April 29, 2022
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
52 puntos de vista

Te huelen el aliento,

no sea que hayas pronunciado “te quiero”

Hay que esconder el amor en el s贸tano.

- Ahmad Shamlu

Debido a que:

- Los Convenios de Ginebra (1949) consideran que es la obligaci贸n de las potencias ocupantes proporcionar a la poblaci贸n ocupada seguridad, alimentos, educaci贸n y garantizar sus derechos y libertades, y que desde 2001 hasta 2021, Afganist谩n ha estado oficialmente bajo las botas de los pa铆ses de la OTAN;

- Los gobiernos de Hamid Karzai (2005-2014) y Ashraf Ghani (2014-2021), que gestionaron el principal narcoestado del planeta, fueron instalados por Washington;

- Las fuerzas de la extremaderecha islamista (llamadas “fundamentalistas” por la prensa para edulcorar su peligrosidad), -desde los Muyahedines hasta los Talib谩n-, han sido patrocinadas por la CIA desde 1980 hasta hoy, y

- Uno de los principales pretextos de la OTAN para agredir a Afganist谩n fue “liberar a las mujeres afganas de la opresi贸n Talib谩n”.

EEUU y sus socios son los responsables directos de la espantosa situaci贸n que est谩 viviendo la poblaci贸n de este estrat茅gico pa铆s, y en particular sus ni帽as y mujeres desde hace d茅cadas. La tragedia de las afganas fue utilizada por otro de los bomberos pir贸manos de la Casa Blanca, George Bush, con el fin de reclutar la opini贸n p煤blica para instalar sus tropas en el pa铆s ubicado cerca de China y Rusia; y el Congreso lleg贸 a aprobar la “Ley de Ayuda a las Mujeres y los Ni帽os Afganos” en 2001. Una vez ocupado el pa铆s, aparc贸 el timo de la “guerra humanitaria” creando otra narrativa: la guerra b铆blica del “Bien contra el Mal”.

La cronolog铆a de los hechos demuestra hasta qu茅 punto los farsantes reunidos en los “Think-Tank”, -quienes elaboraron la conspiraron contra Irak, y contra Afganist谩n afirmando que “Bin Laden estaba en la cueva de Tora Bora”-, acusando a quienes les desenmascaramos de conspiranoicos.

Las afganas antes de la Rep煤blica democr谩tica (1978)

El terremoto pol铆tico y social que origin贸 en la regi贸n la Revoluci贸n Bolchevique del 1917 (comparable con el impacto de la Revoluci贸n francesa en Europa) y el vuelco a la situaci贸n de las mujeres rusas, la mayor铆a de los pa铆ses de Oriente Pr贸ximo y Asia Central, y tambi茅n del vecino afgano, tuvieron que reconocer los derechos de la mujer en sus pol铆ticas:

1920: la reina Soraya, de origen siria, esposa del monarca Amanullah Kahn, promociona escuelas modernas (隆no madrazas!) para ni帽as y ni帽os, a pesar de la dura oposici贸n del clero y los se帽ores feudales.

1921: se abole el matrimonio forzado e infantil; se ilegaliza la prostituci贸n nupcial; se restringe la poliginia, aunque se mantienen, entre otras, la ley isl谩mico-jud铆a de obligar a las muchachas violadas a dormir con su agresor.

1929: la monarqu铆a es derrocada por las tribus afganas armadas por los brit谩nicos, por modernizadora.

1950: durante el reinado de Zahir Shah y su esposa Humaira, la Universidad de Kabul admite a mujeres, aunque en aulas separadas de los varones.

1956: Kobra Nurzai es designada como ministra de Sanidad y ejercer谩 hasta 1969.

1957: la enfermera Anahita Ratebzad organiza la “movida contra el velo”, y consigue suprimir la obligatoriedad de llevar pa帽uelo al tratar los pacientes varones.

1964: la Constituci贸n reconoce la igualdad entre el hombre y la mujer; le concede el derecho de voto a las f茅minas. En las elecciones parlamentarias cuatro mujeres son elegidas, entre ellas la Sra. Ratebzad, pol铆tica marxista. Que las monarqu铆as semilaicas de entonces en la zona fuesen m谩s avanzadas que las llamadas “rep煤blicas” isl谩micas de hoy, todas totalitarias y de corte medieval, se debe a que representaban el capitalismo frente a los residuos del feudalismo oscurantista. Este mismo a帽o, las feministas fundan la Organizaci贸n Democr谩tica de la Mujer Afgana. El “feminismo isl谩mico” a煤n no se hab铆a inventado y nadie se atrev铆a te帽ir de rosa el patriarcado religioso.

1968: cientos de mujeres se manifiestan contra la ley conservadora que proh铆be a las mujeres estudiar en extranjero.

Entre 1973 y 1978, en la Rep煤blica (隆a secas!) de Afganist谩n, dirigida por Mohammed Daud Khan, el 15% de los parlamentarios ser谩n mujeres, mientras la cirujana Sohaila Sadigh es galardonada como la primera coronela (honor铆fica) del pa铆s: durante el r茅gimen Talib谩n ella continu贸 operando vestida de hombre.

Bajo la Rep煤blica Democr谩tica

1978: El estado socialista afgano, entre las medidas reformadoras (las leyes de trabajo, reparto de las tierras, etc.) tambi茅n proh铆be los matrimonios infantiles, y la norma que obliga a las viudas a casarse con los hermanos del difunto.

1980: la doctora Ratebzad ser谩 la embajadora del pa铆s en Yugoslavia y un a帽o despu茅s se convertir谩 en ministra de Educaci贸n. El presidente Nayibul谩 ser谩 recordado por los afganos por su amar a su pa铆s y sus gentes.

- Declara gratuitas la sanidad y la educaci贸n por primera vez en la historia del pa铆s, revolucionando la vida de las mujeres y ni帽as trabajadoras. Lleva agua y electricidad a los pueblos m谩s remotos.

- Otorga libertad en vestimenta. El burka, (procede del t茅rmino Purda, 芦cortina禄 en el persa antiguo), prenda de origen jud铆o y adoptada por los islamistas m谩s mis贸ginos, que era exclusiva de la etnia past煤n, va desapareciendo.

- Crea decenas de miles de escuelas para ni帽os y ni帽as; puestos de trabajo para las mujeres, adem谩s de guarder铆as, y permisos de maternidad de hasta tres meses con salario. Ellas ser谩n cerca de la mitad del personal docente y sanitario del pa铆s (lo mismo sucede en Ir谩n o en Irak de entonces).

- Reemplaza los Tribunales Religioso por los Civiles: un gran respiro para las mujeres-esposas.

1983: designa a la veterana feminista Soraya Perlika como presidenta de la Medialuna Roja afgana. Establece la edad nupcial en 16 a帽os para ellas y 18 para ellos.

Pero, el frente anti-progreso afgano (clero, capitalismo, se帽ores feudales, el sector m谩s subdesarrollado del pa铆s; todos respaldados por EEUU y Reino Unido), en una brutal campa帽a, corea que “los comunistas pretenden colectivizar a las mujeres del pa铆s”, preparando el asalto al estado socialista.

El r茅gimen de los yihadista

1992: con la toma de Kabul por la Alianza del Norte y otros grupos anticomunistas vinculados con la CIA, Arabia Saud铆 e Ir谩n, millones de hombres y mujeres afganos tuvieron que huir de sus hogares, pues los yihadistas contaminaban el agua de las escuelas de ni帽as, atentaban contra los negocios regentados por las mujeres (peluquer铆a, escuelas, etc.), destru铆an los dep贸sitos de agua, postes el茅ctricos, f谩bricas y cultivos, violaban, y lapidaban a los insumisos. En el barrio Afshar de Kabul, el 13 de febrero de 1992, masacraron a cerca de 700 vecinos de la etnia hazara, violaron y mutilaron a las mujeres y sodomizaron a los ni帽os antes de matarlos. “La historia nos recordar谩 por haber desmantelado a la URSS que no por crear a los Muyahedines y sus cr铆menes”, dijo el asesor de seguridad de Jimmy Carter, Zbigniew Brzezinski, el Padrino de esta organizaci贸n criminal.

Los Talib谩n sustituyen a los Muyahidines

En 1996, el Pent谩gono decide deshacerse de los Muyahedines a trav茅s de los Talibanes, “aficionados a ser curas isl谩micos”. Quiz谩s estos fuesen capaces de establecer un nuevo orden en el pa铆s, ahora que la URSS hab铆a desparecido.

Este grupo fascista se parecer谩 mucho a sus colegas europeos del siglo pasado, y no solo en su odio hacia el socialismo y la democracia liberal por igual, sino tambi茅n por prohibir partidos pol铆ticos, sindicatos, asociaciones gremiales, libertad de prensa, etc. Aunque tambi茅n tendr谩 rasgos propios:

- Con el mito viril del guerrero, hace apolog铆a de la mujer como esposa y madre, s铆mbolo de la pureza, fecundidad y felicidad (para el hombre): las que se alejan de este simbolismo ser谩n lapidadas en p煤blico, un s铆mil de las hogueras levantadas por la Inquisici贸n cristiana para quemar a las “brujas”.

- Baja la edad nupcial para “mujeres” a los 8 a帽os: dec铆a Mussolini que las solteras no ten铆an cabida en “su Italia”.

- Las mujeres ser谩n despojadas de todos los derechos humanos: estar谩n en arresto domiciliario y no podr谩n salir de casa ni para ir a comprar pan, ni llevar a sus hijos al m茅dico, si no es acompa帽ada por un var贸n. La ignorancia ser谩 sin贸nimo de decencia. No podr谩n ser examinadas por m茅dicos, aunque les cueste la vida; sin embargo, en determinadas circunstancias podr谩n “examinar” el cuerpo de la paciente mediante el espejo (como manda la Sharia). As铆, 16 de cada 100 mujeres perd铆an la vida al dar a luz, y 17 de cada 100 beb茅s mor铆an antes de cumplir un a帽o.

- Niega la capacidad de liderazgo de la mujer, recurriendo al Cor谩n: “Por algo Al谩 ha enviado profetas s贸lo de sexo masculino y s贸lo a ellos les ha hecho revelaciones” (21:7).

- No permite el trabajo de la mujer (enviando a la indigencia a las que eran cabeza de familia) ni llevando el saco-burka. Asestaban 75 latigazos con cable met谩lico a aquellas mujeres cuyos cuerpos se ve铆an con el viento que se met铆a debajo de esta horrenda prenda, expresi贸n viva de la frase “la mejor mujer es una muda (no discute), sorda (no oye la voz de los hombres) y ciega (no mira a otros hombres)”, una mu帽eca sexual en manos de un pervertido. Y cuando las dejaron salir, ordenaron una separaci贸n estricta entre los sexos (su colega de Ir谩n, Ahmadineyad, propuso hasta separar los ascensores e incluso las aceras).

- Proh铆be el ocio, la televisi贸n, la m煤sica, el cine, volar cometas (la afici贸n de los ni帽os pobres afganos), re铆r, bailar, cantar, hablar con hombres no parientes, enamorarse, llevar maquillaje y pintau帽as, tacones, perfumes, montar la bici, conducir coches, ser fotografiada o ir a hammam (ba帽os p煤blicos, caus谩ndoles graves problemas de salud), por ser “importaciones del Occidente”.

- Convirtieron a las mezquitas en centros del control de los ciudadanos: quien no acud铆a era acusado de ap贸stata, golpeado e incluso ejecutado. A los adversarios le acusaron de “esp铆a de extranjeros”.

- Establecieron que la indemnizaci贸n por hacer da帽o a las mujeres es la mitad de los hombres: ella es medio humano, es Untermensch, dec铆an los nazis, subhumana. Aplicaron la ley de lapidaci贸n, la de Tali贸n, y lanzaron a los seres humanos desde los edificios altos por amar a persona equivocada. El hambre, el tr谩fico de sexo, los malos tratos y los feminicidios se dispararon.

- El grado de la barbarie talib谩n era tal que las familias pudientes enviaron a sus hijas a las “republicas isl谩micas” de Ir谩n (de cuyos talibanes hab铆an huido unos 5 millones de iran铆es) o Pakist谩n para protegerlas.

La cohabitaci贸n OTAN-Talib谩n

En octubre de 2001, y bajo el pretexto de castigar a sus antiguos aliados de Al Qaeda-Talib谩n por los atentados del 11S, EEUU y sus aliados aplican el castigo colectivo a la naci贸n afgana descargando 20.000 bombas sobre sus gentes provocando decenas de miles de muertos, heridos y mutilados y la huida de millones de almas de sus hogares en aquel duro invierno. Las 500 toneladas de uranio empobrecido vertidas se ven en los ni帽os nacidos con graves malformaciones, como denunci贸 el doctor coronel estadounidense Asaf Durakovic, antes de ser expulsado del ej茅rcito. Luego, enviaron a unos 300.000 soldados de los sectores sociales excluidos para matar a otros pobres por unas calderillas. Ellos llevar谩n la violencia a otro nivel: secuestrar, violar, prostituir a un n煤mero imposible de determinar de ni帽as y mujeres afganas. Atenci贸n al dato: en 2012, el Pent谩gono revela que al menos 26.000 mujeres y hombres estadounidenses fueron agredidos sexualmente en las bases de EEUU. S贸lo en Irak y solo en 2004, unas 40 soldadas denunciaron ser violadas, y en 2016 fueron m谩s de 5.000. 隆Imaginen lo que habr谩n hecho con las mujeres “no compatriotas, no armadas” afganas! El caso de la neurocirujana paquistan铆, la doctora Aafia Siddiqui (1972) y sus tres hijos peque帽os en Afganist谩n, secuestrados por la CIA en 2003 y sometida a brutales torturas y violaciones, s贸lo fue la punta de iceberg. Las atrocidades y los cr铆menes de guerra de la OTAN en Afganist谩n fueron, obviamente, ignoradas por la Corte Penal Internacional.

Los cambios cosm茅ticos realizados en algunas ciudades grandes, como inaugurar peluquer铆as femeninas, son como los McDonald鈥檚 que EEUU abr铆a en los antiguos pa铆ses del Pacto de Varsovia: “Se帽al de su liberaci贸n”.

Entre 2010-2011, el 66% de las ni帽as afganas de entre 12 y 15 a帽os no iban a la escuela, y en 2015, seg煤n UNICEF, 7,3 millones de ni帽os (del cual el 60% eran ni帽as) abandonaron el colegio debido a la pobreza; muchas de esas ni帽as empleadas en las plantaciones de opio explotadas por los carteles internacionales de la droga, dando lugar al fen贸meno de “Novias de la droga”, mientras se disparaba el consumo de opio entre las mujeres m谩s pobres.

En 2009, una ley obliga a la esposa a satisfacer los deseos sexuales de su marido; o sea, la violaci贸n marital. Y aprueban otra que permite encarcelar a la mujer por el “comportamiento indecoroso”. 隆Ahora imaginad una c谩rcel femenina!

En 2012 la Comisi贸n de los Derechos Humanos de Afganist谩n registr贸 5.575 casos de violencia f铆sica contra la mujer (quemarla viva, darle palizas de muerte, mutilarle, etc.). Cientos de mujeres fueron subastadas en las plazas p煤blicas.

Y el balance en 2021:

- Cada a帽o, al menos 2.300 mujeres y ni帽as se inmolan, desde la m谩s absoluta desesperaci贸n.

- Solo el 37% de las j贸venes saben leer y escribir, el porcentaje se reduce en las mujeres adultas: 19%.

- Seg煤n Global Rights, 9 de cada 10 mujeres afganas han sufrido violencia sexual y f铆sica o han sido obligadas a contraer matrimonio.

- El 67% de la poblaci贸n no tiene acceso al agua potable.

- La esperanza de vida de la mujer no alcanza los 50 a帽os.

Como si de un laboratorio del control social se tratase, las patrullan policiales de “vicio y virtud” (utilizadas tambi茅n por las teocracias de Arabia Saud铆 e Ir谩n) vigilan no s贸lo los contactos entre los seres humanos, sino tambi茅n el grado de su obediencia a las normas m谩s absurdas sobre los colores de las vestimentas o el corte del pelo y la barba de los chicos: los infractores recibir谩n los 75 latigazos que manda Dios.

En estos a帽os, la OTAN cogobierna con Talib谩n: “los Talib谩n no son nuestros enemigos”, dijo Biden durante el mandato de Obama. EEUU dej贸 que el grupo se reorganizara hasta expandir su poder por gran parte del pa铆s, donde gracias a Washington segu铆a aplicando sus normas: llegaron a construir miles de madrazas y unas de 100.000 mezquitas.

Talib谩n II

Y cuando EEUU decide entregar el poder en Kabul a los Talib谩n con el objetivo de hundir a China, el grupo de extrema-derecha isl谩mica, en busca del apoyo mundial, se ve obligado a dar “discursos de la domesticidad” (como cuando Jomeini en su entrevista con Oriana Fallaci en Par铆s prometi贸 no imponer el velo y legalizar hasta el partido comunista), mientras decapitaba a la polic铆a embarazada de 8 meses Negar Masum铆 y a la jugadora de baloncesto Mahjabin Hakimi, como la punta de iceberg de las atrocidades que nunca dejaron de cometer.

Para Talib谩n, los “musulmanes” no necesitan vivienda, trabajo, universidades, agua potable, etc., sino m谩s centros religiosos para salvar sus almas, contaminadas por la modernidad. Desde el d铆a 15 de agosto, miles de familias de etnias no pastunes han sido expulsadas de sus hogares y sus terrenos y casas han sido ocupados por esos bandidos; cientos de mujeres, muchas embarazadas o con beb茅s, se han tenido que refugiar en las monta帽as con lo puesto.

Hoy, el principal problema de la mujer afgana no es poder estudiar como afirman la prensa occidental y las afganas de clases acomodadas, sino alimentar a su familia y tener seguridad: la desesperaci贸n es tal que est谩n vendiendo a sus hijas peque帽as para poder dar de comer a otros miembros de la familia.

No, ni es posible reformar una ideolog铆a fascista, ni sus adeptos podr谩n moderar su aplicaci贸n.

Sat谩n, ebrio de victoria,

hace banquete de nuestro funeral

Hay que esconder a la Luz y a Dios en el s贸tano.

Mujeres afganas desplazadas.

P煤blico




Fuente: Grupotortuga.com