October 4, 2021
De parte de La Haine
225 puntos de vista


Para el Imperio decadente la “Pax” nunca estuvo entre sus cálculos. El fin de la Segunda Guerra Mundial los condujo directamente a la Guerra Fría. Y cuando disfrutaron del “momento unipolar” hicieron la Primera Guerra del Golfo, bombardearon Yugoslavia y después del 11 de septiembre de 2001 declararon la Guerra Global contra el Terrorismo (rebautizada hipócritamente por Obama con el nombre de Operaciones de Contingencia en el Extranjero). Ahora estamos entrando en la Guerra Fría 2.0 contra China.

Lo que el ex analista de la CIA Ray McGovern describe como el MICIMATT (complejo militar-industrial-congresional-inteligencia-medios-academia-‘think tank’ por su sigla en inglés) nunca pretendió hacer la paz. Los elegantes caballeros que responden con un estirado “Ni” (como decían los Monty Python) hacen la guerra al unísono y sistemáticamente.

El corazón de la élite imperial tiene sentado sus reales en el Consejo de Relaciones Exteriores de EEUU (CFR). El Consejo se especializa en la vieja política del “Divide y reinarás” implementada por Kissinger. Ahora, pretenden aplicarla a la asociación estratégica Rusia-China.

Pero los elegantes caballeros no dejan de sostener lo obvio: “El poder chino debe ser contenido”. Y ahora nos quieren vender que la debacle imperial “son sólo grandes movimientos estratégicos”. En una peculiar ensalada que mezcla a Gramsci y Lampedusa explican: un “nuevo orden está naciendo porque todo debe cambiar, para que todo puede seguir siendo igual ”… habrá que agregar , en beneficio del Imperio.

Algunos incluso creen la ridícula idea que “un zombi real”(controlado remotamente por un teleprompter) es capaz de concebir una “política exterior para la clase media que promueva la prosperidad en el mundo libre”. Un “mundo libre” que acaba de quedar atónito por la “prosperidad” ofrecida a Afganistán durante 20 años de “bombardeos democráticos “.

Y luego están los británicos, que al menos deberían conocer a Monty Python, acusando de antiliberalismo a los “regímenes de Xi y Putin”. Sus oráculos afirman que estos “regímenes se derrumbarán” y serán “reemplazados por la anarquía y el despotismo”. La misma vieja altanería anglosajona mezclada con penetrante ignorancia. Oh, esas “tiranías” asiáticas que amenazan el impulso civilizatorio del Hombre Blanco.

Todos vivimos en un submarino australiano

Ahora se trata de AUKUS.(debería llamarse US-UK-A).Todos los jugadores importantes saben que la próxima guerra estadounidense no se hará en islas remotas del Pacífico. El AUKUS trata principalmente de Taiwán.

Esta alianza militar se firmó en la cumbre del G7 en Carbis Bay en junio pasado. Fue un asunto privado del Anglo Boys Club, discutido exclusivamente por la troika Biden-BoJo-Morrison, que excluyeron debidamente a Japón (¡y a Francia, por dios!), a pesar que Tokio casi desenvainó su espada samurái gritando su intención de apoyar a Taiwán.

El problema es que no ha habido filtraciones de la letra pequeña contenida de la alianza de los “anglos”. Sin embargo, ya está claro que AUKUS va más allá de la construcción de submarinos nucleares para Australia. Canberra también tendrá acceso a los Tomahawks, los Hornets y se convertirá en parte de la investigación estadounidense de misiles hipersónicos.

Pero, un reciente desliz del ministro de Defensa australiano, Peter Dutton, mostró el verdadero juego: “ este acuerdo permitirá la mejora de nuestra infraestructura en Perth, que será necesaria para el funcionamiento de loa submarinos. Espero que veamos … acuerdos de arrendamiento y operaciones conjuntas entre nuestras armadas en el futuro “. Traducción: Perth será una base avanzada para submarinos estadounidenses de propulsión nuclear y portadores de armas nucleares.

¿Por qué está alianza militar se pone en movimiento ahora? Volvamos a la Segunda Guerra Mundial, y a una caricatura geopolítica que ha tratado, por decenas de años, de convencernos de “los benignos poderes de los anglosajones”.

La Segunda Guerra Mundial fue la solución para evitar que Alemania dominara el Atlántico y que Japón dominara Asia-Pacífico (por cierto, ese es el término correcto: en el lenguaje del Imperio es “Indo-Pacífico”). En ese momento Alemania-Japón eran una alianza que pretendía dominar el corazón de Eurasia. Ahora, el Imperio del Caos está siendo expulsado de manera lenta pero segura del corazón de Eurasia, esta vez por la asociación estratégica Rusia-China.

Aquellos con conocimientos técnicos del Estado profundo, saben que EEUU no es rival para la Rusia hipersónica. Sin embargo, los estadounidenses creen que pueden hacer la vida insoportable a Beijing. El establishment estadounidense no está dispuesto a permitir que China controle el Pacífico occidental, esto explica el papel asignado a Australia.

Ahora, la gran pregunta es cuál será el nuevo rol de los Cinco Ojos (Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Reino Unido y EEUU). Con el Anglo Boys Club funcionando, su trabajo se limitará a un simple intercambio de información y al espionaje de las comunicaciones. El pacto militar que importa es definitivamente entre “Tres Ojos”.

Dependiendo de la composición del nuevo gobierno, Alemania podría convertirse en un Sexto Ojo, pero en un papel subordinado. Con la alianza AUKUS, la OTAN, recién salida de su espectacular debacle afgana, se ha convertido en poco más que un vasallo semi-relevante.

El juego inmediato trata del poder marítimo y con la nueva alianza militar, a la India y a Japón solo se les permiterá jugar el papel de meros vasallos… una vez más.

¿Guerra antes del 2040?

No es sorprendente que la primera evaluación técnica y estratégica del AUKUS la hicieran los rusos. Esta escrita por Alexander Timokhin y ha sido publicada en Vzglyad, un medio vinculado a GRU (servicio de inteligencia de las Fuerzas Armadas rusas)

Estos son los puntos clave:

– Los nuevos submarinos atómicos crearán una seria amenaza: “la lucha contra fuerzas submarinas enemigas se volverá central para China”.

– Geográficamente, “Australia puede bloquear completamente la conexión entre China y el Océano Índico”.

– Australia cumplirá los plazos solo si construye “más submarinos al año que los estadounidenses”.

– Es “posible que Australia se convierta rápidamente en un país con una flota de submarinos”.

– Las “inversiones gigantescas y bruscos virajes políticos no se producen por capricho. La hegemonía de los anglosajones en el mundo está seriamente amenazada ”.

Para este analista, deberíamos prestar atención a una posible conclusión: “Habrá que reconocer que el mundo puede estar al borde de la guerra”.

Antes de esta evaluación estratégica de Vzglyad, un analista de inteligencia de la vieja escuela del Deep State, me escribió unas líneas. Su evaluación fue despiadada: “la lógica geopolítica nos dice que la alianza China-Rusia esta decidida a ir contra los intereses de EEUU, tanto como la alianza Mao-Stalin. El acuerdo entre Inglaterra, Australia y EEUU es parte del reequilibrio de fuerzas en el Pacífico (una nueva SEATO, Organización del Tratado del Sudeste Asiático). La OTAN debería compensar la fuerza de Rusia-China en Europa ”.

Sobre lo que podría suceder en el futuro, escribe “una respuesta contra la alianza de EEUU, Australia, Inglaterra y la OTAN podría ser una alianza franco-rusa. Este hipotético acuerdo rompería la OTAN y aislaría a Alemania. Rusia se ha acercado sin éxito a Alemania y ahora puede acercarse a Francia. La pérdida de Francia acabaría con la OTAN “.

El analista de inteligencia estadounidense explica: “Tal como está la situación ahora, China está al mando del Pacífico y Australia y Gran Bretaña no significan nada. Rusia puede derrotar a la OTAN en dos semanas. Los misiles hipersónicos de nuestros adversarios rusos pueden destruir todos los aeródromos de la OTAN entre cinco y diez minutos. En ese momento la batalla por Europa terminaría”.

Él analista insiste: “EEUU no puede proyectar poder en el Pacífico. Los misiles submarinos chinos acabarían con la flota estadounidense en poco tiempo. El tema de los submarinos australianos es irrelevante; si la CIA tuviera una organización que valiera algo, sabrían que nuestros adversarios ya pueden detectar y destruir nuestros submarinos nucleares sin la menor dificultad. Toda la Marina de los EEUU está obsoleta e indefensa contra los misiles rusos”.

Y lo pone aún peor: “Los F-35 también están obsoletos. La Fuerza Aérea es en gran parte inútil, ya que los misiles rusos y chinos pueden acabar con sus aeródromos y portaaviones en poco tiempo. Ahora los ejércitos estadounidenses son más inútiles que el ejército francés con su fracasada línea Maginot. Los Jefes de Estado Mayor Conjunto cobran menos de 200.000 dólares al año y son talentos de segunda o tercera categoría. EEUU es un barco que se hunde”.

Suponiendo que lo que dice este analista “senior” sea cierto, una guerra nuclear contra China en el Pacífico Occidental podría ocurrir en la segunda mitad de la década de 2030. Eso sí, hay que aclarar que terminaría antes de que comenzara, considerando el poder de los misiles hipersónicos. Para entonces Taiwán puede ser parte de China nuevamente.

La gran diferencia de las estrategias geopolíticas que se enfrentan ahora es que Beijing ha propuesto al mundo una política de paz basada en la intercambios económicos, mientras Washington “propone” lo único que han hecho desde 1940: más guerra.

Sin embargo, una cosa nunca cambiará: esos elegantes caballeros que con arrogancia dicen “¡Ni!” – y que cantan alabanzas a la Pax [norte]americana – también están detrás de los planes bélicos del Anglo Boys Club.

Asia Times. Traducido por observatoriocrisis.com




Fuente: Lahaine.org