October 17, 2022
De parte de Kurdistan America Latina
1,878 puntos de vista

Tres a帽os despu茅s de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, permitiera que Turqu铆a invadiera y ocupara las ciudades de Ser锚kaniye y Tal Abyad, en el noreste de Siria, la asociaci贸n entre Washington y las Fuerzas Democr谩ticas Sirias (FDS) se ha recuperado en gran medida. Pero la invasi贸n de 2019 ha tenido impactos duraderos que contin煤an sacudiendo la relaci贸n y desestabilizando la regi贸n, y la pol铆tica estadounidense a煤n no ha corregido completamente el rumbo.

驴C贸mo comenz贸 la asociaci贸n entre Estados Unidos y las FDS?

Mientras se izaban las banderas negras de ISIS alrededor del enclave kurdo de Kobane, en 2014, y el grupo terrorista estaba a punto de tomar el control de la ciudad, se desarrollaban intensas conversaciones en todo el mundo. En Washington, los funcionarios estadounidenses siguieron los acontecimientos sobre el terreno en Siria y reflexionaron sobre c贸mo hacer frente a su enemigo reci茅n fortalecido.

Antes del sitio de Kobane, los l铆deres mundiales condenaron duramente al presidente sirio Bashar Al Assad y dijeron que carec铆a de legitimidad despu茅s de su violenta represi贸n de las protestas y las posteriores campa帽as militares contra el pueblo sirio. La administraci贸n del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, decidi贸 apoyar al Ej茅rcito Sirio Libre (ELS) contra Assad, con un programa de capacitaci贸n y equipamiento. Los grupos de las ELS que participaron en este programa luego vendieron armas, e incluso se unieron a Jabhat Al Nusra, un grupo que se consideraba ampliamente como la rama siria de Al Qaeda y que se design贸 como una organizaci贸n terrorista en s铆 misma. Por lo tanto, la ayuda estadounidense que se habr铆a destinado a luchar contra Assad y reemplazar su r茅gimen con un gobierno moderado fue, en el mejor de los casos, ineficaz.

Esta experiencia llev贸 a Estados Unidos a pensar dos veces antes de apoyar a cualquier otra parte en el conflicto sirio. Pero el surgimiento de ISIS y su control de ciudades estrat茅gicas, como Raqqa y Mosul, as铆 como el genocidio del grupo terrorista a los yezid铆es en Sinjar (Shengal), en agosto de 2014, llevaron a Estados Unidos a apoyar a los combatientes kurdos sirios, entolados en las Unidades de Protecci贸n del Pueblo (YPG) y las Unidades de Protecci贸n de la Mujer (YPJ) mientras luchaban para defender Kobane. Las YPG y las YPJ hab铆an resistido m谩s de lo esperado en Kobane, y Estados Unidos era consciente de sus capacidades por su papel en el rescate de los yezid铆es de Sinjar.

Los informes que llegaron a la Casa Blanca pintaron un panorama sombr铆o de la situaci贸n y creci贸 el temor internacional a ISIS. Pero con el apoyo estadounidense, las fuerzas kurdas pudieron liberar Kobane y poner a ISIS a la defensiva. Esto marc贸 el comienzo de la alianza estadounidense-kurda en Siria.

Las YPG y las YPJ continuaron luchando contra ISIS regi贸n por regi贸n, y finalmente expulsaron al grupo de Al Hol, Shaddadi, Manbij, Raqqa, de grandes 谩reas del campo de Deir Ezzor y la frontera sirio-iraqu铆. En el camino, se unieron formalmente con facciones 谩rabes y sirias locales aliadas, estableciendo las FDS en 2015. La asistencia de Estados Unidos, que comenz贸 en forma de apoyo a茅reo solo en Kobane, evolucion贸 gradualmente para incluir apoyo militar sobre el terreno, la cooperaci贸n de inteligencia, el establecimiento de pistas de aterrizaje y bases militares, y las fuerzas estadounidenses que luchan hombro con hombro con los combatientes de las FDS. En Baghouz, en marzo de 2019, las FDS y la Coalici贸n Global liderada por Estados Unidos, lograron oficialmente la derrota territorial de ISIS.

Obst谩culos a la Alianza

Desde el principio, la asociaci贸n de Estados Unidos con las FDS enfrent贸 una seria oposici贸n de Turqu铆a, que considera que las YPG y a las FDS son organizaciones terroristas indistinguibles del Partido de los Trabajadores del Kurdist谩n (PKK). Turqu铆a pas贸 a帽os pidiendo a Estados Unidos que pusieran fin a su apoyo a las FDS y proponiendo planes seg煤n los cuales Turqu铆a y las fuerzas respaldadas por Turqu铆a liderar铆an operaciones para liberar ciudades como Manbij y Raqqa.

Sin embargo, Estados Unidos respald贸 a las FDS, con el argumento de que eran la fuerza m谩s eficaz para la misi贸n. Durante un per铆odo de tiempo, Turqu铆a no pudo intervenir contra las FDS y la Administraci贸n Aut贸noma (AANES).

Sin embargo, las perspectivas de una asociaci贸n duradera comenzaron a deteriorarse cuando Washington atendi贸 las demandas de Ankara.

La asociaci贸n entre Estados Unidos y las FDS enfrent贸 su primer rev茅s importante en 2018, cuando Turqu铆a inici贸 una operaci贸n militar contra las FDS y la AANES en Afrin, una regi贸n kurda en el extremo noroeste de Siria. La Coalici贸n liderada por Estados Unidos no ten铆a presencia en Afrin debido a un acuerdo no declarado entre Washington y Mosc煤: las 谩reas al este del r铆o 脡ufrates fueron designadas como la esfera de influencia estadounidense, mientras que las 谩reas al oeste del 脡ufrates estaban bajo los auspicios de Rusia. Como resultado, los kurdos sirios quedaron solos frente a la invasi贸n turca.

Si bien Estados Unidos emiti贸 algunas declaraciones d茅biles de condena, pidiendo a las fuerzas turcas que mostraran moderaci贸n, los funcionarios estadounidenses afirmaron que Afrin estaba fuera de su 谩rea de influencia y que no hab铆a nada que Estados Unidos quisiera o pudiera hacer para detener el ataque. Despu茅s de 58 d铆as de resistencia, las FDS y las YPG se vieron obligadas a retirarse de Afrin. La invasi贸n desplaz贸 a unos 300.000 kurdos. Las violaciones generalizadas de derechos humanos cometidas por grupos rebeldes respaldados por Turqu铆a, desde robos y asaltos hasta violaciones, secuestros y asesinatos, contin煤an en las 谩reas ocupadas hasta el d铆a de hoy.

El golpe m谩s significativo a la alianza kurda-estadounidense ocurri贸 en octubre de 2019. La administraci贸n Trump dio luz verde a Erdogan para invadir Siria despu茅s de asegurar a las FDS que, si eliminaban sus fortificaciones defensivas y se retiraban de la frontera sirio-turca, se producir铆a una invasi贸n. Como resultado del acuerdo Trump-Erdogan y la posterior retirada militar estadounidense, Turqu铆a pudo invadir y ocupar Ser锚kaniy锚 y Tal Abyad, lo que oblig贸 a las FDS a hacer un acuerdo de alto el fuego apresurado con Rusia y el r茅gimen sirio.

Los kurdos vieron la posici贸n estadounidense como una traici贸n, particularmente despu茅s de la p茅rdida de m谩s de 11.000 combatientes de las FDS en la guerra conjunta contra ISIS. Al igual que en Afrin, los kurdos se quedaron solos para enfrentar el poder destructivo de los ataques a茅reos turcos. 250.000 habitantes de Ser锚kaniy锚 y Tel Abyad fueron desplazados. Al igual que en Afrin, las violaciones atroces de los derechos humanos contin煤an en estas 谩reas hasta el d铆a de hoy.

Sin embargo, a diferencia de Afrin, Estados Unidos tuvo una participaci贸n directa en los eventos. El problema no fue solo una respuesta fallida, sino opciones pol铆ticas espec铆ficas de Washington que llevaron a una tragedia prevenible para la gente del noreste de Siria y da帽aron los logros de la lucha contra ISIS.

驴Un reinicio posterior a Trump?

Muchos kurdos sirios esperaban que la llegada del presidente estadounidense Joe Biden a la Casa Blanca deshaga parte del da帽o causado por Trump. Sin embargo, los problemas causados 鈥嬧媝or la invasi贸n de octubre de 2019 a煤n persisten y la respuesta de Estados Unidos ha sido relativamente d茅bil.

Los drones turcos contin煤an persiguiendo y apuntando a los comandantes de las FDS que lideraron la lucha contra ISIS, as铆 como a muchos civiles inocentes, a quienes Ankara considera objetivos leg铆timos simplemente por el hecho de que viven en el noreste de Siria.

El 24 de julio, un dron turco mat贸 a Jiyan Afrin, comandanta de las Unidades Antiterroristas (YAT) de las FDS, junto con dos de sus compa帽eras. Las YAT es la fuerza principal que lleva a cabo redadas contra los escondites de ISIS y lidera la lucha contra las c茅lulas durmientes del grupo terrorista. A ra铆z del ataque, el Comandante en Jefe de las FDS, Mazloum Abdi, exigi贸 que los 鈥渟ocios de las FDS deben hacer mayores esfuerzos para detener las violaciones鈥, dirigi茅ndose tanto a Washington como a Mosc煤.

Si bien el CENTCOM ofreci贸 sus condolencias a las familias de las v铆ctimas, su tuit no solo no mencion贸 al perpetrador, sino que escribi贸 mal el nombre de la comandanta asesinada. Mientras tanto, los drones turcos contin煤an violando el espacio a茅reo del noreste de Siria, apuntando al personal de las FDS y a los civiles, incluidos los ni帽os.

A pesar de los ataques con drones y las constantes violaciones del alto el fuego turco, las FDS contin煤an cumpliendo con su deber de combatir las c茅lulas terroristas. El 25 de agosto, las FDS lanzaron una operaci贸n de seguridad en el campamento de Al Hol, con el apoyo de la Coalici贸n Global. Cuando la operaci贸n lleg贸 a su fin el 17 de septiembre, las FDS anunciaron que hab铆an arrestado a docenas de agentes durmientes de ISIS, destruido varios t煤neles y b煤nkeres y confiscado varias armas.

Durante el per铆odo de la operaci贸n, mientras Estados Unidos ayudaba a las fuerzas de las FDS en Al Hol, Turqu铆a no intensific贸 significativamente sus ataques en la regi贸n. Sin embargo, tan pronto como termin贸 la operaci贸n, la artiller铆a turca apunt贸 una vez m谩s al norte de Siria, y la Coalici贸n volvi贸 al silencio. Solo un d铆a despu茅s del final de la operaci贸n, las FDS anunciaron la muerte de tres combatientes que fueron atacados por un dron turco en Ain Issa. La Coalici贸n tampoco dijo nada.

Estos desarrollos env铆an un mensaje claro de Washington a las FDS: 鈥淓stamos con ustedes contra ISIS, pero no queremos provocar problemas con Turqu铆a鈥. Tres a帽os despu茅s de la llamada telef贸nica de Trump a Erdogan, y la posterior invasi贸n, Estados Unidos una vez m谩s apoya a sus aliados kurdos, pero aparentemente solo en 谩reas alejadas de la frontera turca, mucho m谩s all谩 de la franja de 30 kil贸metros donde vive la mayor铆a de los kurdos sirios y que Ankara ha designado como una 鈥渮ona segura鈥.

El destino final de la asociaci贸n Estados Unidos-FDS no se puede predecir en ausencia de una estrategia estadounidense para Siria y los problemas kurdos en particular y para el Medio Oriente en general. Sin embargo, lo que se puede predecir es que el abandono de Washington de sus aliados kurdos en Siria e Irak afectar谩, en gran medida, la estabilidad de la regi贸n, lo que podr铆a conducir a un resurgimiento de ISIS. Nuevas invasiones y ocupaciones por parte de Turqu铆a dar谩n lugar a m谩s oleadas de desplazamientos y a las mismas terribles condiciones que las regiones actualmente bajo ocupaci贸n turca est谩n presenciando en la actualidad.

FUENTE: Hoshang Hasan / Kurdish Peace Institute / Fecha original de publicaci贸n: el 10 de octubre de 2022 / Traducci贸n y edici贸n: Kurdist谩n Am茅rica Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org