September 12, 2022
De parte de SAS Madrid
195 puntos de vista

Seg煤n una investigaci贸n publicada en la revista ‘Epidemiologia’, en los centros catalanes con entre 30 y 70 camas la tasa de mortalidad fue del 4%, mientras que en las de m谩s de 150 fue del 12%.

– La investigadora principal del estudio, Mar铆a Victoria Zunzunegui, se帽ala que otro elemento que afect贸 a la mortalidad fue la incidencia que tuvo el virus en la comarca donde estaba localizada la residencia.

El tama帽o de las residencias fue uno de los factores que influy贸 en la tasa de mortalidad durante la primera ola de la pandemia de coronavirus en Catalu帽a. Esta es una de las principales conclusiones que extrae un estudio sobre estos centros en Catalu帽a publicado en el n煤mero de septiembre de la revista Epidemiologia. “La mortalidad var铆a entre un m铆nimo de un 3,5% que se obtiene en residencias con 30 camas, hasta un m谩ximo del 12% en centros con m谩s de 150. Es una barbaridad”, destaca Mar铆a Victoria Zunzunegui, autora principal de este informe y profesora de la Universidad de Montr茅al, en conversaci贸n con infoLibre. En concreto, el riesgo de morir por covid fue el triple en residencias de entre 150 y 200 plazas que en las de entre 30 y 70. Si se analizan s贸lo aquellos centros donde entr贸 el virus, el riesgo fue dos veces mayor en las residencias de 150 a 200 plazas que en los de 30 a 70. 

Este estudio se ha publicado en el n煤mero de septiembre de la revista cient铆fica Epidemiologia, una publicaci贸n internacional que, trimestralmente, publica distintos art铆culos de divulgaci贸n sobre todas las 谩reas de investigaci贸n epidemiol贸gica. Su objetivo, seg煤n explica la propia publicaci贸n en su web, es “proporcionar una plataforma para que cient铆ficos y acad茅micos de todo el mundo promuevan, compartan y discutan varios temas en el campo de la epidemiolog铆a”.

Eso es lo que ha hecho Zunzunegui junto a Fran莽ois B茅land, tambi茅n profesor de la Universidad de Montr茅al; Fernando Garc铆a L贸pez, m茅dico epidemi贸logo del Centro Nacional de Epidemiolog铆a del Instituto de Salud Carlos III, y Manuel Rico, periodista de infoLibre que facilit贸 los datos de los fallecidos en las distintas residencias obtenidos a trav茅s del Portal de Transparencia e informaci贸n sobre la titularidad y gesti贸n de los centros. La investigaci贸n que ve ahora la luz es la segunda parte del que se public贸 el pasado mes de junio sobre lo que sucedi贸 en las residencias de Madrid y en el que se mostr贸 que el modelo p煤blico-privado de estos centros en la regi贸n fue “letal” en la pandemia.

No obstante, el caso madrile帽o no es extrapolable a Catalu帽a. Aunque s铆 que es cierto que las residencias de esta regi贸n fueron, seguidas de las de la Comunidad de Madrid, las m谩s golpeadas durante la primera ola de la pandemia. Pero aqu铆 se terminan las similitudes. Por un lado, el sector p煤blico madrile帽o “es peque帽o, pero a煤n existe”, afirma la autora de ambos estudios. En concreto, hay s贸lo 25 centros p煤blicos de 475. En cambio, en Catalu帽a pr谩cticamente “todo es privado o concertado”: s贸lo 20 los gestiona la Generalitat de los 965 que hay en total. 

Por otro lado, en la Comunidad de Madrid el tama帽o de las residencias es mucho mayor. “Hay centros con hasta 604 camas”, recuerda Zunzunegui. De media, las p煤blicas tienen 250 plazas y las privadas 69. Sin embargo, en Catalu帽a s贸lo hay nueve macrorresidencias con m谩s de 200 camas. A煤n as铆, seg煤n los datos que se extraen del informe, la mortalidad en esta autonom铆a depende del tama帽o: mientras que en los centros con entre 30 y 70 plazas fue del 4%, en las de m谩s de 150 fue del 12%. 

驴Por qu茅 aumenta la mortalidad y la incidencia seg煤n el tama帽o de las residencias?  “Estamos seguros que el vector de entrada eran los trabajadores”, sostiene Zunzunegui, ya que durante los meses de marzo y abril se prohibieron las visitas y las salidas de residentes. Y cuanto m谩s grande es el centro, m谩s empleados hay: “El n煤mero de trabajadores de un centro suele estar entre la mitad y un tercio del n煤mero de residentes”. Por tanto, cuantas m谩s camas, m谩s trabajadores y “el n煤mero de personas que entra y sale cada d铆a de la residencia es muy elevado”. 

Y una vez el virus accede, entra en juego otro elemento: “las condiciones de trabajo”. “Sabemos que los trabajadores tienen unas condiciones muy precarias y que no ten铆an programas de prevenci贸n de infecciones y, en aquella 茅poca, no ten铆an ni el equipo ni pruebas diagn贸sticas”, argumenta la autora principal del informe, quien tambi茅n se帽ala que “con las referencias con las que contamos”, la carga de trabajo “influye en la transmisi贸n y en la calidad de los cuidados”. 

No es la primera vez que se llega a conclusiones similares sobre la importancia del tama帽o de estos centros. En Espa帽a se han realizado tres investigaciones oficiales sobre los efectos de la pandemia en las residencias de personas mayores: una de la Junta de Castilla y Le贸n publicada en septiembre de 2020, otra del Gobierno de Navarra difundida tambi茅n a final de aquel a帽o y una tercera del Ararteko 鈥揺l Defensor del Pueblo vasco鈥 que se hizo p煤blica en noviembre de 2021. En las tres se buscaba identificar qu茅 factores pudieron influir en que la crisis sanitaria tuviera mayor impacto y en las tres se lleg贸 a la misma conclusi贸n: cuanto m谩s grande es el centro, mayor el impacto. A esa misma conclusi贸n han llegado estudios en EEUU, Escocia y Gales. Sin embargo, la evidencia cient铆fica no ha sido un obst谩culo para que los dirigentes de las patronales espa帽olas mantengan lo contrario.

3.887 fallecidos en residencias catalanas

Adem谩s, hay otro elemento  a tener en cuenta en la comparativa entre las dos comunidades. “Los datos son distintos en Catalu帽a porque tenemos la mortalidad por covid, en cambio en Madrid no tenemos esta cifra porque falta una parte, la de las personas que fueron transferidas a hospitales”, afirma Zunzunegui, que pone as铆 sobre la mesa el protocolo de exclusi贸n elaborado por el Gobierno de Isabel D铆az Ayuso y por el que se prohibi贸 durante varias semanas la derivaci贸n hospitalaria de ancianos con problemas de movilidad o deterioros cognitivos graves, como desvel贸 infoLibre.

En cambio, en Catalu帽a, y con datos m谩s completos, durante los meses de marzo y abril de 2020, se registraron 3.887 fallecimientos por covid-19. Por centros, el 52% registr贸 alguna defunci贸n por covid, es decir, la mortalidad fue del 6%. Este porcentaje se eleva hasta el 9% si s贸lo se tienen en cuenta a aquellas residencias que tuvieron alg煤n caso de infecci贸n por coronavirus, que fueron el 65%. 

El papel de la incidencia acumulada

Adem谩s del tama帽o, hay otro elemento a tener en cuenta: la incidencia de la comarca o 谩rea sanitaria. El 80% de las residencias catalanas est谩n localizadas en zonas que tuvieron una incidencia superior a 500 casos por 100.000 habitantes. Y, seg煤n explica este estudio, la asociaci贸n entre mortalidad y tama帽o del centro fue m谩s fuerte en aquellas zonas con una incidencia mayor. “Los trabajadores suelen vivir en la zona que rodea a la residencia”, asegura Zunzunegui por lo que es m谩s f谩cil que el virus entre en el centro. 

En cambio, cuando la residencia est谩 situada en una zona con una incidencia acumulada baja, menor a 250 casos por 100.000 habitantes, “la residencia puede responder mejor, porque no hay tanto virus circulando”. 

Adem谩s, hay otro elemento a tener en cuenta sobre la influencia de la incidencia acumulada. Una vez el virus est谩 dentro de la residencia, los usuarios tambi茅n contagian a los trabajadores. “Y hab铆a muchas bajas laborales y pocos trabajadores, por lo que la calidad de la atenci贸n era a煤n m谩s baja”, expone Zunzunegui. 

El caso de las residencias con menos de 30 camas

Esta investigaci贸n tambi茅n destaca el comportamiento diferenciado de las residencias con menos de 30 plazas. En estos centros, la mortalidad alcanz贸 el 10%. Un porcentaje muy superior al 4% que se registr贸 en aquellas de entre 30 y 70. 

“En las residencias muy peque帽as una defunci贸n m谩s o menos cambia dr谩sticamente la estad铆stica de mortalidad”, asegura Zunzunegui que pone como ejemplo como en un centro con 20 personas, una mortalidad del 10% supone el fallecimiento de dos personas. Adem谩s, tambi茅n explica que “podr铆a ocurrir” que tuvieran m谩s dificultades ya que pueden tener problemas para acceder a servicios m茅dicos debido a que no suelen tener personal sanitario cualificado para establecer tratamientos o para derivar a hospital. 

Las soluciones

Con todos estos datos sobre la mesa, Zunzunegui se帽ala que las recomendaciones son claras. Por un lado, “como la m铆nima mortalidad se observa en centros con entre 30 a 70 camas”, el modelo de residencias deber铆a apostar por un tama帽o medio para “hacer frente correctamente a una pandemia como la del coronavirus”. 

Por otro lado, y viendo los resultados de la Comunidad de Madrid, “las residencias deber铆an ser p煤blicas y de gesti贸n p煤blica”. “Lo que no podemos recomendar son las plazas concertadas ni de gesti贸n indirecta”, insiste Zunzunegui, ya que “cuando el sector p煤blico concierta o transfiere la gesti贸n a las privadas, la mortalidad es m谩s alta”. 

Enlace relacionado InfoLibre.es (11/09/2022).




Fuente: Sasmadrid.org