December 25, 2021
De parte de Nodo50
158 puntos de vista


ELA denuncia que la patronal CEOE ha logrado imponer su veto al Gobierno de Sánchez, CCOO y UGT para que sigan vigentes los aspectos más lesivos de las reformas de Zapatero y Rajoy (2010 y 2012), como la facilidad para seguir realizando despidos y su posición de ventaja para negociar los convenios (prevaleciendo el marco estatal, lo que acarrea condiciones laborales de miseria).

En un contexto de una fuerte crisis económica, las reformas de Zapatero y Rajoy se utilizaron para dar más poder a las empresas y la patronal. Aquellos gobiernos desregularon la normativa laboral para facilitar el despido individual y colectivo, aumentar la precariedad laboral y bajar los salarios mediante las modificaciones de la negociación colectiva, y ello aumentó aún más el desequilibrio existente

La patronal reconoció entonces que había obtenido más de lo que preveía. Por desgracia hoy también tiene motivos para la alegría, al haber mantenido sin cambios cuestiones tan importantes como la facilidad del despido y su posición de ventaja en la negociación colectiva.

ELA ya ha venido señalando que el diálogo social era una coartada para no derogar las reformas. Tomando en cuenta que las empresas contaban con una ley laboral que le otorga numerosas ventajas, era falso, como se ha comprobado, que la reforma laboral pudiese derogarse con acuerdo de la patronal.

Este acuerdo no deroga la reforma laboral y deja en evidencia la falta de ambición del Gobierno español para afrontar cambios a favor de la clase trabajadora. La derogación formaba parte de los programas del PSOE y Unidas Podemos, y lo han incumplido, cediendo una vez más ante los poderes económicos. La propia ministra Yolanda Díaz ha quedado en evidencia, ya que ha sostenido hasta el último momento su compromiso para derogar la reforma laboral, algo que ha incumplido.

ELA ha reiterado su preocupación por la no derogación de las reformas laborales y el efecto tan negativo que tienen entre la clase trabajadora cuestiones como los ERE o la centralización de la negociación colectiva. Empresas con beneficios van a poder seguir despidiendo con una facilidad inadmisible, como hemos visto estos meses (Tubacex, ITP, PCB, Alestis…), donde la única oposición que van a encontrar es la respuesta sindical.

El acuerdo mantiene la actual legislación que da prevalencia de a los convenios sectoriales del Estado sobre los convenios sectoriales territoriales, dando la opción que a nivel estatal se niegue la capacidad de negociar en Euskal Herria, lo que amenaza permanentemente las condiciones laborales de la clase trabajadora vasca (los convenios estatales tienen peores contenidos) y el Acuerdo Interprofesional firmado entre Confebask y los sindicatos en el ámbito de la CAPV.

Este pésimo acuerdo demuestra una vez dónde están los límites de esas mal llamadas mesas de diálogo social: ahí no se acuerda nada que la patronal no quiera. ELA recuerda que el Gobierno de Sánchez tenía una mayoria en el Congreso para derogar la reforma laboral y esa es la opción que debería haberse tomado.

ELA no va a aceptar un fraude de esta entidad y va a trabajar y promover una respuesta lo más amplia y contundente posible.

ELA recuerda que este es un acuerdo en la mesa de Diálogo Social pero que la verdadera decisión es la que se tendrá que tomar en el Congreso de los Diputados. ELA exige al Gobierno español que derogue la reforma laboral, solicita a los partidos del llamado bloque de gobernabilidad, entre los que se encuentran PNV y EH Bildu, que se opongan frontalmente a avalar una reforma que perpetua la centralización y la precariedad.




Fuente: Ela.eus