January 4, 2021
De parte de Nodo50
1,654 puntos de vista

 James Rhodes, pianista y mejor tuitero, ya tiene la
nacionalidad espa帽ola. El Gobierno se la ha concedido por carta de naturaleza,
una v铆a prevista para circunstancias excepcionales. Esto ha provocado protestas
desde sectores de la izquierda. Las protestas no son contra Rhodes (de quien
nadie niega que tenga m茅ritos para obtener la nacionalidad, si no por su arte
s铆 por su activismo a favor de los derechos de la infancia) sino m谩s bien
contra la instrumentalizaci贸n que hizo de este tema el vicepresidente Iglesias.
En vez de pasar sobre el asunto de manera m谩s o menos discreta y hacer un
simple anuncio oficial, se sali贸 por peteneras y decidi贸 que Rhodes era 鈥渦n
s铆mbolo de la nueva Espa帽a鈥.

Claro, cuando t煤 eres un inmigrante no famoso que lleva a帽os
intentando obtener la nacionalidad porque todo lo que no sea eso te sujeta a
las violentas condiciones de la legislaci贸n de extranjer铆a, igual el tuit no te
sienta muy bien. Y el mensaje que puso Iglesias 24 horas despu茅s, en el que se
congratulaba de que la concesi贸n de la nacionalidad a Rhodes 鈥渉aya reabierto el
debate sobre la situaci贸n de miles de personas migrantes en Espa帽a鈥, no hac铆a
m谩s que ahondar en la herida. Si eres un partido de Gobierno no puedes andar
pidiendo regularizaci贸n por Twitter como si siguieras siendo Iglesias el
opositor de izquierdas.

Voy a utilizar el caso de Rhodes para explicar un poco c贸mo
funciona el tema de la nacionalidad en Espa帽a. El C贸digo Civil distingue entre
nacionalidad de origen y nacionalidad derivada. La nacionalidad de origen es la
que tienes al nacer, y es m谩s fuerte: la Constituci贸n espa帽ola proh铆be que ning煤n espa帽ol de origen sea privado de su nacionalidad (1). La nacionalidad
derivada es la que adquieres despu茅s de nacer, y en principio nada impide a
nivel constitucional que se revoque o se anule. Sin embargo, hay que decir que en
la actualidad no es posible privar a nadie de su nacionalidad espa帽ola derivada
en contra de su voluntad, m谩s que en el caso del que entra al servicio las
armas o ejerce cargo pol铆tico en un pa铆s extranjero contra la prohibici贸n
expresa del Gobierno espa帽ol (2).

En derecho internacional existen dos criterios para atribuir
la nacionalidad de origen: ius sanguinis y ius solii. El ius
sanguinis
, el derecho de la sangre, quiere decir que ser谩 nacional del pa铆s
el que haya nacido de padre o madre que tambi茅n sean nacionales del pa铆s, con
independencia de d贸nde se haya producido ese nacimiento. El ius solii,
el derecho del suelo, quiere decir que ser谩 nacional del pa铆s el que haya
nacido dentro del pa铆s, con independencia de la nacionalidad de sus padres.
Ambos criterios se pueden expresar de distintas maneras, combinarse y
matizarse, as铆 que no siempre aparecen con pureza en las legislaciones
nacionales.

En Espa帽a, el criterio b谩sico es el ius sanguinis
(son espa帽oles los nacidos de padre o madre espa帽oles, y se incluye tambi茅n a
los menores de edad adoptados por un espa帽ol) pero est谩 combinado con tres
criterios de ius solii. Ser谩n tambi茅n espa帽oles los nacidos en Espa帽a:

  • De padres extranjeros si al menos uno de esos
    padres naci贸 tambi茅n en Espa帽a. O sea, los mal llamados 鈥渋nmigrantes de tercera
    generaci贸n鈥 (personas cuyos abuelos migraron a Espa帽a) tienen la nacionalidad
    espa帽ola.
  • De padres extranjeros, si ambos fueran ap谩tridas
    (personas sin nacionalidad) o tuvieran una nacionalidad que no le atribuyera
    nacionalidad al hijo (por ejemplo, una nacionalidad que solo contemplara
    criterios de ius solii). Este criterio est谩 para evitar situaciones de
    apatridia.
  • Cuando no se determine la filiaci贸n. De nuevo,
    criterio para evitar casos de apatridia.

Hay algunos casos m谩s, donde una persona que no es espa帽ola
puede optar por una nacionalidad espa帽ola que se considera de origen (3), pero
son minoritarios.

As铆 que aqu铆 lo tenemos. Un pa铆s con unos seis millones de
inmigrantes (m谩s del 10% de la poblaci贸n) y los hijos de esos inmigrantes no
tienen garantizada la nacionalidad espa帽ola desde que nacen. Es obvio que eso
perjudica su integraci贸n y sus posibilidades de ascenso y que reduce la
cohesi贸n social, porque alguien que est谩 sometido a la legislaci贸n de
extranjer铆a es alguien que est谩 siempre en la cuerda floja. Adem谩s, le da una
importancia desmedida al sistema de adquisici贸n de la nacionalidad derivada.

La nacionalidad derivada est谩 regulada en los art铆culos 21 a 23 CC, pero tambi茅n en la DF 7陋 de la Ley 19/2015 y en el Real Decreto 1004/2015. Estas dos normas apartan la tramitaci贸n del
procedimiento del Registro Civil (antes lo llevaban los jueces encargados de
este registro) y se lo dan al Ministerio de Justicia. El procedimiento lo lleva
la Direcci贸n General de los Registros y del Notariado y termina con una
resoluci贸n del ministro de Justicia. Si es favorable, el nuevo nacional espa帽ol
debe comparecer ahora s铆 ante el Registro Civil para renunciar a su anterior
nacionalidad, as铆 como para prometer fidelidad al rey y obediencia a la
Constituci贸n y a las leyes. En ese momento se le inscribe como espa帽ol.

Los requisitos para obtener la nacionalidad derivada son dos.
El primero es la 鈥渂uena conducta c铆vica y suficiente grado de integraci贸n en la
sociedad espa帽ola鈥. Esto antes era un l铆o porque cada juez lo med铆a como
quer铆a. Desde 2015, el grado de integraci贸n en la sociedad espa帽ola se
demuestra por medio de dos pruebas: el DELE (Diploma del Espa帽ol como Lengua
Extranjera, que acredita un A2), del que est谩n exentos los nacionales de pa铆ses
hispanoamericanos y los de Guinea Ecuatorial, y la CCSE, una prueba sobre valores
constitucionales, socioculturales e hist贸ricos del pa铆s. Ambas pruebas las
administra el Instituto Cervantes. Para la buena conducta se prev茅 un informe
del Ministerio del Interior.

El segundo requisito es la residencia legal y continuada,
que es de diez a帽os en el caso general. Se reduce a cinco a帽os para refugiados
y a dos para nacionales de pa铆ses cercanos a Espa帽a por cultura
(iberoamericanos, Filipinas, Guinea Ecuatorial) o por geograf铆a (Andorra,
Portugal), as铆 como para sefard铆es. Es de un a帽o para una serie de categor铆as
de personas que se pueden considerar especialmente vinculadas con Espa帽a:
quienes hayan estado un a帽o casados con un espa帽ol, viudos de espa帽oles,
tutelados por espa帽oles durante 2 a帽os鈥 y, el m谩s importante, nacidos en
Espa帽a.

As铆 pues, los nacidos en Espa帽a de padres extranjeros no son
nacionales de origen, pero pueden obtener la nacionalidad derivada pasado un
a帽o de residencia. Adem谩s, y esto no lo he dicho antes pero lo digo ahora, los
menores que quieran la nacionalidad est谩n exentos de pasar el DELE y la CCSE,
aunque s铆 tienen que aportar certificados de los centros escolares donde est谩n
matriculados. Las cosas parecen bastante sencillas para ellos: pueden tener su
DNI espa帽ol antes de aprender a hablar. Y una vez que el cr铆o es nacional
espa帽ol, los progenitores ganan seguridad jur铆dica para permanecer en Espa帽a,
con todos los beneficios que eso tiene para su salud f铆sica y mental, para sus
condiciones laborales y para su integraci贸n, 驴no?

Las cosas no son tan sencillas. En extranjer铆a las cosas
nunca son tan sencillas.

Para empezar, este procedimiento tan simple y bien
estructurado tiene un coste de 100 鈧. Y para seguir, a pesar de la
supuesta tramitaci贸n electr贸nica, est谩 atascado en todos sus pasos, desde las
citas para iniciarlo (no voy ni a poner enlaces: una simple b煤squeda de 鈥渆stafa
cita previa extranjer铆a鈥 arroja suficientes resultados, de muchos momentos de
2019 y 2020) hasta la tramitaci贸n. El plazo que tiene el Ministerio para
resolver es de un a帽o, que ya es una pasada, pero este plazo se incumple
ampliamente: en esta noticia, por ejemplo, un abogado experto en
extranjer铆a declara que en 2020 no se ha resuelto ninguno de los casos que
lleva 茅l, algunos de los cuales empezaron en 2016.

As铆 pues, la nacionalidad de origen solo la tienen los
nietos de quienes vinieron aqu铆. La derivada, se supone que se puede conseguir
estando una cierta cantidad de a帽os (que son muy pocos si eres de Am茅rica
Latina o si has nacido en Espa帽a) y port谩ndose bien, pero en la pr谩ctica lo que
hay es un procedimiento caro, con estafadores y atascado en todas sus fases, de
tal manera que es muy probable que est茅s m谩s tiempo esperando la resoluci贸n del
que has tenido que vivir en Espa帽a para poder presentarla. Si no se entend铆a
por qu茅 picaba lo de James Rhodes, creo que ahora se entiende.

Lo de Rhodes, por cierto, es la otra forma de obtener la
nacionalidad derivada: la carta de naturaleza. Es un mecanismo discrecional,
que se aprueba por Real Decreto del Consejo de Ministros para aquellas personas
que re煤nan circunstancias excepcionales. Suelen ser personalidades relevantes
del mundo de la cultura y el deporte (por ejemplo, en 2012 se concedi贸 a Marcos
Mundstock, Daniel Rabinovich y Carlos N煤帽ez Cort茅s, tres de los integrantes de
Les Luthiers), por supuesto con vinculaci贸n con el pa铆s. Aprobado el Real
Decreto no hay m谩s obligaci贸n que comparecer ante el Registro Civil para
renunciar a la anterior residencia y prestar las promesas que ya hemos
mencionado m谩s arriba. Ni residencia ni buena conducta ni nada.

James Rhodes me parece una buena persona. Un ingl茅s pijo que
est谩 flipado con Espa帽a y que usa su dinero para el bien no es mi enemigo,
aunque a veces me resulte cargante. Pero es un enorme agravio comparativo que
el Gobierno no solo le privilegie en este tr谩mite sino que encima el
vicepresidente ponga un tuit triunfalista, como si no estuviera en su mano
arreglar las m煤ltiples deficiencias que tiene el proceso de concesi贸n de la
nacionalidad por residencia. Al final, el inmigrante pobre tiene que pasar por
m煤ltiples aros mientras que el extranjero rico y famoso que se instala aqu铆 porque
quiere lo tiene todo f谩cil.

Si lo miramos as铆, James Rhodes no es un s铆mbolo de la nueva
Espa帽a. Es un s铆mbolo de la Espa帽a de siempre.

 

 

 

 

(1) Y, por tanto, de la ciudadan铆a europea, como aprendi贸
Rajoy en aquel famoso debate.

(2) El resto de casos de p茅rdida de la nacionalidad espa帽ola son todos ellos voluntarios: adquirir otra nacionalidad y usarla
durante 3 a帽os salvo que se declare la voluntad de mantener la espa帽ola, usar
durante 3 a帽os la nacionalidad a la que se renunci贸 para adquirir la espa帽ola,
etc.

(3) Por ejemplo, las personas que descubran despu茅s de los
18 a帽os que habr铆an tenido derecho a la nacionalidad espa帽ola de origen
(estaban en el caso del ius sanguinis o en los tres del ius solii),
el mayor de 18 adoptado por un espa帽ol, etc.

 

     驴Te ha gustado esta entrada? 驴Quieres ayudar a que este blog siga adelante? Puedes convertirte en mi mecenas en la p谩gina de Patreon de As铆 Habl贸 Cicer贸n. A cambio podr谩s leer las entradas antes de que se publiquen, recibir谩s PDFs con recopilaciones de las mismas y otras recompensas. Si no puedes o no quieres hacer un pago mensual pero aun as铆 sigues queriendo apoyar este proyecto, en esta misma p谩gina a la derecha tienes un bot贸n de PayPal para que dones lo que te apetezca. 隆Muchas gracias!




Fuente: Asihablociceron.blogspot.com