January 21, 2022
De parte de ANRed
198 puntos de vista

 Vecinas y vecinos de la zona dicen que el predio ubicado en 607 y 4 se encuentra sin uso desde hace por lo menos 30 años. Por Daniela Cohen para ANRed

El lunes pasado 50 familias ingresaron a un predio ubicado en las inmediaciones de calle 607 y 4 en el barrio Aeropuerto. Según los testimonios de la gente de la zona, el lugar se encuentra en desuso hace 30 años y los dueños tienen una deuda enorme de impuestos, razón por la cual no pueden vender los terrenos.

“Pedimos hablar con el dueño para llegar a un arreglo, queremos que nos dé la posibilidad de ir comprándolo en cuotas” dice Roxana que forma parte de la recuperación de tierras.

Luego de haber ingresado fueron reprimidos por la policía y tuvieron que abandonar el predio, pero volvieron a ingresar al día siguiente.

En las últimas horas lograron pautar una reunión con los propietarios con el objetivo de alcanzar un acuerdo, ya que son familias que no tienen otro lugar para vivir.

Roxana contó que la mayoría son vecinos y vecinas de la zona que a raíz de la crisis económica encuentran muchas dificultades para seguir afrontando un alquiler, razón por la cual muchas personas quedaron en situación de calle o viviendo hacinadas en casas de familiares. Las changas de las cuales viven se redujeron a raíz de la pandemia del Covid 19, por lo cual los mecanismos de subsistencia son cada vez más escasos y complicados.

El último recuento de barrios populares data del 2016 y contabilizó 4.416 asentamientos en todo el país, pero desde aquel momento hasta ahora sin dudas el número se ha incrementado.

Los movimientos sociales que son quienes construyen a diario en estos barrios vienen denunciando el crecimiento exponencial de gente que se acerca a los comedores y merenderos y que da cuenta de un aumento drástico de la pobreza. Según un informe elaborado por el Observatorio Socioeconómico de la Universidad Católica de La Plata, en la capital provincial los barrios populares crecen a un ritmo más acelerado que el resto del país. Dicha investigación relevó que existen 260 asentamientos en todo el Gran La Plata y que en ellos viven alrededor de 50 mil familias, es decir unas 200 mil personas.

La urbanización en estas zonas es nula o muy precaria, el informe de la UCALP evidenció que 9 de cada 10 barrios no posee cloacas y 6 de cada 10 no tienen agua potable, bien esencial para la vida y más aún cuando hay que combatir una pandemia. Frente a esta realidad, la mayoría de las veces la respuesta por parte de los distintos niveles de gobierno es la misma: la represión inmediata y la destrucción total de las pocas pertenencias de las familias. El ejemplo más emblemático fue el descomunal desalojo ocurrido en octubre del 2020 en la localidad de Guernica.

La falta de respuestas y políticas públicas efectivas para desarrollar planes de vivienda deja a miles de personas expuestas a tener que rogar y hasta exponer su propia vida para poder acceder a un hogar, algo que debería estar garantizado como un derecho humano básico.

La lógica de “ganarse las cosas” redunda en una meritocracia que desconoce las desigualdades estructurales tales como la falta de trabajo que afecta a casi un 10% de la población y la pobreza que alcanza a un 40%; a la vez que esconde los enormes negociados en torno a la distribución de la tierra en pocas manos y con el único destino de seguir favoreciendo la especulación inmobiliaria.

Las familias de Aeropuerto son un nuevo ejemplo de esa realidad que se repite: cientos de personas que resisten bajo la lluvia y con lo puesto a las balas de la policía, la mirada prejuiciosa y discriminatoria de los medios, y la indiferencia del Estado, con el único anhelo de tener un pedacito de tierra para vivir, como si fuera un sueño imposible.





Fuente: Anred.org