April 17, 2021
De parte de Colectivo ContraInformativo SubVersion
278 puntos de vista


¿La protesta en el arte? ¡El arte en la protesta!

“Ni un minuto de silencio. ¡Ya no más! Desde el arte y la conciencia no nos pararán”.
Felo de Los hijos de los días en Toque de Queda

No es un secreto que la modernidad ha modificado y puesto en discusión paradigmas que se asumían como absolutos e inamovibles dentro de las sociedades: el arte y sus preceptos no han sido la excepción ante las trasgresiones que se han o no malogrado con el paso del tiempo. Es así como los defensores de que “La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariencia” decidieron luego pensar que “el arte debía ser sólo arte por sí mismo”. Sin embargo, y gracias al espectro tan amplio constituido por estas épocas, se logró descifrar y asumir el arte desde otras posturas y ¿por qué no? Disidencias de lo establecido; y se le adjudicaron adjetivos y propósitos que abarcaban desde lo didáctico hasta lo ideológico.

Tal es el caso del muralismo que tiene sus primeros pasos en la antigüedad cuando los primeros seres humanos o nuestros ancestros plasmaron imágenes o símbolos en las cuevas, como así se ha evidenciado gracias a descubrimientos e investigaciones arqueológicas alrededor del mundo, donde la pintura -producida a partir de semillas, plantas o árboles- se utilizó para comunicar, informar o realizar actividades de acuerdo a su cosmovisión y el diálogo entre los mundos espirituales. No obstante, desde una postura política y trasgresora, un poco más cerca de nuestro país, en México, el muralismo data su inicio en 1920 con varios exponentes como José Clemente Orozco y David Alfaro; y llevando la batuta en la representación no solo pictórica sino también estética de las mujeres en la contemporaneidad tenemos a Leonora Carrington y Maris Bustamante quienes, por pintar paredes con alusiones a la justicia social lograron causar un revuelo a nivel internacional y dieron comienzo a un movimiento social y político en esta y en otras partes del mundo.

Ahora bien, en Colombia el propósito irreverente del muralismo se ha visto afectado desde siempre dado la toma de poder y la represión que los gobiernos han ejercido sobre el arte. Así pues, Laureano Gómez desmeritó el muralismo en 1934 cuando Pedro Nel Gómez realizó nueve murales en el Palacio Municipal de Medellín refiriéndose a este accionar como el embadurnamiento de los muros públicos de un edificio en Medellín. Y este tipo de hechos no se han detenido o disminuido, quizá el boicot más grande a la apuesta muralista contestataria últimamente (2019) haya sido el de tapar por tres veces consecutivas el mural realizado por los familiares de los falsos positivos cerca a la Escuela Militar de Cadetes que tiene como insignia principal preguntar quién dio la orden de ejecutar a más de 6.400 personas bajo la premisa de ser muertes en combate.

De igual modo, en 1972 se creó un colectivo artístico llamado el Taller 4 rojo que, a través de la imagen intentó que la estructura política colombiana se tambaleara al lograr que la conciencia colectiva tuviera una postura crítica y si se quiere mucho más real y contundente del panorama político nacional permitiendo que el pueblo contrastara y difiriera de las distintas posturas políticas criminales, hegemónicas e injustas propias del gobierno de turno (Misael Pastrana, militante del Partido Conservador Colombiano, protagonista de un fraude electoral) solo a partir de la reproducción de imágenes hechas y expuestas de diversas formas, estilos y técnicas asumiendo entonces a la imagen como una herramienta y/o estrategia relevante para los cambios de paradigmas, la ampliación de un espectro social y cultural y posiblemente, la gestación de nuevos modelos sociales, económicos y culturales.

Volviendo a los boicots, no podemos dejar pasar la censura de los murales enunciando el abuso de autoridad y los asesinatos por el ESMAD perpetrados desde hace más de 15 años. Los murales han sido realizados por los familiares de Nicolás Neira, Dilan Cruz y aproximadamente once organizaciones colectivas que le apuestan al arte como medida ajusticiadora y ejercicio de memoria permanente. Sin embargo, y pese a todo pronóstico, la calle de la resistencia (AV 19 con Cra 4ta) ha sido recuperada y construida colectivamente de nuevo, es decir, que pese a sus más ínfimos intentos, no todo ha sido censurado, pintado de blanco y/o dejado a medias; desde diciembre 2 de 2020 y hasta el 3 de marzo de 2021 se realizó el Callejón de las exposiciones en el Teatro Jorge Eliecer Gaitán en donde más de 37 artistas decidieron agitar gráficamente y manifestar la inconformidad común de la gente de a pie desde la serigrafía, el bordado, el esténcil y el muralismo.

También, en febrero se llevó a cabo la campaña “9 de Septiembre” que apunta a la memoría y reivindicación de las víctimas del 4 y 9 de Septiembre, ambas masacres perpetuadas por agentes de la Policía Nacional que, por cierto, hoy solo existe un juicio a un superior por haber dado la orden. Frases como “Masacre Policial”, “Nunca más” y nombres de las víctimas de dichas masacres se pueden leer en los murales realizados en diferentes localidades de Bogotá como Verbenal, Suba La Gaitana y la calle de la resistencia en las manos de artistas populares como @m9s, @doctor_Karmak, @pca333, @beligerarte, @oro.ped.dola, @unxnadie, @republicacocalera, @zancudo_zcdo, @lepridex, @dexpierte_colectivo, @1312colombia, entre muchas otras individualidades y colectivos que le apuestan a la disputa por el espacio público para rescatar la memoria, la indignación e historia popular

Entonces, dados los intentos por represión, silencio y censura, se asume que el ejercicio de poder que emite y enuncia el arte no es solo arte o entretenimiento, sino que mientras exista un desasosiego y descontento político, las paredes seguirán hablando; y no solo las paredes; también las letras de canciones como Toque de Queda de Los Hijos de los Días, las creaciones digitales de SiemprePorLaCausa y los colectivos contrainformativos como Sub*Versión, entre otros.




Fuente: Ccsubversion.wordpress.com