September 5, 2022
De parte de ANRed
75 puntos de vista

José Derman es uno de los referentes del Centro «Cultural» Kyle Ryttenhouse de La Plata, un espacio neonazi que lleva el nombre de un joven norteamericano que mató a tiros a dos personas en las protestas antirraciales de Kenosha, Wisconsin, el 25 de agosto de 2020.

Se trata de José Derman, referente y propietario del «Centro Cultural Kyle Rittenhouse», espacio neonazi de La Plata, ubicado en calle 5 N°561 entre calle 64 y 65, que responde al frente ultraderechista «Fuerza Unidaria Argentina» y lleva el nombre de un joven supremacista blanco norteamericano que asesinó a tiros a dos personas en las protestas antirraciales de Kenosha, Wisconsin, el 25 de agosto de 2020. Derman fue detenido por «intimidación pública», tras reivindicar y celebrar en sus redes sociales el atentado que llevó adelante Fernando André Sabag Montiel contra la vicepresidenta Cristina Fernández. «Nuestro total apoyo al héroe brasileño que intentó hacer justicia por los argentinos», expresó. También se lamentó de que no haya salido el tiro y llamó a que Argentina despierte y tome las armas para «arrancar de raíz al marxismo». Además de su detención, el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N° 3 platense ordenó tres allanamientos, en los que secuestró un proyectil de Mortero de 83 mm. Derman también tiene denuncias de acoso sexual y se había pronunciado contra el derecho al aborto. Por ANRed.


José Derman fue detenido este domingo 4 de septiembre por orden del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N° 3 de La Plata, que dispuso tres allanamientos en la ciudad platense por «intimidación pública«, en uno de los cuales se encontró un proyectil de Mortero de 83 mm, el cual fue decomisado por la Dirección de Explosivos de la Policía Federal y luego detonado en el CEAMSE platense. En los allanamientos también se decomisaron una netbook, tres CPU, un drone con control remoto, tres celulares, dos pendrive y dos handys.

La acción de la justicia se activó luego de que la Dirección de Contraterrorismo de la Federal tomara conocimiento de la circulación de un video, publicado a través del canal de YouTube de Derman, titulado «Nuestro total apoyo al héroe brasileño que intentó hacer justicia por los argentinos», en el cual se lo ve al referente y propietario del llamado «Centro Cultural Kyle Rittenhouse» reivindicar y festejar el atentado de Fernando André Sabag Montiel contra la vicepresidenta Cristina Fernández, donde además se lamenta de que no haya salido el tiro y llama a que la Argentina despierte y tome las armas para «arrancar de raíz al marxismo».

Asimismo, en el video difundido a través de Facebook, un usuario le preguntó a la página del Centro si se animarían a perpetrar un atentado de este calibre, a lo que respondieron: «sin dudarlo. El tema es que no es sólo cuestión de animarse. Ya de por sí no es fácil llegar a estar cerca de Cristina Kirchner mezclándose entre sus alcahuetes que la apoyan y pasar encima desapercibido», sostienen desde la organización neonazi, a la cual pertenece Derman, quien también tiene denuncias de acoso sexual y se había pronunciado contra el derecho al aborto.

El llamado «Centro Cultural Kyle Rittenhouse» es espacio neonazi de La Plata, ubicado en calle 5 N°561 entre calle 64 y 65, que responde al frente ultraderechista «Fuerza Unidaria Argentina» y lleva el nombre de un joven blanco supremacista norteamericano que asesinó a tiros a dos personas en las protestas antirraciales de Kenosha, Wisconsin, el 25 de agosto de 2020, que luego fue absuelto por un jurado que consideró que actuó en defensa propia, encendiendo el debate sobre el uso de armas y el alcance de la legítima defensa.

El espacio fue inaugurado en junio de este año y sus integrantes ya fueron señalados y denunciados en diversas ocasiones por organizaciones sociales y feministas locales por ataques y escraches a diferentes locales de la izquierda y murales feministas que se vienen dando últimamente en La Plata, que fueron sistematizados en un informe con material de archivo que demuestra que el espacio funciona como una fuerza de promoción de tendencias negacionistas en torno al genocidio producido en la última dictadura cívico-militar eclesiástico-empresarial de 1976. En ese informe, apuntan que «sus fundadores e integrantes promueven y ejercen prácticas sistemáticas de hostigamiento, agresión y acoso a diversas comunidades locales, además de difundir abiertamente a través de sus declaraciones públicas discursos de odio, intolerancia y negacionismo».

Pero, a pesar de todo esto, la Justicia hacía caso omiso, hasta ahora.





Fuente: Anred.org