la realidad. Hay que centrarse en fuentes de informaci贸n diversas. Los antisistema no tienen futuro pues el sistema te machaca, te arrastra y las campa帽as de desprestigio son brutales. Es muy dif铆cil luchar contra esto. Hay que usar las redes con cabeza y no aportar datos innecesarios, pues alguien puede grabarnos us谩ndolo contra nosotros el d铆a de ma帽ana. Estamos entrando en una sociedad de la imposici贸n del silencio, la autocensura, el imperio de lo pol铆ticamente correcto, etc y todos podemos expresar lo que leg铆timamente queramos.

Alfredo Velasco

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org