December 14, 2022
De parte de SAS Madrid
193 puntos de vista

La respuesta de los jefes de servicio de la OSI Donostialdea al cese de dos puestos de confianza del PNV crea incertidumbre y expectaci贸n: 驴es una puerta a la revuelta o una pataleta interna?

El 31 de diciembre de 2022 finaliza el convenio de vinculaci贸n entre Kutxabank y el hospital concertado Onkologikoa de Donostia, despu茅s tres a帽os de vigencia y uno de pr贸rroga. El Onkologiko, como popularmente se le conoce, es una eminencia hist贸rica en Gipuzkoa y, a la vez, es el centro con las instalaciones m谩s nuevas 鈥2009鈥 e infrautilizadas tras cuatro a帽os de desmantelamiento progresivo por parte de Osakidetza de los servicios que atienden procesos de c谩ncer relacionados con maxilofacial, urolog铆a, radiocirug铆a, tiroides y mama. Osakidetza tambi茅n elimin贸 patolog铆a 鈥攍aboratorios鈥, por lo que ha reducido las intervenciones quir煤rgicas a su m铆nima expresi贸n.

En septiembre, el Departamento de Salud del Gobierno vasco, dirigido por la consejera Gotzone Sagardui, inform贸 a la responsable de la OSI Donostialdea que dicho centro formar铆a una nueva OSI (Organizaci贸n de Servicio) tras su definitiva publificaci贸n, tal y como consta en el Marco Estrat茅gico 2021-2024 de Osakidetza (p谩gina 35). El Onkologiko est谩 a 150 metros de distancia del Hospital Donosti, que es p煤blico y es el centro generalista de referencia en el territorio.

A primeros de diciembre, 28 de los 47 jefes de servicio de la OSI Donostialdea firmaron una extensa carta repleta de adjetivos peyorativos hacia Osakidetza en la que reivindicaban, principalmente, libertad para contratar a facultativos y ser escuchados por el Departamento, adem谩s de medidas necesarias que 鈥渁tiendan al incremento de la demanda sanitaria鈥 y frenen las 鈥減ol铆ticas suicidas鈥 del Gobierno vasco. 

Meses antes, en febrero, Osakidetza anunci贸 que construir谩 un pabell贸n anexo al Onkologiko para instalar la m谩quina de radioterapia de protones donada por el multimillonario Amancio Ortega (Inditex). La m谩quina est谩 valorada en 28 millones. Sirve para focalizar la quimioterapia y evitar destruir tejidos anexos donde se halla el tumor. Para el 7 de diciembre, 42 de los 47 jefes de servicio apoyaban la misiva.

La carta de los jefes de servicio cre贸 una crisis que los medios conservadores han calificado de 鈥渟in precedentes鈥, a pesar de que los sindicatos llevan a帽os advirtiendo del desmantelamiento de la Atenci贸n Primaria, de las sucesivas privatizaciones 鈥攐 intentos frenados en los tribunales鈥 y de las cuatro convocatorias de huelga de este a帽o, as铆 como la multitudinaria manifestaci贸n en Bilbao en defensa de la Atenci贸n Primaria. 

驴Clave social?

El primer impulso de mucha gente tras leer las p谩ginas de la misiva fue interpretarla en clave social: los jefes m茅dicos quieren una Osakidetza m谩s fuerte y mejor, un servicio p煤blico de calidad. Enseguida, facultativos a t铆tulo individual advert铆an en voz baja de que quiz谩 esa no era la lectura correcta. 鈥淭odo lo ocurrido en el Hospital Donostia ha destapado una lucha de poderes interna鈥, afirma la anestesista Marta Macho en un art铆culo de opini贸n publicado en El Salto, quien a帽ade que 鈥渘o hay que olvidar el factor de clase, porque los m茅dicos hablan desde una posici贸n de poder que no es la de los dem谩s trabajadores, y hay que recordar que hasta ahora no han alzado la voz鈥. 

Macho es una de los tres anestesistas que en 2018 denunci贸 las OPE fraudulentas del Servicio Vasco de Salud, cuyas represalias se han extendido durante a帽os y han desembocado en la marcha de sus dos compa帽eros del hospital p煤blico en el que trabajaban todos (Arrasate). Quien fue su jefe, y al que responsabilizan de pauperizar el servicio con un calendario de turnos ca贸tico e inasumible, Agust铆n Agirre, es el nuevo gerente de la OSI Donostialdea, en sustituci贸n de la cesada Itziar P茅rez 鈥攖ambi茅n fue cesada Itziar Gurrutxaga, que ejerc铆a la direcci贸n m茅dica del Hospital Donostia鈥. Ambos ceses motivaron la carta de los 42 jefes de servicio.

Desde el propio comit茅 de empresa de la OSI Donostialdea, el delegado de LAB Juankar Plazaola advierte de que 鈥渘i los jefes de servicio, ni la direcci贸n de Osakidetza dicen claramente de d贸nde ha surgido este foll贸n, que no se monta en un d铆a y que viene de atr谩s鈥. Por ello, apunta, 鈥渉ay dos cuestiones rese帽ables: de la carta se lee entre l铆neas que los jefes de servicio consideran que las OPE no son apropiadas para los m茅dicos, que hasta ahora ten铆an mucho poder para designarlos y, otro punto que genera fricciones, podr铆a ser la integraci贸n del Onkologiko al sistema p煤blico鈥.

Uno de los portavoces de los 42 jefes de servicio es Adolfo L贸pez de Munain, jefe del servicio de Neurolog铆a del Hospital Donostia y neur贸logo en el hospital privado Policl铆nica de Gipuzkoa 鈥攗bicada en Donostia y con convenio con Quir贸n Salud鈥. En un googleazo r谩pido puede observarse que Osakidetza tuvo concertados con este centro en 2021, por ejemplo, los servicios de 鈥渆studios diagn贸sticos cardiol贸gicos y vasculares ambulatorios鈥 y la 鈥渞ehabilitaci贸n cardiaca鈥 (una ecocardiograf铆a, 70,35 euros; rehabilitaci贸n de riesgo medio-alto, 1.011 euros). Adem谩s de la Policl铆nica, sanitarios defensores de la sanidad p煤blica llevan alertando, con m谩s fuerza desde la pandemia, sobre la cl铆nica privada La Asunci贸n, en Tolosa. 

L贸pez de Munain recibi贸 ayer una llamada de la nueva directora general de Osakidetza, Rosa P茅rez, explica el diario El Correo. La interlocuci贸n ha conseguido distensionar la situaci贸n, afirma el diario tras recoger que el jefe de servicio tuvo 鈥渂uenas sensaciones鈥 y que ha podido entrever 鈥渧oluntad de escuchar y atender los problemas reales鈥. La interlocuci贸n tuvo lugar a propuesta de Agust铆n Agirre.

Colisi贸n de intereses

Fuentes consultadas por El Salto resumen que 鈥渉ay que hablar de puertas giratorias en la sanidad p煤blica y privada: ante una lista de espera larga en la p煤blica, los propios facultativos hacen propuestas desleales de tratamientos, sugiriendo que, si tienes un seguro privado, te pueden tratar en breve en la cl铆nica privada donde tambi茅n trabajan鈥. Los jefes de servicio no hablan sobre la privada. 鈥淓s una colisi贸n de intereses鈥, a帽aden las mismas fuentes. Defienden una ley de incompatibilidades que se aplique y un incremento salarial para los sanitarios, que acumulan una p茅rdida del poder adquisitivo en los 煤ltimos a帽os del 19% desde 2009, seg煤n el Centro de Estudios del Sindicato M茅dico de Granada, que recientemente ha publicado una comparativa de todas las comunidades aut贸nomas entre facultativos con dedicaci贸n exclusiva a los sistemas p煤blicos de salud. 

En el Onkologiko, el comit茅 de empresa lo forman 13 delegados, de los cuales 12 son del sindicato LAB y miembros independientes. Kepa Vicario, junto con varios compa帽eros, desea resaltar a El Salto 鈥渆l desmantelamiento paulatino del hospital en los cuatro a帽os que ha durado el convenio con Osakidetza鈥. Reivindican la 鈥渋ntegraci贸n total鈥 del centro al sistema p煤blico, incluyendo la subrogaci贸n de los trabajadores y el cambio de titularidad del edificio, pasando de Kutxabank, o Fundaci贸n de Kutxabank, a Osakidetza, que desde 2019 ha asumido los costes del personal y el asistencial 鈥攈a asumido la asistencia a la vez que la ha vaciado, insisten鈥. Esperan que el centro vuelva a funcionar como un centro 鈥渕onogr谩fico鈥, como cuando era 鈥渞eferencial鈥. Monogr谩fico quiere decir, se帽alan, que cuando un paciente de Gipuzkoa con c谩ncer entraba en el Onkologiko era atendido por un equipo multidisciplinar y en un breve plazo de tiempo ten铆a las pruebas hechas y el tratamiento en marcha. 

鈥淭odo el mundo deber铆a recordar que cualquiera puede acabar siendo un paciente de c谩ncer, por lo que a todas las personas nos conviene una sanidad p煤blica robusta, con personal suficiente y recursos apropiados, porque para tratar el c谩ncer, la rapidez es vital鈥, argumenta Vicario.

脡l y sus compa帽eros lamentan el 鈥渄esperdicio鈥 al erario p煤blico que ha generado Osakidetza en los 煤ltimos cuatro a帽os de concertaci贸n con el Onkologiko: 鈥淭ienen habitaciones cerradas que funcionan como almacenes de sillas y butacones鈥. Un d铆a cualquiera, de las m谩s de 90 habitaciones que hay en el centro, a primera hora de la ma帽ana hay menos de una decena en uso. 

Por qu茅 molesta a los firmantes de la carta que el Onkologiko se convierta en una OSI, como lo es Donostialdea, es una de las preguntas que sobrevuelan en esta nueva crisis de la sanidad vasca que debe finalizar un proceso de publificaci贸n integral de un centro hospitalario, algo inaudito en Euskadi, aunque existen ejemplo en el Estado. Las respuestas podr铆an arrancar en la opacidad del Gobierno vasco. A 13 de diciembre, los trabajadores del Onkologiko desconocen su futuro. Sus vecinos del Hospital Donostia, que reclaman compartir con ellos OSI, desconocen c贸mo deber谩n relacionarse a partir de ahora. Nadie sabe qui茅n ser谩 el jefe de servicio de los protones de Amancio Ortega. Osakidetza sigue guardando silencio.

Esperanza y precauci贸n

El Salto ha consultado a dos fuentes m谩s que tambi茅n prefieren mantener el anonimato. Una es m茅dico raso del Hospital Donostia; otra, m茅dico jefe de servicio firmante de la carta 鈥攅l uso del masculino es gen茅rico en ambos casos鈥. El m茅dico muestra cautela a la hora de valorar el movimiento de sus jefes, pero resalta el 鈥渄escontento extendido entre muchos jefes de servicio, no por el cese de esas dos jefas, sino porque la gente se siente muy poco escuchada, tienen miedo a que se centralicen servicios en el Hospital de Cruces (Barakaldo, Bizkaia) y son conscientes de los problemas de los trabajadores, con largas interinidades, plazas no perfiladas y muchas cosas m谩s que no funcionan鈥, resume. Se atisba que desea tener esperanza y que esta crisis sea la gota que colme el vaso que sindicatos y Atenci贸n Primaria llevan a帽os llenando con reivindicaciones claras sobre hechos concretos.

El jefe de servicio firmante asegura conocer la situaci贸n de la anestesista Marta Macho y sus dos compa帽eros, empatiza con ellos y recalca que tambi茅n ha 鈥渧ivido ese modelo de jefatura vertical鈥. 鈥淪i he dado este paso y firmado la carta es porque me preocupa la calidad asistencial y la verticalidad. Quiz谩 no podamos cambiarla, porque no somos sindicatos ni podemos suplantar una mesa sectorial, que es una verg眉enza que est茅 parada, pero s铆 podemos a帽adir un toque de atenci贸n a esta situaci贸n鈥, agrega. 

El facultativo contextualiza que lo que est谩 viviendo Osakidetza es lo mismo que ocurre en la sanidad p煤blica de Extremadura, Catalunya, Cantabria y Madrid. 鈥淓l problema de fondo es la dejadez en los sistemas de salud en los 煤ltimos veinte a帽os, para los que no se ha abordado el d茅ficit de jubilaciones, se ha aplicado hasta los l铆mites las reformas laborales y recortes de 2011 y 2012 y donde hay un aumento de la demanda por el aumento de la vejez en la poblaci贸n鈥, concluye indicando que no trabaja en la privada.  

Datos que no dicen lo que esconden

El lehendakari I帽igo Urkullu trat贸 de enfriar la situaci贸n esta semana con datos econ贸micos: Gobierno vasco ha pasado de invertir 1.490 euros por persona en 2013 en gasto sanitario a 2.100 euros en 2022. Tal y como recuerda el jefe de servicio consultado, este dato no tiene porqu茅 suponer una mejora de la calidad asistencial, ya que cuanto m谩s envejece la poblaci贸n, m谩s atenci贸n sanitaria requiere. 

Por otra parte, fuentes sociales recuerdan que cuando Osakidetza estableci贸 las OSI en 2011, aument贸 la financiaci贸n a centros hospitalarios y descuid贸 Atenci贸n Primaria, por lo que parte del aumento presupuestario financia m谩quinas e infraestructuras 鈥攄esde el cambio de centrifugadoras de sangre de Cruces al nuevo hospital de Urduliz鈥, en vez de personal, para el que se invierte el 65% del presupuesto, 2.264 millones. 

Osakidetza es la 鈥渆mpresa鈥 m谩s grande de Euskadi y cuenta con la gerencia que propicia la mayor inestabilidad laboral en el territorio: el 58% de la plantilla es temporal 鈥26.000 trabajadores鈥, recuerda Esther Saavedra, de ELA. La sindicalista a帽ade que antes de la pandemia, en 2019, convocaron tres jornadas de huelga en Atenci贸n Primaria, 鈥渆n los hospitales la mala situaci贸n no era tan generalizado, pero ahora las urgencias se ven colapsadas, es un efecto colateral鈥. Ella tambi茅n resalta la 鈥渁ctitud impositiva鈥 de la direcci贸n de Osakidetza: 鈥淣o escuchan鈥. Todos los sindicatos se han levantado de la mesa sectorial este a帽o, por lo que el di谩logo est谩 roto. Plantearon un foro de car谩cter informativo en un terreno neutral, en el Consejo de Relaciones Laborales. Han convocado a Osakidetza dos veces, no ha acudido ninguna.

Tras la llamada telef贸nica de ayer entre Rosa P茅rez y Adolfo L贸pez de Munain, los jefes de servicio han desconvocado las concentraciones previstas para hoy y ma帽ana.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com 14/12/2022.




Fuente: Sasmadrid.org