June 1, 2022
De parte de SAS Madrid
178 puntos de vista

Un centenar de personas se ha dado cita en la ma帽ana de este martes en la puerta del emblem谩tico edificio de Argumosa 11, de alto valor simb贸lico por haberse opuesto con sistem谩tica determinaci贸n a los diversos procedimientos de desahucio que sus inquilinos vienen soportando desde 2018, para plantarse ante el desahucio de Teresa Sarmiento, vecina del inmueble .

Sarmiento, de 72 a帽os e inquilina de la primera planta, ha logrado que la fecha de ejecuci贸n del desahucio se posponga al 1 de julio en medio de un clima de euforia entre las personas que han ido a apoyarla y que han mostrado su indignaci贸n con la magistrada del juzgado n煤mero 48 que ha ordenado esta medida.

鈥淒esahucian al obrero, rescatan al banquero鈥, 鈥淔uera buitres de nuestros barrios鈥, 鈥淣i casas sin gente, ni gente sin casa鈥, 鈥淨u茅 pasa, qu茅 pasa, que no tenemos casa鈥, 鈥淰erg眉enza me dar铆a, desahuciar a una familia鈥, 鈥淭eresa no est谩s sola, estamos contigo鈥 han sido algunos de los lemas coreados por las personas que han acudido a apoyar a su vecina.

Marisa, del colectivo Lavapi茅s D贸nde Vas, ha explicado a El Salto que esta acci贸n judicial ser铆a latu sensu ilegal, ya que el contrato de alquiler de Teresa era previo al Decreto Covid del Gobierno por el que se pon铆a en marcha el llamado escudo social. De esta forma, la inquilina habr铆a solicitado su aplicaci贸n, de la que se derivar铆a la imposibilidad de consumar su rescisi贸n.

La misma valoraci贸n acerca de la actitud judicial expresa a El Salto Javier Gil, del Sindicato de Inquilinas. Gil interpreta que la jueza se est谩 negando a aplicar el escudo social que el Gobierno ha implementado a trav茅s del Decreto de Moratoria para Personas Vulnerables, de 2020.

Otros elementos parecen indicar que existe una expl铆cita animadversi贸n por parte de la magistrada del caso, seg煤n sostienen los colectivos, ya que en el caso de Sarmiento existen informes previos de vulnerabilidad que los Servicios Sociales habr铆an elevado al juzgado y que acreditan que Sarmiento percibe en la actualidad 400 euros mensuales en forma de Renta No Contributiva.

Los abogados defensores presentaron una apelaci贸n ante la Audiencia Provincial de Madrid, por lo que era previsible que la jueza esperase conocer la resoluci贸n de esta instancia sobre la admisi贸n o inadmisi贸n del recurso interpuesto antes de firmar la expedici贸n del desahucio. La defensa de Sarmiento cree que la jueza ten铆a tomada la decisi贸n de antemano, ya que la vista oral apenas dur贸 cinco minutos y la jueza no lleg贸 a escuchar los argumentos de la afectada.

Los colectivos explican que en este momento hay tres v铆as abiertas para obtener una vivienda alternativa para Sarmiento, a saber: la Empresa Municipal de la Vivienda (EMVS), su inclusi贸n en la lista de espera de viviendas de la Comunidad de Madrid, as铆 como la posibilidad de un piso tutelado. Dado que lo previsible es que finalmente cristalice una de estas tres v铆as y Sarmiento pueda contar con una alternativa, los colectivos que se han movilizado en su defensa no entiende la prisa del juzgado y esperan que, antes de proceder a un nuevo intento de desahucio, tenga en cuenta estas circunstancias.

Sarmiento ha explicado a El Salto que ni ella ni el abogado de oficio que se encarga de su defensa hab铆an recibido notificaci贸n del juzgado inform谩ndoles del intento de desahucio que se habr铆a consumado hoy de no mediar la decidida acci贸n del vecindario y el activismo de vivienda.

El proceso de burbuja especulativa que no cesa

Pablo Mart铆nez, del Sindicato de Inquilinas, sospecha que la empresa que ha intentado el desalojo de Teresa podr铆a ser la misma que adquiri贸 un tercio del edificio en 2018, pero actuando bajo otro nombre. Es una deducci贸n que hace del hecho de que Proindivisos S. L. y Bafi Consulting, S.L. tienen en com煤n los nombres de sus abogados. 

Mart铆nez denuncia la opacidad de las actuales administraciones de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS)  y la Agencia de Vivienda Social (AVS) de la Comunidad de Madrid, que no facilita un acceso transparente a un censo de viviendas de una u otra instancia institucional. 

Adem谩s, asegura que hay otros edificios en situaci贸n parecida al de Argumosa 11 recientemente adquiridos en Arganzuela, Torrej贸n de Ardoz, Alcorc贸n y Vallecas, entre otros barrios. 鈥淏lackstone sigue comprando vivienda p煤blica y estamos en din谩mica de burbuja, sin ninguna duda鈥, afirma el activista.

Javier Gil, por su parte aclara que, a pesar de las dificultades creadas por la pandemia, el activismo se coordina para resistir a la ofensiva de desposesi贸n y gentrificaci贸n de los espacios p煤blicos y que trabajan codo a codo el Sindicato de Inquilinas, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y sindicatos de barrios, como los de Hortaleza y Carabanchel, entre otros.

Los n煤meros de Sarmiento dan la medida del proceso que viven los vecinos de Lavapi茅s: 鈥淵o estaba pagando 355 euros mensuales y les propuse a los nuevos titulares negociar una renta que pudi茅ramos asumir entre otra persona y yo, pero me pidieron 1.500 euros mensuales鈥. El piso colindante con el suyo, gestionado por AirBnb cuesta 120 euros la noche; 鈥測 el del cuarto, es a煤n m谩s caro, 140 por noche鈥, enfatiza.

Argumosa 11, un edificio con historia de resistencia

Una larga tradici贸n de resistencia a los desahucios ha dado a este edificio una p谩tina de heroicidad en la lucha contra la gentrificaci贸n de la ciudad. El 煤ltimo episodio se produjo en febrero de 2019, cuando tuvo lugar el multidesahucio de cuatro familias, con gran despliegue policial, helic贸ptero incluido, y la excepcionalidad marcada por el hecho de que tres juzgados se coordinaron para desalojarlas con un aviso previo de menos de 48 horas. 

Pese a esta ofensiva, quedan en el edificio algunos vecinos que no pueden ser desalojados por tratarse de contrato de renta antigua. Teresa Sarmiento pudo evitar su desalojo en la primera fase del procedimiento, debido a que el abogado de Oficio que lleva su causa encontr贸 un error en la demanda y consigui贸 que el juez inadmitiese la demanda.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (31/05/2022).




Fuente: Sasmadrid.org