July 31, 2021
De parte de Briega
301 puntos de vista


La ilegal y da帽ina reiteraci贸n del gobierno en desobedecer lo exigido por TSJC y TS al anular la adjudicaci贸n de potencias del “concurso e贸lico” -de hace ya 12 a帽os- y la falta de actuaciones respecto a nuestras continuas demandas de planificar y evaluar estrat茅gicamente los impactos y, en consecuencia, paralizar las autorizaciones de los pol铆gonos industriales e贸licos, nos han exigido presentar, el pasado lunes 26, una querella contra las c煤pulas de las consejer铆as de Industria y Medio Ambiente por, al menos, delitos de desobediencia a sentencias judiciales, contra el patrimonio comunal y el medio ambiente, contra derechos protegidos por la Constituci贸n y prevaricaci贸n.

Efectivamente, TSJC y TS dejaron establecida, en 2012 y 2015 y con relaci贸n a la generaci贸n “e贸lica“, la forma en que deb铆a actuar el gobierno de Cantabria

  • Se hab铆a “indebidamente omitido la evaluaci贸n ambiental exigida para los planes y programas con efectos significativos sobre el medio ambiente“, obligaci贸n legal de evaluaci贸n global que hoy, pasados 6 a帽os, sigue incumplida, sin haber sido evaluada la masiva, da帽ina actividad energ茅tica e贸lica de las solicitudes de los 39 pol铆gonos en tr谩mite, m谩s de 1.500 Mw, una potencia que incluso supera la del 鈥concurso鈥.
  • La “convocatoria del concurso de asignaci贸n de potencia e贸lica es -debe ser- algo bien distinto a un instrumento de planificaci贸n o de ordenaci贸n” y “la resoluci贸n impugnada -y, con ella, la asignaci贸n de potencias- incluye previsiones y determinaciones que no son propias de una convocatoria de concurso y s铆 lo son, en cambio, de un instrumento de planificaci贸n“, lo que, agravado y con m谩s dolo, ocurre ahora, al permitir la Administraci贸n que las empresas promotoras de los pol铆gonos e贸licos -sin haberse ordenado ni evaluado- planifiquen su actividad de facto, se apropien y destruyan el territorio, casi todo 茅l comunal,
  • Aunque el 鈥concurso e贸lico鈥 inclu铆a una 鈥subordinaci贸n a los instrumentos de planificaci贸n (…) lo cierto es que esa declaraci贸n formal carece en buena medida de virtualidad“, lo que hoy, a帽os despu茅s, es m谩s evidente, pues -con dolo- la Administraci贸n, incumple su primera obligaci贸n, proteger el territorio de todos planificando, en su caso, las infraestructuras energ茅ticas e贸licas y realizar la evaluaci贸n global conjunta de sus grav铆simos impactos.
  • Como no puede ser de otro modo, “la secuencia l贸gica y obligada es que el planeamiento preceda a la ejecuci贸n, siendo 茅sta la que debe acomodarse a aqu茅lla“, pues pretender planificar tras haber ejecutado las obras es poner el carro delante de los bueyes y “supone la entera desnaturalizaci贸n del planeamiento como instrumento legalmente configurado para el dise帽o y trazado de los actos singulares que deben acomodarse a 茅l“, acabando de desmontar el TS con ello la peregrina idea de los querellados y los grandes consorcios beneficiados por el ilegal concurso de un remedo de subsanaci贸n a posteriori de las esenciales, il铆citas, da帽inas carencias de planeamiento y evaluaci贸n estrat茅gica que, de forma grav铆sima, seguimos sufriendo, con la agravante de que son los mismos infractores -a los que el TSJC y TS explicaron c贸mo deber铆an actuar- los que ahora pretenden planificar a su gusto y conveniencia, adem谩s sin evaluar.

Dicha exigencia ha sido reiterada por la Plataforma a, entre otros, los querellados en diversos escritos, a los que ni siquiera responden, salvo uno muy reciente del Sr. Lucio, que solamente puede ser interpretado como un intento de burla, consistiendo nuestro m谩s serio requerimiento en la petici贸n de que la Administraci贸n regional tramite una Revisi贸n de oficio que declare la nulidad de pleno derecho -y la consiguiente inmediata paralizaci贸n de- todos los “expedientes e贸licos”, exigencia a la que, incumpliendo las m谩s elementales normas del procedimiento administrativo, ni siquiera responden.

Las ilegalidades son tan evidentes, el riesgo que se est谩 generando es tan grave y el desprecio a los vecinos tan escandaloso que nadie puede dudar que -salvo quiebra total del Estado de Derecho- el Juzgado de Instrucci贸n adoptar谩 con urgencia, como hemos solicitado, las medidas precisas para paralizar de forma inmediata el grave atropello contra el territorio comunal y el inter茅s general que, tan salvajemente, est谩n siendo agredidos por quienes ya lo intentaron, fracasando, en 2009, a los que demandaremos las responsabilidades econ贸micas personales en que, sin ninguna duda, han incurrido.

Los parques e贸licos no son, al contrario de lo que dicen, 鈥渧erdes鈥, ni contribuyen al desarrollo del empleo, la tecnolog铆a y la calidad de vida de los afectados, ni mucho menos a solucionar el calentamiento global que, por el contrario, con su crecimiento empeoran; son un medio burdo y da帽ino de generar energ铆a y se caracterizan por la forma abusiva en que, con apoyo “pol铆tico”, grandes corporaciones imponen sus proyectos a las comunidades, sin valorar sus impactos humanos, sociales, ambientales,…

Rechazamos los parques industriales, la generaci贸n concentrada, adem谩s de por su burda ilegalidad, 1) por su falsa caracterizaci贸n de 鈥渧erde鈥, 2) por el incontrolado poder de especuladores, multinacionales y bancos que los manejan, 3) por el hecho de que los proyectos, sin informaci贸n ni debate previo, llegan impuestos a nuestras comunidades y, adem谩s, 4) porque el ciclo de vida de la generaci贸n e贸lica precisa recursos no ecol贸gicos ni renovables, como son el hormig贸n, las gigantescas estructuras met谩licas, el cobre, las fibras y pl谩sticos, los lant谩nidos, el agua, el aceite,…, adem谩s del destrozo que suponen las infraestructuras, los molinos, las pistas de rodadura, las l铆neas de evacuaci贸n, las subestaciones,鈥

Su instalaci贸n significa un acaparamiento de territorio, en especial de los montes comunales, el control de todo 茅l, que es la vida de su poblaci贸n, da帽inos impactos contra ella y aquel, deforestaci贸n, aplastamiento de la habitual actividad econ贸mica, desvalorizaci贸n progresiva, p茅rdida de los elementos culturales, hist贸ricos, ambientales, da帽o en la fauna y la flora, contaminaci贸n,鈥, afectando, en definitiva, a una visi贸n ancestral, consolidada, del mundo y una forma l贸gica de relacionarse con la naturaleza.

Por ello, exigimos que 鈥渓os pol铆ticos hagan su trabajo y los empresarios el suyo鈥, separados, pues 鈥渃uando se cruza la raya, aparece la corrupci贸n鈥, teniendo la leal convicci贸n de que en los hechos que denunciamos se ha cruzado esa raya y hay motivo sobrado para denunciar penalmente lo que representa un caso de corrupci贸n sist茅mica cierta, quiebra del Estado de Derecho en el tr谩mite de m煤ltiples procedimientos administrativos, consecuencia todo ello de la il铆cita connivencia del dinero y los pol铆ticos; es corrupci贸n que pretende imponer, aqu铆 ahora, la implantaci贸n de gigantescos aerogeneradores, pistas de rodadura, l铆neas de alta tensi贸n, subestaciones,鈥 en naturales monta帽as y valles, destruir el tradicional y l贸gico uso agr铆cola, ganadero, cultural, tur铆stico, deportivo,鈥 de ese territorio con varios procedimientos administrativos groseramente ilegales, superpuestos, confusos, con un claro objeto ajeno al inter茅s general, evidentemente impuesto por un poder no electo y con un fin programado y definido mucho antes de iniciarse cualquiera de esos procedimientos.

Un aquelarre que, visto lo visto, no se puede permitir, se acab贸 la paciencia y acudimos al 煤nico medio que nos queda, a los Tribunales con una querella, en principio contra Francisco Javier LOPEZ MARCANO, Daniel ALVEAR, Guillermo BLANCO y Antonio LUCIO, c煤pulas de las consejer铆as regionales de Industria y Medio Ambiente, vinculados al PRC, as铆 como contra todas aquellas otras personas que en las actuaciones que se practiquen en el procedimiento aparezcan como imputables.




Fuente: Briega.org