January 24, 2023
De parte de Kurdistan America Latina
231 puntos de vista

Los kurdos que viven en Alemania, o los alemanes con antepasados ​​kurdos, entran rápidamente en conflicto con la policía y el Poder Judicial en el país. Especialmente, si son políticamente activos, hacen campaña por cuestiones kurdas o incluso critican al gobierno turco por su persecución y opresión de los kurdos en la propia Turquía. Y cualquiera que muestre símbolos del PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán) o fotos de Abdullah Öcalan en manifestaciones en Alemania, se mete en problemas con la policía, a pesar de que la Constitución garantiza la libertad de expresión. Esto se debe a que el gobierno de Berlín considera terroristas al PKK y también al propio Öcalan.

Hay razones históricas para esto. Ya existía cooperación entre el antiguo reino de Prusia y el Imperio Otomano, es decir, el Estado predecesor de la actual Turquía, en el siglo XVIII. Como resultado, se desarrolló una estrecha relación política. El Imperio Alemán y el Imperio Otomano fueron aliados durante la Primera Guerra Mundial. Kemal Atatürk comenzó su carrera política en Berlín. Estas estrechas relaciones políticas entre los Estados alemán y turco todavía existen hoy, como existe una estrecha cooperación entre las autoridades alemanas y turcas. Debido a esto, las autoridades alemanas persiguen y reprimen las actividades políticas de los kurdos en Alemania, mucho más radicalmente que cualquier otro Estado europeo.

El diario alemán Frankfurter Rundschau, el 13 de enero de 2023 hizo pública otra variante de la persecución de las actividades kurdas por parte de las autoridades alemanas. Informó que la Oficina Estatal de Policía Criminal del estado de Renania del Norte-Westfalia, aparentemente ha estado tratando de presionar a kurdos, o alemanes con antepasados ​​kurdos, para que trabajen como espías para la policía. El caso concreto se refería a una joven de origen kurdo con ciudadanía alemana que vive en la ciudad de Oberhausen, en Renania del Norte-Westfalia. El año pasado, informó el Frankfurter Rundschau, la administración de la ciudad de Oberhausen confiscó el documento de identidad y el pasaporte de la joven para que ya no pudiera viajar. La razón dada fue que la joven ya había viajado dos veces a Estambul, en 2022. La ciudad de Oberhausen sospechaba que la joven había visitado un campamento juvenil del PKK en la ciudad turca.

Sin embargo, el tribunal administrativo competente de la capital regional Düsseldorf ha dictaminado recientemente que la medida adoptada por la ciudad de Oberhausen era ilegal. La ciudad de Oberhausen ahora debe devolver el documento de identidad y el pasaporte de la joven.

Pero este no es un caso aislado. Un miembro de izquierda del Bundestag (parlamento) alemán, Gökay Akbulut, según informa el Frankfurter Rundschau, preguntó en el propio Bundestag cuántas ciudadanas alemanas habían tenido que entregar sus pasaportes en los últimos años y ya no se les permitía salir del país. La Policía Federal Alemana respondió a la pregunta dando el número de 131 ciudadanos alemanes a los que no se les permitió salir del país durante los años 2018 a 2022. Es probable que el número sea aún mayor, ya que las autoridades regionales también pueden confiscar un pasaporte.

El Frankfurter Rundschau informó que ahora han salido a la luz más detalles sobre el caso de la joven de Oberhausen. El informe del periódico decía que la Oficina de Policía Criminal del Estado en Renania del Norte-Westfalia se había puesto en contacto con la joven y su madre algún tiempo antes. La oficina de policía quería reclutar a ambas mujeres como informantes. Aparentemente, el objetivo era espiar a las organizaciones kurdas.

Según el Frankfurter Rundschau, la madre dijo que un oficial de la Oficina Estatal de Policía Criminal le había dicho que dos de sus hijas estaban siendo observadas por la fuerza. Ella dijo que el oficial había insinuado que podría ser privada de la custodia de sus hijas. Sin embargo, se negó rotundamente a cooperar con el Departamento de Investigación Criminal del Estado y pidió a la autoridad que no la contactara nuevamente.

Luego, en 2019, la autoridad policial intentó privar a la mujer de la custodia de sus hijas, que en ese momento aún eran menores de edad. La autoridad argumentó que la mujer había participado con sus hijas en manifestaciones pro-kurdas, que pedían la liberación del líder del PKK, Öcalan, que está preso en Turquía. La mujer fue acusada además de adoctrinar a sus hijas con propaganda del PKK. El caso llegó entonces a un juzgado de familia. El tribunal dictaminó que la mujer no sería privada de la custodia de sus hijas. Pero le ordenó informar a sus hijas sobre los antecedentes y los efectos de la prohibición del PKK en Alemania.

De acuerdo con lo que se sabe hasta el momento de este caso, existe una conexión entre el intento de reclutamiento de la policía criminal estatal, el intento de privar a la mujer de la custodia de su hija y la posterior confiscación del pasaporte de una de las hijas por parte de la ciudad de Oberhausen. Akbulut, miembro del Bundestag, dijo al Frankfurter Rundschau que ciudadanos alemanes de origen kurdo ya le habían dicho varias veces que las autoridades de seguridad alemanas habían tratado de reclutarlos como informantes. Parece que las personas en situaciones difíciles de la vida son más propensas a ser abordadas por las autoridades de seguridad, quienes aparentemente las amenazan con sanciones o les hacen promesas de varios tipos. El Frankfurter Rundschau solicitó una declaración al Ministerio del Interior de Renania del Norte-Westfalia responsable, pero éste no quiso hacer comentarios.

Dado que las autoridades alemanas cooperan estrechamente con las autoridades turcas, solo se puede suponer que los intereses turcos también están detrás de estos intentos de reclutamiento. La mayoría de los kurdos que viven en Alemania se encuentran aquí porque el gobierno turco les ha hecho imposible vivir con seguridad en Turquía. Tanto la Constitución alemana como la ley de la Unión Europea (UE) garantizan a las personas perseguidas y oprimidas en sus países de origen el derecho a la protección y la posibilidad de construir una nueva vida en Alemania o en otro Estado miembro de la UE. Las acciones de las autoridades de seguridad alemanas están en aguda contradicción con este derecho constitucional de protección. En lugar de espiar a las organizaciones kurdas en Alemania, las autoridades alemanas y el gobierno federal deberían usar sus energías para hacer cumplir los derechos de los kurdos tanto en Turquía como en Irán.FUENTE: Jürgen Klute (fue eurodiputado de Die Linke -La Izquierda- y portavoz del Kurdish Friendship Group en el Parlamento Europeo de 2009 a 2014. Desde diciembre de 2016, edita Europa.blog) / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org