April 14, 2021
De parte de Indymedia Argentina
285 puntos de vista


El sometimiento de los pueblos originarios no termin贸 con el despojo material de la tierra. Una trama de atropellos, racismo y subordinaci贸n a煤n circunda su presente. En el caso de las mujeres, perviven tensiones de g茅nero, etnia y clase, confirma esta autora al recordar vivencias y rebeld铆as de una anciana mapuche.

Luc铆a Kaniwkura en 2018. Imagen de Yamil Regules. Diario R铆o Negro.

12/04/2021

Abordar la problem谩tica ind铆gena como parte de un campo cerrado, como puede ser la 鈥渉istoria ind铆gena鈥 reviste la problem谩tica de aislar el desarrollo econ贸mico, pol铆tico y cultural de los pueblos originarios de los procesos a nivel nacional. La definici贸n del ser ind铆gena surge a partir del encuentro entre Europa y Am茅rica en el cual se echaron las bases para el desarrollo de la primera a costa de los recursos y la fuerza de trabajo de la segunda. Este encuentro gener贸 una subordinaci贸n que se expres贸 en el despojo material del territorio con fines acumulativos y en la construcci贸n de un sistema de pr谩cticas y representaciones para justificarlo y prolongarlo, adquiriendo el racismo un car谩cter estructural.

Dentro del proceso argentino, el avance del Estado sobre los espacios dominados por los pueblos originarios no se detuvo en una expropiaci贸n del suelo, sino que necesit贸 de la reducci贸n de los propios ind铆genas de se帽ores de sus territorios a fuerza de trabajo. Especialmente en lugares donde la poblaci贸n a principios del siglo XX no abundaba, la mano de obra ind铆gena fue central para la acumulaci贸n de los que luego iban a ser pensados como 鈥減ioneros鈥.

Este proceso fue la base sobre la cual se desarroll贸 una forma espec铆fica de opresi贸n racista hacia el pueblo mapuce en Neuqu茅n -y otros lugares de Argentina y Chile. En el caso de las mujeres, la explotaci贸n y el racismo se colocaron en tensi贸n con la opresi贸n de g茅nero ya que la imposibilidad de desarrollarse en el territorio trajo consecuencias espec铆ficas para ellas. Analizaremos algunas implicancias de esto a partir de la historia de vida de una hist贸rica referente del movimiento mapuce en Neuqu茅n.

Cansarse de la mala vida

Luc铆a Ka帽iwkura fue Pijan Kuse1 de Newen Mapu, una comunidad ubicada en Neuqu茅n capital, conformada en 1980. Su testimonio -que se puede consultar in extenso en la obra Luc铆a: ser mujer mapuce鈥 muestra de forma elocuente los modos en los que se tensionan g茅nero, etnia y clase en diversos contextos. 鈥淭odos los seres humanos se cansan de la mala vida鈥, se帽alaba Luc铆a, tal vez expresando de esa forma sus propias razones para rebelarse.

鈥淢ientras somos solteritas, libres鈥a cuando hay un hijo cambian los papeles鈥. Esto generaba un panorama en el cual se obturaba la toma independiente de decisiones. Como la mayor铆a del pueblo mapuce que reside en el interior rural, era parte de los peque帽os ganaderos conocidos como 鈥榗rianceros鈥. Luc铆a relataba c贸mo cuidaba a sus animales descalza y a pie, ya que su marido utilizaba sus caballos para otras actividades. De la misma forma, no decid铆a sobre su vivienda aunque realizaba todas las tareas dom茅sticas. M谩s tarde, al requerir que se le practicara una ligadura de trompas uterinas, tuvo que persuadir al m茅dico de hacerlo m谩s all谩 de la aprobaci贸n de su marido.

El conjunto de trabajos realizados y su contrapartida de maltratos f铆sicos y psicol贸gicos son caracterizados en el relato como 鈥渓a mala vida鈥. Una mala vida que Luc铆a se propuso abandonar, migrando hacia la capital neuquina. 鈥淪oy yo la que llevo al hijo durante los nueve meses. Una vez que naci贸 soy yo la que me pongo a arrastrarme, a tirar del carro para darle de comer a mis hijos, trabajando鈥, sentenci贸 al referirse a las razones por las que abandon贸 Jun铆n de los Andes en b煤squeda de una vivienda propia que le permitiera cortar algunos de los lazos de subordinaci贸n que la recorr铆an por la d茅cada de los setenta.

Este no iba a ser el primero ni el 煤ltimo de los actos de rebeld铆a de Luc铆a. Su familia hab铆a conservado plenamente el habla del mapuzungun y le hab铆a inculcado la necesidad de defenderlo frente al wigka, es decir, al blanco que buscaba eliminar a los mapuce. El mantenimiento de una pertenencia identitaria en momentos de suma estigmatizaci贸n de las alteridades fue quiz谩s el primer camino de resistencia recorrido por la Pijan Kuse.

Saber defenderse

En el contexto urbano las violencias siguieron presentes y continu贸 manifest谩ndose el entrecruzamiento entre la clase, la etnia y el g茅nero. Las oportunidades laborales, por ser mapuce, no abundaban: 鈥渕e las tuve que hacer solita鈥. Aunque en realidad Luc铆a no estaba sola, sino con sus cinco hijos. La escolarizaci贸n fue otra forma de atravesar la subordinaci贸n, donde la pertenencia al pueblo mapuce se asociaba a la pobreza y a la indignidad, haciendo especialmente pesada la tarea de maternar en un contexto tan hostil. 鈥淢e mandaron a decir que les parec铆a muy bien que me haiga venido a la ciudad, por lo menos me sacaba la mugre. 鈥楧ecile a tu mam谩 que se vista鈥 le dijeron a mi hijo, 鈥榶 que deje de ser india鈥欌.

La ciudad pon铆a de manifiesto tambi茅n el desarraigo. En Jun铆n el desarrollo en el territorio era imposible: la zona cordillerana fue, dentro de Neuqu茅n, la primera en definir una estructura de grandes propiedades privadas, relegando a los mapuce a los intersticios u oblig谩ndolos a migrar. En la ciudad, la falta de territorio se sent铆a de forma distinta: 鈥渄emasiado muerta estoy ac谩 porque no tengo huerta鈥.

Mujeres mapuce marchando por la ciudad de Neuqu茅n. Marzo, 2020. Imagen de Juan Thomes.
Luc铆a sab铆a que su camino de resistencia no terminaba all铆. 鈥淯na ten铆a que saber defenderse, donde ande, donde est茅, donde le toque vivir, ten铆a que saber defenderse. Defender su derecho cultural, defender su derecho de vida, defender su derecho a ser mujer, todo鈥.

Para fines de la d茅cada, Luc铆a era parte de un grupo de personas que se reun铆an bajo el patrocinio de algunos sacerdotes tercermundistas. Empezaba as铆 otra rebeld铆a de Luc铆a: reclam贸 desde sus inicios no ser marginada por ser mujer. Lo logr贸 y en 1980 ese grupo asumi贸 un nombre: Newen Mapu. Iba a tratarse luego de un colectivo central en el proceso de creaci贸n de un proyecto pol铆tico nacional mapuce. As铆, las rebeld铆as de Luc铆a se entreveraron con el proceso de reorganizaci贸n pol铆tica de un pueblo en resistencia.

Revertir las violencias

La nula posibilidad de desarrollo en el espacio, de construir territorio, fue el factor com煤n que atraves贸 la experiencia en el espacio rural y en el urbano. La expropiaci贸n territorial y la subsunci贸n de los mapuce como mano de obra, es decir, la separaci贸n entre los ind铆genas y el territorio, fue la base sobre la cual se configur贸 la opresi贸n racista. Este fen贸meno a su vez influy贸 en el modo espec铆fico en el que la opresi贸n de g茅nero iba a manifestarse, tanto en forma de violencia f铆sica como econ贸mica. No por casualidad la migraci贸n del espacio rural fue entendida como el abandono de 鈥渓a mala vida鈥.

En cada contexto, las tensiones con otros actores incidieron de formas diferentes sobre el proceso de Luc铆a. Durante los a帽os de 鈥渓a mala vida鈥, el testimonio lleg贸 a los puntos de m谩xima angustia al recordar su rol dentro del entramado familiar. El abandono de esta situaci贸n abri贸 paso a la necesidad de desarrollar nuevas pr谩cticas en un entorno en el cual la tensi贸n m谩s recuperada en la historia de vida pas贸 a ser la existente con el blanco, que aqu铆 cobraba una relevancia diferente. La discriminaci贸n y el temor a exponer las pautas culturales se cruzaron con el desarraigo producto del hist贸rico despojo. La 煤ltima rebeld铆a de Luc铆a condens贸 una resistencia hacia todas esas violencias atravesadas a lo largo de su vida, siendo semilla en la gestaci贸n de un proyecto nacional que se vertebra en el territorio, la autonom铆a y la identidad como pueblo. As铆 vivi贸, y as铆 parti贸 Luc铆a, orgullosa de ser mujer mapuche.

Nota:

* La escritura 芦mapuce禄 se encuentra acorde a las normas del grafemario Ragileo del idioma mapuzungun, utilizado por la Confederaci贸n Mapuce de Neuqu茅n, instancia supracomunitaria en dicha provincia.

1. Autoridad filos贸fica y espiritual del pueblo mapuce. Rol ejercido por una mujer adulta.

Sabrina Aguirre es Licenciada en Historia (Universidad Nacional del Comahue). Investigadora-becaria del Instituto Patag贸nico de Estudios en Humanidades y Ciencias Sociales. Docente del Departamento de Historia de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Comahue.

Fuente: https://revistalamarea.com.ar/la-rebeldia-de-lucia/




Fuente: Argentina.indymedia.org