December 1, 2022
De parte de Todo Por Hacer
1,893 puntos de vista

La matanza de Acteal fue una incursi贸n paramilitar en la localidad del mismo nombre, ubicada en el municipio de Chenalh贸, regi贸n de los Altos de Chiapas, sureste mexicano, el 22 de diciembre de 1997. Se cumplen veinticinco a帽os de una masacre que reg贸 de sangre un peque帽o municipio chiapaneco, asesinando a 45 ind铆genas tzotziles. Posteriormente se demand贸 frente a la Comisi贸n Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al ex presidente mexicano Ernesto Zedillo por delitos de lesa humanidad, sin embargo la comunidad ind铆gena v铆ctima del ataque se desvincul贸 de la demanda, porque los demandantes estaban relacionados con el Partido de Acci贸n Nacional, o el propio ex presidente Carlos Salinas; viendo que esa demanda ten铆a intereses parlamentarios 煤nicamente.

La impunidad con la que se perpetran matanzas contra las poblaciones ind铆genas en Am茅rica Latina, es una constante en la historia de los malos gobiernos en la imposici贸n de su idea civilizatoria. Cuando 芦los nadie禄 deciden asomarse al abismo de la autonom铆a para construir sus propios caminos colectivos, los poderes toman venganza infringiendo represi贸n y castigos para devolverles a la senda marcada por la construcci贸n nacional. Esa misma edificaci贸n ideol贸gica que trata de borrarles de la historia utilizando cualquier m茅todo violento, ya sea directo y descarnado como los gobiernos conservadores, o invisibilizado y manipulado como los gobiernos progresistas. Esta es la historia contempor谩nea del M茅xico abajo y a la izquierda: hacendados, empresarios, polic铆as, narcotr谩fico y paramilitares como estrategia del shock, para mantener a las comunidades ind铆genas bajo su yugo.

La muerte disfrazada de paramilitar lleg贸 tras el alba en un negro d铆a de diciembre

A las 10 de la ma帽ana del 22 de diciembre de 1997, paramilitares irrumpieron frente a una ermita de la localidad de Acteal donde se encontraban concentradas numerosas personas rezando por la paz en Chiapas. Fueron asesinadas en total 45 personas: 21 mujeres, 15 ni帽os y ni帽as, y 9 hombres. Las v铆ctimas eran ind铆genas tzotziles de la organizaci贸n pacifista conocida como 芦Las Abejas禄. El ej茅rcito federal mexicano y la polic铆a del municipio se encontraban cerca de la localidad, pero no intervinieron y se permiti贸 que durante cinco horas los paramilitares emprendieran su matanza. Cuando las autoridades accedieron a la localidad, removieron cad谩veres y los trasladaron a la capital de Chiapas, Tuxla; para practicar supuestamente las autopsias. Ni siquiera miembros y trabajadores de Cruz Roja pudieron acceder para asistir a heridos de la matanza.

Tras veinticinco a帽os de la masacre no se ha conseguido una justicia real, porque esta no procede de unos tribunales, y eso lo saben bien los municipios ind铆genas mexicanos. Su contribuci贸n a una justicia social reparadora ha sido continuar la lucha en el sureste chiapaneco, y trabajar con gran esfuerzo en extenderla a todas las comunidades ind铆genas oprimidas para lograr su autonom铆a y emancipaci贸n. Esta matanza de Acteal debe enmarcarse en la violencia promovida desde los gobiernos mexicanos contra el levantamiento del Ej茅rcito Zapatista de Liberaci贸n Nacional el 1 de enero de 1994. Esas pol铆ticas oficiales consistieron en la creaci贸n y fortalecimiento de grupos paramilitares que, siempre y hasta la actualidad, el gobierno mexicano ha tratado de negar su vinculaci贸n con investigaciones sesgadas que impiden documentar informaci贸n para aplicar una verdadera justicia.

Si bien la organizaci贸n civil ind铆gena 芦Las Abejas禄 no compart铆an estrat茅gicamente la lucha armada del zapatismo debido a su perspectiva pacifista, s铆 que conciliaban con sus objetivos y argumentos pol铆ticos, y por ello el gobierno mexicano y los paramilitares vieron en este grupo un objetivo a violentar criminalmente. La versi贸n oficial del gobierno mexicano fue r谩pidamente reducir la masacre a una confrontaci贸n entre comunidades ind铆genas para evitar toda responsabilidad en la matanza. La Procuradur铆a General de la Rep煤blica present贸 conclusiones a investigaciones de gran irregularidad policial y sin garant铆as judiciales, que hasta la actualidad, son la 煤nica versi贸n tomada como oficial.

La verdad, la justicia y la reparaci贸n siguen secuestradas hasta la actualidad

Fuentes period铆sticas independientes acusaron directamente a mandos del ej茅rcito federal de haber colaborado con la masacre, bien con el suministro de armas o municiones utilizadas por las fuerzas armadas mexicanas, o bien con el entrenamiento forzado de civiles a quienes incitaron a usar la violencia. La presi贸n internacional oblig贸 a las autoridades mexicanas a detener a decenas de civiles tomados por paramilitares como autores de los cr铆menes, sin embargo, no ha habido jam谩s responsables ni autores intelectuales. Estos sospechosos fueron condenados por los tribunales federales en 2007, sin embargo la Suprema Corte de Justicia de la Naci贸n tuvo que liberar a la mayor铆a de presos en 2009, al reconocerse irregularidades en el proceso judicial; renovando la injusticia en todo lo relativo a esta masacre.

El actual gobierno mexicano de Andr茅s Manuel L贸pez Obrador solicitaba hace dos a帽os disculpas por esta masacre y se compromet铆a a entregar compensaciones econ贸micas a las v铆ctimas, as铆 como becas a la vivienda y mejorar la infraestructura hidr谩ulica de la comunidad. Una medida exclusivamente medi谩tica, que ya ha venido realizando el gobierno mexicano, sin promover ninguna clase de cambio estructural, ni iniciar una justicia reparadora honesta y con voluntad sobre la violencia en M茅xico. Mientras su presidente afirma esas palabras ante la Comisi贸n Internacional de Derechos Humanos para cumplir los m铆nimos de buena imagen mundial, estos a帽os de gobierno de L贸pez Obrador, la violencia contra los municipios zapatistas y otras regiones ind铆genas han continuado o se han incrementado.

Comparte y difunde



Fuente: Todoporhacer.org