January 23, 2022
De parte de Nodo50
176 puntos de vista

Después de semanas de meter miedo en los medios de comunicación sobre una supuesta invasión militar rusa de Ucrania, hay la oportunidad de resolver el conflicto de manera negociada. Sin embargo, la conversación pública sobre la actual escalada del conflicto ruso-occidental por Ucrania es bastante irónica. Al menos en la superficie, se centra en obtener garantías de que Ucrania no se uniría a la alianza militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que no solo está lejos de invitar a Ucrania a unirse, sino a la que la mayoría de los ucranianos no quieren pertenecer.

Ucrania no está solo jugando un papel secundario en el intercambio de amenazas y negociaciones sobre su destino. De una manera típicamente colonial, los comentaristas homogeneizan a los ucranianos y no reconocen la diversidad política en una nación de 40 millones de habitantes. El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, tuiteó recientemente sobre el principio “Nada sobre Ucrania sin Ucrania”, en contra de la inclinación del presidente ruso, Vladimir Putin, de negociar la membresía de Ucrania en la OTAN en el  estrecho círculo de las grandes potencias. Sin embargo, el problema no es solo decidir “sin Ucrania” sino también decidir “por” los ucranianos como si tuvieran opiniones idénticas sobre los importantes temas en cuestión.

Una interpretación popular de la revolución de Euromaidán contribuye a este camuflage estratégico. La historia es que en 2014, los ucranianos de diferentes regiones, que se fusionaron en un solo estado moderno solo durante la Segunda Guerra Mundial, finalmente se unieron verdaderamente como ciudadanos en la nación  inclusiva nacida en la revolución de Euromaidán. Los ucranianos hicieron su “opción de civilización” a favor de la orientación geopolítica occidental y la defienden contra la agresión rusa, que intenta reincorporar a Ucrania a su esfera de influencia. La guerra en el Donbas posterior a 2014 se presenta ante todo como una guerra interestatal y no como una continuación directa del violento conflicto civil que comenzó en los últimos días de Euromaidán, incluso antes de cualquier movimiento militar por parte de Rusia.

En realidad, Euromaidan fue una revolución deficiente. No formó ninguna unidad nacional, pero los grupos de élite que se beneficiaron de ella (junto con los animadores ideológicos) necesitan mantener esta ilusión de legitimidad interna y externa a través de una combinación de silenciar y reprimir. Por lo tanto, les interesa pintar las posiciones alternativas sobre el pasado, el presente y el futuro de Ucrania como “no ucranianas” o incluso “antiucranianas”, a pesar de que estas posiciones son compartidas por muchos (si no la mayoría) de los ciudadanos ucranianos. Como resultado, estos ucranianos se ven cada vez más privados de voz en las esferas públicas nacionales e internacionales.

Ucrania no se ha convertido simplemente en objeto del juego de las grandes potencias. De una manera especialmente humillante, Ucrania es explotada para encubrir los intereses imperialistas y tergiversarlos como un esfuerzo noble. Las referencias cargadas de patetismo a la soberanía de Ucrania son paralelas a la realidad del estado, que es más dependiente política, económica y militarmente de las potencias extranjeras que nunca desde el colapso soviético. Reconocer la diversidad de Ucrania y cambiar la discusión hacia los intereses de los ucranianos es imprescindible no solo para la reducción inmediata del conflicto, sino también para cualquier solución sostenible para Ucrania y la paz en Europa.

¿Los ucranianos quieren unirse a la OTAN?

Rusia exige garantías férreas de que Ucrania (y otros estados de la ex URSS) no se unirán a la OTAN, y que la OTAN no utilizará el territorio de estos estados para su expansión militar. La respuesta típica de los funcionarios y observadores occidentales hasta ahora ha sido que corresponde a la OTAN y a Ucrania decidir, no a Rusia. Muchos comentaristas occidentales están obsesionados con leer la mente de Putin: ¿Cómo reaccionaría si la respuesta a sus ultimátums no fuera satisfactoria? Y se reflejan en las especulaciones virales simétricas en el lado opuesto sobre si Biden estaría dispuesto a llegar a un acuerdo con Rusia. No muchos están interesados ​​en lo que piensan los ucranianos sobre todo esto. ¿Los ucranianos realmente quieren unirse a la OTAN?

El estatus neutral de Ucrania, que la excluye de entrar en cualquier bloque militar, se inscribió en los documentos fundacionales del estado ucraniano moderno: la Declaración de Soberanía (adoptada el 16 de julio de 1990) y la Constitución de Ucrania (28 de junio de 1996). En diciembre de 2007, en vísperas de la infame cumbre de Bucarest que estableció que Ucrania y Georgia “serán miembros de la OTAN”, menos del 20 por ciento de los ciudadanos ucranianos apoyaron unirse a la OTAN. La mayoría de los ucranianos se dividieron entre el apoyo a una alianza militar con Rusia o la retención del estatus neutral de no integrarse en ningún bloque.

Los ucranianos están lejos de estar unidos en apoyo a la entrada en la OTAN.

La entrada en la OTAN siguió siendo el objetivo de solo una pequeña minoría dentro de la sociedad ucraniana hasta los tumultuosos eventos de 2014. Como resultado de la anexión de Crimea por parte de Rusia y el comienzo de la guerra en el Donbas, el apoyo a la entrada en la OTAN aumentó hasta alrededor del 40 por ciento. Sin embargo, todavía no fue apoyada por la mayoría de los ucranianos.

Dos cosas contribuyeron a este cambio en la opinión pública. Algunos ucranianos previamente escépticos comenzaron a ver la membresía en la OTAN como una protección contra futuras acciones hostiles de Rusia. Pero una razón no menos importante para el aumento del apoyo fue que las encuestas ya no incluían a los ciudadanos ucranianos más prorrusos de los territorios que no están bajo el control del gobierno ucraniano: Crimea y Donbas. Millones de ciudadanos ucranianos han sido efectivamente excluidos de la esfera pública ucraniana.

En el resto de Ucrania, el apoyo a una alianza militar con Rusia se redujo drásticamente desde 2014. Sin embargo, la mayoría de los antiguos partidarios de Rusia no se convirtieron en partidarios de la OTAN, sino que apoyaron un estado neutral, en una posición de “condenar ambas casas”. Si se piensa en los siete años de conflicto militar, que predominantemente se presenta (equivocadamente) como una guerra con Rusia, la reticencia a abrazar la OTAN por parte de una gran parte de los ucranianos es sorprendente.

Antes de las elecciones de 2019, el anterior presidente ucraniano, Petro Poroshenko, impulsó cambios en la constitución de Ucrania para prepararla para unirse a la Unión Europea (UE) y la OTAN. Y ello no evitó su devastadora derrota ante Zelensky.

El apoyo a la OTAN en Ucrania varía según la región. Sólo en las regiones occidentales existe una mayoría sólida y estable a favor de la OTAN. Hay, tal vez, una pluralidad pro-OTAN en el centro de Ucrania. Pero en las regiones del este y del sur, la neutralidad es más popular que la participación en la OTAN, a pesar de que esta parte de Ucrania probablemente sería ocupada en caso de una verdadera invasión rusa.

La relación entre el apoyo a la OTAN y las diferentes visiones de la identidad nacional ucraniana hace que el tema sea especialmente divisivo. Muchos ucranianos ven a la OTAN como una defensa contra Rusia. Muchos otros ucranianos sienten que la participación en la OTAN implicaría perder más soberanía de Ucrania a manos de Occidente, lo que sienten que ha estado sucediendo desde 2014 y, al mismo tiempo, aumentaría las tensiones con Rusia, las tensiones internas entre ucranianos y arrastraría a la nación a una de las guerras “permanentes” de los EEUU, una de las cuales (Afganistán) terminó recientemente en una derrota humillante.

Existe alguna evidencia de que la acumulación militar rusa en la primavera de 2021 podría aumentar el apoyo a la OTAN. Es bastante probable que los partidarios de la OTAN ganasen un posible referéndum. Sin embargo, tales proyecciones sobre un referéndum son menos válidas a la hora de evaluar las preferencias de la población general de Ucrania sobre la estrategia de seguridad de Ucrania porque limitan la elección a un “sí” o “no” y no tienen en cuenta a millones de ciudadanos ucranianos en Donbass y Crimea que no podrían votar en el referéndum pero que tienen una opinión firme sobre el tema. Además, sigue siendo incierto cómo reaccionaría la opinión pública de Ucrania ante los mensajes muy claros de que EEUU excluye el envío de tropas para luchar contra Rusia en caso de que invada Ucrania y sobre cualquier compromiso potencial en el curso de las negociaciones con Rusia.

Al criticar las exigencias de Putin para decidir la participación o no de Ucrania solo entre las Grandes Potencias, es importante no caer en una falacia similar y suponer que los ucranianos desean unirse a la OTAN. Los ucranianos están lejos de estar unidos a la hora de apoyar la entrada en la OTAN. Es un tema polémico que solo puede resolverse adecuadamente en un proceso político en el que una gran parte de los ucranianos disidentes no sean marginados y estigmatizados por defecto como “traidores” o “títeres” de la propaganda rusa por ser escépticos sobre la OTAN, con buenas razones.

Camino de salida y camino a seguir

El sector de oposición puede representar una gran minoría o, incluso, la mayoría de los ciudadanos ucranianos, pero se ha movilizado y organizado peor en comparación con los sectores nacionalistas y neoliberales de la sociedad civil. Estos últimos han multiplicado su presión a favor de sus impopulares agendas sobre el debilitado estado ucraniano. Las políticas nacionalistas cada vez más radicales durante el gobierno de Poroshenko fueron seguidas, en 2021, por las sanciones y amenazas de Zelensky contra un líder del partido de oposición popular, poderosos oligarcas y la mayoría de los principales medios de comunicación de la oposición. A pesar de las críticas sobre las violaciones de los derechos humanos, esto no provocó ninguna reacción pública significativa de Occidente, a diferencia de la represión contra la oposición rusa y bielorrusa. Muchos observadores aceptaron una explicación securitizante dudosa de que la represión de las fuerzas supuestamente “prorrusas” es inevitable, o incluso legítima, en un país bajo amenaza extranjera. Sin embargo, las limitaciones adicionales a la representación política y pública de un gran segmento de la sociedad ucraniana no fortalecen a Ucrania, sino que la debilitan y la dividen aún más.

Los Acuerdos de Paz de Minsk, que requieren la institucionalización de un estatus especial para los territorios disidentes del Donbas, podrían ser una parte importante de la posible solución para Ucrania. Fueron firmados después de una serie de derrotas del ejército ucraniano en 2014-2015; sin embargo, poco se ha implementado desde entonces. Cabe destacar que incluso algunos partidarios los presentan como un “compromiso indeseable” cuyos “términos fueron impuestos por Rusia mediante la agresión armada”.

Sin embargo, es importante entender los Acuerdos de Minsk no como algo que quiere Putin, sino como un camino posible hacia una Ucrania más democrática y pluralista que reconoce y acepta su propia diversidad política. Simultáneamente, los Acuerdos son tanto el fin como el medio en este proceso. Los Acuerdos de Minsk presuponen que la gente del Donbás se reincorpore como parte legítima de la nación ucraniana. En su mayoría, tienen opiniones muy diferentes sobre la historia y los eventos recientes, las políticas lingüísticas y las alianzas internacionales que la sociedad civil y política nacionalista que habla en nombre de la sociedad ucraniana pero representa escasamente su diversidad. Esto requeriría un cambio radical del discurso post-Euromaidán dominante en la esfera pública de Ucrania y trabajar hacia una definición más inclusiva de la identidad nacional.

Por otro lado, al reintegrar en Ucrania a los millones de ciudadanos ucranianos del Donbás, los acuerdos de Minsk restablecen parte del equilibrio perdido (ahora protegido institucionalmente) en la política ucraniana que divergía de las actitudes y expectativas de la población en general. Los acuerdos de Minsk requieren y permiten simultáneamente un diálogo sustantivo sobre el futuro de Ucrania.

Hay riesgos, por supuesto. Existe una fuerte demanda de paz en la sociedad ucraniana, pero las cláusulas específicas del estatus especial para el Donbas (como la amnistía para los combatientes o la institucionalización de las unidades armadas separatistas como “milicias populares”) no son populares. Sin embargo, la falta de apoyo mayoritario nunca ha sido la razón principal por la que el gobierno ucraniano esquivó la implementación de los Acuerdos de Minsk, ya que nunca han sido un obstáculo para la campaña para el ingreso en la OTAN y mucho menos para las impopulares políticas nacionalistas y neoliberales. Es importante destacar que, a pesar de que los acuerdos de Minsk fueron el resultado de derrotas militares, la mayoría de los ucranianos los apoyaron tras su firma en 2015. Si muchos ucranianos están decepcionados hoy, es principalmente por el poco progreso y la incapacidad para traer la paz a Ucrania, no porque los acuerdos sean fundamentalmente inaceptables.

Más importante fue la explícita amenaza de violencia articulada por la sociedad civil nacionalista que encabezó las llamadas protestas “anti-capitulación”. Eran bastante pequeñas y solo el 26 por ciento de los ucranianos expresaron su apoyo a las protestas, mientras que el 41 por ciento estaba claramente en contra de ellas. Sin embargo, bloquearon el progreso en la implementación de los Acuerdos de Minsk después de los avances iniciales que siguieron a la victoria aplastante de Zelensky en las elecciones de 2019.

Lo que está en juego, sin embargo, no es la “capitulación” de Ucrania, sino un proyecto de construcción nacional muy específico para Ucrania, donde Rusia juega ante todo el papel del “Otro”, contra el que los defensores de ese proyecto específico articulan su identidad nacional. El problema con ese proyecto es que el intento de asimilación de la diversidad cultural y política interna de Ucrania (para repetir el problemático camino de cómo se construyeron las naciones occidentales modernas desde el siglo XIX) es incompatible con la forma en que mucha gente entiende la democracia hoy. Podría decirse que es tan incompatible como la repetición de la política de las grandes potencias de la “edad de oro” del imperialismo. Sin embargo, este proyecto de construcción nacional tampoco es factible en las condiciones actuales porque no será apoyado por los procesos paralelos de modernización. No se puede repetir elproceso de “convertir a los campesinos en franceses” hoy en día porque el Partido Comunista completó esta tarea en Ucrania hace décadas. No sorprende que el proyecto fundamentalmente anticomunista de la sociedad civil ucraniana haya fracasado continuamente a la hora de unificar a la nación, a pesar de tres revoluciones en una sola generación y la supuesta amenaza del exterior. Hasta ahora, los intentos de impulsar este proyecto de construcción nacional no resolvieron sino que intensificaron la profunda crisis postsoviética de representación política.

Una Ucrania diferente y pluralista que se desarrolle de una manera más sintética y dialógica, como un puente soberano entre Europa y Rusia, es ciertamente posible. Para llegar allí, es vital reconocer la diversidad política de Ucrania y establecer las condiciones para un diálogo nacional institucionalmente protegido entre los ucranianos con puntos de vista opuestos. Si además de a los ucranianos le interesa a alguién más es una cuestión diferente.




Fuente: Sinpermiso.info