April 12, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
198 puntos de vista


Hoy en d√≠a la moda en pol√≠tica es la biopol√≠tica pospol√≠tica, un excelente ejemplo de la jerga te√≥rica que, sin embargo puede desvelarse f√°cilmente; “pospol√≠tica” es una pol√≠tica que afirma dejar atr√°s las viejas luchas ideol√≥gicas y adem√°s se centra en la administraci√≥n y gesti√≥n de expertos, mientras que “biopol√≠tica” designa como su objetivo principal la regulaci√≥n de la seguridad y el bienestar humanas. Est√° claro que estas dos dimensiones se solapan: cuando se renuncia a las grandes causas ideol√≥gicas, lo que queda es solo la eficiente administraci√≥n de la vida… o casi solamente eso. Esto implica que con la administraci√≥n especializada, despolitizada y socialmente objetiva, y con la coordinaci√≥n de intereses como nivel cero de la pol√≠tica, el √ļnico modo de introducir la pasi√≥n en este campo, de movilizar activamente a la gente, es haciendo uso del miedo, constituyente b√°sico de la subjetividad actual. Por esta raz√≥n la biopol√≠tica es en √ļltima instancia una pol√≠tica del miedo que se centra en defenderse del acoso o la victimizaci√≥n potenciales.

Eso es lo que separa una política radical emancipatoria de nuestro statu quo político. No hablamos aquí de la diferencia entre dos visiones o conjuntos de axiomas, sino de la diferencia entre la política basada en un conjunto de axiomas universales y una política que renuncia a la dimensión auténticamente constitutiva de lo político, puesto que recurre al miedo como pricipio movilizador fundamental: miedo a los inmigrantes, miedo al crimen, miedo a una pecaminosa depravación sexual, miedo al exceso estatal -con su carga impositiva excesiva, etc.-, miedo a la catástrofe ecológica, miedo al acoso. La corrección política es la forma liberal ejemplar de la política del miedo. Tal (pos)política siempre se basa en la manipulación de una multitud u ochlos paranoide: es la atemorizada comunión de personas atemorizadas.

(…)

…Lo que emerge a pasos agigantados en la sociedad tardocapitalista como el derecho central es el derecho a no ser acosado, que es un derecho a permanecer a una distancia segura de los dem√°s.

La biopol√≠tica pospol√≠tica tambi√©n tiene dos aspectos que inevitablemente parecen pertenecer a dos espacios ideol√≥gicos opuestos: primero, la reducci√≥n de los humanos a la “nuda vida”, al Homo sacer, ser sagrado que es objeto del conocimiento de todo gobierno, pero exclu√≠do -como los prisioneros de Guant√°namo o las v√≠ctimas del Holocausto- de todos los derechos; y segundo, el respeto por la vulnerabilidad del otro llevada al extremo con una actitud de subjetividad narcicista que experimenta el yo vulnerable, expuesto sin descanso a una multitud de “acosos” potenciales. ¬ŅPuede haber un contraste m√°s marcado que el que hay entre el respeto por la vulnerabilidad del otro y la reducci√≥n del otro a “nuda vida” regulada por el conocimiento administrativo?


Slavoj Zizek, “Sobre la Violencia. Seis reflexiones marginales”. Ed. Paid√≥s, 2019 (publicado originalmente en 2008).




Fuente: Grupotortuga.com