February 28, 2022
De parte de Nodo50
180 puntos de vista

En la 茅poca de la primera reina Isabel, los c铆rculos reales brit谩nicos disfrutaban viendo c贸mo unos perros feroces atormentaban a un oso cautivo por mera diversi贸n. El oso no hab铆a hecho ning煤n da帽o a nadie, pero los perros estaban entrenados para provocar a la bestia prisionera e incitarla a luchar. La sangre que manaba de los animales excitados hac铆a las delicias de los espectadores.

Esta cruel pr谩ctica hace tiempo que se prohibi贸 por inhumana.

Y, sin embargo, hoy en d铆a, se practica una versi贸n de dicho espect谩culo todos los d铆as contra naciones enteras y a una escala internacional descomunal. Se llama pol铆tica exterior de Estados Unidos, y se ha convertido en la pr谩ctica habitual de ese absurdo club deportivo internacional llamado OTAN.

Los l铆deres de Estados Unidos, en la seguridad que les concede su arrogancia como 鈥渓a naci贸n indispensable鈥, no tienen m谩s respeto por otros pa铆ses que el que ten铆an los isabelinos por los animales que atormentaban. La lista de objetivos de hostigamiento por parte de Estados Unidos es larga, pero Rusia destaca como ejemplo de acoso constante. Y esto no es casualidad. La provocaci贸n se planifica deliberada y minuciosamente.

Como prueba, llamo la atenci贸n sobre un informe de 2019 realizado por la corporaci贸n RAND para el jefe del Estado Mayor del Ej茅rcito de Estados Unidos, titulado 鈥淓xtensi贸n de Rusia鈥. En realidad, el propio estudio de RAND es bastante cauto en sus recomendaciones y advierte de que muchos trucos p茅rfidos podr铆an no funcionar. Sin embargo, considero escandalosa la mera existencia de este informe, no tanto por su contenido como por el hecho de que el Pent谩gono pague a sus principales intelectuales para eso: idear formas de instigar a otras naciones a meterse en problemas con la esperanza de que los l铆deres estadounidenses puedan explotarlos.

La versi贸n oficial de Estados Unidos es que el Kremlin amenaza a Europa con un expansionismo agresivo, pero cuando los estrategas hablan entre ellos la historia es muy distinta. Su objetivo es utilizar las sanciones, la propaganda y otras medidas para provocar que Rusia adopte el mismo tipo de medidas negativas (鈥渆xtralimitaci贸n鈥) que Estados Unidos puede aprovechar en detrimento de Rusia.

El estudio de RAND explica sus objetivos:

鈥淓xaminamos una serie de medidas no violentas que podr铆an explotar las vulnerabilidades y preocupaciones reales de Rusia como una forma de tensionar al ej茅rcito y la econom铆a rusas y la posici贸n pol铆tica del r茅gimen en el pa铆s y en el extranjero. Las medidas que examinamos no tendr铆an como objetivo principal la defensa o la disuasi贸n, aunque podr铆an contribuir a ambas. M谩s bien, estas medidas se conciben como elementos de una campa帽a dise帽ada para desequilibrar al adversario, que lleve a Rusia a competir en 谩mbitos o regiones en los que Estados Unidos tiene ventaja, y provoque que Rusia se extralimite militar o econ贸micamente, o que el r茅gimen pierda prestigio e influencia nacional y/o internacional鈥.

Claramente, en los c铆rculos de poder de Estados Unidos, esto se considera un comportamiento normal, del mismo modo que las burlas son un comportamiento normal para el mat贸n del patio del colegio, y las operaciones encubiertas son normales para los agentes corruptos del FBI.

Esta descripci贸n se ajusta perfectamente a las operaciones de Estados Unidos en Ucrania, destinadas a 鈥渆xplotar las vulnerabilidades y preocupaciones de Rusia鈥 fomentando una alianza militar hostil a sus puertas, mientras describe las reacciones totalmente predecibles de Rusia como una agresi贸n gratuita. La diplomacia implica comprender la posici贸n de la otra parte. Pero el hostigamiento verbal hacia el oso exige una negativa total a entender al otro, y una constante y deliberada malinterpretaci贸n de todo lo que la otra parte dice o hace.

Lo que es verdaderamente perverso es que, mientras se acusa constantemente al oso ruso de conspirar para expandirse, 隆toda la pol铆tica est谩 dirigida a incitarlo a que se expanda! Porque entonces podemos dictar sanciones punitivas, aumentar el presupuesto del Pent谩gono un poco y apretar la soga de la Extorsi贸n de la OTAN alrededor de nuestros queridos 鈥渁liados鈥 europeos.

Mientras se acusa constantemente al oso ruso de conspirar para expandirse, 隆toda la pol铆tica est谩 dirigida a incitarlo a que se expanda!

Durante una generaci贸n, los l铆deres rusos han hecho un esfuerzo extraordinario por establecer una alianza pac铆fica con 鈥淥ccidente鈥, institucionalizada como la Uni贸n Europea y, sobre todo, la OTAN. Realmente cre铆an que el fin de la Guerra Fr铆a artificial podr铆a originar una vecindad europea amante de la paz. Pero los arrogantes dirigentes estadounidenses, a pesar de los consejos contrarios de sus mejores expertos, rechazaron tratar a Rusia como la gran naci贸n que es y prefirieron tratarla como el oso acosado de un circo.

La expansi贸n de la OTAN ha sido una forma de hostigar al oso, el modo evidente de transformar a un amigo potencial en un enemigo. Ese fue el camino elegido por el expresidente estadounidense Bill Clinton y las administraciones siguientes. Mosc煤 hab铆a aceptado la independencia de los antiguos miembros de la Uni贸n Sovi茅tica. El hostigamiento al oso consist铆a en acusar constantemente a Mosc煤 de conspirar para recuperarlos por la fuerza.

La zona fronteriza de Rusia

Ucrania es una palabra que significa zona fronteriza, en esencia las tierras fronterizas entre Rusia y los territorios al oeste que en ocasiones formaron parte de Polonia, o Lituania, o las tierras de los Habsburgo. Como parte de la URSS, Ucrania se expandi贸 para incluir grandes franjas de ambos pa铆ses. La historia hab铆a creado identidades muy contrastadas en los dos extremos, lo cual provoc贸 que la naci贸n independiente de Ucrania, que no naci贸 hasta 1991, estuviera profundamente dividida desde el principio. Y desde el principio, las estrategias de Washington, en connivencia con una amplia e hiperactiva di谩spora anticomunista y antirrusa en Estados Unidos y Canad谩, tramaron utilizar el resentimiento de las divisiones en Ucrania para debilitar primero a la URSS y luego a Rusia. Se invirtieron miles de millones de d贸lares para 鈥渇ortalecer la democracia鈥, es decir, el oeste prooccidental de Ucrania contra su este semirruso.

El golpe de Estado de 2014, respaldado por Estados Unidos, que derroc贸 al presidente V铆ktor Yukanovych, que recib铆a el firme apoyo del este del pa铆s, llev贸 al poder a las fuerzas pro-occidentales decididas a incorporar Ucrania a la OTAN, cuya designaci贸n de Rusia como enemigo principal cada vez se hab铆a hecho m谩s patente. Esto provoc贸 la posibilidad de una eventual captura de la principal base naval rusa en Sebastopol, en la pen铆nsula de Crimea, por parte de la OTAN.

Puesto que la poblaci贸n de Crimea nunca hab铆a querido formar parte de Ucrania, el peligro se evit贸 organizando un refer茅ndum en el que una abrumadora mayor铆a de los habitantes de Crimea vot贸 a favor de volver a pertenecer a Rusia, de la que hab铆an sido separados en 1954 por el autocr谩tico gobierno de Jruschov. Los propagandistas occidentales denunciaron implacablemente este acto de autodeterminaci贸n como una 鈥渋njerencia rusa鈥 que presagiaba un programa de conquista militar rusa de sus vecinos occidentales: una fantas铆a que no se apoya ni en los hechos ni en la motivaci贸n.

Consternados por el golpe de Estado que derroc贸 al presidente que hab铆an votado, y por los nacionalistas que amenazaban con prohibir la lengua rusa que hablaban, los habitantes de las provincias orientales de Donetsk y Lugansk declararon su independencia.

Rusia no apoy贸 esta medida, pero s铆 el acuerdo de Minsk, firmado en febrero de 2015 y respaldado por una resoluci贸n del Consejo de Seguridad de la ONU. La esencia del acuerdo era preservar la integridad territorial de Ucrania mediante un proceso de federalizaci贸n que devolver铆a las rep煤blicas escindidas a Ucrania a cambio de su autonom铆a local.

El acuerdo de Minsk establec铆a algunas medidas para poner fin a la crisis interna ucraniana. En primer lugar, Ucrania deb铆a adoptar inmediatamente una ley que concediera el autogobierno a las regiones del este (en marzo de 2015). A continuaci贸n, Kiev negociar铆a con los territorios del este las directrices para las elecciones locales que se celebrar铆an ese a帽o bajo la supervisi贸n de la OSCE. Despu茅s, Kiev aplicar铆a una reforma constitucional que garantizara el derecho del este. Tras las elecciones, Kiev tomar铆a el control total de Donetsk y Lugansk, incluida la frontera con Rusia. Una amnist铆a general incluir铆a a los soldados de ambos bandos.

Sin embargo, aunque firm贸 el acuerdo, Kiev nunca ha cumplido ninguno de estos puntos y se niega a negociar con los rebeldes del este. Seg煤n el llamado acuerdo de Normand铆a, se esperaba que Francia y Alemania presionaran a Kiev para aceptar este acuerdo pac铆fico, pero no ocurri贸 nada. En cambio, Occidente ha acusado a Rusia de no aplicar el acuerdo, lo que no tiene sentido, ya que las obligaciones de aplicaci贸n recaen sobre Kiev, no sobre Mosc煤. Los funcionarios de Kiev reiteran peri贸dicamente su negativa a negociar con los rebeldes, al tiempo que exigen m谩s y m谩s armamento a las potencias de la OTAN para resolver el problema a su manera.

Occidente ha acusado a Rusia de no aplicar el acuerdo, lo que no tiene sentido, ya que las obligaciones de aplicaci贸n recaen sobre Kiev, no sobre Mosc煤

Mientras tanto, los principales partidos de la Duma rusa y la opini贸n p煤blica llevan tiempo expresando su preocupaci贸n por la poblaci贸n rusoparlante de las provincias del este, que sufre privaciones y ataques militares por parte del gobierno central desde hace ocho a帽os. Esta preocupaci贸n se interpreta naturalmente en Occidente como una versi贸n del af谩n de Hitler por conquistar los pa铆ses vecinos. Sin embargo, como es habitual, la inevitable analog铆a con Hitler carece de fundamento. Para empezar, Rusia es demasiado grande para necesitar conquistar Lebensraum.

驴Quieres un enemigo? Ya lo tienes

Alemania ha encontrado la f贸rmula perfecta para las relaciones de Occidente con Rusia: 驴Eres o no eres un Putinversteher, alguien que comprende a Putin? Con Putin se refieren a Rusia, ya que la estratagema propagand铆stica habitual de Occidente es personificar al pa铆s objetivo con el nombre de su presidente, Vlad铆mir Putin, necesariamente un aut贸crata dictatorial. Si uno 鈥渃omprende鈥 a Putin, o a Rusia, entonces est谩 bajo profunda sospecha de deslealtad a Occidente. As铆 que, todos juntos, 隆asegur茅monos de NO COMPRENDER a Rusia!

驴Los dirigentes rusos dicen sentirse amenazados por los miembros de una enorme alianza hostil que lleva a cabo regularmente maniobras militares a sus puertas? 驴Se sienten intranquilos por los misiles nucleares que apuntan a su territorio desde los estados miembros de la OTAN cercanos? Eso no es m谩s que paranoia, o una declaraci贸n de intenciones astutas y agresivas. No hay nada que entender.

De este modo, Occidente ha tratado a Rusia como a un oso cebado. Y lo que est谩 consiguiendo es una naci贸n adversaria poseedora de armas nucleares y militarmente poderosa, dirigida por gente mucho m谩s reflexiva e inteligente que los mediocres pol铆ticos que ocupan los cargos en Washington, Londres y algunos otros lugares.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su Estado en la sombra nunca quisieron una soluci贸n pac铆fica en Ucrania porque la Ucrania problem谩tica act煤a como una barrera permanente entre Rusia y Europa Occidental, asegurando el control de Estados Unidos sobre esta 煤ltima. Han estado a帽os tratando a Rusia como un adversario y ahora Rusia est谩 sacando la inevitable conclusi贸n de que Occidente s贸lo la aceptar谩 como adversario. La paciencia ha llegado a su fin. Y esto es un punto de inflexi贸n.

Primera reacci贸n: 隆Occidente castigar谩 al oso con sanciones! Alemania detiene la certificaci贸n del gasoducto Nord Stream 2. De este modo, Alemania se niega a comprar el gas ruso que necesita para asegurarse de que Rusia no podr谩 cortarle el gas que necesita en el futuro. Un truco inteligente, 驴no? Y mientras tanto, con la creciente escasez de gas y el aumento de los precios, Rusia no tendr谩 problemas para vender su gas en otro lugar de Asia.

Cuando 鈥渘uestros valores鈥 incluyen la negativa a comprender, no hay l铆mite a lo que podemos dejar de comprender.

Continuar谩.

—————

Este art铆culo se public贸 originalmente el 23 de febrero en Consortiumnews.

Traducci贸n: Paloma Farr茅




Fuente: Ctxt.es