December 8, 2020
De parte de SAS Madrid
2,030 puntos de vista

El Gobierno exige a las personas procedentes de 65 pa铆ses una PCR negativa, realizada 72 horas antes del viaje a Espa帽a en avi贸n o barco.

– Los emigrantes denuncian los precios de los laboratorios privados y recuerdan la dificultad de cumplir con todos los requisitos, como el margen temporal o la condici贸n de que el diagn贸stico est茅 en ingl茅s o espa帽ol.

– “Psicol贸gicamente esto nos est谩 machacando a nosotros y a las familias”, lamenta Alba Fern谩ndez, residente en Brighton (Inglaterra).

La emigraci贸n espa帽ola pelea por volver a casa estas navidades. Y no lo tiene f谩cil. Los residentes en el extranjero se enfrentan a una serie de requisitos que consideran “prohibitivos” y “clasistas” para poder regresar con sus familias en estas fiestas. Encaran, adem谩s, una “presi贸n psicol贸gica” dif铆cil de gestionar. Mientras la movilidad entre las comunidades quedar谩 permitida por motivos de “reagrupaci贸n familiar”, esas razones de peso quedan condicionadas para quienes residen en el extranjero. 

Desde el pasado 23 de noviembre, toda persona que se encuentre en un pa铆s de riesgo 鈥揺l listado incluye 65 territorios鈥 deber谩 contar, si quiere retornar a Espa帽a, con una PCR negativa realizada las 72 horas previas al viaje. El certificado que acredite ese resultado deber谩 estar en ingl茅s o espa帽ol, y tendr谩 que contar con los datos del pasaporte o DNI de la persona. Se trata de requisitos inapelables para quienes viajen por v铆a a茅rea o mar铆tima, pero no para quienes decidan trasladarse en tren, autob煤s o coche.

De frustraci贸n habla Alba Fern谩ndez. La joven de 29 a帽os lleg贸 a Brighton (Inglaterra) hace tres a帽os y medio. Trabaja en el sistema nacional de salud del pa铆s y mira con preocupaci贸n la vuelta a su Noia (A Coru帽a) natal. En su caso, trabajar como sanitaria le obliga a someterse a pruebas de ant铆genos dos veces por semana. “Est谩n dando negativo, pero si quiero viajar a Espa帽a esa prueba no me vale“, lamenta. Alba dice entender la prudencia, pero reprocha los excesivos requisitos: “Entiendo que pidan pruebas por seguridad, pero no nos lo pueden poner imposible”.

Alba conoce “un par de compa帽铆as privadas que ofrecen las pruebas”, pero conseguirlas cumpliendo con todas las condiciones dictadas no es tarea sencilla. “Hay que pedirla por correo, pero no te aseguran cu谩ndo van a llegar los resultados“. Adem谩s, lamenta, “te piden que la pagues por anticipado”, de manera que si los resultados no llegan a tiempo o si se produce un cambio en el vuelo, el dinero se pierde. En el aeropuerto de Gatwick, existe la posibilidad de someterse a una prueba que oscila entre las 60 y las 100 libras, en funci贸n de si el vuelo sale o no desde all铆, pero en otras cl铆nicas privadas rondan las 150 o 200 libras. “Se me quitan las ganas de ir, es un estr茅s que no es normal”, reconoce al otro lado del tel茅fono.

Guadalupe Ca帽as tambi茅n ha buceado entre los laboratorios privados que ofertan pruebas. Vive desde hace cinco a帽os con su pareja a las afueras de la ciudad holandesa de Leiden, entre 脕msterdam y La Haya. La c谩ntabra de 27 a帽os cursa actualmente un Doctorado en F铆sica Te贸rica y ya cuenta con los billetes a su ciudad. “Tenemos vuelos para el d铆a 26 de diciembre, pens谩bamos ir y quedarnos hasta despu茅s de reyes”, comenta en conversaci贸n con este diario, “pero ahora se complica bastante”. En Pa铆ses Bajos, explica, la pol铆tica general es que cualquier persona con s铆ntomas o todo contacto estrecho de un positivo puede acceder a una prueba gratuita. Pero no es tan f谩cil para quienes no cumplan con estos par谩metros. “S贸lo te queda la opci贸n de ir al mercado privado, que es muy especulativo: los laboratorios privados han subido los precios por el aumento de la demanda”. Entre las opciones m谩s baratas y las m谩s costosas, los precios pueden ir de los 120 a los 230 euros, se帽ala la c谩ntabra. “Nosotros somos s贸lo dos, podr铆amos asumir el gasto extra, pero en el peor de los casos podr铆amos ponernos en casi 500 euros, son palabras mayores”. Una suma econ贸mica que pesa m谩s al carecer de resultados garantizados en el plazo requerido.

La mayor铆a de los laboratorios, adem谩s, comunican los resultados “online, en holand茅s y sin datos del pasaporte o DNI”. Como ocurre en otros territorios, el colapso hace dif铆cil conseguir cita. “Y cuando la consigues no se atreven a asegurarte margen de tiempo“. En su caso, ocurre adem谩s que el l铆mite temporal se cruza con varios festivos de por medio: el 25 y el 26 de diciembre. 

Lara Camargo tiene 36 a帽os y reside en Francia desde el a帽o 2013. Actualmente trabaja en una librer铆a parisina y aunque s铆 ha planificado su viaje de vuelta a casa, todav铆a no ha dado el paso de comprar los billetes. “Hace siete a帽os que no voy a Espa帽a en Navidad, no he podido por trabajo”, lamenta. Este era el a帽o. “Mi madre es una persona mayor, no quiero que sea ella quien se mueva”, as铆 que la madrile帽a hab铆a pensado en pasar algo menos de una semana en la capital. 

En el caso del pa铆s vecino, la sanidad p煤blica se encarga de realizar las pruebas sin ninguna limitaci贸n. Sin embargo, la incertidumbre en torno a los plazos sigue ah铆. Lara ha pedido cita dos d铆as antes de su partida en un laboratorio que el Gobierno ha instalado en el aeropuerto porque “se supone que lo hacen en ingl茅s”. Es la 煤nica opci贸n viable que ha encontrado y sin embargo arrastra incertezas: “No sabemos si constar谩 DNI o pasaporte, porque normalmente s贸lo te piden la tarjeta sanitaria, as铆 que tendremos que pedirlo y esperar a que el laboratorio acceda”.

Alba ha decidido, por el momento, comprar s贸lo el billete de ida. De perderlo, 煤nicamente se esfumar铆a una parte del dinero invertido. “Psicol贸gicamente esto nos est谩 machacando a nosotros y a las familias“, confiesa afectada. “Es una medida clasista y aunque entiendo que quieran contar con garant铆as, no es que pidan que vayas limpio, es que nos est谩n pidiendo que no vayamos“. En su caso, adem谩s, Reino Unido iniciar谩 los procedimientos para proceder a la vacunaci贸n pr贸ximamente, y el personal sanitario es prioritario. “驴Si me vacunan, entonces necesitar茅 PCR?”, se pregunta la gallega, quien relata el miedo tambi茅n de sus allegados. “En Galicia est谩n mucho mejor que aqu铆, pero yo les escucho el miedo en la voz, est谩n aterrorizados con todo y no puedes hacer nada”.

La presi贸n que expone Alba ha hecho que algunos espa帽oles sopesen alternativas, como volar hasta Portugal y coger carretera. Otros se plantean volver al pa铆s en tren o autob煤s, pero no siempre es una opci贸n viable para todo el mundo. “De Par铆s a Madrid en coche ser铆an dos d铆as de viaje: una vez m谩s es discriminatorio”, sentencia Lara.

Algo as铆 se帽ala tambi茅n Mar铆a Almena, espa帽ola residente en Francia y portavoz de Marea Granate. En su caso, la vuelta a Toledo es para tres: ella, su pareja y su hija de dos a帽os y medio. “Con una ni帽a peque帽a, no puedo estar dos d铆as de viaje en coche”, lamenta. S贸lo le queda buscar un laboratorio y arriesgar, lo que puede conllevar, si sale mal, multas de hasta 6.000 euros. Tampoco entiende el requisito del idioma: “El franc茅s es lengua oficial de la Uni贸n Europea” y en cualquier caso, la frase fundamental, relativa al resultado diagn贸stico, es f谩cilmente entendible en cualquier idioma, defiende. 

Mar铆a Almena recuerda que el Consejo de Europa recomend贸, el pasado 12 de octubre, priorizar a los nacionales en cuanto al retorno. El organismo demandaba a los pa铆ses que, en la medida de lo posible, no se privase el paso a los residentes en el extranjero, a los nacionales y a sus familiares y que las pruebas requeridas fueran proporcionales. “Espa帽a ha decidido ir a la parte m谩s estricta de lo estricto”, lamenta la portavoz del movimiento. Y no s贸lo para estas fechas, recuerda, sino que la “norma parece haber llegado para quedarse”.

Emigrantes, no turistas

Una rigidez que, lamenta la emigraci贸n espa帽ola, no se tom贸 en verano con los turistas. “Nos meten en el mismo saco a turistas y emigrantes“, reprocha Alba Fern谩ndez, quien insiste en que la 煤nica voluntad de quienes residen en el extranjero es poder pasar las navidades con sus familias. “No vamos a pasar las navidades de siempre, queremos estar con los nuestros porque no sabemos cu谩ndo les vamos a volver a ver. Yo me voy a quedar en casa, voy a cumplir”. 

Tambi茅n Lara Camargo echa en falta una mayor “flexibilidad” con los nacionales. “No somos turistas, somos ciudadanos del Estado”, recuerda. La madrile帽a apela igualmente a la responsabilidad e incide en que ella misma planeaba retornar a su ciudad con una prueba hecha, precisamente porque pasar谩 las fiestas con una persona mayor. “Pero a lo mejor no est谩 en tres d铆as, tendr铆an que conceder un margen m谩s amplio“. Tambi茅n Guadalupe Ca帽as reconoce que volver a casa con un diagn贸stico negativo no ser谩 excusa para dejar de ser prudente. “Yo no me voy a atrever a tocar a mis padres”, afirma. 

La sensaci贸n de las voces que residen fuera de las fronteras es un谩nime: “No les importamos”. Para Lara, “no se est谩 teniendo en cuenta que son muchos millones los que est谩n fuera”. Guadalupe se reconoce decepcionada: “Nos duele, no entendemos c贸mo el Gobierno se ha olvidado de millones de personas que viven en el extranjero y que no son turistas”. 

Marea Granate reclama que el acceso a las pruebas, as铆 como su gratuidad, est茅 garantizado para toda la emigraci贸n espa帽ola. “Las medidas sanitarias extremas (y 茅sta lo es) deben garantizar la accesibilidad de las mismas a toda la poblaci贸n en igualdad de condiciones“. Ciudadanos ha pedido este mi茅rcoles algo parecido a Arancha Gonz谩lez Laya, al frente del Ministerio de Exteriores. La formaci贸n naranja reclama una modificaci贸n de las exigencias legales, con el objetivo de permitir a los espa帽oles emigrados realizar una prueba a su llegada y sin ning煤n coste. El colectivo de espa帽oles en el extranjero se ha dirigido a cuatro ministerios: Sanidad, Exteriores, Fomento y Derechos Sociales. Por el momento sin respuesta.

Enlace relacionado InfoLibre.es 07/12/2020.




Fuente: Sasmadrid.org