October 4, 2021
De parte de Nodo50
395 puntos de vista


Los trabajadores suelen creer que el acoso laboral solo existe en la situaci贸n m谩s t铆pica, es decir cuando el empresaurio 鈥減utea鈥 al trabajador para forzar que se marche de la empresa, por la sencilla raz贸n de que no le da la gana gastarse el dinero en despedirle. Pero cuando el puteo proviene de un jefecillo, encargao o cualquier otro compa帽ero de trabajo, entonces los empresarios, las asesor铆as Pepe e incluso los ignorantes sindicalistos suelen decirle al trabajador que eso no es acoso laboral sino que es otra cosa sobre la que la empresa no tiene ninguna responsabilidad.

Pero la realidad legal es que acoso laboral es cualquier maltrato repetido y deliberado o amenaza o humillaci贸n en situaciones vinculadas con el trabajo. Independientemente de que lo cause el propio empresaurio, su socio, su mujer, su hijo, otro trabajador de cualquier rango o puesto, un cliente, un subcontratado, un proveedor o quien sea. El 煤nico requisito es que la situaci贸n est茅 vinculada con el trabajo, es decir que tampoco es necesario que el acoso se produzca en el centro o puesto de trabajo ni en el horario de trabajo. Ni siquiera es necesario que el acoso busque que el trabajador se marche sino que puede ser por cualquier raz贸n o con cualquier objetivo, siempre que est茅 relacionado con el trabajo.

Al ser acoso laboral, es un riesgo laboral y/o un da帽o derivado del trabajo como otro cualquiera y por tanto existe el deber del empresario de protecci贸n del trabajador frente a los mismos. Este deber incluye que el empresario deber谩 garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo. Por tanto, s铆 que existe la responsabilidad legal de la empresa ante el acoso de los compa帽eros de trabajo. Sencillamente porque la Ley de prevenci贸n de riesgos laborales no solo sirve para que las empresas de construcci贸n les tengan que dar cascos a los alba帽iles sino tambi茅n para que tengan que impedir que el administrativo sea aislado socialmente por sus compa帽eros de trabajo y m谩s a煤n que se r铆an de 茅l.

La responsabilidad y la obligaci贸n no solo nacen en el momento en que la empresa conoce el acoso sino que tambi茅n nace cuando la empresa pudo haber conocido ese acoso pero no lo hizo o no lo quiso hacer. Porque la responsabilidad y la obligaci贸n no incluyen solo la reparaci贸n del da帽o una vez iniciado o producido sino que tambi茅n incluyen evitar el riesgo, evaluar los riesgos que se puedan producir y combatirlos en origen.

Por tanto, es obvio que la empresa tiene que impedir el acoso despu茅s de que el trabajador acosado o cualquier otra persona le comunique su existencia. Pero tambi茅n tiene que hacerlo cuando sea obvio que est茅 en posici贸n de conocerlo por ella misma. Por tanto, dif铆cilmente se podr铆a librar una empresa de sus responsabilidades sin un jefecillo estuviera puteando a un trabajador d铆a tras d铆a en el mismo centro de trabajo en el que estuviera el empresario y fuera evidente que este lo estuviera viendo.

Tampoco vale para librarse de responsabilidad empresarial la t铆pica excusa de 鈥渢r谩eme pruebas鈥, como si el trabajador acosado tuviera entre sus funciones el ser una especie de fiscal o abogado de s铆 mismo para presentarle el caso resuelto al jefe. No se帽or. Repetimos que la responsabilidad legal de la empresa es la prevenci贸n del riesgo y la evaluaci贸n del riesgo y no solo la soluci贸n del riesgo cuando otro me lo de ya evaluado y probado, por as铆 decirlo. Por tanto, solo con que cualquier persona le comunique al empresario que se est茅 produciendo un acoso, este empresario es el que tiene la responsabilidad de utilizar todos los medios necesarios para averiguar los hechos. O sea que el “fiscal” es el empresario, no el trabajador.

En caso de que el empresario conociera o debiera conocer un acoso y no hiciera nada por evitarlo o no hiciera lo suficiente, entonces el trabajador acosado podr铆a presentar demanda. Pero ojo, que la demanda podr铆a ser contra el acosador como persona f铆sica pero tambi茅n contra la empresa como corresponsable. Por ejemplo, el trabajador podr铆a pedir en la demanda su extinci贸n voluntaria indemnizada de contrato por el incumplimiento grave de las obligaciones de la empresa. Es decir, irse de la empresa cobrando la indemnizaci贸n de despido improcedente aunque la empresa no quisiera despedirle. O podr铆a pedir una indemnizaci贸n de da帽os y perjuicios sin necesidad de irse de la empresa. O sea que la empresa tendr铆a que pagarle un dinero al trabajador por haber incumplido sus deberes sobre los riesgos y da帽os laborales, aunque no fuera el empresario el que lo hubiera acosado. Conque figuraros si es mentira el cuento ese de que 鈥渆s cosa vuestra鈥. No se帽or, la empresa es del empresario y por tanto es cosa del empresario. Igual que la empresa ser铆a responsable del da帽o que sufriera en la cabeza un alba帽il al que no le hubiera dado casco, aunque no fuera el empresario el que le hubiera tirado una piedra a la cabeza.

Art铆culos relacionados:




Fuente: Laboro-spain.blogspot.com