October 6, 2021
De parte de La Haine
396 puntos de vista


Conferencia -in茅dita hasta hoy- realizada en la C谩tedra de Estudios “Antonio Gramsci” del Instituto Cubano de Investigaci贸n Cultural “Juan Marinello” por el revolucionario, comunista y destacado intelectual cubano, Fernando Mart铆nez Heredia, en abril de 2016, a prop贸sito del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba.

***

Esto que vamos a conversar ahora del lado m铆o, son algunos comentarios no preparados previamente, pero que pueden servir como insumos para lo que ustedes pretenden en este d铆a de debate. Es decir, hay que contemplarlos entonces teniendo muy en cuenta que es posible que muchos de ustedes no conozcan demasiado acerca de lo que se hablar谩 y es imprescindible, sin embargo, que conozcan mucho, pero mucho m谩s de lo que yo les voy a decir.

Me voy a referir, en t茅rminos generales, a la direcci贸n pol铆tica de la sociedad cubana en lo que toca a su organizaci贸n en el proceso de la revoluci贸n y ni siquiera voy a tener en cuenta las etapas m谩s primeras, las etapas del origen (…) Pero hay algunas experiencias, a partir de ah铆, que son indispensables.

Una es, me parece, tener en cuenta que los protagonistas y participantes principales tuvieron siempre como algo fundamental estar organizados. La organizaci贸n, y no el espontaneismo, result贸 siempre priorizada.

El Movimiento 26 de Julio fue, primero, la forma organizativa b谩sica que decidi贸; y este, sin dejar de ser muy importante, fue flanqueado y finalmente superado por el Ej茅rcito Rebelde, que se llamaba primero Ej茅rcito Revolucionario del 26 de Julio. El Ej茅rcito Rebelde llev贸 a una situaci贸n decisiva la lucha contra la tiran铆a y la obtenci贸n del triunfo mediante el desmantelamiento del aparato militar-represivo de la tiran铆a. El triunfo revolucionario de enero de 1959 permiti贸 la liquidaci贸n, no solo del aparato militar-represivo, sino tambi茅n del aparato pol铆tico de la rep煤blica, ya no solo de la tiran铆a. Es decir, los partidos pol铆ticos que exist铆an -y en Cuba ten铆an una enorme importancia durante la Rep煤blica Burguesa Neocolonial-, fueron definitivamente liquidados por la revoluci贸n y, legalmente, esta fue la situaci贸n del propio a帽o 1959.

El Gobierno revolucionario que se estableci贸 a partir de ese triunfo era, sobre todo, un poder ejecutivo y legislativo al mismo tiempo. El poder judicial, despu茅s que fue depurado, se mantuvo como un poder aut贸nomo, en el sentido que suele ser en estos casos, en el Estado, es decir, aut贸nomo hasta cierto punto.

El poder ejercido por el Gobierno revolucionario tampoco hay que verlo de una manera formal, porque el Ej茅rcito Rebelde para la poblaci贸n, durante toda la primera etapa, ten铆a una importancia decisiva para plantearle problemas; pero tambi茅n, incluso, para el Gobierno, para ejecutar pol铆ticas priorizadas o acciones priorizadas.

Entonces, el Gobierno revolucionario entend铆a que su legitimidad estaba dada por el propio hecho de la revoluci贸n, su triunfo, y el consenso popular que fue creciendo pr谩cticamente sin parar durante 1959, 1960 y los primeros a帽os sesenta. Se dec铆a entonces: 芦la revoluci贸n es fuente de derecho禄. Es decir, la revoluci贸n ejerce el derecho a partir de s铆 misma, no lo toma de alguien, es constitutiva ella misma. Las leyes de la revoluci贸n… hay que ver, por ejemplo, que la revoluci贸n promulg贸 mil leyes en sus primeros tres a帽os. F铆jense qu茅 cantidad de leyes cargaba, y ellas ten铆an sus partes -por cierto, muy bien redactadas-, sus partes 芦de derecho禄, sus partes 芦de hecho禄 antes de las partes 芦positivas禄, como dicen los abogados.

[El Derecho siempre era el car谩cter constitutivo que tiene la revoluci贸n y esta decid铆a, inclusive, que se incorporaran al texto b谩sico de una juridicidad que son las Constituciones, lo que consideraba necesario].

La Constituci贸n de 1940, entonces, sigui贸 vigente; pero esta era una Constituci贸n muy superior a las circunstancias cubanas. Era el fruto de un acuerdo post-revolucionario, despu茅s de la Revoluci贸n del 30, que no viene al caso mencionar ahora; pero ten铆a en su contenido virtudes que permitieron que el r茅gimen revolucionario pudiera tomarla, hasta 1976, como texto b谩sico y le hiciera adiciones en todo lo que… por ejemplo, 芦la tierra es del que la trabaja禄 era un principio de la guerra revolucionaria y de la revoluci贸n en su primer a帽o; las dos leyes de Reforma Agraria fueron las que llevaron esto a la Ley, pero la Constituci贸n [de 1940] ten铆a un art铆culo que dec铆a 芦se proscribe el latifundio禄, ya eso era una base; ten铆a otro art铆culo que dec铆a 芦la propiedad solo puede existir en funci贸n social禄, ya eso era otra base. Claro, no se hicieron en 1940 para ser cumplidas, tuvieron que ser cumplidas por un poder pol铆tico-militar con consenso amplio de la poblaci贸n; pero, desde el punto de vista legal, entonces se fueron adicionando.

Por ejemplo, en 1960 con la Ley de la Vivienda con un principio constitucional: 芦la vivienda es del que la vive禄, que romp铆a -como hab铆a roto otros preceptos ya, y como muy pronto romper铆a los dem谩s- con la propiedad privada y con el respeto a la propiedad privada, que es algo muy importante tambi茅n.

La organizaci贸n pol铆tica que trat贸 de desarrollarse desde un inicio, pero bajo las normas pr谩cticas de lo que hay, era el esp铆ritu de la revoluci贸n. El esp铆ritu de una revoluci贸n que no hab铆a sido reconocida, por los que 芦sab铆an mucho marxismo禄, como posible; ni hab铆a sido querida para nada por los 芦dem贸cratas禄, que en nombre de la democracia gobernaban a Cuba para el capitalismo y para el imperialismo, no pod铆a ser respetuoso de ese sistema de ideas y de instituciones.

El resultado fue que, en la pr谩ctica, el poder era bastante discrecional; tambi茅n, al mismo tiempo, ten铆a recursos muy propios como era, por ejemplo, la participaci贸n masiva directa del pueblo en actividades en las cuales expresaba ideas y sobre todo expresaba su consenso. Estas, que se empezaron a llamar 芦movilizaciones禄 desde enero de 1959, eran una de las formas pr谩cticas; pero hay otras formas que a veces no se miran, por ejemplo, la Milicia Nacional Revolucionaria oficializada a partir de octubre de 1959 signific贸 en la pr谩ctica ir hacia el armamento general del pueblo, un principio comunista expresado por Carlos Marx como uno de los rasgos del poder proletario, en este caso del poder popular revolucionario. Es decir, al pasar gente com煤n y corriente de Cuba a armarse para defender su revoluci贸n, al mismo tiempo hac铆an una organizaci贸n pol铆tica y ten铆an una transformaci贸n de conciencia que se pod铆a considerar tambi茅n la aparici贸n de un nuevo cuerpo ideol贸gico.

Las organizaciones de la revoluci贸n, entonces, fueron el camino tomado, no de una manera planeada, digamos, previamente, pero s铆 que se fueron sumando. El propio Gobierno revolucionario entonces fue flanqueado por la Federaci贸n de Mujeres Cubanas, por la Asociaci贸n Nacional de Agricultores Peque帽os, no solo por la Milicia Nacional Revolucionaria, y as铆 despu茅s surgieron otras organizaciones. Una antigua organizaci贸n se 芦democratiz贸禄, se llam贸 as铆 al sistema de asambleas y de renovaciones en el movimiento sindical. Con lo que naci贸, entonces, el Ej茅rcito, el Gobierno, las leyes, la Constituci贸n retomada por la revoluci贸n, las organizaciones militares, pol铆ticas y de masas.

Ese es el poder, digamos, en un sentido pol铆tico m谩s general, que en los primeros seis a帽os intenta, primero, ir demasiado pronto y hace lo que se llamaron Organizaciones Revolucionarias Integradas a mediados de 1961, pero que fracasa por introducirse en ella lo que se llam贸, en aquel tiempo, 芦el sectarismo禄. Es decir, un grupo intent贸 secuestrarla, y que Cuba fuera pr谩cticamente como los gobiernos de los pa铆ses de Europa que estaban en la 贸rbita de la Uni贸n Sovi茅tica. Fidel denunci贸 esto en marzo de 1962, se produjo una transformaci贸n muy fuerte y de ah铆 naci贸, no solo la desaparici贸n de las Organizaciones Revolucionarias Integradas -llamadas ORI-, sino el Partido Unido de la Revoluci贸n Socialista Cubana, ese largo nombre -la gente le dec铆a el PURSC-. Es decir, un partido pol铆tico que se formar谩 a partir, y aqu铆 si viene algo que es muy importante y que es caracter铆stico de la Revoluci贸n cubana, a partir de la ejemplaridad de sus miembros.

Para ser militante del Partido, una persona tendr铆a que ser forzosamente elegido por sus compa帽eros de trabajo, o en su caso, de estudios, militares, como trabajador ejemplar. Sin la condici贸n de 芦trabajador ejemplar禄 no se pod铆a ser militante del Partido. El Partido ser铆a entonces la organizaci贸n pol铆tica que ver铆a, a trav茅s de un proceso, c贸mo pod铆an pasar o no los trabajadores ejemplares a ser militantes del Partido mediante entrevistas, datos, preguntas a personas que los conocieran acerca de su vida, y asamblea despu茅s, de trabajadores ejemplares, que deb铆an discutir libremente entre todos y aprobar o no qui茅nes llegaban a ser militantes.

Esto le dio una fuerza muy grande en cuanto a selectividad y en cuanto a prestigio al nuevo Partido que comenzaba, al PURSC. Este se fue extendiendo, sobre todo ya en los a帽os 1963, 1964 y en el 1965, y se decidi贸 formar una direcci贸n que sustituyera a la direcci贸n nacional de ese PURSC, que eran 24 o 25 personas que hab铆an sido designadas cuando se constituy贸, y que este Partido se llamara Partido Comunista de Cuba.

El Partido Comunista de Cuba se fund贸 entonces el 3 de octubre de 1965, y ese d铆a se proclam贸 su Comit茅 Central. El Comit茅 Central eran, no recuerdo el n煤mero exacto, pero eran quiz谩s seis docenas o un poco m谩s de personas que ven铆an sobre todo de las luchas contra la tiran铆a de Batista y tambi茅n de luchas de los primeros a帽os de la revoluci贸n en el poder. Hab铆a muchas personas desconocidas para el p煤blico y hab铆a otros que eran dirigentes. Es decir, en ese primer Comit茅 Central ya hab铆a una buena combinaci贸n de personas muy destacadas, pero no que necesariamente tuvieran que ejercer funciones con responsabilidades.

Ese primer Comit茅 Central tambi茅n, al mismo tiempo, signific贸 una ratificaci贸n del car谩cter absolutamente aut贸nomo desde el punto de vista ideol贸gico de la Revoluci贸n cubana respecto al socialismo de la Uni贸n Sovi茅tica. Las relaciones entre Cuba y la URSS a partir de los sesenta en adelante fueron cada vez mayores y m谩s importantes para Cuba, en cuanto a la defensa y tambi茅n la econom铆a -tampoco puedo hablar de su historia-, pero lo que s铆 fue imprescindible y sucedi贸 fue que la Revoluci贸n cubana hiciera realidad su autonom铆a completa, que no se plegara a la pol铆tica sovi茅tica, y este nacimiento del Partido en 1965 es un momento importante en esa dimensi贸n.

Tambi茅n en ese momento se estaba tratando que el Estado se revolucionara. Hay toda una historia del Estado que yo tampoco la puedo hacer -no hay tiempo aqu铆 para eso-, que llev贸 a enormes modificaciones en la estructura estatal en los a帽os 1965, 1966, 1967; y la figura de Fidel en esto fue fundamental, como ya estaba siendo desde hace tiempo en todas las cosas m谩s importantes de la revoluci贸n. Volvi贸 a confrontar la organizaci贸n pol铆tica un escollo con relaci贸n a la pretensi贸n sovi茅tica, y de la ideolog铆a que se adher铆a a las posiciones sovi茅ticas, en lo que se ha llamado 芦la microfracci贸n禄 que oblig贸 a un proceso que para algunas personas fue un proceso criminal, y para otras fue un proceso de discusiones pol铆ticas a fines de 1967 e inicios de 1968.

La revoluci贸n se tuvo que empe帽ar en el cumplimiento de un plan perspectivo que la llev贸 a la zafra famosa de 1970 e hizo que el Estado tambi茅n entrara en una tensi贸n enorme, mientras que la profundizaci贸n del socialismo era intentada en todos los aspectos posibles, incluido el internacionalismo, que era una bandera desde 1959 de la revoluci贸n pero que en esta segunda mitad de los sesenta tambi茅n se llev贸 a momentos muy altos con relaci贸n, sobre todo, a la revoluci贸n en Am茅rica Latina -recuerden todos tambi茅n Bolivia, y la ca铆da del Che en 1967.

La revoluci贸n confront贸 dos problemas b谩sicos, me parece a m铆, en estos a帽os.

Uno fue el prop贸sito de la expansi贸n de la econom铆a, de la econom铆a de la revoluci贸n -la econom铆a sin apellidos siempre es burguesa-, la econom铆a de la revoluci贸n en un plan que se llam贸 芦Plan Econ贸mico Socialista Acelerado禄 que no pudo llevar a Cuba a salir del subdesarrollo en pocos a帽os, se demostr贸 que no era factible -no se puede detallar aqu铆-, pero no era factible.

Segundo, el problema de la ampliaci贸n del campo revolucionario en el mundo que, a manera de consigna, por ejemplo, lo recuerdan ustedes: 芦crear dos, tres, muchos Vietnam禄, pero que formaba parte de una estrategia, la estrategia de la expansi贸n de la revoluci贸n, en este caso, sobre todo, en Am茅rica Latina como parte de una revoluci贸n de los pa铆ses del Tercer Mundo y de la revoluci贸n en el mundo. Pero no se obtuvieron victorias en Am茅rica Latina.

Es decir, Cuba no pudo ser acompa帽ada por otros poderes que le permitieran hacer m谩s factible su actividad, su sobrevivencia y su desarrollo.

Es ante esas dos ausencias que el pa铆s tuvo que atenerse a mejorar sus relaciones con la Uni贸n Sovi茅tica, sobre todo despu茅s de 1970, lo que llev贸 a ingresar en el sistema llamado por nosotros 芦CAME禄, Consejo de Ayuda Mutua Econ贸mica, que era el sistema econ贸mico de los pa铆ses que llamaban 芦pa铆ses socialistas禄 y que presid铆a la URSS. Cuba ingres贸 en 1972, f铆jense, 14 a帽os despu茅s del triunfo de la revoluci贸n; pas贸 a ser, sobre todo, cliente y exportadora a la Uni贸n Sovi茅tica y de algunos otros de estos pa铆ses del CAME. De esa manera, no se pudo continuar el proyecto que llevar铆a a una industrializaci贸n con especializaciones, sino que, sobre todo, se impuso la fabricaci贸n y exportaci贸n de az煤car crudo hasta llegar a m谩s de seis y despu茅s siete millones de toneladas en el curso de esos 15 a帽os que van de 1971 a 1985.

De manera que, quitando lo dem谩s porque no da tiempo, Cuba garantiz贸 -poco a poco primero, y despu茅s de una manera m谩s fuerte- un bienestar material pero no un desarrollo econ贸mico.

Y tambi茅n garantiz贸 lo que se empez贸 a llamar a mediados de los a帽os setenta 芦la institucionalizaci贸n禄: es decir, pasar de la revoluci贸n como fuente de derecho a tener un cuerpo institucional que permitiera solidificar, cristalizar mejor los logros de la revoluci贸n y asegurar un funcionamiento sistem谩tico de ella. Esto inclu铆a una comisi贸n que trabajaba con bastante parsimonia, sin apuro -y Fidel lo lleg贸 a decir en un discurso importante a principios de los setenta-, que era la comisi贸n para la Constituci贸n; pero, a la vez, se hizo una reformulaci贸n del Estado otra vez, m谩s cercana al ideal sovi茅tico.

A la vez que era un orden, ten铆a ese problema ya no solo ideol贸gico, sino tambi茅n que afectaba a la pol铆tica econ贸mica y a la idea misma de la pol铆tica. Es decir, la burocratizaci贸n 芦no ten铆a que ser vista禄, como en los a帽os sesenta, como algo peligroso y como un enemigo de la revoluci贸n; sino que pod铆a ser, de otra manera, vista como un crecimiento ordenado de la administraci贸n, cosa que sucedi贸 en el peor sentido.

Sin embargo, al mismo tiempo, se fue garantizando la universalizaci贸n de la atenci贸n m茅dica y su conversi贸n en sistema de salud, que es mucho m谩s que la atenci贸n m茅dica; la universalizaci贸n del sistema educacional… por ejemplo, en 1972 por primera vez en la historia de Cuba todos los ni帽os de 12 a帽os terminaron sexto grado. Eso no hab铆a sucedido, en los 14 a帽os anteriores se fue hacia all铆. Por eso es que surgi贸 el Destacamento Pedag贸gico, porque hac铆an falta 35.000 profesores de Secundaria B谩sica y solo hab铆a 7.000. Me detuve en un detalle, no me puedo detener en ninguno, pero ustedes no, ustedes tienen que detenerse en todos los detalles, en especial en todos los detalles importantes.

Ahora bien, tenemos entonces una 茅poca contradictoria: avances en muchos sentidos, retrocesos en otros, confusi贸n ideol贸gica muy grande, implantaci贸n del dogmatismo en la teor铆a marxista, liquidaci贸n de una parte -principal dir铆a yo- de las capacidades del pensamiento social para entender y para prever, es decir, el pensamiento que es capaz de analizar, criticar y discutir sin miedo qu茅 socialismo.

En esa forma fue que llegamos al I Congreso del Partido, 17 a帽os despu茅s del triunfo revolucionario y 10 a帽os despu茅s de la constituci贸n del primer Comit茅 Central. El I Congreso del Partido, en diciembre de 1975, signific贸 un momento importante en la institucionalizaci贸n del pa铆s, y a la vez, la concreci贸n de una manera determinada de organizar pol铆ticamente el pa铆s. El Partido Comunista de entonces, que segu铆a teniendo el enorme prestigio de sus bases basado en lo que dije al principio, que hab铆a aumentado mucho el n煤mero de sus militantes, que ten铆a a su favor el crecimiento en educaci贸n y en salud, en la cultura general y t茅cnica de la poblaci贸n; a la vez se ver铆a afectado por este seguidismo de la ideolog铆a sovi茅tica y por los factores nacionales que entend铆an que el autoritarismo era mejor como una forma de organizarnos, y que bajo un sistema vertical se podr铆an obtener 茅xitos.

Es este cuadro complejo en el cual el Partido Comunista celebra su I Congreso y a la vez acuerda que va a celebrar congresos cada cinco a帽os, que la econom铆a la va a organizar y la va a llevar, tambi茅n, controlada de tal modo que se pueda hablar de Planes Quinquenales -por eso el Plan 1976-1980-, y as铆 en cuestiones que van desde los aparatos auxiliares del Comit茅 Central hasta la idea de que se necesita tener un ate铆smo de tipo cient铆fico: una barbaridad burguesa en la cultura, como si formara parte de la necesidad de la cultura.

Entonces, por este camino, ateni茅ndome nada m谩s a lo que hemos quedado que yo mencionara y no a lo dem谩s, porque hay cosas important铆simas que no menciono, se lleg贸 en 1980 al II Congreso del Partido, en el cual hubo algunas actividades previas de Fidel, y de Ra煤l tambi茅n, estimulando la cr铆tica, estimulando la discusi贸n dentro de aquel marco, sin salirse del marco, pero estimul谩ndola algo. Hubo algunas modificaciones tambi茅n dentro del sistema del poder Ejecutivo, no del sistema, pero s铆 del personal. Sucedi贸, sin embargo, un hecho important铆simo que result贸 negativo: los sucesos de la Embajada del Per煤, que terminaron con la salida que llaman 芦del Mariel禄 de 125.000 personas. Todo aquel trauma de los primeros meses del a帽o ochenta tuvieron un efecto tambi茅n, pienso yo, de detenci贸n en lo que pod铆a haber sido algo para analizar m谩s cr铆ticamente la situaci贸n y la forma de llevar la pol铆tica.

Entonces, a fines de ese a帽o ochenta se hizo el II Congreso del Partido en condiciones, incluso internacionales, muy delicadas. Me refiero a la cuesti贸n de Polonia, y con la expectativa de que el nuevo gobierno del presidente Reagan en los EEUU ser铆a todav铆a m谩s peligroso y m谩s agresivo que los anteriores, que lo hab铆an sido. Entonces, Cuba se encontr贸 con la realidad ya no de la forma de 1962 cuando la Crisis de Octubre, sino de otra forma -que por suerte qued贸 en aquel momento en secreto-: la Uni贸n Sovi茅tica le hizo saber que no iba a 芦correr el riesgo禄 de un enfrentamiento directo con EEUU por Cuba, que en caso de una agresi贸n mayor Cuba no pod铆a esperarlo. Esto tuvo efectos sobre el sistema defensivo cubano: la idea de la 芦Guerra de Todo el Pueblo禄 se materializ贸.

Tambi茅n, finalmente, a lo largo de la primera mitad de los ochenta se fueron haciendo demasiado visibles las consecuencias sumamente negativas de la burocratizaci贸n, de la formaci贸n de grupos privilegiados, de la corrupci贸n, de la ineficiencia, y apareci贸 el fen贸meno de la 芦Rectificaci贸n de errores y tendencias negativas禄.

Esto, que Fidel lo comenz贸 de una manera discreta a fines del a帽o 1984, se hizo p煤blico en 1985, porque hubo cambios muy notables incluso en el personal del Partido, pero, sobre todo, una apertura hacia la actividad pol铆tica, hacia la actividad pol铆tica que fuera m谩s de discusi贸n, m谩s de participaci贸n real. Se celebr贸 un Congreso de la Uni贸n de J贸venes Comunistas important铆simo y, poco despu茅s, el III Congreso del Partido. Este III Congreso del Partido ya fue plenamente dentro de la 芦Rectificaci贸n…禄 y desarroll贸 un conjunto de discusiones y de ideas importantes. El proceso de 芦Rectificaci贸n…禄 dur贸 la segunda mitad de los a帽os ochenta. Obtuvo avances que pueden ser considerados important铆simos porque fue tambi茅n una forma precoz de Fidel, el m谩ximo responsable de ese acierto, de darse cuenta de que la Uni贸n Sovi茅tica iba por el camino m谩s negativo y que culmin贸 en su desaparici贸n, pero darse cuenta antes de que se diera cuenta casi todo el mundo.

Esto me parece que fue muy positivo, aunque al final no pudo evitar lo que sucedi贸, lo que pas贸 en los primeros a帽os noventa; pero, al menos el pa铆s no se precipit贸 ciego, sino que ya llevaba alg煤n tiempo en unas condiciones pol铆ticas muy diferentes en que la poblaci贸n se sent铆a mucho m谩s activamente metida en los sucesos de 1989 en el pa铆s y en lo internacional. Entre los segundos, tenemos la ca铆da del Muro de Berl铆n y los bombardeos genocidas de la invasi贸n a Panam谩, el fin del llamado 芦campo socialista禄 entre 1989 y 1991, todo el cuadro en el cual se va hacia el IV Congreso del Partido.

En medio de aquella situaci贸n tan dificil铆sima, el Partido produjo el documento m谩s profundo y autocr铆tico que hab铆a producido hasta entonces para uno de sus eventos: el Llamamiento al IV Congreso del Partido, del 15 de marzo de 1990, que se ley贸 en Baragu谩. A partir de 茅l, en las asambleas se recogieron m谩s de un mill贸n de opiniones cr铆ticas, se trabaj贸 con ellas, pero el pa铆s iba confrontando dificultades crecientes, y despu茅s de m谩s de un a帽o de una situaci贸n pol铆tica compleja se lleg贸 al IV Congreso, en agosto de 1991, que se celebr贸 en Santiago de Cuba. Este congreso lo que hizo pr谩cticamente fue enfrentar la tremenda crisis que ya ten铆a el pa铆s encima.

O sea, no se puede decir que fue en la pr谩ctica el logro de las cr铆ticas de aquel maravilloso documento del noventa, pero yo creo que sin aquel maravilloso documento del noventa todo hubiera sido incomparablemente m谩s dif铆cil.

El pa铆s, entonces, requerido por la m谩xima direcci贸n bajo la orientaci贸n y gu铆a m谩xima de Fidel, se propuso enfrentar una crisis que acab贸 con la calidad de la vida en muy poco tiempo, produjo resultados terribles, la econom铆a se desplom贸, todo el sistema que ten铆a que ver con el llamado 芦campo socialista禄 como es natural, en este caso, se desplom贸 y la crisis de la primera mitad de los a帽os noventa fue profund铆sima.

En un momento dado, incluso, se promovi贸 otra vez la emigraci贸n informal, que se llamaron 芦los balseros禄, aunque en un n煤mero much铆simo menor que la del ochenta: 芦los marielitos禄, por el Mariel; y as铆 fue avanzando el pa铆s a enfrentar su crisis pol铆tica. Se fue sobre s铆 mismo, produjo una peque帽a reforma -para algunos no tan peque帽a- de la Constituci贸n de 1976, que me la salt茅, en vistas de esta situaci贸n en que estamos haciendo esto, ahora donde nada cabe en la pr谩ctica.

[A fines de 1976 hab铆a existido una reestructuraci贸n completa del Estado a partir de la aprobaci贸n, despu茅s de un sistema formidable de discusiones populares, de una nueva Constituci贸n: la Constituci贸n de 1976, que se puso en vigor ese a帽o, y la reforma del Estado, que tambi茅n se puso en vigor ese a帽o con la cual pas贸 a haber un Consejo de Estado, un 贸rgano presidido, en este caso, por la elecci贸n de Fidel como tal -se elimin贸 el cargo de Presidente de la Rep煤blica- y una reestructuraci贸n tambi茅n de los organismos centrales del Estado].

Me devuelvo al 2002, en donde se hicieron unas peque帽as discusiones, pero muy importantes; y se plante贸 que nada ni nadie puede acordar con ning煤n pa铆s extranjero nada que monoscabe la existencia del socialismo en Cuba. Me parece central ese asunto. Pero, antes, en 1997, se hab铆a hecho el V Congreso. El V Congreso del Partido que -en aquel momento, pienso yo- no pudo tener una importancia tan grande, del 8 al 10 de octubre, fue un cumplimiento, digamos, de aquella idea de que cada cinco a帽os se hiciera uno -el anterior hab铆a sido en el 1991, y este fue en 1997, solo se atras贸 un a帽o-. Entonces, fue un momento de reafirmaci贸n pol铆tica y nacionalista, en el sentido revolucionario, y vinieron los restos del Che y sus compa帽eros, que se hab铆an logrado encontrar, y culmin贸 el Congreso con las honras f煤nebres al Che y sus compa帽eros.

Entre el V y el VI Congreso pasaron muchos a帽os: de 1997 al 2011, es decir, casi 14 a帽os. En el medio -ustedes conocen m谩s, est谩 m谩s cerca de la vida de ustedes-, a fines de julio de 2006, por una grave enfermedad, Fidel tuvo que salir de sus responsabilidades y fue sustituido por el compa帽ero Ra煤l. Esto se hizo ya oficial del todo a partir de febrero del 2008 al producirse, lo que s铆 ha sido muy secuencial cada cinco a帽os, las elecciones de diputados nacionales del Poder Popular, se ratific贸 la situaci贸n por la elecci贸n de Ra煤l y la salida de Fidel de los cargos fundamentales y, ahora s铆, de una manera definitiva.

Esa es la situaci贸n que nos lleva a estos dos periodos, que van a terminar en febrero de 2018 y que llev贸 a que Ra煤l planteara que hab铆a que hacer un Congreso del Partido y se fijara, finalmente, el 2011 como fecha para el VI Congreso. Este VI Congreso fue precedido de una intens铆sima formulaci贸n de documentos y de discusi贸n de los documentos. Se les llam贸, a los m谩s importantes, 芦Lineamientos…禄, y su discusi贸n fue ejemplar: en todos los campos, en todos los sistemas de las organizaciones sociales del pa铆s, pol铆ticas y barriales, y se produjeron una enorme cantidad no solo de discusiones sino de sugerencias, de planteamientos y de modificaciones. Hasta que se lleg贸, con esos 芦Lineamientos…禄, al VI Congreso y se produjo la discusi贸n y aprobaci贸n ah铆 de ellos.

Hasta ah铆 la historia que, pudi茅ramos decir, que continua en cuanto a congresos con el que se acaba de celebrar hace muy pocos d铆as: el VII Congreso; exactamente cinco a帽os despu茅s, otra vez cinco a帽os despu茅s, del VI. Pero ya esto no cabe en nuestro comentario.

La Tizza




Fuente: Lahaine.org