December 3, 2021
De parte de SAS Madrid
343 puntos de vista


Suenan los portazos que han seguido al descubrimiento de una nueva variante de la Covid19. Las cient铆ficas sudafricanas corrieron a alertar al mundo de esta nueva amenazas y se les ha pagado con castigos. Sud谩frica y sus ciudadanos y ciudadanas pagan las consecuencias de una situaci贸n de desequilibrio que se ha cronificado durante la epidemia. Los pa铆ses del sur de 脕frica y de otros rincones del continente han ido a parar a una lista negra, en lugar de recibir apoyo para poder ejecutar definitivamente la vacunaci贸n masiva de su poblaci贸n. Pero los equilibrios de las relaciones internacionales se est谩n reestructurando y poco a poco se ver谩n las consecuencias.

Omicron: d铆cese del paradigma de la asimetr铆a de la Covid19

Pronto se ha olvidado la consigna de la OMS de referirse a las nuevas variantes detectadas de la Covid19 con las letras griegas. La 煤ltima gran amenaza es la variante sudafricana. Y como gran amenaza, Omicron (que esa es la manera adecuada de referirse a esta nueva cepa) debe ser arrinconada. Una doctora sudafricana Angelique Coetzee alert贸 de la detecci贸n de una nueva variante del virus y la reacci贸n ha sido inmediata en el norte global. Se ha aplicado una doctrina ya conocida (aunque una y otra vez se ha revelado como in煤til): cerrar puertas. Y adem谩s se ha trasladado todo el resto de los lastres tradicionales: el portazo se aplica a todos los pa铆ses del sur de 脕frica, con una tendencia a ir proyect谩ndose hacia el norte, para volver a tratar a todo el continente sin distinci贸n. De momento las restricciones salpican a Sud谩frica, Mozambique, Esuatini, Lesotho, Malawi, Botswana, Zimbabwe o Namibia, entre otros, pero tambi茅n a estados que no se encuentran tan al sur como Nigeria o incluso Egipto, por mencionar algunos.

Una doctora sudafricana Angelique Coetzee alert贸 de la detecci贸n de una nueva variante del virus y la reacci贸n ha sido inmediata en el norte global. Se ha aplicado una doctrina ya conocida: cerrar puertas

Hasta Twitter se ha dado cuenta del desprop贸sito y circulan los muy gr谩ficos diagramas en los que se comparan los pa铆ses en los que se han detectado casos de Omicron (muchos de ellos en el norte global), con aquellos sobre los que se aplican las prohibiciones de desplazamientos (todos ellos de 脕frica Austral y Central). O se comparan los datos de casos activos de Covid19 en los pa铆ses de los que no se puede salir, con aquellos que imponen la prohibici贸n. Tambi茅n es cierto que en las redes tambi茅n se comparten las interpretaciones pretendidamente humor铆sticas del nuevo descubrimiento que no dejan de ser cat谩logos de los m谩s chuscos estereotipos.

Los servicios de salud sudafricanos actuaron con responsabilidad y con diligencia y alertaron de la aparici贸n de una nueva variante de la Covid19 y el resultado ha sido el m谩s absoluto bloqueo, el tratamiento que se reservaba hace ya siglos a los apestados鈥 s铆, a las v铆ctimas de aquella otra pandemia global. Cuando los enfermos son m谩s pobres, o m谩s d茅biles el tratamiento sigue siendo el aislamiento. La doctora Ayoade Alakija, corresponsable de la Africa Vaccine Delivery Alliance, lo expresaba de manera gr谩fica: 鈥淪i el virus se hubiera originado en 脕frica, el mundo nos hubiera encerrado y tirado la llave鈥. Igualmente evidente era uno de los titulares de la BBC: 鈥淪ud谩frica 鈥榗astigada鈥 por detectar la nueva variante Omicron鈥. Porque la indicaci贸n de la OMS de no poner a las nuevas cepas nombres de pa铆ses ten铆a muchos motivos, uno de ellos no estigmatizar a un territorio; otro, que es casi imposible (o en todo caso, in煤til) saber d贸nde se han originado las variantes.

En todo caso, ninguna de las reacciones han supuesto una apuesta clara por reforzar la vacunaci贸n en los pa铆ses que han sido bloqueados. Curiosamente, la mayor parte de las valoraciones se帽alan que la falta de vacunaci贸n podr铆a ser un escenario ideal para la multiplicaci贸n de las mutaciones y lo seguir谩 siendo en el futuro, m谩s all谩 de Omicron.

Un convoy que desvela el sentimiento antifranc茅s del Sahel

Sali贸 de Abidjan, la capital de Costa de Marfil, para dirigirse oficialmente a Gao, en pleno coraz贸n del Sahel maliense. Un convoy log铆stico de las fuerzas armadas francesas vinculado a la operaci贸n Barkhane ha convertido este recorrido en un aut茅ntico via crucis que ha permitido desvelar las posiciones m谩s firmes del sentimiento antifranc茅s que se extiende en la regi贸n. De momento, el balance de este itinerario ha sido de tres manifestantes muertos, una veintena de heridos, al menos, y una crisis pol铆tica que ha impactado en algunos gobiernos que no se encontraban en su mejor momento.

El convoy atraves贸 el territorio marfile帽o con una considerable calma, a la vista de lo ocurrido despu茅s, gracias a la discreci贸n con la que empez贸 su recorrido. Sin embargo, cuando entr贸 en suelo burkin茅s el viaje empez贸 a convertirse en pesadilla. Primero en Bobo-Dioulasso y despu茅s en la capital Ouagadougou, la comitiva se encontr贸 con manifestaciones de rechazo, demostraciones que afeaban la presencia de tropas extranjeras en sus pa铆ses y que reclamaban a su gobierno la defensa de la soberan铆a burkinesas. Estas protestas coincidieron con una ola de duras cr铆ticas al presidente del pa铆s Roch Marc Christian Kabor茅, por su incapacidad para luchar contra la violencia de los grupos armados que acababa de provocar uno de los ataques m谩s letales de los 煤ltimos a帽os con m谩s de medio centenar de v铆ctimas en Inata. Pero el paso de la comitiva militar por el pa铆s de los hombres 铆ntegros se complic贸 a煤n m谩s cuando se dirigi贸 hacia el norte. En Kaya, el convoy fue absolutamente bloqueado por los manifestantes e incluso se produjeron salvas y disparos al aire para dispersar las concentraciones. Los agravios enrarecieron el clima pol铆tico del pa铆s, que llev贸 incluso a que el gobierno bloqueara durante ocho d铆as las conexiones m贸viles e Internet.

Un convoy log铆stico de las fuerzas armadas francesas vinculado a la operaci贸n Barkhane ha atravesado el Sahel suscitando manifestaciones de rechazo en Burkina Faso y N铆ger, desvelando as铆 el sentimiento antifranc茅s que se extiende en la regi贸n

En N铆ger, fue donde se produjo el choque m谩s grave. El pasado 27 de noviembre, tres manifestantes fueron asesinados en la localidad nigerina de T茅ra, cerca de las fronteras con Burkina Faso y con Mali, por las balas disparadas desde el convoy y otros 18 resultaron heridos. Todav铆a no se ha llegado a esclarecer si los disparos fueron realizados por los militares franceses que custodiaban el convoy o por los gendarmes nigerinos que lo escoltaban. En todo caso, el incidente ha torpedeado la posici贸n de Mohamed Bazoum, al que se reprocha una excesiva laxitud a cambio del apoyo de Francia. Francia, por su parte, se ha volcado 煤ltimamente en el acompa帽amiento del gobierno de N铆ger, donde tiene unos de los principales intereses econ贸micos de la regi贸n, las minas de uranio.

Los intereses de China en 脕frica siguen subiendo escalones

China ha sido 鈥渋nvitada鈥 a ayudar a que la paz se instale en 脕frica subsahariana. Ha ocurrido durante el Octavo Foro de Cooperaci贸n China-脕frica (Focac) que se ha celebrado en Dakar, la capital de Senegal, entre el domingo 27 y el martes 30 de noviembre. El encuentro ha contado con la presencia del presidente chino, Xi Jingping, lo que da una idea de la importancia que el gigante asi谩tico da a su relaci贸n con el continente africano. No en vano, China es, al mismo tiempo, el principal socio comercial del continente y el principal acreedor de su deuda intergubernamental. El encuentro que estaba llamado a marcar un nuevo paso en ese largo camino de los intercambios sinoafricanos, ha consolidado las bases de lo que se ha considerado la 鈥渃ooperaci贸n pragm谩tica鈥. El presidente chino lleg贸 a Dakar con un considerable paquete de anuncios debajo del brazo que hizo las delicias de los ministros presentes en la reuni贸n y siempre en esa sibilina competencia que mantiene con la influencia del Norte Global. La m谩s relevante, la promesa de una nueva donaci贸n masiva de vacunas. Mil millones de dosis, que llegan (o llegar谩n) cuando el dispositivo Covax se ha desinflado y no ha cumplido con las expectativas. Al mismo tiempo, se expres贸 la voluntad de mantener el intercambio comercial y, sobre todo, las inversi贸n adem谩s de tratar la deuda de los pa铆ses de una manera flexible incluyendo las condonaciones m谩s urgentes.

Por otro lado, fue la propia ministra de exteriores senegalesa, Aissata Tall Sall, la que expres贸 el deseo de que China pueda ayudar a solucionar la crisis de seguridad por la que atraviesa el continente, lo que sit煤a las relaciones entre China y 脕frica en un camino diferente al que hasta ahora se ha transitado.

Gambia ante el term贸metro de su democracia

Ma帽ana, d铆a 4 de diciembre, se celebran elecciones presidenciales en Gambia, una aut茅ntica prueba para el estado de salud de la democracia reci茅n recuperada del peque帽o pa铆s de 脕frica Occidental, que solo en 2017 se deshizo del poder autocr谩tico de Yahya Jammeh. Resulta curiosa la situaci贸n ya que se trata de las primeras elecciones que se celebran sin Jammeh, ya que el actual presidente Adama Barrow fue elegido bajo el gobierno del anterior presidente, que, precisamente, demostr贸 sus pocos h谩bitos democr谩ticos al rechazar los resultados en los que sorprendentemente result贸 derrotado.

Ma帽ana se celebran elecciones presidenciales en Gambia, una aut茅ntica prueba para el estado de salud de la democracia reci茅n recuperada del peque帽o pa铆s de 脕frica Occidental, que solo en 2017 se deshizo del poder autocr谩tico de Yahya Jammeh

Jammeh se vio sacudido por la decisi贸n de las urnas, sobre todo, porque seguramente no esperaba ser derrocado a trav茅s de unas elecciones organizadas por 茅l mismo, con todo lo que eso implica en un r茅gimen sin garant铆as democr谩ticas, ni instituciones independientes, ni separaci贸n de poderes. Su negativa a no aceptar los resultados desencaden贸 un proceso de contestaci贸n y abri贸 una crisis que tuvo que ser solucionada mediante la intervenci贸n militar de tropas de la CEDEAO (la organizaci贸n regional de 脕frica Occidental), una opaca negociaci贸n con el controvertido presidente y su salida apresurada rumbo a Guinea Ecuatorial, sin responder ante la justicia por los atropellos cometidos durante su gobierno.

Ahora las y los gambianos vuelven a estar llamados a las urnas en un clima de mayor libertad, pero al mismo tiempo de una considerable frustraci贸n, porque el gobierno de Barrow ha estado muy lejos de las expectativas despertadas por el nuevo ciclo democr谩tico. Por cierto, solo a modo de an茅cdota, Gambia es uno de los poco pa铆ses en los que no se vota con una papeleta sino que se introduce una bola en la urna del candidato escogido.

De nuevo, racismo y demograf铆a de la mano

No es la primer vez que un l铆der pol铆tico del Norte global, se esfuerza con relacionar la natalidad y la demograf铆a en 脕frica con los problemas de 鈥渟ubdesarrollo鈥 de los pa铆ses del continente, sin embargo la del pr铆ncipe William podr铆a considerarse una especie de doble salto mortal, en lo que a piruetas y acrobacias se refiere. 鈥淪e prev茅 que la poblaci贸n humana en r谩pido crecimiento en 脕frica aumentar谩 a m谩s del doble en 2050, un aumento asombroso de tres millones y medio de personas por mes. No hay duda de que este aumento pone a la vida silvestre y al h谩bitat bajo una enorme presi贸n鈥, asegur贸 el miembro de la familia real brit谩nica sin inmutarse, durante la entrega de los premios Tusk de Conservaci贸n, en Londres. No es la primera vez que el pr铆ncipe William defiende estas posiciones que responsabilizan al crecimiento demogr谩fico africano del deterioro de la vida salvaje en el continente. Y a partir de ah铆, las cr铆ticas le han llovido al pretendiente al trono brit谩nico.

Los argumentos contra estos comentarios son recurrentes: las poblaciones que viven en contacto con la fauna salvaje son las que garantizan su conservaci贸n lo que demuestra que el problema no es el n煤mero sino los negocios vinculados a la depredaci贸n; el control de natalidad de las mujeres africanas no corresponde a los l铆deres globales (y menos cuando pertenecen a familias tan extensas como la familia real brit谩nica) o el conservacionista no parece preocuparse de la vida salvaje que los europeos han devastado en Europa (ni de la que siguen destruyendo en otros rincones del planeta), entre much铆simas otras. Algunos medios locales han mostrado su malestar y las redes sociales son un buen term贸metro para tomar el pulso a estas cr铆ticas.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (03/12/2021).




Fuente: Sasmadrid.org