November 7, 2020
De parte de El Libertario
276 puntos de vista


 

An Arres (semanario Umanit谩 Nova, Italia) 

 

* Un sumario del Informe 2020 del SIPRI -disponible en ingl茅s, franc茅s, italiano, alem谩n y sueco- es accesible en https://www.sipri.org/yearbook/2020
 
Hemos estado examinando el Informe Anual del Instituto Internacional de Investigaci贸n de la Paz de Estocolmo (SIPRI – SIPRI 鈥 Stockholm International Peace Research Institute), un organismo internacional independiente que ha estado involucrado en estudios de paz desde 1966, publicando un anuario que hace que sean accesibles los datos sobre gasto militar, producci贸n y comercio de armas, conflictos e industria de defensa a nivel mundial.

Podemos verificar con prontitud, datos en mano, en qu茅 medida se confirman los an谩lisis, investigaciones e ideas que nos afirman como antimilitaristas para apoyar nuestro activismo contra las guerras y el militarismo. Si bien la propaganda gubernamental, independientemente de las camisetas de partido que se usen, sigue justificando y enmascarando la habitual pol铆tica represiva interna y depredadora a nivel internacional, todas las fuentes confirman nuestras aseveraciones.

Ins贸litas desde hace a帽os, abandonadas por m谩s tiempo por un extinto movimiento pacifista, m谩s a煤n en tiempos de Covid, las movilizaciones antimilitaristas quedan relegadas a muy poco, a pesar de la obstinaci贸n del archipi茅lago anarquista y poco m谩s: sin embargo, vayamos al coraz贸n de lo que actualiza el SIPRI.

Sin desarme, la palabra de orden es 隆a las armas!

En 2019, Estados Unidos se retir贸 del Tratado de 1987 sobre la Eliminaci贸n de Misiles de Alcance Intermedio y Corto (Tratado INF), Rusia se autosuspendi贸 del mismo Tratado. En febrero de 2021, tambi茅n expira el tratado bilateral de 2010 entre Rusia y los EE. UU. Sobre medidas para una mayor reducci贸n y limitaci贸n de las armas estrat茅gicas ofensivas (Nuevo START); hasta la fecha no hay certeza sobre su extensi贸n.

Est谩 en juego la desnuclearizaci贸n entre la Rep煤blica Popular Democr谩tica de Corea (Corea del Norte) y a finales de 2019 el acuerdo nuclear con Ir谩n de 2015 (JCPA) es pr谩cticamente irrepetible. En 2019 hay 32 estados con guerras y conflictos en curso: 2 en Am茅rica, 7 en Asia y Ocean铆a, 1 en Europa, 7 en Oriente Medio y 脕frica del Norte y 15 en 脕frica subsahariana.

Gran parte de esas contiendas tienen lugar en un solo pa铆s (conflictos intraestatales) entre las fuerzas gubernamentales y uno o m谩s grupos armados no estatales. Con m谩s de 10.000 muertes asociadas al conflicto en un a帽o, encontramos all铆 a Afganist谩n, Yemen y Siria. Quince conflictos son de alta intensidad con 1.000-9.999 muertos en M茅xico, Nigeria, Somalia, la Rep煤blica Democr谩tica del Congo (RDC), Irak, Burkina Faso, Libia, Mal铆, Sud谩n del Sur, Filipinas, India, Myanmar, Camer煤n, Pakist谩n y Egipto. El resto se clasifica como de baja intensidad, es decir, entre 25 y 999 muertes.

Solo existe en 2019 un conflicto entre estados (los enfrentamientos fronterizos entre India y Pakist谩n) mientras que los conflictos entre fuerzas estatales y grupos armados que aspiran a la soberan铆a estatal tal como se se consideran entre Israel y grupos palestinos y entre Turqu铆a y grupos kurdos. Todos los conflictos armados graves y la mayor铆a de los de alta intensidad se han registrado como internacionalizados.

En 2019, 98.000 personas murieron en Afganist谩n, Yemen, Siria, M茅xico y Nigeria, de las cuales el 78% del total son decesos asociados al conflicto.

Las guerras y los conflictos tambi茅n tienen otras consecuencias que conocemos bien: a principios de 2019, el n煤mero de personas desplazadas a nivel mundial era de 70,8 millones (de los cuales 25,9 millones son refugiados). Millones de personas desplazadas y refugiados causados 鈥嬧媝or conflictos prolongados en Afganist谩n, Rep煤blica Centroafricana (RCA), Rep煤blica Democr谩tica del Congo, Myanmar, Somalia, Sud谩n del Sur, Siria, Venezuela y Yemen, as铆 como en la regi贸n del Sahel.

Armas, armas y armas

El gasto militar mundial alcanz贸 los 1.917 mil millones de d贸lares, o el 2,2% del producto interno bruto (PIB) mundial. Con un aumento del 3,6% en comparaci贸n con 2018 y del 7,2% en comparaci贸n con 2010, el gasto militar mundial en 2019 creci贸, por tanto, por quinto a帽o consecutivo. Creci贸 un 5,0% en Europa, un 4,8% en Asia y Ocean铆a, un 4,7% en las Am茅ricas y un 1,5% en 脕frica. Para Oriente Medio y por quinto a帽o consecutivo, ni siquiera el SIPRI ha podido proporcionar una estimaci贸n del gasto militar total en esa regi贸n del planeta.

Estados Unidos y China representan m谩s de la mitad del gasto militar mundial. Para Estados Unidos, con un aumento de $ 732 mil millones por segundo a帽o consecutivo, el dinero para armamento fue 2,7 veces mayor que el de China. La Rep煤blica Popular China aument贸 un 5,1% con respecto a 2018 y un 85% con respecto a 2010. Arabia Saudita pas贸 del tercer puesto (en 2018) a la quinta posici贸n, India, con un gasto de 71,1 mil millones. d贸lares, lleg贸 al tercer lugar por primera vez, mientras que el aumento del 4,5% de Rusia lo subi贸 del quinto al cuarto lugar.

En Europa Occidental, Francia sigui贸 gastando m谩s en 2019, con un presupuesto militar de 50.100 millones de d贸lares, aunque el mayor aumento entre los 15 pa铆ses principales lo registr贸 Alemania, cuyo gasto en el ej茅rcito creci贸 un 10% a $ 49,3 mil millones. Tambi茅n recordamos que en 2014 los miembros de la OTAN se comprometieron a aumentar su carga militar (es decir, el gasto militar como porcentaje del PIB) al 2% y a destinar al menos el 20% de su gasto militar en equipamiento.

La necesidad de modernizar los armamentos o de desconectarse de Rusia para el mantenimiento de los sistemas de armas que ya est谩n en su poder (y percibidos como una posible amenaza) significa que los cinco pa铆ses con el mayor aumento relativo en su gasto militar total Bulgaria, Lituania, Rumania, Eslovaquia y Hungr铆a.

El volumen de tr谩fico internacional de sistemas de armas tambi茅n aument贸 un 5,5% entre el quinquenio 2010/14 y 2015/19, alcanzando el nivel m谩s alto desde el final de la Guerra Fr铆a. El SIPRI ha identificado y monitoreado a 160 estados como importadores de sistemas de armas, entre los cuales los cinco principales importadores fueron Arabia Saudita, India, Egipto, Australia y China, que juntos representan el 36% de las importaciones totales de armas.

La regi贸n que recibi贸 el mayor volumen de sistemas de armas en el quinquenio 2015/19 fue la de Asia y Ocean铆a con el 41% del total, seguida de Oriente Medio que recibi贸 el 35% del total. Los cinco mayores proveedores de armas en el per铆odo 2015/19 son Estados Unidos, Rusia, Francia, Alemania y China, que representan el 76% del volumen total de exportaciones mundiales. A partir de 1950, Estados Unidos y Rusia (URSS antes de 1992) fueron los principales proveedores de sistemas de armas. En el per铆odo 2015/19, las exportaciones estadounidenses cubrieron el 36% del total (23% m谩s que en 2010/14). Arabia Saudita fue el destino de la mayor铆a de las armas estadounidenses en 2015/19, recibiendo el 25% (en comparaci贸n con el 7,4% en 2010/14).

Italia se encuentra entre los diez primeros, ocupando el noveno lugar (2,1% del total) entre los principales exportadores de armas de los 煤ltimos cinco a帽os y el mayor importador de producci贸n de guerra italiana fue Irak. En 2015/19, Corea del Sur fue el primer pa铆s en d茅cadas en ser incluido en el “top 10” a pesar de no haber estado nunca antes en ese ranking. Los 25 estados principales del ranking proporcionan el 99% de las exportaciones totales.

Los estados de Am茅rica del Norte y Europa (incluida Rusia) representan el 87% de todas las exportaciones de armas. El Occidente “democr谩tico y liberal” tiene primac铆a absoluta en la venta de instrumentos de muerte y destrucci贸n, a pesar de que le encanta representarse a s铆 mismo como un modelo de promoci贸n de paz y bienestar. El SIPRI estima que el valor total del comercio mundial de armas en 2017, el 煤ltimo a帽o del que se dispone de datos, fue de al menos 95.000 millones de d贸lares.

Antimilitarismo como ox铆geno

En Umanit脿 Nova siempre hemos tenido en cuenta la coherencia del rearme italiano y las inversiones en un sistema de armas de alta tecnolog铆a con todo el complejo industrial y militar anexo, a las opciones gubernamentales de continuidad en las pol铆ticas predatorias en t茅rminos de suministro de recursos y esferas de influencia estrat茅gica.

En referencia a lo expuesto, me gustar铆a hacer dos peque帽as reflexiones que creo hoy m谩s que nunca necesarias. Los datos apuntados son un peque帽o e incompleto resumen de lo publicado por el SIPRI, confirmando una tendencia que ve al militarismo cada vez m谩s insistente en nuestras vidas, ya no solo en una proyecci贸n global que ya ve y ver谩 cada vez m谩s poblaciones v铆ctimas de guerras con m谩s o menos alta intensidad.

Nuestras vidas estar谩n cada vez m谩s involucradas porque es evidente que la militarizaci贸n social es tambi茅n una consecuencia de una inestabilidad global que el desastre ecol贸gico, el cambio clim谩tico y las desigualdades de un sistema capitalista en descomposici贸n solo pueden intensificar. Adem谩s, la pandemia mundial en curso hoy (as铆 como otra calamidad ma帽ana) nos muestra c贸mo la emergencia es siempre una oportunidad para implementar nuevas formas y experimentos de disciplina y control.

El frente de “guerra” interno se est谩 fortaleciendo, por tanto, no solo con dispositivos legislativos ad hoc como han demostrado en Italia los diversos decretos Minniti-Salvini, sino tambi茅n a trav茅s de una pasividad cada vez m谩s generalizada y, por tanto, un consenso indirecto con respecto a las pol铆ticas de aumento de f谩bricas y tecnolog铆a b茅lica, concesiones de bases militares y ejercicios conjuntos con la consiguiente militarizaci贸n de los territorios.

Un frente dom茅stico que drena mucho dinero y recursos robados de servicios esenciales como salud, escuelas y pensiones. Faltan recursos que hoy podr铆an representar la salvaci贸n de miles de vidas humanas, incapaces de acceder a cuidados intensivos y atenci贸n primaria. En tales circunstancias, el antimilitarismo aparece hoy claramente como una met谩fora de la vida contra la muerte, en todos los sentidos posibles.

[Art铆culo originalmente en italiano, accesibleen https://umanitanova.org/?p=13048. Traducido por la Redacci贸n de El Libertario.]




Fuente: Periodicoellibertario.blogspot.com