May 24, 2023
De parte de Nodo50
1,060 puntos de vista

Por Alfredo Grande

(APe).- En el  a帽o 2013, cuando todo empez贸 a desmoronarse y la d茅cada ganada firmaba el empate,  Cristina de Kirchner acu帽贸 la frase: 鈥渓a patria es el otro鈥. Supongo que podr铆a haber dicho la otra, le otre, pero no es el motivo de estas reflexiones.

Si todo lo s贸lido se desvanece en el aire, implica que lo sagrado se desmorona a lo profano casi inevitablemente. A m铆 siempre me gust贸 m谩s la consigna de los zapatistas: 鈥渘osotros somos ustedes鈥. Y los gustos y disgustos son por as铆 decirlo, derechos personal铆simos.

Del  granero del mundo al forraje para cerdos hay mucho m谩s que una cuesti贸n de oportunidad en los agronegocios. Que bien podr铆amos denominar  agro mafiosos. Pero nuevamente debe ser una cuesti贸n de gustos. El grano simboliza el pan. Y el pan multiplicado, y no solamente en la 煤ltima cena, permite que el hambre sea una eventualidad, pero nunca una endemia cr贸nica.

La palabra 鈥渓iberaci贸n鈥 tiene mucho sentidos. Una de ellas y a mi criterio la fundante, es la liberaci贸n de las necesidades b谩sicas. Por eso la necesidad tiene cara de hereje.

La abundancia permite  el pasaje del reino de la necesidad al reino de la libertad. De la herej铆a a la creatividad. Por eso sostengo que el hambre no es una falla del sistema. Es uno de los mayores aciertos de la cultura represora para bloquear desde los cuerpos atormentados toda fuga hacia libertades desconocidas.

Pienso, aunque si pienso como existo entonces no pienso m谩s, que la polaridad no es libertad o dependencia. La polaridad es libertad o sometimiento. La dependencia abre el paso a la autonom铆a.  Autonom铆a que siempre es vincular y grupal.

El derrape de la meritocracia  es sostenerla desde un individualismo atroz  y elitista.

El sometimiento amputa los pies para que no haya pasos posibles. Con la excepci贸n de las PASO, donde no se camina sino que se copula. Para m铆 los acampes piqueteros son evidencia de autonom铆a. Las marchas contra el gatillo f谩cil tambi茅n. Mal que le pese a la ministra de la triste figura,  los ni帽os y ni帽as no son escudos.  Quiz谩 ella quiera convertirlos en eso por su macabro plan de exterminio de madres y padres. La ministra Tolosa Sin Paz seguramente ignora las marchas de los Chicos del Pueblo.  Pensados en un m谩s all谩 de ser meros sujetos de derecho, sino en la superadora ampliaci贸n de ser sujetos pol铆ticos.

Me regocijo imaginando un di谩logo entre la ministra  y Alberto Morlachetti.  驴Cu谩ntos minutos le aguantaba al gigante Morla?

Olvidados los h茅roes y hero铆nas de la independencia,  o peor aun, citados siempre en vano, nos quedan las glorias del Master Chef. 鈥淐oronados de gloria almorzamos, o juremos con gloria dormir鈥. El genio de Enrique  Santos Disc茅polo no anticip贸 que flaca, fan茅 y  descangayada  no la iba a ver salir del cabaret, sino salir de la escuela, de la villa,  de cualquier barrio humilde,  de haber pasado la noche en la calle. Hasta los tangos m谩s geniales sucumben a la  fiera venganza del tiempo que nos hace ver desecho lo que uno am贸.

Yo am茅 a la Patria.  Pero no se puede amar lo que ya  no existe. Se puede extra帽ar, a帽orar, lamentar鈥 llorar. Pero no amar.

En este 25  de mayo, apenas podemos decir, con los   pu帽os cerrados por tanta injusticia, que hoy la Patria es el locro.




Fuente: Pelotadetrapo.org.ar