May 4, 2021
De parte de Amor Y Rabia
258 puntos de vista


A medida que las protestas contra el poder financiero barren el mundo esta semana, la ciencia puede haber confirmado los peores temores de los manifestantes. Un an谩lisis de las relaciones entre 43.000 corporaciones transnacionales ha identificado un grupo relativamente peque帽o de compa帽铆as, principalmente bancos, con un poder desproporcionado sobre la econom铆a global.

Las afirmacioness del estudio han dado lugar a algunas cr铆ticas, pero los analistas de sistemas complejos contactados por New Scientist dicen que es un esfuerzo 煤nico para desenredar el control existente sobre la econom铆a global. Si se profundizase en el an谩lisis, dicen, podr铆a ayudar a identificar formas de hacer m谩s estable el capitalismo global.

La idea de que unos pocos banqueros controlen una gran parte de la econom铆a global podr铆a no parecer una novedad para el movimiento Occupy Wall Street de Nueva York y los manifestantes en otros lugares. Pero el estudio, realizado por un tr铆o de te贸ricos de sistemas complejos en el Instituto Federal Suizo de Tecnolog铆a de Zurich, es el primero en ir m谩s all谩 de la ideolog铆a para identificar emp铆ricamente dicha red de poder. Combina las matem谩ticas utilizadas durante mucho tiempo para modelar sistemas naturales con amplios datos corporativos para hacer un mapa de la propiedad en las corporaciones transnacionales (TNC) del mundo.
鈥淟a realidad es tan compleja que debemos alejarnos de los dogmas, ya sean teor铆as conspirativas o de libre mercado鈥, dice James Glattfelder. 鈥淣uestro an谩lisis est谩 basado en la realidad鈥.

Estudios anteriores han encontrado que unas pocas TNC son propietarias de grandes porciones de la econom铆a mundial, pero solo inclu铆an un n煤mero limitado de empresas y omitieron las propiedades indirectas, por lo que no pudieron decir c贸mo afectaba a la econom铆a global, si la hac铆a m谩s o menos estable, por ejemplo.

El equipo de Zurich si puede. A partir de Orbis 2007, una base de datos que incluye 37 millones de empresas e inversores de todo el mundo, extrajo 43.060 TNC y las participaciones accionariales que las vinculan. Luego construyeron un modelo para ver que empresas controlaban a otras a trav茅s de redes de accionistas, junto con los ingresos operativos de cada empresa, para cartografiar la estructura del poder econ贸mico.

Las 1318 corporaciones que forman el n煤cleo de la econom铆a global. Las compa帽铆as superconectadas son ROJAS, las compa帽铆as muy conectadas son AMARILLAS. El tama帽o del punto representa los ingresos.

El trabajo, que se publicar谩 en PLoS One, revel贸 un n煤cleo de 1.318 empresas con propiedades entrelazadas (ver imagen). Cada una de esas 1.318 ten铆a v铆nculos con otras dos o m谩s empresas, y en promedio estaban conectadas a 20. Lo que es m谩s importante, aunque representaban el 20% de los ingresos operativos mundiales, esas 1.318 empresas parecen poseer colectivamente a trav茅s de sus acciones la mayor铆a de las grandes empresas de primera l铆nea y manufactureras del mundo, la econom铆a 鈥渞eal鈥, que representan otro 60% de los ingresos mundiales.

Cuando el equipo desenred贸 a煤n m谩s la mara帽a de su propiedad, descubri贸 que gran parte de ella se remontaba a una 鈥渟uper-entidad鈥 de 147 empresas a煤n m谩s unidas (toda su propiedad era propiedad de otros miembros de la super-entidad) que controlaba 40% de la riqueza total en la red. 鈥淓n efecto, menos del 1% de las empresas podr铆an controlar el 40% de toda la red鈥, dice Glattfelder. La mayor铆a eran instituciones financieras. Los 20 principales inclu铆an Barclays Bank, JPMorgan Chase & Co y The Goldman Sachs Group.

John Driffill, de la Universidad de Londres, un experto en macroeconom铆a, dice que el valor del an谩lisis no es solo el ver si un peque帽o n煤mero de personas controla la econom铆a global, sino m谩s bien lo que eso implica para la estabilidad econ贸mica.
La concentraci贸n de poder no es buena ni mala en s铆 misma, dice el equipo de Z煤rich, pero las interconexiones estrechas en el seno del n煤cleo podr铆an serlo. Como el mundo aprendi贸 en 2008, tales redes son inestables. 鈥淪i una [empresa] est谩 sometida a presi贸n鈥, dice Glattfelder, 鈥渆so se propaga鈥.

鈥淓s desconcertante ver lo conectadas que est谩n realmente las cosas鈥, coincide con el George Sugihara, del Instituto de Oceanograf铆a Scripps en La Jolla, California, un experto en sistemas complejos que ha asesorado a Deutsche Bank.

Yaneer Bar-Yam, jefe del Instituto de Sistemas Complejos de Nueva Inglaterra (NECSI), advierte que el an谩lisis asume que la propiedad equivale al control, lo que no siempre es cierto. La mayor铆a de las acciones de la empresa est谩n en manos de administradores de fondos que pueden o no controlar lo que realmente hacen las empresas de las que son propietarios. El impacto de esto en el comportamiento del sistema, dice, requiere m谩s an谩lisis.

Lo que es crucial es que, al identificar la arquitectura del poder econ贸mico global, el an谩lisis podr铆a ayudar a hacerlo m谩s estable. Al encontrar los aspectos vulnerables del sistema, los economistas pueden sugerir medidas para evitar que futuros colapsos econ贸mico-financieros se extiendan por toda la econom铆a. Glattfelder dice que podr铆amos necesitar reglas globales antimonopolio, que ahora existen solo a nivel nacional, para limitar la conexi贸n excesiva entre las empresas transnacionales. Seg煤n Sugihara, el an谩lisis sugiere una posible soluci贸n: las empresas deber铆an pagar impuestos por el exceso de interconectividad para desalentar este riesgo.

Una cosa no concuerda con algunas de las afirmaciones de los manifestantes: es poco probable que la s煤per entidad sea el resultado intencional de una conspiraci贸n para gobernar el mundo. 鈥淭ales estructuras son comunes en la naturaleza鈥, dice Sugihara.

Los reci茅n llegados a cualquier red se conectan preferentemente a miembros altamente conectados. Las empresas transnacionales compran acciones entre s铆 por razones comerciales, no para dominar el mundo. Si la conectividad se agrupa, tambi茅n lo hace la riqueza, dice Dan Braha de NECSI: en modelos similares, el dinero fluye hacia los miembros m谩s altamente conectados. El estudio de Zurich, dice Sugihara, 鈥渆s una fuerte evidencia de que las reglas simples que rigen a las ETN dan lugar espont谩neamente a grupos altamente conectados鈥. O, como dice Braha: 鈥淥ccupy Wall Street afirma que el 1% de las personas que tienen la mayor parte de la riqueza refleja una fase l贸gica de la econom铆a autoorganizada鈥.

Entonces, la s煤per entidad puede no ser el resultado de una conspiraci贸n. La verdadera pregunta, dice el equipo de Zurich, es si puede ejercer un poder pol铆tico coordinado. Driffill tiene la sensaci贸n que 147 es demasiado para llevar a cabo una coordinaci贸n. Braha sospecha que competir谩n en el mercado, pero actuar谩n juntos por intereses comunes. Resistir los cambios en la estructura de la red puede ser uno de esos intereses comunes.




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com