October 18, 2020
De parte de Lecturas Anarquicas
2,503 puntos de vista

鈥淐riticar la tecnolog铆a (鈥) significa componer el cuadro general, mirarla no como un simple conjunto de m谩quinas, sino antes como una relaci贸n social, como sistema; significa comprender que un instrumento tecnol贸gico refleja la sociedad que lo ha producido y que su introducci贸n modifica las relaciones entre los individuos. Criticar la tecnolog铆a significa rechazar la subordinaci贸n de cada actividad humana a los tiempos de la ganancia鈥.

Ai Ferri Corti

La tecnolog铆a no se desarrolla en el vac铆o, independientemente de las relaciones sociales del orden. Es el producto de un contexto, e inevitablemente, refleja este contexto. Por lo tanto, decir que la tecnolog铆a es neutral, no tiene fundamento. No puede ser m谩s o menos neutral que los otros sistemas dise帽ados para garantizar la reproducci贸n del orden social existente 鈥攅l gobierno, el intercambio de mercanc铆as, el matrimonio y la familia, la propiedad privada鈥︹ por lo tanto, un an谩lisis revolucionario serio debe necesariamente incluir una aproximaci贸n cr铆tica sobre tecnolog铆a.

Por tecnolog铆a no me refiero simplemente a herramientas, m谩quinas, o incluso 鈥渦n conjunto de m谩quinas鈥 como entidades individuales, sino m谩s bien a un sistema integrado de t茅cnicas, m谩quinas, personas y materiales, dise帽ado para reproducir las relaciones sociales que se prolongan y hacer avanzar su existencia. Para que quede claro desde el principio, no estoy diciendo que la tecnolog铆a produzca relaciones sociales, sino m谩s bien que est谩 dise帽ada para reproducirlas de acuerdo a las necesidades del sistema dominante.

Antes de que el capitalismo llegara a dominar las relaciones sociales, las herramientas, las t茅cnicas e incluso algunas m谩quinas hab铆an sido creadas y aplicadas a tareas espec铆ficas. Hubo incluso algunas aplicaciones sistem谩ticas de t茅cnicas y de maquinaria que podr铆an ser consideradas tecnol贸gicas en el completo sentido de la palabra. Es interesante se帽alar que estas posteriormente fueron aplicadas m谩s completamente en donde el poder necesitaba un estricto orden 鈥 en monasterios, en las c谩maras de tortura de la Inquisici贸n, en los barcos de esclavos, en la creaci贸n de monumentos al poder, en las estructuras burocr谩ticas, militares y policiales de los imperios poderosos como la China din谩stica. Pero estas permanecieron en gran parte como elementos aislados a la gran mayor铆a de la gente com煤n, quienes tend铆an a utilizar las herramientas y t茅cnicas que ellas/os crearon por s铆 mismas/os, de forma individual o dentro de su comunidad.

Con el surgimiento del capitalismo, a la necesidad de la extracci贸n y la explotaci贸n de recursos a gran escala, le sigui贸 la expropiaci贸n sangrienta y despiadada de todo lo que antes fue compartido en comunidad, por la nueva clase dominante capitalista en desarrollo (un proceso que fue extendido internacionalmente a trav茅s de la construcci贸n de imperios coloniales) y el desarrollo de un sistema tecnol贸gico cada vez m谩s integrado, que permiti贸 la m谩xima eficiencia en el uso de los recursos incluyendo la mano de obra. Los objetivos de este sistema fueron el incremento de la eficiencia en la extracci贸n y aprovechamiento de los recursos y el aumento del control sobre las/os explotadas/os.

Las primeras aplicaciones de las t茅cnicas industriales fueron en barcos mercantes y de guerra, y en las plantaciones. El 煤ltimo caso fue, de hecho, un nuevo sistema de cultivo a gran escala con fines de lucro, que se pudo desarrollar en el tiempo debido a la expropiaci贸n de los campesinos en Europa 鈥攅specialmente en Gran Breta帽a鈥 que proporciona un conjunto de sirvientes y criminales condenados a trabajos forzados, en conjunto con la expansi贸n del comercio de los esclavos africanos, a los cuales se les sac贸 de sus hogares y se les forz贸 a la servidumbre. El primer caso, fue tambi茅n en gran parte basado en la expropiaci贸n de las clases explotadas 鈥 muchas/os de los cuales se encontraron a s铆 mismo secuestradas/os y obligadas/os a trabajar en los barcos. El sistema industrial impuesto en estos contextos no se basaba en un ensamblado de m谩quinas de manufacturaci贸n como m茅todo para coordinar del trabajo en el que las/os trabajadoras/os eran los engranajes de la m谩quina y si uno fallaba en su parte, pon铆a en riesgo a toda la estructura del trabajo.

Pero hab铆an aspectos espec铆ficos de este sistema que lo amenazaban. El sistema de plantaci贸n, al reunir varios grupos de despose铆dos con diferentes conocimientos y experiencias, permiti贸 interacciones que podr铆an servir de base para asociaciones ilegales y para compartir la revuelta. Los marineros que viv铆an como esclavos en los barcos tambi茅n proporcionaban un medio de comunicaci贸n entre los diferentes lugares, creando una especie de internacionalismo entre despose铆dos. Informes sobre asociaciones ilegales e insurrecciones en las costas del Atl谩ntico Norte en los siglos XVII y XVIII, involucrando a despose铆dos de todas las razas y con poca evidencia de racismo, son fuente de inspiraci贸n, pero esto tambi茅n oblig贸 al capitalismo a desarrollar a煤n m谩s sus t茅cnicas. Una mezcla de ideolog铆a racial y de divisi贸n del trabajo fue usada para crear divisiones entre los esclavos negros y sirvientes de la vieja Europa. Adem谩s, aunque el Capital no podr铆a existir sin el transporte de mercanc铆as y recursos, este comenz贸 a poner 茅nfasis en la transformaci贸n de recursos en mercanc铆as para la venta a gran escala, tanto por razones econ贸micas como sociales.

La dependencia de las/os artesanas/os para manufacturar en peque帽a escala era de varias formas peligroso para el Capital. Econ贸micamente, era lento e ineficiente, y no dejaba suficientes ganancias en las manos de la clase dominante. Pero m谩s importante, la relativa independencia de los artesanos les hizo ser m谩s dif铆ciles de controlar. Ellas/os determinaban su tiempo, su ritmo de trabajo y as铆 sucesivamente. Por lo tanto, el sistema de f谩bricas, que ya hab铆a demostrado su eficacia en los barcos y en las plantaciones, se aplic贸, asimismo, en la producci贸n de bienes.

As铆, el sistema industrial no fue desarrollado solo (o al menos primeramente) porque era la manera m谩s eficiente para producir bienes. Los capitalistas no est谩n particularmente interesados en la producci贸n de bienes como tales. Por el contrario, ellas/os producen bienes simplemente como una parte necesaria del proceso de expansi贸n del Capital, generando ganancias y manteniendo su control sobre la riqueza y el poder. Por lo tanto, el sistema fabril 鈥攅sta integraci贸n de t茅cnicas, m谩quinas, herramientas, personas y recursos, que es la tecnolog铆a tal como la conocemos鈥 fue desarrollado como medio de control hacia la parte m谩s impredecible del proceso de producci贸n 鈥 el trabajador humano. La f谩brica es, de hecho, establecida como una enorme m谩quina, con cada parte 鈥攊ncluyendo las partes humanas鈥 totalmente interconectada con cada acci贸n de las dem谩s partes. A pesar de que el perfeccionamiento de este proceso tuvo lugar a lo largo del tiempo, a medida que la lucha de clases mostr贸 las debilidades en el sistema, este objetivo central fue desde el principio inherente a la tecnolog铆a industrial, porque esta era la raz贸n que estaba detr谩s de esta tecnolog铆a. Los ludditas percibieron esto y esta fue la fuente de su lucha.

Si reconocemos que la tecnolog铆a desarrollada en el capitalismo lo fue precisamente para mantener y aumentar el control de la clase dominante capitalista sobre nuestras vidas, no hay nada sorprendente en el hecho de que los avances t茅cnicos, que no fueron respuestas espec铆ficas a la lucha de clases en el lugar de trabajo, hayan ocurrido por sobre todo en el campo de la t茅cnica militar y policial. La cibern茅tica y la electr贸nica proporcionan los medios de acopio y almacenamiento de informaci贸n, llegando a niveles nunca antes conocidos, permitiendo una vigilancia mucho mayor hacia una poblaci贸n mundial cada vez m谩s empobrecida y potencialmente rebelde. Tambi茅n permiten la descentralizaci贸n del poder sin ning煤n tipo de p茅rdida de control por parte de los amos 鈥 el control se encuentra precisamente en los sistemas tecnol贸gicos desarrollados. Obviamente, la extensi贸n de la red de control sobre el cuerpo social completo tambi茅n significa que es muy fr谩gil. Los puntos d茅biles est谩n en todas partes, las/os rebeldes son creativos y los encontrar谩n. Pero la necesidad de un mayor control posible lleva a los l铆deres a aceptar estos riesgos, esperando ser capaces de corregir los puntos d茅biles lo m谩s pronto posible.

As铆, la tecnolog铆a, tal como la conocemos, este sistema industrial de t茅cnicas, maquinaria, personas y recursos integrados, no es neutral. Se trata de una herramienta espec铆fica, creada seg煤n los intereses de la clase dominante, que nunca fue destinada para satisfacer nuestras necesidades y deseos, sino m谩s bien para mantener y ampliar el control del orden dominante.

La mayor铆a de los anarquistas reconocen que el Estado, la propiedad privada, el sistema de mercado, la familia patriarcal y la religi贸n organizada son instituciones inherentemente dominantes, sistemas que deben ser destruidos si queremos crear un mundo en el que todos seamos libres de determinar nuestras vidas como se nos plazca. Por tanto, es extra帽o que el mismo razonamiento no sea aplicado con el sistema tecnol贸gico industrial. Incluso en esta 茅poca, cuando las f谩bricas no dejan lugar a ning煤n tipo de iniciativa individual, en la que las comunicaciones son dominadas por gigantescos sistemas y redes accesibles de cualquier agencia policial, los cuales determinan c贸mo se pueden utilizar, en que el sistema tecnol贸gico como un todo necesita de gente con un poco m谩s que manos y ojos, trabajadores de mantenimiento y de inspectores de control de calidad, aun hay anarquistas que quieren 鈥渢omar el control sobre los medios de producci贸n鈥. Pero el sistema tecnol贸gico que conocemos es en s铆 mismo parte de las estructuras de dominaci贸n. Fue creado para controlar con mayor eficacia a las/os explotadas/os por el Capital. Con el fin de recuperar nuestras vidas, al igual que el Estado, como con el Capital mismo, es necesario que este sistema tecnol贸gico sea destruido con el fin de recuperar nuestras vidas. Lo que esto significa, con respecto a las herramientas y t茅cnicas espec铆ficas, ser谩n determinadas en el curso de nuestra lucha contra el mundo de la dominaci贸n. Pero, precisamente con el objeto de abrir el camino para la posibilidad de crear lo que deseamos en libertad, la maquinaria de control tendr谩 que ser destruida.

Wolfi Landstreicher




Fuente: Oscurodeseo.blackblogs.org