May 15, 2022
De parte de Asociacion Germinal
235 puntos de vista

Edward L. Bernays era un consultor estadounidense ampliamente reconocido como el padre de las relaciones públicas. Bernays fue uno de los responsables de “vender” la Primera Guerra Mundial al público estadounidense como una guerra necesaria para “hacer el mundo más seguro para la democracia”:

Durante la década de 1920, Bernays fue consultor de varias empresas importantes, ayudándolas a impulsar sus negocios mediante campañas de marketing ingeniosamente diseñadas para influir en la opinión pública.

En 1928, Edward Bernays publicó su famoso libro, Propaganda, en el que exponía las teorías en las que se basaban sus exitosas “relaciones públicas”. El libro ofrece una visión general del fenómeno de la psicología de masas y describe métodos eficaces para manipular los hábitos y las opiniones de la gente.

Para ser un libro de hace casi 100 años, Propaganda no podría ser más relevante hoy en día. De hecho, su relevancia es un testimonio de la naturaleza inalterable de la psicología humana.

Una de las principales aportaciones del libro es que el control mental es un aspecto importante de cualquier sociedad democrática. De hecho, Bernays sostiene que sin la “manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizadas de las masas”, la democracia simplemente no “funcionaría”.

Estamos gobernados, nuestras mentes moldeadas, nuestros gustos formados, nuestras ideas sugeridas, en gran parte por hombres de los que nunca hemos oído hablar. Es una consecuencia lógica de la forma en que está organizada nuestra sociedad democrática. Un gran número de seres humanos tiene que cooperar de esta manera si quieren vivir juntos en una sociedad que funcione bien.

Según Bernays, los que “gobiernan” constituyen una clase dominante invisible que “comprende los procesos mentales y las pautas sociales de las masas”.

En Propaganda, Bernays se basa en los trabajos de Gustave Le Bon, Wilfred Trotter, Walter Lippmann y Sigmund Freud (¡su tío!), describiendo el poder de la psicología de masas y cómo puede utilizarse para manipular la “mente de grupo”.

Si comprendemos el mecanismo y las motivaciones de la mente de grupo, ¿no es posible controlar y regir a las masas según nuestra voluntad sin que lo sepan?

Recientemente exploré este tema en un ensayo sobre cómo los rituales ocultos y la programación predictiva son utilizados para manipular la conciencia colectiva, influyendo en los pensamientos, creencias y acciones de grandes grupos de personas, dando lugar a la creación de lo que los ocultistas llaman “egregores”.

Aquí he extraído algunas ideas clave de Bernays en un intento de mostrar cómo su libro Propaganda es, en muchos sentidos, el libro de jugadas utilizado por la criptocracia globalista para tratar con la mente de grupo de las masas.

1. Si manipulas al líder de un grupo, la gente te seguirá

Bernays nos dice que una de las formas más fáciles de influir en los pensamientos y acciones de un gran número de personas es influir primero en su líder.

Si se puede influir en los líderes, con o sin su cooperación consciente, se influye automáticamente en el grupo al que influyen.

De hecho, uno de los principios más firmemente establecidos de la psicología de masas es que la “mente de grupo” no “piensa”, sino que actúa según impulsos, hábitos y emociones. Y a la hora de decidir un determinado curso de acción, su primer impulso es seguir el ejemplo de un líder de confianza.

Los seres humanos son, por naturaleza, una especie grupal. Incluso cuando estamos solos, tenemos un fuerte sentido de pertenencia al grupo. Tanto si lo saben conscientemente como si no, gran parte de lo que hacen las personas es un esfuerzo por ajustarse a los ideales del grupo que han elegido para sentir una sensación de aceptación y pertenencia.

Este método exacto de influir en el líder y ver cómo la gente lo sigue ha sido muy utilizado en los últimos años. Un ejemplo notable que me viene a la mente es el de los modelos epidemiológicos terriblemente inexactos creados por Neil Ferguson, que constituyeron la base de las políticas de confinamiento del Primer Ministro Boris Johnson.

Una vez que Johnson se convenció de la necesidad de confinarse  y enmascararse, la gente lo siguió con gusto.

2. Las palabras son poderosas y la clave para influir en las emociones del grupo es el uso inteligente del lenguaje.

Ciertas palabras y frases se asocian a determinadas emociones, símbolos y reacciones. Bernays nos dice que mediante el uso inteligente y cuidadoso del lenguaje se pueden manipular las emociones de un grupo y así influir en sus percepciones y acciones.

Jugando con un viejo cliché, o manipulando uno nuevo, el propagandista puede a veces hacer oscilar toda una masa de emociones de grupo.

El uso inteligente del lenguaje se empleó a lo largo de la pandemia de Covid-19 con gran efecto. Un ejemplo obvio de esto fue cuando se cambió la definición de “vacuna” para incluir utilizando tecnología de ARNm experimental..

Verás, la palabra “vacuna” está asociada en la mente del público con una imagen determinada: la de una intervención médica segura y probada que no sólo es vital sino absolutamente necesaria.

Si los gobiernos le hubieran dicho a la gente que fuera a recibir sus “terapias genéticas”, la gran mayoría del público probablemente cuestionaría los motivos de tal campaña; se sentirían extremadamente escépticos porque el término “terapia genética” no se asocia con las mismas imágenes, emociones y sentimientos que “vacuna”.

Lo mismo ocurre con la palabra “pandemia”, cuya definición también se ha modificado. La palabra “pandemia” se asocia generalmente en la conciencia colectiva con el miedo, la muerte, el caos y la urgencia (gracias en gran parte a Hollywood y a la miríada de películas sobre virus que ha lanzado a lo largo de los años).

3. Todo medio de comunicación es también un medio de propaganda

Cualquier sistema de comunicación, ya sea el teléfono, la radio, la prensa o las redes sociales, no es más que un medio de transmisión de información. Bernays nos recuerda que todo medio de comunicación es también un canal de propaganda.

No hay ningún medio de comunicación humana que no sea también un medio de propaganda deliberada.

Bernays continúa señalando que un buen propagandista debe estar siempre al tanto de las nuevas formas de comunicación, para poder elegirlas como medio de propaganda deliberada.

De hecho, los sistemas que la mayoría de la gente asocia con la libertad de expresión y la democracia no son más que medios para hacer circular la propaganda. Los verificadores de hechos de Facebook, la censura de las grandes empresas tecnológicas y los anuncios de YouTube Covid entran sin duda en esta categoría.

Otros ejemplos son las recientes actualizaciones del algoritmo de varios motores de búsqueda (incluidos Google y DuckDuckGo) para penalizar los sitios web rusos. Aunque esto no debería sorprender (Google lleva muchos años realizando este tipo de “propaganda en la sombra“).

4. Reiterar una misma idea una y otra vez crea hábitos y convicciones

Aunque Bernays calificó esta técnica de “vieja propaganda”, reconoció su utilidad.

Era una de las doctrinas de la psicología de la reacción que un cierto estímulo repetido con frecuencia crearía un hábito, o que la mera reiteración de una idea crearía una convicción.

Repetir la misma idea o el mismo “mantra” una y otra vez es una forma de programación neurolingüística destinada a inculcar ciertos conceptos o emociones en la mente subconsciente. De hecho, a las personas que se sienten tristes o deprimidas se les suele aconsejar que se repitan a sí mismas un refrán o una afirmación que les estimule.

Hay muchos ejemplos de esta técnica sencilla pero eficaz que se ha utilizado con éxito en los últimos años. Piensa en el “confíe en el plan” de Q, el favorito de los globalistas, “reconstruir mejor” o la incesante repetición de la retorcida frase “confíe en la ciencia”. Esta categoría incluye estadísticas de muertes y números de casos 24 horas al día, 7 días a la semana,  con el objetivo de promover la ilusión de una pandemia.

También hay ejemplos más obvios de esto, como los presentadores de noticias en diferentes campos que leen todos exactamente el mismo guión.

5. Las cosas no se desean por su valor intrínseco, sino por los símbolos que representan

Tras estudiar por qué la gente toma dciertas decisiones de compra, Bernays observó que la gente a menudo no desea algo por su utilidad o valor, sino porque representa algo más que inconscientemente anhelan. Una cosa puede ser deseada no por su valor o utilidad intrínseca, sino porque inconscientemente ha llegado a verla como un símbolo de algo más, de cuyo deseo se avergüenza de reconocer ante sí mismo.

Bernays da el ejemplo de un hombre que compra un coche. Desde el exterior puede parecer que el hombre compra el coche porque necesita un medio de transporte, pero en realidad lo compra porque aspira al alto estatus social que implica poseer un vehículo a motor.

Esta idea también se aplica a los acontecimientos de los últimos años.

Por ejemplo, las máscaras son un símbolo de conformidad. Todo el mundo sabe que no funcionan, pero las llevan porque quieren “encajar” y ser vistos como ciudadanos honrados que siguen las reglas. Las inyecciones de Covid-19 también son un símbolo, y muchas personas optan por recibirlas porque quieren evitar que se les etiquete como “antivacunas” o “teóricos de la conspiración”.

6. Se pueden manipular las acciones individuales creando circunstancias que modifican las costumbres del grupo

Por último, Bernays nos dice que si se desea manipular las acciones de un individuo, la forma más eficaz de hacerlo es crear circunstancias que produzcan el comportamiento deseado.

¿Cuáles son las verdaderas razones por las que el comprador se plantea gastar su dinero en un coche nuevo en lugar de en un piano nuevo […] Se compra un coche porque actualmente es la costumbre del grupo comprar coches. Por ello, el propagandista moderno trabaja para crear circunstancias que modifiquen esta costumbre.

Por ejemplo, ¿por qué de repente todo el mundo “apoya Ucrania”? Según Bernays, no es porque haya una guerra y la gente inocente necesite nuestro amor y apoyo, sino porque es la nueva “costumbre del grupo” de hacerlo.

El proceso de modificación de las costumbres del grupo empieza desde arriba. En cada nación o grupo social hay líderes, figuras públicas e influyentes. La manipulación de los más influyentes acaba infiltrándose en la opinión pública. Por eso, cuando una celebridad decide llevar algo extravagante en la alfombra roja, puede surgir toda una nueva tendencia de la noche a la mañana.

Del mismo modo, al comienzo de la saga de Covid y luego de la guerra entre Rusia y Ucrania, los medios de comunicación se apresuraron a hacer circular historias de celebridades que “contrajeron  el Covid” e instaban a la gente a quedarse en casa, o de figuras públicas que condenaban las acciones rusas y pedían sanciones más duras (que, por cierto, perjudican más a Occidente que a Rusia).

El manual de propaganda

El mundo es un lugar inestable en este momento. Las cosas parecen cambiar rápidamente y nadie sabe lo que puede ocurrir a continuación. Sin embargo, en medio de todo este caos, una cosa que no ha cambiado y que probablemente no cambiará pronto es la psicología humana.

Por esta razón, las tácticas utilizadas para manipular los pensamientos, las creencias y las acciones de las personas tampoco han cambiado. De hecho, la mayoría de ellos fueron descritos en detalle hace 100 años por Edward Bernays en su libro de 1928, Propaganda.

Así es, el libro de juego Puppet Master no es un secreto. Está ahí mismo, a libre disposición de cualquiera que quiera entender cómo los poderes fácticos buscan influir en ellos a diario.

La propaganda de Edward Bernays ahora se ha agregado a nuestra Biblioteca Prohibida. Léalo ahora, junto con otros libros prohibidos).

Ryan Matters 

(Traducción: verdadypaciencia)

Share



Fuente: Asociaciongerminal.org