April 18, 2021
De parte de ANRed
117 puntos de vista

┬źEl poder judicial est├í en crisis. Es el ├║nico poder que parece vivir al margen del sistema republicano┬╗. Con estas palabras, durante la apertura de las sesiones legislativas de 2021, el presidente argentino Alberto Fern├índez defini├│ el problema que rodea al Poder Judicial en el pa├şs. Desde los procesos de lawfare -la instrumentalizaci├│n legal para perseguir a dirigentes pol├şticos, como tambi├ęn ha ocurrido en Brasil, Bolivia y Ecuador en los ├║ltimos a├▒os- hasta la falta de perspectiva de derechos humanos, una reforma estructural del sistema de justicia se fue instalando en el debate p├║blico del pa├şs. Y, en gran parte, esto se debe al movimiento feminista.  Por Diario Femenino


No es un proyecto de ley que vaya al hueso de la cuesti├│n de g├ęnero. Crear nuevos juzgados, pero que est├ęn compuestos por hombres machistas no cambia nada. Es necesario contar con m├ís personas con perspectiva de g├ęnero, y no s├│lo con m├ís mujeres, se├▒ala Herrera.

El caso de Mar├şa Ovando fue emblem├ítico en este sentido. Madre de 12 hijos, Ovando fue condenada dos veces por los tribunales de la provincia norte├▒a de Misiones. Una vez por la muerte de una de sus hijas, v├şctima de desnutrici├│n, y otra por ┬źno haber impedido┬╗ un caso de abuso sexual a otra de sus hijas y a su nieta. La jueza Margarita Potschka conden├│ a Ovando a 20 a├▒os de prisi├│n, mientras que los acusados de los abusos sexuales a las ni├▒as recibieron penas menores.

Ovando sigue presa, y el caso revel├│ graves irregularidades y una estructura basada en estigmas que a├║n rige el poder judicial.

Moviendo las estructuras del poder judicial

Herrera destaca las posibilidades de acciones positivas para una reforma judicial feminista: incluir contenidos con perspectiva de g├ęnero en las facultades de Derecho; partir de una l├│gica de paridad y transparencia en los concursos para nuevos magistrados; aplicar la capacitaci├│n obligatoria en materia de g├ęnero; y priorizar los criterios desde una perspectiva de g├ęnero y derechos humanos para la incorporaci├│n de jueces y juezas.

┬źProponer una reforma judicial feminista pone en crisis al Poder Judicial en si, porque su estructura es evidentemente sexista y patriarcal┬╗, dijo Herrera. ┬źLos lugares de decisi├│n siempre estuvieron ocupados mayoritariamente por hombres que reproducen actos de violencia institucional, en un organismo que, supuestamente, es el garante de los derechos de las personas┬╗.

Desde agosto del a├▒o pasado, cuando se aprob├│ el proyecto de ley en el Senado, el debate sobre la necesidad de una reforma judicial ha sido impulsado por el movimiento feminista a ra├şz del avivamiento del caso de ├Ürsula Bahillo.

La joven fue asesinada despu├ęs de haber denunciado 18 veces a su ex novio, sin respuestas eficaces o directamente ignoradas por parte del sistema judicial. Este 8 de marzo, una de las principales reivindicaciones de las mujeres fue una reforma judicial feminista, como se├▒al├│ Cele Fierro, del movimiento Juntas y a la Izquierda.

┬źEl sistema judicial es patriarcal y clasista. Es el ├║nico poder que no es elegido por el voto popular, sino por el poder pol├ştico gobernante┬╗, se├▒ala Herrera.

Decisiones an├│nimas

A principios de marzo, una exposici├│n de la vicepresidenta Cristina Kirchner tambi├ęn impuls├│ la discusi├│n sobre el Poder Judicial. A pedido suyo, se transmiti├│ por las cadenas de televisi├│n una audiencia en la C├ímara de Casaci├│n Penal en el marco del caso del d├│lar futuro. En un a├▒o electoral como el 2015, la causa judicial contra Kirchner tuvo una fuerte cobertura medi├ítica, y el candidato del partido de extrema derecha Cambiemos, Mauricio Macri, fue electo presidente.

En casi una hora, denunci├│ las decisiones arbitrarias tomadas en el anonimato por jueces y fiscales.

┬źInsist├ş en la presencia de los medios de comunicaci├│n y en la presencialidad de la audiencia porque es importante conocer la cara de los jueces, de los fiscales┬╗, dijo Kirchner. El anonimato puede ser ┬źconveniente┬╗. ┬źUstedes, los jueces, influyen en la vida de los argentinos, que no se dan cuenta que las decisiones que ustedes toman impactan directamente en sus vidas y en su bienestar┬╗, dijo se├▒alando a los magistrados.

Instalar el debate

Seg├║n Herrera, en un a├▒o de elecciones legislativas, la reforma del Poder Judicial tendr├í dificultades para ser aprobada, ya que necesitar├şa contar con los votos de la oposici├│n.

Ella cree que un primer paso ser├şa establecer un debate p├║blico y hacerlo m├ís inclusivo, contra la percepci├│n de que la justicia es algo lejano a la poblaci├│n. Herrera establece un paralelismo con el proceso de construcci├│n de la ley del aborto en Argentina.

┬źSi me preguntaran hace cinco a├▒os si tendr├şamos aborto en Argentina, dir├şa que no. Sin embargo, hoy tenemos el aborto legal. Lo que era imposible, lo hicimos posible. Creo que este a├▒o, instalar el tema y analizar sus implicaciones de manera profunda, en s├ş mismo, ya es un paso importante: visibilizar y tomar conciencia de lo que es el Poder Judicial┬ź.

Perspectiva de g├ęnero y sistema judicial

Pensar en la perspectiva de g├ęnero atravesando todo el sistema judicial, en todos sus niveles, implica tambi├ęn pensar ÔÇôen el orden federal- ÔÇťen las expresiones de violencia de g├ęnero que no son violencia dom├ęstica o sexual o femicidios, como las mujeres imputadas en delitos de narcotr├ífico. Con perspectiva de g├ęnero, pueden ser v├şctimas de trata o explotaci├│nÔÇŁ.

ÔÇťEs muy dif├şcil atravesar los muros del Poder Judicial. Cuando decimos que tenemos que cambiar el paradigma, la perspectiva de g├ęnero viene a decir que la complejidad del fen├│meno social, la violencia, tiene una multidimensionalidad y no puede ser interpretada si no es a partir de la interdisciplinaÔÇŁ, resalta Mila Montaldo, coordinadora de la Comisi├│n de G├ęnero de la Asociaci├│n Civil Justicia Leg├ştima, que le present├│ su proyecto de reforma al Presidente, para transversalizar una mirada jur├şdica de g├ęnero en la justicia federal, ÔÇťdescolonizarÔÇŁ el sistema de justicia y democratizarlo propiciando una composici├│n igualitaria en paridad de g├ęnero, cupo laboral trans, ind├şgena y de personas con discapacidad.

ÔÇťCuando las reformas se plantean como normativas, sin considerar qu├ę pr├ícticas hay que corregir, probablemente estemos en el mismo camino del fracaso porque el problema es estructuralÔÇŁ, alerta Ileana Arduino, abogada especializada en violencia de g├ęnero, directora del ├írea de Feminismos y Justicia Penal del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP). ÔÇťLas investigaciones muestran que lo que marca la diferencia para las personas que sufrieron episodios de violencia en el marco de la pareja es tener acompa├▒amiento especializado, incluso operadores judiciales dicen que ven el proceso con una calidad mejor cuando las v├şctimas tienen ese acompa├▒amiento. Pero en las estructuras del Ministerio P├║blico y dem├ís son marginalesÔÇŁ, se├▒ala sobre una cuesti├│n concreta a modificar. En la misma l├şnea, trabajar sobre la identificaci├│n del riesgo, con evaluaciones espec├şficas para saber cu├íl es el riesgo a evitar y c├│mo.

ÔÇťSi no hay un circuito claro de qui├ęn interviene, va a haber hermosos informes de fin de a├▒o pero poca capacidad de transformaci├│nÔÇŁ.

As├ş resume Montaldo las dimensiones de la transformaci├│n que se necesita encarar:

ÔÇťLos femicidios son cr├│nicas de una muerte anunciada y ese anunciamiento lo tiene el Estado, que no est├í pudiendo dar respuesta. De la evidencia de los ├║ltimos casos, estamos hablando de la desidia del sistema judicial y la fuerza policial, los m├ís refractarios a incorporar perspectiva de g├ęnero y cambiar el modelo f├ílico que tienen de instrumentaci├│nÔÇŁ.

La formaci├│n de g├ęnero como requisito excluyente

ÔÇťLa reforma judicial en su l├│gica habla de administraci├│n de justicia y unificaci├│n de fueros, y consideramos que hay dos patas fundamentales a├║n m├ís importantes: paridad de g├ęneros y formaci├│n de postulantesÔÇŁ, plantea Melisa Garc├şa, referente de la Asociaci├│n de Abogadas Feministas (Abofem Argentina).

ÔÇťEs un paradigma que hay que cambiar y la ├║nica manera es que haya formaci├│n cada vez m├ís acorde para que no nos encontremos m├ís ni con jueces ni con fiscales sin formaci├│n en g├ęnero y termine pasando que muera una mujer cada 23 horasÔÇŁ.

Por eso, Abofem impugn├│ ante el Consejo de la Magistratura, el organismo que elige a los jueces de primera y segunda instancia, a 52 de los 138 secretarios, fiscales y abogados que se hab├şan postulado a un concurso p├║blico, y tiene a otras postulaciones en la mira.

La formaci├│n, plantea Garc├şa, es imprescindible para romper con prejuicios a├║n vigentes como la concepci├│n de la ÔÇťv├şctima estereotipada: una mujer desecha, que no puede rehacer su vida, sufriente, donde el Estado patriarcal tiene que venir a sacarla. Si rompe ese esquema, no es tan v├şctima. Como Thelma Fard├şn: rompe el esquema de la v├şctima que se espera que sea y se empieza a poner en tela de juicio su relato. La justicia busca esa v├şctima en sus preguntas. ┬┐Por qu├ę estabas vestida de tal manera? Todav├şa est├í eso en las sentenciasÔÇŁ.

Fuentes: Resumen Latinoamericano/ Fernanda Paixao/Tiempo Argetino/Luciana Rosende/





Fuente: Anred.org